Las plantas de interior son tan poderosas que transforman por completo cualquier ambiente en el que las coloquemos. Con su amplia gama de verdes y colores florales las plantas te regalan un riquísimo potencial decorativo. Y no solo esto, decorar con plantas está lleno de beneficios: sube el ánimo, ayuda a recuperar la calma y mejora la concentración, todo ello comprobado en investigaciones científicas. Y tercero, y por si fuera poco, existen también plantas que purifican el aire de sustancias contaminantes y perjudiciales para la salud. ¿Te hemos convencido?

Schema: FAQPage

 

1 /42

1.

Ficus, tropical y fresca

Salón con planta de interior ficus lyrata en el salón.

Salón con sofás, de Cote Deco. Mesa auxiliar, de Casa Valentí. Chimenea, de JVR. Espejo, de Portobello Street.

El Mueble

El ficus es una planta que añade mucha naturaleza a tu casa gracias a sus ramas grandes y arqueadas, y a sus hojas puntiagudas. Su forma de arbolito quedará perfecto al lado de un gran ventanal, al pie de una escalera, junto al sofá o en cualquier rincón que necesite un subidón de vida y alegría verde. Además, los cuidados de los ficus lyrata prácticamente son nulos, por lo que son muy resistentes. 

2.

Planta de elefante, vistosa y con porte

Planta de Elefante.

Planta de Elefante.

Amazon

La planta de elefante una planta de interior muy alta. Puede llegar a medir un medio y medio en maceta –aunque en su hábitat natural puede alcanzar los 10 m–. Se caracteriza por su grueso tronco, similar a una pata de elefante, de ahí su nombre. Es muy decorativa y sus cuidados son muy sencillos. Necesita grandes dosis de luz, pero no directa. Se recomienda un buen drenaje y comprobar la humedad de la tierra antes de regalarla.

3.

Ceropegia woodii o collar de corazones

Ceropegia woodii manomano

Ceropegia woodii en maceta blanca.

ManoMano.es

Esta suculenta colgante es llamativa por sus carnosas hojas en forma de corazón y flores tubulares. Colócala en un espacio luminoso, pero protegida de los rayos de sol directo. Antes de regarla, comprueba la humedad del sustrato. En invierno, necesitará como máximo un par de riegos al mes.

4.

Cómo regar y cuidar las plantas de interior

Cómo regar y cuidar las plantas de interior

Con estos consejos hasta los ‘mataplantas' aprenderán a regar y cuidar las plantas de interior como un experto. Aprende todo sobre el riego y el cuidado de estas bellezas naturales.

5.

Senecio rowleyanus o planta del rosario

Senecio rowleyanus o Planta del rosario de ManoMano.es

Senecio rowleyanus o planta del rosario.

ManoMano.es

Si estás pensando en decorar con plantas colgantes tu casa y quieres una especie perfecta para principiantes por sus sencillos cuidados, el senecio es una opción ideal para decorar cualquier rincón del interior de tu casa. Esta crasa necesita un espacio muy luminoso con un par de horas de sol directo al día (mejor si no son las centrales). Comprueba el sustrato entre riegos y aplícale un abono para plantas crasas.

6.

Maranta leuconera o planta de la oración

Maranta leuconera o planta de la oración.

Maranta leuconera o planta de la oración.

Pinterest

La Maranta leuconera es conocida también como planta de la oración porque por las noches tiende a cerrar sus hojas ligeramente. Necesita mucha luz, pero indirecta para que muestre todos sus vibrantes colores, tanto de las hojas como de sus nervios. Necesita un sustrato turboso y le gusta la humedad ambiental, por lo que convendrá pulverizar sus hojas en verano. Coloca un plato con guijarros debajo de la maceta y tras los riegos elimina el agua sobrante.  

7.

Crotón, ¡que viva el color!

Crotón en maceta gris.

Crotón en maceta gris.

