plantas invencibles

Poto, una planta muy agradecida

Esta planta trepadora es ideal para decorar colgada en una estantería alta o en una cesta. ¡Y no te lo pierdas! Aparte de ser decorativa, purificará el aire de sustancias tóxicas

poto

  • Nombre científico: Epipremnum aureum
  • Nombres comunes: poto, potus
  • Riego: moderado
  • Luz: abundante
  • Tamaño: más de dos metros

Una casa sin un poto es impensable porque es agradecido, ágil y un superviviente. Esta trepadora puede producir tallos de más de 2 metros que pueden cortarse sin que la planta se resienta. Las hojas, con zonas en color crema o tonos amarillos, rompen la monotonía del verde uniforme.

Relacionado con este artículo

Los potos tienen su origen en las selvas tropicales del sudeste de Asia y, al igual que otras plantas, es especial por su cualidad para purificar el aire, absorbiendo y eliminando sustancias tóxicas como el formaldehído, que se desprende de muchos materiales y elementos habituales en la casa.

Consejos para cuidar el poto

  • Deja que la tierra del poto se seque un poco entre riegos: es mejor que pase un poco de sed a que la ahogues, si no las hojas se vuelven amarillas.
  • Le gusta mucho la humedad ambiental, así que pulverizando muy fino conseguirás que haga hojas más grandes.
  • Crece sin problemas en una gran variedad de condiciones de iluminación, aunque si la luz es muy débil las hojas tendrán un color menos intenso y serán más escasas.

El poto en la decoración

  • Como sus tallos caen y se arrastran, el poto funciona bien en una cesta colgante o en una estantería alta para que pueda lucir su efecto cascada.
  • Si colocas varias plantas cerca del techo, lograrás una espectacular cortina verde.
  • También puedes aprovechar sus cualidades como enredadera si le colocas un objeto que le sirva de apoyo.
  • Como el poto es muy resistente, puedes situarlo en una mesa de centro o un velador aunque no estén cerca de la ventana. Te durará años y años.