Pinterest

Esta es una de las plantas de interior coloridas por excelencia, fácil de cuidar y capaz de deslumbrar en tu casa con su particular y vistoso colorido. Y es que las hojas del crotón destacan por su color rojizo y brillante. El crotón necesita mucha luz, pero sin sol directo, por lo que junto a una ventana, se desarrollará perfectamente. Controla que el sustrato esté seco entre riegos y evita encharcar sus raíces. Es amante de la humedad ambiental, por lo que agradecerá que la pulverices con agua tibia de vez en cuando. 

8.

Cinta, duradera e ideal para principiantes

Planta de interior Cinta en maceta de mimbre.

Planta de interior Cinta en maceta de mimbre.

El Mueble

La planta cinta es también conocida como malamadre o lazo de amor. Esta agradecida planta de porte colgante necesita luz, pero sin exponerla al sol directo. Su riego debe ser más moderado en invierno –una vez a la semana será suficiente–, mientras que en verano hay que incrementarlo y hacerlo 2 o 3 veces semanales. Es una de las plantas de interior más duraderas y perfecta para iniciarse en la jardinería. Además, puede reproducirse fácilmente gracias a los hijuelos que salen en alguno de sus tallos. Además, los cuidados de la cinta son muy sencillos, lo que la hace perfecta para iniciados en la jardinería.

9.

Helechos, frondosos y frescos

Planta del helecho y damajuana sobre una cómoda.

Planta del helecho y damajuana sobre una cómoda.

El Mueble

Fácil de cuidar y muy decorativos, los helechos están de moda. Son muy resistentes y no requieren de mucho mantenimiento. Lo ideal es colocarlos en un lugar con semisombra –sin sol directo–. Si te preguntas si es bueno tener helechos en casa, debes saber que les gusta la humedad, aunque un riego excesivo puede provocar la pudrición de las raíces (verás también que las hojas se ponen amarillentas). Para proporcionársela, colócala sobre un plato con guijarros y agua, de manera que se vea beneficiada por su evaporación. Pulverizarla también ayuda. 

10.

Poto, una planta de interior muy agradecida

Ventana con limones y planta de interior Poto.

Ventana con limones y planta de interior Poto.

El Mueble

Una casa sin un poto es impensable porque es agradecido, ágil y un superviviente. Como sus tallos caen y se arrastran, funciona bien en una cesta colgante o en una estantería alta para que pueda lucir su efecto cascada. Además, el poto también es conocido por su cualidad para purificar el aire y es muy longeva. 

Y, por si fuera poco, debes saber que existen distintos tipos de potos: los hay con toques dorados, plateados o incluso neón, entre otros.

11.

Anturio, el rojo más intenso

Planta de interior Anturio.

Planta de interior Anturio.

El Mueble

El Anthurium o anturio es una de las plantas más resistentes. Su flor es muy característica: se trata de una espiga rodeada de una hoja de color intenso en forma de corazón. Aunque su color más habitual es el rojo, también puede encontrarse en blanco, naranja, negro y púrpura, siendo uno de los más característicos el anthurium lila.

Al ser una planta tropical necesita una temperatura superior a 15º. Para conseguir la humedad adecuada, pulverízala o coloca una bandeja con guijarros con agua. Así las raíces no estarán en contacto con el agua, pero la humedad que produce al evaporarse la beneficiará. 

12.

Tillandsia o pluma rosa, ligera y llamativa

Tillandsia o pluma rosa.

Tillandsia o pluma rosa.

Pinterest

Esta espectacular planta llamada Tillandsia o pluma rosa se compone de múltiples hojas largas y curvadas y una bráctea en forma de espiga de un llamativo color rosa. Pero esta bráctea no es la flor, sino que sirve para proteger las pequeñas flores violetas que nacen sobre ella. Pertenece a la familia de las Bromelias y es una planta epífita, es decir, que crecen sobre otras plantas y se aprovechan de sus nutrientes (la orquídea también lo es).

Respecto a sus cuidados, necesitan temperaturas entre 15 y 25º, lo que las hace perfectas para interiores de casas, y una iluminación indirecta. El exceso de agua puede ser perjudicial y la mejor manera de regalarla es mediante pulverización (hojas y capa superficial de tierra) una vez a la semana (dos durante los meses de más calor).

13.

Cactus, belleza con espinas

Macetas con cactus en mesa de centro.

Macetas con cactus en mesa de centro.

El Mueble

Pertenecen a la familia de las suculentas. Son plantas que acumulan agua para adaptarse al hábitat en el que se desarrollan y transformado sus hojas en espinas para protegerse de los animales herbívoros y prevenir la pérdida de agua –que se almacena en el tronco–. Si te estás preguntando cómo cuidar un cactus, debes saber que sus cuidados se resumen en que necesitan varias horas de luz al día, evitar las corrientes de aire y un riego moderado, que dependerá de la estación del año. En invierno hay que reducirlo casi al máximo, en primavera hacerlo cada 10 o 12 días y en verano aumentar la frecuente y hacerlo cada 4 u 8 días (dependiendo de la climatología de tu zona).

Si te has quedado con ganas de más, no te pierdas la selección de cactus con flores que también tenemos para ti. 

14.

Crasas, bonitas y agradecidas

Plantas de interior crasas en macetas.

Plantas de interior crasas en macetas.

El Mueble

Al igual que los cactus, las crasas son también de la familia de las suculentas, aunque a diferencia de sus hermanos con espinas, estas aseguran su reserva de agua en las hojas. Se trata de una de esas plantas para la cocina que, cuanto más riego reciben, más carnosas son sus hojas. Tienen un gran poder decorativo y se adaptan a la perfección al interior de los hogares. Para saber si necesita agua, lo mejor es introducir un dedo en el sustrato y, si está seco, regarlas. Otro indicativo es el color de sus hojas, que estarán menos hinchadas y con un color amoratado. En invierno, espacia los riegos.

15.

Monstera o Costilla de Adán, verdor tropical

Planta de interior Monstera.

Planta de interior Monstera.

El Mueble

La monstera es famosa por su exhuberante hoja agujereada y es una planta tropical proveniente de Centroamérica. Es muy fácil de mantener, pero en casa necesitará un tutor para mantener las hojas hacia arriba. Por lo tanto, hay que tener en cuenta sus cuidados si ves que tu monstera no crece. Es mejor que le des espacio suficiente para que crezca generosamente. Como detalle natural y refrescante, puedes situarlo en una estantería o sobre una cómoda.

16.

Violeta africana, color todo el año

Violeta africana.

Violeta africana.

Pinterest

Característica por ser muy resistente y duradera, la violeta africana (Saintpaulia) es sinónimo también de elegancia. Es una de las plantas de interior que necesita poca luz, aunque, con la luminosidad suficiente es capaz, además, de ofrecer flores durante todo el año. Puede encontrarse no solo en morado, sino también en azul, rosa, rojo o multicolor. No tolera temperaturas inferiores a 10º (la ideal es entre 17 y 21º). Necesitan un riego moderado y hay que evitar el exceso de humedad en sus raíces. Hay muchas más plantas de interior con flor durante todo el año.

17.

Espatifilo, una planta relajante

Planta de interior Espatifilo.

Planta de interior Espatifilo.

El Mueble

Conocido como lirio de paz, el espatifilo aporta tranquilidad y es una de las mejores plantas depuradoras de aire según la NASA. Es una planta muy seductora para cualquier novato porque es exquisita, se adapta a cualquier entorno y es fácil de cuidar. Su verde intenso, la forma y densidad de sus hojas y sus flores blancas y rectas apaciguan los espacios. 

18.

Espina de cristo, un planta de interior resistente y delicada

Planta de interior Espina de cristo.

Planta de interior Espina de cristo.

Pinterest

Se caracteriza por sus tallos con espinas y de color grisáceo. La Euphorbia milii –también corona de espinas– crece sin problemas en el interior cerca de una ventana con mucha luz natural y sin corrientes. El riego ha de ser moderado y, en invierno, prácticamente ninguno. De hecho, esta especie es especialmente resistente a la sequía y puede vivir meses sin agua. Tiene una floración continuada durante todo el año. La variedad más común tiene flores rojas.  

19.

Palmera de salón, exuberante y muy alta

Salón con plantas de interior.

Salón con plantas de interior.

El Mueble

Su nombre científico es Chamadeora Elegans y se caracteriza por su gran resistencia y su fácil cuidado. Sus hojas son alargadas y estrechas y, aunque su floración puede darse durante todo el año, no es demasiado llamativa. Es una de las plantas de interior más alta: puede llegar a medir dos metros. Se adapta a cualquier entorno y es muy agradecida. Es de lento crecimiento y necesita temperaturas entre 18 y 25º, luz media indirecta y un riego moderado. El exceso de agua puede ser perjudicial, por lo que se recomienda comprobar la humedad del sustrato antes de regarla. Si el clima de tu zona es muy seco, pulveriza de vez en cuando sus hojas. No le gustan ni las corrientes de aire ni las fuentes de calor como la calefacción.

20.

Calathea, bicolor y hermosa

Planta de interior Calathea.

Planta de interior Calathea.

Pinterest

Lo que más llama la atención de la Calathea son sus hojas: de un color verde azulado en la parte superior, mientras que el envés es violeta. Además, se desdoblan durante el día y se vuelven a enrollar por la noche. No soportan temperaturas inferiores a 15º, agradecen una exposición a la luz moderada –sin sol directo– y les gusta la humedad. Es recomendable pulverizarlas regularmente o colocar un plato con guijarros y agua debajo de la maceta. La evaporación aumentará la humedad ambiental y beneficiará a la planta. 

21.

Hiedra, tapiz verde

Planta de interior trepadora hiedra.

Planta de interior trepadora hiedra.

El Mueble

La hiedra es una de las plantas enredaderas por excelencia, si encuentra el soporte adecuado al que engancharse. Como es una planta de hoja perenne y crece muy bien en interiores, si juntas varias macetas y las sitúas en zonas altas crearás tapices verdes muy elegantes. También sirve para crear separaciones naturales o para iluminar espacios como la cocina. 

22.

Drácena, anticontaminación

Drácenas pequeñas en maceta.

Drácenas pequeñas en maceta.

El Mueble

La drácena es una planta ornamental muy popular, porque es elegante y robusta a la vez. Pero además de decorar con sus finas hojas verdes, perfiladas de rojo, también filtra los gases de la contaminación y también el formaldehído, un peligroso compuesto químico omnipresente en cualquier casa. 

23.

Tronco de Brasil, esbelta y elegante

Tronco de Brasil.

Tronco de Brasil.

Pinterest

El tronco de brasil, también conocido como ‘palo del agua’, la Drácena Fragans se caracteriza por las distintas tonalidades de verde de sus hojas. Para un correcto desarrollo necesita una temperatura entre 15 y 25º y luz natural pero no sol directo. Le gusta la humedad alta, por lo que conviene pulverizar sus hojas un par de veces a la semana o colocar un plato con guijarros y agua debajo. No precisa demasiado riego, aunque hay que mantener el sustrato algo húmedo –sin que quede empapado–. 

24.

Sansevieria, limpia el aire de tu casa

Planta de interior sansevieria.

Planta de interior sansevieria.

Colvin

Si eres principiante, la lengua de suegra o sansevieria no puede faltar en tu casa. Es una planta de interior resistente, fácil de cultivar y una superviviente nata en cualquier espacio, ya que aguanta temperaturas tanto elevadas como bajas (hasta -5 °C) y es muy resistente a las plagas. Además, la NASA recomienda esta planta para eliminar tóxicos del aire y es muy decorativa gracias a su color verde "atigrado".

25.

Peperomia o corazón de hombre, verdor intenso

Peperomia o corazón de hombre.

Peperomia o corazón de hombre.

Pinterest

La variedad Peperomia polybotrya se caracteriza por sus grandes y carnosas hojas de un verde muy intenso y que acaban en punta, con forma de corazón. Tiene un alto poder ornamental y, con unos sencillos cuidados, llenará tu hogar de su singular verdor. Al igual que las crasas, acumula el agua en sus hojas, lo que le confiere un aspecto carnoso. Necesita una exposición indirecta al sol y es bastante sensible al frío. Su riego es moderado y, lo más adecuado, es comprobar antes la humedad del sustrato para cerciorarte de que necesitan agua. La humedad ambiental es muy favorable para su desarrollo (ya sea pulverizándola o colocando debajo un plato con agua y guijarros).

26.

Zamioculca, resistente y fácil de cuidar

Planta de interior Zamioculca.

Planta de interior Zamioculca.

Pinterest

La zamioculca es superresistente y muy poco exigente. Esta planta es la solución para quienes no tienen mano con la jardinería. Es característica por sus hojas verdes brillantes y gruesas y tallos en verde oscuro. Puede sobrevivir varios meses sin riego, aunque si recibe mucha luz necesitará un riego más frecuente. Eso sí, es mejor pasarse por defecto que por exceso, ya que no tolera el encharcamiento. Al ser una planta tropical, es perfecta para interior. 

27.

Aspidistra, longeva y duradera

Planta de interior Aspidistra.

Planta de interior Aspidistra.

Pinterest

La aspidistra es la planta perfecta para manos inexpertas porque crece en cualquier rincón donde la coloques y no suele presentar problemas habituales de plagas. Además, es ideal para zonas con poca luz, como recibidores y pasillos, porque es mejor que no quede expuesta al sol directo. Para un efecto más elegante, puedes podar algunas hojas y aclarar la planta. 

28.

Clivia, poca luz y vigorosa

Planta de interior Clivia.

Planta de interior Clivia.

Instagram @manicbotanicdesign

La Clivia miniata es de esas plantas de sombra, resistentes y fáciles de cuidar, lo que la hace perfecta para iniciarse en las plantas. Ofrece una vistosa floración anual –generalmente en primavera–. Sus hojas son anchas y gruesas de un color verde oscuro y su flor puede ser anaranjada o amarilla. No necesita mucha luz para prosperar, pero siempre agradece más estar en estancias luminosas –sin sol directo–. El riego debe ser moderado y hay que evitar encharcar la tierra.

29.

Planta del dinero, colgante y atractiva

Planta del dinero.

Planta del dinero

Instagram @casla jardineria

Es una planta llamativa por sus carnosas hojas, de forma ovalada, borde dentado y color verde y brillante. Es muy fácil de mantener y no necesita muchos cuidados. La mejor ubicación para la planta del dinero es en una estancia luminosa, pero evitando el sol directo que puede quemar sus hojas. Su temperatura ideal es de 20º y no necesita mucho riego: en verano será suficiente una vez a la semana y en invierno cada dos. Y dicen que si eres capaz de hacerla crecer sana y fuerte a partir de un esqueje tendrás suerte y nunca te faltará el dinero. Cierto o no, el efecto que ofrecen es fresco y muy atractivo.

30.

Aloe Vera, original y curativa

Planta de interior Aloe Vera.

Planta de interior Aloe Vera.

Pinterest

Es una de las plantas más conocidas por sus propiedades curativas, pues calma la piel de quemaduras, eccemas o rojeces solares. Por eso te recomendamos que coloques un aloe vera o más en tu cocina si es luminosa, y así cumplirán la doble función de aportar una nota verde y también como kit natural de primeros auxilios.

31.

Planta de Jade, da buena suerte

Planta de Jade.

Planta de Jade.

Pinterest

Crece lentamente, pero es muy longeva y, a poco que la mimes, te acompañará media vida. La planta de jade, conocida también como planta del dinero por simbolizar la buena suerte en la cultura china, es de fácil mantenimiento porque no requiere mucha agua (cada 15 días y casi nada en invierno). 

32.

Kalanchoe, bonita y resistente a partes iguales

Planta de interior Kalanchoe.

Planta de interior Kalanchoe.

Canva

La planta de kalanchoe es una planta de interior muy resistente y muy difícil de matar. Sueles encontrarla de muchas variedades, pero la más común de ver en España es la Kalanchoe blossfediana. Sus flores pueden ser naranjas, rosas, rojas y amarillas en distintos tonos. Es tan fácil de cuidar que realmente solo necesita ser regada cuando la tierra está seca y colocarla en un alféizar donde reciba mucha luz natural. Si sigues estos cuidados básicos, tu kalanchoe puede durar hasta un año. 

33.

Phalaenopsis orquídea, tan elegante como delicada

Phalaenopsis orquídea.

Phalaenopsis orquídea.

Unsplash

La orquídea phalaenopsis, es más difícil de matar de lo que parece por su delicada apariencia. La verdad es que esta maravillosa planta florece rápidamente y con muy poco esfuerzo. Intenta que la luz que reciba sea de forma indirecta para que no se achicharre. Todo lo que necesita una cualquier orquídea exótica es sustrato de corteza para macetas, lo justo para estructurar las raíces. Riega la planta una vez que el sustrato se haya secado y las raíces hayan pasado del color verde al plateado. En invierno, reduce el riego, ¡y listo!

34.

Trébol morado, magia a raudales

Trébol morado.

Trébol morado.

Canva

El trébol morado o falso trébol es una planta de color morado intenso con una forma parecida a un trébol de tres hojas, de ahí su denominación. Esta hermosa planta de interior parece delicada, pero es sorprendentemente robusta y poco exigente. Como responde a la luz y a la oscuridad abriendo y cerrando sus hojas, muchas personas la consideran mágica o incluso mística. Para cuidarla vale con usar macetas estándar que drenen bien y situarla cerca de alguna ventana. En invierno, riégala solo cada tres semanas. 

35.

Aechmea, una planta extraordinaria

Planta de interior Aechmea.

Planta de interior Aechmea.

Canva

Ideal para madres inexpertas que se estrenan en el mundo plantil, la Aechmea es una amiga verde de interior superfácil de cuidar. Idealmente, prefiere estar entre 15-26 °C, y bajo las condiciones adecuadas puede llegar a medir 40 cm. La luz indirecta alta es lo mejor y riego en el centro de la maceta. Adora la humedad, así que pulveriza agua de vez en cuando por sus hojas. En verano, cuando suba la intensidad de la luz y las temperaturas, es probable que la Aechmea te pida más riego. 

36.

Pachira acuática

Pachira acuática.

Pachira acuática.

Unsplash

Al contrario que otros árboles, no necesita muchísima luz, así que esta planta exótica es una opción perfecta para casas donde el sol no sea muy generoso. La pachira acuática proviene de México y si en plena naturaleza puede alcanzar los 15 o 20 m de altura, en casa se queda en 2 m (no te asustes). Es resistente y solo necesita que la riegues una vez a la semana en verano y cada dos en invierno. Según el Feng Shui, esta planta también es ideal para atraer el dinero.

37.

Bromelia

Bromelia.

Bromelia.

Vía Pinterest

La bromelia, a pesar de su apariencia exótica, es una planta resistente y fácil de cuidar. Necesita poca luz y un sustrato bien drenado, como corteza de pino. El riego debe realizarse cuando el sustrato se seque y las raíces cambien de verde a plateado. En invierno, reduce la frecuencia de riego debido a su crecimiento más lento. La bromelia también puede producir brotes laterales después de florecer.

38.

Filolendro

Philodendron verrucosum.

Philodendron verrucosum.

Canva

El filodendro o philodendron, a pesar de su elegante apariencia, es una planta de interior resistente y fácil de cuidar. Para su óptimo crecimiento, debe recibir luz indirecta brillante y utilizar un sustrato bien drenado. Riega la planta cuando la capa superior del sustrato esté seca, evitando el encharcamiento. En invierno, reduce la frecuencia de riego. Asimismo, el filodendro es conocido por su capacidad de adaptación y puede prosperar en diversas condiciones de iluminación, convirtiéndolo en una elección versátil y duradera para tu hogar.

Si te has quedado con ganas de más, no te pierdas el philodendron pink princess que aportará color y luminosidad a cualquier espacio de tu hogar.

39.

Alocasia

Alocasia.

Alocasia.

El Mueble

La alocasia, conocida como oreja de elefante, está considerada como uno de los árboles de interior más llamativos con hojas en forma de corazón o flecha, variadas en color y patrón. Prefiere luz indirecta, brillante y un sustrato bien drenado. ¡Es fácil de cuidar y resistente! Tan solo intenta mantener el sustrato ligeramente húmedo, evitando el encharcamiento. Recuerda que prospera mejor en ambientes cálidos y húmedos, y puede alcanzar tamaños impresionantes. Aunque puede producir flores, su atractivo principal radica en las majestuosas hojas.

40.

Dieffenbachia

Dieffenbachia.

Dieffenbachia.

El Mueble

La dieffenbachia o Amoena es una planta de interior con unas bonitas hojas grandes y moteadas. Prefiere la luz indirecta y el suelo ligeramente húmedo, evitando el encharcamiento. Es resistente y se adapta muy bien a los lugares oscuros o con poca luz natural. ¡Cuidado! Todas las partes de esta planta son tóxicas y pueden causar irritación si entran en contacto con la piel o se ingieren, así que no es recomendable tenerla en casas con niños y mascotas. 

41.

Fittonia

Fittonia.

Fittonia.

@gruunbxl

Los diferentes tipos de fittonia son de esas plantas para espacios pequeños por excelencia. En terrarios viven muy felices y como tienen hojas pequeñas, pero muy coloridas, quedan espectaculares. Prefieren condiciones de luz media y un sustrato bien drenado. Su tamaño compacto y resistencia la convierten en una opción ideal para pisos pequeños, pero también para los que buscan una planta llamativa y sencilla de cuidar.

42.

Tradescantia

Tradescantia.

Tradescantia.

Pexels / Rachel Claire

Tradescantia es un género de plantas que abarca diversas especies conocidas por su atractivo follaje y su facilidad de cultivo. Estas plantas son apreciadas por sus hojas vistosas y, en algunos casos, flores llamativas. Son muy resistentes y prosperan en una gran variedad de condiciones. Son conocidas por su crecimiento colgante.

Dónde colocar las plantas de interior en tu casa

¿Quieres saber dónde debes colocar tus plantas naturales de interior? La ubicación de las plantas de interior dependerá de cada especie y de la distribución y decoración de tu casa. Junto a las ventanas suele ser el mejor lugar para colocar plantas de interior, ya que recibirán toda la luz natural que necesitan. Si has escogido una planta que sobrevive mejor en zonas sombrías, aprovecha ventanas que dan a patios interiores o con orientación norte. Una vez has identificadas las necesidades de cada planta, tan solo tendrás que pensar en cómo las sitúas cerca de los ventanales. Existen varias opciones: sobre la repisa de la ventana si hay espacio, colocando un taburete o peana, diseñando un mueble a medida bajo la ventana e incluso colgándolas si son especies trepadoras. 

Las plantas de interior más resistentes y bonitas

  1. Anturio: resistente y vistosa gracias a su inflorescencia. Protégela de corrientes de aire y riégala cuando el sustrato esté seco. Le gusta la humedad ambiental.
  2. Cinta: la mejor planta de interior para principiantes. Requiere grandes dosis de luz indirecta y un riego regular, aunque es resistente a la escasez de agua si es necesario.
  3. Helecho: sitúalo en una zona de semisombra y los riegos moderados, aunque manteniendo el suelo húmedo. Agradece la humedad ambiental.
  4. Monstera o Costilla de Adán: necesitan mucha luz pero sin sol directo. Cuando sus hojas crecen mucho necesitan de un tutor para no doblarse.
  5. Espatifilo: conocida por sus propiedades para purificar el aire. Protégela de la luz directa y deja que la tierra se seque entre riegos.
  6. Palmera de salón: necesita luz indirecta y una temperatura entre 18 y 25 °C. No tolera los excesos de agua, por lo que conviene comprobar la humedad del sustrato antes de regar.
  7. Poto: esta planta colgante crece bien en distintas condiciones de iluminación. Mejor distanciar los riegos y no inundarla: las hojas se volverán amarillas.
  8. Hiedra: riégala una vez a la semana en invierno y dos en verano. Agradece los espacios luminosos pero sin sol directo.
  9. Sansevieria: aguanta temperaturas altas y bajas, es de crecimiento lento y muy resistente. Colócala en un lugar luminoso y riégala solo cuando el sustrato esté seco.
  10. Tronco de Brasil: también Drácena Fragans. Colócala en un lugar luminoso, sin sol directo. No hay que pasarse con el riego, aunque agradece la humedad ambiental.
  11. Planta del dinero: de porte colgante, esta planta es muy agradecida. Mantenla a una temperatura media de 20 °C y riégala una vez a la semana en verano y dos en invierno.
  12. Aloe vera: conocida por su gran cantidad de propiedades. Colócala en un lugar muy luminoso y controla sus riegos, ya que no le gusta el exceso de agua.

¿Qué pasa si siempre se te mueren las plantas?

Parecen la opción perfecta, pero es verdad que muchas personas aseguran «no tener mano para las plantas» porque se les mueren enseguida, porque se olvidan de regarlas y porque estar pendientes de nutrirlas con fertilizantes o de cambiar la maceta cuando toca es un rollo. ¡El día a día puede ser muy estresante y añadir una responsabilidad más no entusiasma demasiado! Es por esto que es realmente importante tener en cuenta y conocer todos los cuidados de las plantas.

Pero, no te preocupes, hay algunas tan resistentes que parecen pensadas a prueba de manos inexpertas. Este tipo de plantas apenas requieren trabajo y te permitirán adquirir cierta habilidad para, en una segunda fase, atreverte con las más delicadas.

¿Qué las plantas de interior son las más resistentes?

Lo mejor es empezar con aquellas plantas de interior que no necesitan agua con demasiada frecuencia. Así, si te olvidas durante unos días de ellas, sobrevivirán a pesar de tu mala memoria. Entre estas, tienes muchas opciones: la sansevieria, el aloe vera, la planta de jade, la monstera...

35 plantas de interior.

Salón decorado con plantas: Drácena, Potos, Palmera de salón, Cintas, Espatifilo y Hiedra.

El Mueble

¿Qué plantas de interior crecen más rápido?

Si no tienes experiencia con las plantas, también te serán muy útiles aquellas que crecen deprisa en macetas con poca tierra, así no te agobias con la necesidad de trasplantar rápido para darles más espacio. Las cintas y los potos casi no piden nada, pero las verás echar hojas y hojas, y esto motiva para cuidar otras.

¿Qué plantas de interior necesitan poca luz?

Otra cualidad es elegir plantas no sean muy exigentes con la luz, es decir, que prosperen bien si las colocas cerca de la ventana, con una iluminación abundante, pero que también aguanten en lugares de la casa más sombríos. En este apartado están el espatifilo, la aspidistra o la hiedra.

¿Cuáles son las plantas de interior más resistentes y longevas?

También es importante que sea duradera, que te acompañe con los años para no tener que estar pensando cada dos por tres qué nueva planta comprar. Un ficus o una drácena, además de limpiar el aire que respiras en casa, decorarán cualquier rincón durante decenios.

Mantener viva una planta te da un sentimiento de logro, algo así como tener una mascota pequeña. Sientes que estás cuidando algo vivo, por eso si empiezas por cualquiera de estas diez, lo tendrás más fácil. Si te olvidas de cuidarlas una o dos semanas, no ocurrirá ninguna tragedia.

 

Detalle de regadera personalizada con telas y lazo

Cómo se riegan las plantas de interior, sin mojar la casa entera

Existen diferentes tipos de riego según la especie de planta de interior que tengas. El riego por aspersión es el método de riego más común para regar plantas de interior, y consiste en rociar agua sobre las hojas de la planta con un pulverizador. Es una técnica muy útil para plantas que necesitan un ambiente húmedo para vivir más tiempo, a la vez que evita que la maceta filtre demasiada agua y manche superficies como el suelo o muebles.

El riego por inmersión es otro método fácil, limpio y eficaz de regar plantas de interior. Tan solo debes llenar un recipiente con agua, sumergir la planta y dejar que la absorba durante unos 15 minutos. Por último, asegurate de que escurre bien toda el agua antes de devolverla al plato o maceta decorativa, de lo contrario podría filtrar agua donde no debe.

Por último, el sistema de riego más tradicional y común: la regadera. Escoge un tamaño proporcional al de la planta para evitar regarla más de la cuenta.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter