Estilo rústico

101 /808
salon-rustico-con-lampara-de-fibras-vegetales-00528654_O

101.

¿Un material infalible? Las fibras vegetales

Las lámparas de fibras vegetales son tendencia en cualquier espacio, desde el comedor hasta el ambiente de estar del salón. Las encuentras en diferentes colores, trenzados y tamaños. En la imagen, una lámpara de considerables dimensiones se convierte en protagonista de este salón rústico.

Sofás y alfombra de Freer Living. Mesa de centro de Rialto Living. Sofá Chéster de Flamant. Lámpara de techo de Tine K. Home.
salon rustico con paredes de madera iluminado 00517222 O

102.

La calidez de un refugio de montaña

La madera como protagonista del espacio, textiles cálidos, varios conjuntos de velas y una iluminación de lo más acogedora. Son los elementos perfectos para decorar este salón rústico que parece albergarse en una cabaña en la montaña. Las lámparas de techo, tres en total, iluminan el espacio con una luz cálida de matiz amarillento (la temperatura de color se mide en grados Kelvin. Las luces cálidas tienen unos 3.000 K). El complemento a la iluminación lo pone la lámpara de mesa situada en un rincón.

Sofás de Home Spirit. Mesa de centro de Veronique Tafoiry-Daure. Lámparas de techo de Sophie Bataglia. Alfombra de B&B.
salon-con-pared-de-piedra-00538550

103.

Por qué triunfa

La crisis ecológica que atraviesa el planeta, unida al ajetreado mundo de la vida urbana, nos empuja a buscar lugares donde recogernos, espacios reconfortantes y serenos que nos hagan sentir bien. Soñamos con un modo de vida natural, relajado y auténtico… En definitiva, con volver a los orígenes, a lo sencillo, en reducir las cosas a lo esencial y deshacernos de lo superfluo.

Puedes sumarte a esta tendencia y despejar los espacios: prescinde de muebles o complementos innecesarios, mantén todo en orden y añade elementos naturales que dan más calidez.

Sofá y puf, de Lovely Home. Alfombra, de Dareels.
dormitorio rústico juvenil pequeño 00497967

104.

8. Durmiendo bajo las vigas

La misma solución que hemos visto previamente funciona igual de bien en dormitorios juveniles pequeños con el techo abuhardillado, siempre que permita recostarse sobre la cama con comodidad. Y para que no resulta agobiante, parte del techo se ha pintado de blanco, lo cual resta peso a la madera sin perder la calidez.  

Mesita de noche, de Ethicraft, en Carolina Juanes. 
lamparas de techo para la cocina

105.

De porcelana blanca

Otro buen ejemplo de cocina rústica con muebles de obra. En este caso, la madera lo impregna todo: las puertas, las vigas, la alacena, la mesa de comedor... Del techo penden tres lámparas de peltre (porcelana de vidrio mezclada con acero) de estilo industrial, rematadas con cable de cadena. Si te fijas, justo caen a la misma altura que las soperas que decoran el estante. ¿El resultado? Una cocina acogedora y luminosa.

Mobiliario, de Fustería Les Gavarres. Cocina, de Smeg. Mesa de roble y vitrina, de Antic Viñas. Sillas, de Francisco Segarra. Lámparas de techo, de Maisons du Monde. 
00480738 Salón blanco con chimenea y vigas de madera en el techo

106.

A los 60 años, un salón súper cómodo

A partir de los 60 años, quieres que tu casa en general y tu salón en particular sean, ante todo, cómodos y acogedores. Empiezas a plantearte si cerrar la casa de la ciudad e irte a vivir a la del pueblo o a la de la playa, donde cada vez pasas más tiempo. Y es que lo que quieres es tranquilidad. Y solo aquí la encuentras. Así que un día te ves cambiando los muebles para lograr la casa de tus sueños en tu segunda residencia: sofás blancos en torno a la chimenea, chaise longue, muebles de madera, alfombras de fibra...

Sofás, de M& P Archidesign. Butaca y mesa de centro, diseño del interiorista Jean Pierre Martel. 

 

 Isla de cocina con campana extractora y almacenamiento 00519945

107.

Una cocina amplia con sabor a pueblo

La pared de piedra detrás del comedor da a la cocina techada con sus vigas originales. Sus grandes dimensiones han hecho posible la presencia de una céntrica isla con campana, ambas lacadas en blanco, y un office con sillas y banco corrido. Lo curioso de esta cocina grande es que está amueblada con piezas procedentes de mercadillos: el suelo hidráulico antiguo y recuperado, el banco, las sillas o los armarios hechos con puertas de paso —uno transformado en alacena y otro que oculta los electrodomésticos—.

Mobiliario, de IKEA. Pavimento, de mosaico hidráulico. En el office, mantel gris suave, en la Rue Vintage.
00519938

108.

1. La más grande: una casa segoviana de dos alturas

Esta casa rústica de 1916 fue reformada y ampliada por el interiorista Pablo González y es una de las más grandes que se ha publicado en El Mueble. En la planta de abajo revestida de piedra, el generoso salón con chimenea y rincón de lectura comparte espacio con el comedor. En esta zona destaca el techo de vigas pintado en beis y las contraventanas de madera a medida lacadas en un verde oliva.

Sofás, de Ikea. Espejo, de Sandra Marcos. Cojines en el sofá, de Rue Vintage 74, Zara Home, Maisons du Monde y Sacum. 
Lo-más-visto-de-marzo-terrazas-y-porche-386909

109.

Piedra, madera y mimbre: la combinación perfecta

Un porche de estilo rústico con estructura de piedra, decorativos arcos y viguería de madera se convierte en el lugar perfecto para disfrutar de las sobremesas estivales. Además de los materiales naturales y del confort del espacio, las vistas al mar son un gran aliciente.

Mesas de comedor y de centro de Merc&Cia. Sillas de Alarcón.
cocina rústica con muebles verdes 00515281

110.

Semi abierta y en verde vintage

Otro ejemplo de cocina mixta que combina espacios abiertos, en forma de baldas, estantes y hornacinas, con frentes de armarios panelados. En esta ocasión, la interiorista Gabriela Conde ha elegido un color verde vintage que le da ese aspecto de cocina de pueblo.

Mobiliario modelo Oklan, en Cuines Dissart. Encimera de mármol blanco Macael. Mesa de trabajo recuperada a modo de isla, de Isaías Lumbreras. Lámpara, de Antic Centre. 
cocina-muebles-color-verde-grisaceo-00528774

111.

Frente alistonado y lacado en verde provenzal

Las cocinas paneladas pueden disfrutarse en cualquier estilo: de las cocinas más modernas a las más retro. Y si no mira esta con ese toque rústico vintage. Combina espacios abiertos y ligeros con un frontal alistonado al fondo, que lo mismo sirve para almacenar menaje, conservas o el frigorífico. Ha sido diseñada por el interiorista Roger Bellera para dar uniformidad al espacio.

Mobiliario realizado por Carpintería Buch1900, pintado de verde provenzal de Little Greene, en Papeles pintados Aribau. Pavimento de gres porcelánico que imita el parqué. 
00522946

112.

Una oda al nuevo rústico

Aunque la esencia de este comedor es rústica, la modernidad está presente en cada uno de los elementos, comenzando por el propio espacio y continuando por el mobiliario y los objetos decorativos, como la lámpara o el cuadro, contemporáneo y de gran formato. Al decorar el comedor, apuesta por la mezcla de estilos. ¿Ves el resultado?

Mesa de Antic Daviu Quera y sillas de Kave Home. Lámpara de Gala Llum.
 
00505570 O

113.

También te transporta a la playa

Decir color arena y pensar en una playa es todo uno. Pero ¿sabías que este color está lleno de variantes? Las sensaciones que te transmiten las arenas blancas de El Hierro o las más tostadas de Cambrills o Salou son muy diferentes. La interiorista Clara Masllorens nos transporta en este salón comedor a la mismísima Costa Dorada. Su aspecto rústico, acogedor con las vigas, la chimenea... y sus cambios de tonalidades con la luz te hacen sentir tan cómoda en su interior como en una playa.

Sofá, de Casual Solutions. Mesas de centro, de Coco-Mat. Puf, de Calma House. Cortinas, de Filocolore. Alfombra, de Cado. 
00517217 Salón rústico

114.

Un salón rústico y acogedor

¿Te gustaría darle a tu salón ese aspecto tan agradable de cabaña de montaña? Contar con la presencia de vigas en el techo y paredes de piedra será un buen comienzo. Para el mobiliario, decántate por textiles de cuadros, materiales cálidos y mucha madera. La interiorista Isabelle Mattera ha interpretado el estilo rústico en este salón con el blanco y negro como dúo cromático y textiles de pelo que dan sensación de abrigo.

Cabaña de madera construida por Chalets Nordika. Sofás, de Home Spirit. Mesa de centro, en Veronique Tafoiry-Daure. Lámparas de techo, de Sophie Bataglia. Alfombra, en B&B. 
cocina-a-medida-de-obra-rustica 00508710 O

115.

En blanco y arena, puro relax

Las cocinas de obra a medida tienen la ventaja de que puedes diseñarlas a tu antojo. Esta en blanco y madera, de estilo rústico, es un proyecto de la interiorista Mireia Pla. Incluye una estantería abierta a un lado, frentes alistonados en cajones y puertas, tiradores de anilla y herrajes de forja. Se completa con un comedor con mesa y bancos ¡muy de exterior!

Mesa y bancos, realizados a medida por Mercantic. Cocina de obra, diseño del Estudio de Mireia Pla. 

 

Cocina con armarios de madera y tiradores tipo herraje 00521477

116.

Rústica con un toque retro

Otra cocina de estilo rústico que introduce elementos vintage, como los azulejos tipo metro a media altura y los tiradores en forma de herraje. Aquí la isla es una mesa de estructura abierta que permite meter las piernas al sentarte en los taburetes. La encimera fina es de mármol y los armarios bajos cuentan con puertas de acabado envejecido, a juego con los estantes abiertos de pared que recuerdan los antiguos plateros.

Mobiliario y taburete, en Mercantic. Baldosas, en Neocerámica. Fregadero, de Leroy Merlin. Grifería, de Tres Grifería. 
00519986

117.

Vistas panorámicas

¿Cómo te imaginas tu salón en la casa de campo? Con vigas de madera, una chimenea, un sofá cómodo, vistas a la montaña y ese olor a leña que todo lo invade. Laia y Marina Reguant han actualizado este con una mesa de centro partida en dos para acercarla allí donde se necesite: al sofá, a las butacas, al banco... 

Sofá, de Joker. Mesas de centro, diseño de las interioristas. Alfombra, de KP. Butacas, de Crearte con lino, de Güell-Lamadrid, al igual que los estores.

 

00519972_O

118.

Un papel pintado para perderse en el bosque

¿Quieres darle profundidad a tu dormitorio? Elige un papel para pared en blanco y negro y viste con él la zona del cabecero. Es lo que ha hecho aquí el interiorista Pablo González. ¿A qué parece que puedes traspasar la pared y darte un paseo entre abedules? Un estampado perfecto para un dormitorio rústico o con vistas ajardinadas desde la ventana.

Papel pintado Woods, de Cole & Son. Cabecero tapizado en gris, de Julián Sanchez. Mesita de noche, de Maisons du Monde. Lámpara de sobremesa, en India & Pacific. 

 

00519992

119.

Papel pintado con textura natural, ¡ideal para el dormitorio!

El papel pintado de un dormitorio de matrimonio debe de gustar a los dos por igual. Propónle a tu pareja una selección que imite materiales naturales: los revestimientos de madera, mármol o piedra rugosa simulados son tendencia. Laia y Marina Reguant han elegido este revestimiento de papel pintado, que imita la piel de potro y engaña a la vista. Su efecto textura da carácter y una sensación de abrigo a la estancia. Perfecto en entornos rústicos.

Pufs, de Fiorira Giardino,  y papel pintado, ambos en Marina & CO. Apliques, de Marset.
00520077

120.

Rodeado de madera

La madera es uno de los materiales con más encanto en decoración. Sus diversas tonalidades, su textura y su resistencia le dan a los muebles elegancia y calidez. Bárbara Aurell la ha respetado y utilizado en este salón de estilo rústico en las vigas, la escalera, las mesas de centro y la alacena que, aunque apartada en un rincón, acapara todas las miradas.

Sofás, de Flexform. Mesas de centro, de Catalina House. Alfombra, de Cotlin Barcelona.

 

00497886

121.

Un salón ¡tan acogedor!

Los salones tipo cabaña resultan súper calentitos con la madera por doquier, la chimenea y esos textiles tan gustosos que te dan ganas de acurrucarte bajo ellos. La interiorista Jeanette Trensig ha transformado este espacio en un salón acogedor con el añadido de sus inmejorables vistas a la montaña.

Banco de hierro bajo la ventana. Sofá, butaca, puf y cestos, de Cado. Mesas de centro, de Mercader de Venecia. Alfombra, de Papiol. Lámpara de sobremesa, en Carolina Blue.

 

cocina-sin-muebles-altos-isla 00514839 O

122.

Una cocina rústica de las de toda la vida

Sus paredes de piedra y el suelo de mosaico hidráulico recuperado consiguen que en esta cocina se respiren las esencias de antes pero con las comodidades actuales. La protagonista es su isla, en torno a la que giran el resto de elementos. Las cazuelas y cazos de cobre consiguen un encanto aún más rural. 

Mobiliario de Ikea. Bote y utensilios de Zara Home. Trapo de Sira Barcelona. Plantas en cestos de Fronda. Botes de cristal de Ikea, igual que la bandeja de horno.
00409214

123.

Una cocina rústica con muebles de IKEA

Porque no hace falta gastarse un dineral para tener una cocina de estilo rústico. Hay firmas low cost que te permitirán presumir de cocina sin tener que hacer una inversión desorbitada. En este caso se ha elegido el modelo Hittarp para los frentes de la cocina, de aspecto acanelado. Y para ejemplo estas cocinas de IKEA en casas El Mueble.

Mobiliario, encimera de madera, grifería y lámpara, de IKEA
cocina-a-medida-de-obra-rustica 00508710 O

124.

La madera en bruto, la clave de las cocinas rústicas

Para conseguir un estilo rústico en la cocina (o cualquier otra estancia), no dudes en añadir muebles o elementos de madera raw o en bruto. Los nuevos, vetas e imperfecciones naturales aportan un look muy de montaña que quedará ideal en los frentes de la cocina e, incluso, la encimera. En este caso, para que no resulte muy cargado, se ha pintado el antepecho y el techo de blanco.

Cocina de obra diseño del estudio de Mireia Pla. Mesa y bancos realizados por Mercantic.
cocina rustica con cocina de leña 00518250

125.

Que no falte la cocina de leña

Y es que le da un sabor distinto a las recetas, ¿verdad? O tal vez es porque el hambre es distinto cuando estamos en el campo. Y en esta cocina es protagonista. Se ha conservado su posición predominante que, junto con el fregadero de granja, le confieren ese toque rústico, incluso aunque esté decorada en una combinación tan actual como el blanco y negro. 

cocina rústica con muebles verdes 00515281

126.

Una cocina rústica con un punto clásico

O una clásica con un punto rústico, como prefieras. Esta cocina es el ejemplo perfecto de una equolibrada y armoniosa combinación de estilos. ¿Quién diría que una lámpara de araña iba a combinar tan bien con la isla de madera en bruto? 

Mobiliario, modelo Oklan, en Cuines Dissart. Encimera, de mármol blanco Macael. Mesa de trabajo recuperada a modo de isla, de Isaías Lumbreras. Lámpara de Antic, Centre. 
00500722 O

127.

Una cocina rústica también encaja en un piso

Porque no hay que desterrarlas solo a casas de campo, montaña o playa. El estilo rústico es perfecto para que tu cocina presume de encanto y un ambiente acogedor. Y la clave, en esta azul, está en los detalles: el platero con sabor tradicional, el fregadero tipo granja, los tiradores en dorado envejecido y la campana, imitando a las de obra, que se intuye en uno de los lados. Si vas a reformar la cocina, no lo descartes.  

Mobiliario, de DM lacado, diseño del estudio de Teresa Olea.
0200

128.

Una cocina rústica en verde oliva

Esta cocina tipo farmhouse está presume de unos frentes de cocina acanalados pintados en verde oliva (Evergreen de Valentine), color elegido también para las ventanas y puertas de paso de esta cabaña en la montaña. Por cierto, que el microcemento del suelo también luce la misma tonalidad. Las vigas del techo se han pintado de blanco para aligerar el ambiente y restarle la dureza que ya aporta la pared de piedra. 

 

0745-0748  2

129.

Una cocina rústica y moderna que no pierde la esencia

Aunque podríamos decir que esta es más bien una cocina moderna, con sus muebles de líneas puras, sencillas y colores neutros. Pero si miras con detenimiento verás que en esta cocina se han mantenido varios elementos originales que hacen que forme parte de esta lista de cocinas rústicas, como son el techo en volta catalana y la campana de obra. 

La cocina es un diseño de la propietaria realizado por Dissart Cuines. Grifo de Pyramis. Placa de Bosch. Alfombra de Jordi Batlle. Focos de Maisons du Monde.
0111

130.

Una cocina rústica bañada en madera

Esta pequeña cocina abierta, la madera llena todo el espacio, desde las paredes y los techos hasta el panelados de los muebles. Y con ella la sensación de calidez se pone por las nubes.   

Sillas altas con piel de vaca de Crearte y lámpara de cristal de Angel des Montagnes. Todo en Carmen Caubet. 
0071

131.

Una cocina rústica abierta a la naturaleza

En la cocina de esta casa rústica situada en el Pirineo, los muebles ya estaban en la casa y cuentan con acabado de roble. Para darle color, se añadió una alfombra hidráulica, que no solo protege el suelo, sino que también da color. 

Lámparas de techo, y alfombra de vinilo que imita la baldosa hidráulica, de Sacum. Tablas redondas de cortar, todas en Sacum. Fregadero y grifería de Blanco. 
044 DSC2213

132.

El microcemento llega a las cocinas rústicas

Este (más o menos) nuevo material ha llegado a conquistar todas las estancias y en todos los estilos. Y en esta cocina rústica con muebles de obra cede todo el protagonismo a la madera. Los frentes de los muebles son de roble envejecido y las vigas no solo dan calidez, también sirven como soporte para las lámparas. 

Mobiliario de obra revestido de microcemento con frentes de madera de roble, diseño de Alto Interiorismo. 

 

bano-rustico-madera 00517205

133.

Oda a la madera

Los baños rústicos tienen madera en mayor o menor medida. Pero para lograr ese aire de casita de montaña o cabaña de madera recurre a este material cálido y natural por excelencia (que también es para el baño) no solo en el mobiliario sino en las paredes y techos. Y los mismos principios sirven para decorar cocinas rústicas

Baño de una cabaña de madera construida por Chalets Nordika con aplique de Sophie Bataglia. El mueble de lavabo es un diseño de la interiorista Isabelle Mattera.
bano-rustico-pared-piedra 00515499

134.

Otro imprescindible en un baño rústico: la piedra

Porque también aporta naturalidad y esa textura tosca que tanto ambiente aporta a un baño cuando se busca el estilo rústico. Este proyecto combina tres acabados infalibles: madera, piedra y cemento pulido o microcemento. Además, el mueble de obra es otro de los must de los baños rústicos.

Mueble bajolavabo de obra. Es un diseño de Alto Interiorismo.

 

bano-rustico-madera 00519486

135.

Elementos comunes: rústico y vintage

El estilo rústico y el vintage comparten elementos. Por ejemplo, como en este baño, una bañera exenta de diseño retro pone una nota sofisticada y especial en un baño sin romper el rústico que aportan los revestimientos de madera. Escoge una bañera esmaltada en color y de líneas sinuosas o una más actual de material sintético para poner una nota que contrarreste el peso rústico.

bano-rustico 00521504

136.

El mueble del lavabo en un baño rústico

En este baño hay dos elementos que ayudan a llevar el estilo rústico al baño: el espejo -que también es un diseño en hierro a medio camino entre el retro, el industrial y el rústico- y el mueble del lavabo, una mesa sobre la que se instalan dos lavabos sobreencimera. La grifería mural concede espacio al mueble.

Mueble bajolavabo en Mercantic y lavabo de Cielo.
bano-rustico-buhardilla 00521645 O

137.

Madera y azulejos en un baño rústico

Si no quieres abusar de la madera en los revestimientos del cuarto de baño, opta por esta solución que combina madera en una pared -la del lavabo- y techo y baldosas cerámicas en el resto. Esto te asegura el contacto con el agua en la zona de la ducha sin problema. La elección de un azulejo cuadrado de superficie rugosas acentúa el estilo rústico.

bano-rustico-suelo-hidraulico 00521503 O

138.

La baldosa hidráulica suma

A la madera y al azulejo (también cuadrado, esmaltado en brillo en este caso pero de textura irregular) se suma el microcemento y la baldosa hidráulica en el suelo. ¡Todo un acierto! Y es que los baños rústicos también se decoran con estos revestimientos tradicionales que aportan colorido y estampado. ¿Qué te parece?

Mueble en Mercantic, lavabos de Cielo y suelo de Otranto.
bano-rustico-techo-madera-vigas 00519994

139.

Una mirada al techo

Porque aporta mucho en un baño rústico. Basta con revestirlo con listones de madera y/o dejar vigas vistas (si son recuerpadas y originales de la vivienda mucho mejor). En este proyecto de las decoradoras Marina y Laia Reguant se ha optado por un estilo decorativo rústico actualizado con madera presente en el techo, alguna pared y mueble bajolavabo pero otras superficies lisas y despejadas.

Mueble de lavabo diseño de las decoradoras y alfombra de Matèria.
bano-rustico-banera 00520081

140.

Un baño rústico con bañera encastrada

Este baño rebosa rusticidad gracias al detalle del techo que, como comentábamos anteriormente, combina un revestimiento alistonado y vigas de madera en tono oscuro. Los azulejos en tono gris verdoso suave son un acierto que pone una nota de color sin restar luminosidad. Y como mueble de lavabo un diseño de peana abierto muy ligero en madera con lavamanos de porcelana blanca.

Mueble de lavabo modelo Natura Unik de Roca, azulejor de Via Cerámica y alfombra de Zara Home.
bano-rustico-ventana-techo-abuhardillado 00520084

141.

Baños rústicos pequeños (también para aseos)

Este estilo decorativo es también para baños pequeños e, incluso, aseos. Lleva la madera a ellos pero en tonos naturales o blanqueada para no saturar el espacio. Si hay ventana -como en este proyecto- aprovéchala porque es un plus que hace que todo se sienta más espacioso. Y opta por un mueble de baño rústico liviano, estantes o un módulo abierto o suspendido.

Mueble de Roca y aplique de Anglepoise en Avanluce.
abno-espejo-redondo-marco-negro-lavabo 00523142

142.

Un baño rústico actualizado: dale al negro

Porque griferías y detalles como toalleros o molduras de los espejos en color negro actualizan. Así que si quieres un espacio rústico renovado inspírate en este baño donde el microcemento en tono crudo reviste las paredes y el suelo. Para el mueble del lavabo (qué importante es un mueble de baño rústico adecuado) unos estantes de madera, un lavamanos de piedra y esas pinceladas en negro.

Mueble de madera maciza realizado a medida y espejo de hierro de Nordal. Lavabo de Mosavit, grifería de Bathco y revestimiento de microcemento Micro-Stuck de Butech de Porcelanosa.
salón rústico con grandes ventanales_00526558

143.

El lino, el rey del estilo rústico

El lino, sobre todo los más rústicos, son los que se identifican más con este estilo rústico. Se trata de un tejido natural, ecológico y flexible. Se adopta también en cortinas, tapicerías y fundas porque es muy resistente. 

Sofás, de Atemporal. Mesa de centro y auxiliar, de Brucs, en Sacum. Lámparas de sobremesa, en pufs y estor, en Sacum. Papel pintado de yute, de Arte. Alfombre de Tine K Home.
Comedor rústico con lámpara hecha con damajuanas de cristal_00519942

144.

Reutiliza y crea tus propios objetos decorativos

El reciclaje es un punto fuerte. No hay nada más ecológico que repescar objetos y piezas usados, lavarles la cara y que vuelvan a brillar como elementos decorativos. Con el upcycling, elementos de poco valor se reciclan "hacia arriba": como unas viejas vigas reconvertidas en mesa de comedor o unas polvorientas damajuanas de cristal reconvertidas en originales lámpara del comedor, como aquí.

 Mesa del comedor y lámpara de techo, diseño de Proyectos Palez. 
Detalle cesto de fibras-00520011 O

145.

Cestos de mimbre mil usos

Son bienvenidos todo tipo de cestas, capazos, caracoleras y canastos, respetando su uso tradicional o inventando alguno nuevo. De fibras vegetales, por supuesto.

Pasillo de casa de campo con suelo de barro_00455461 O

146.

Baldosas de barro, tradición y autenticidad

Además, de la madera en parquets de anchos tablones, las baldosas de barro cocido son artesanales y tienen el valor de que cada pieza es única. La riqueza cromática de las arcillas seduce con sus tonos que van del arena claro al rojizo intenso.

salón rústico con chimenea de piedra

147.

Abre paso a la luz

El new country style de campo no se conforma con la oscuridad de las viejas casas de campo. Es básico dejar entrar la luz con grandes ventanales o ventanas en los tejados para que invada todos los rincones. Unas cortinas livianas ayudarán a este fin.

Sofás, mesa de centro y banqueta, en Cado.
Mesas-de-centro-pequeñas 00513397

148.

Complementos de fibras vegetales

De yute, mimbre, esparto, ratán, cáñamo, sisal... Los detalles de fibras naturales, con sus colores de la tierra, añaden calma y bienestar en la decoración. En alfombras, persianas, cabeceros, cestos o incluso como aquí en la mesa de centro, dan un toque rústico y ayudan a hacerlo más acogedor.

Sofás, de Tapizados Las Heras. Lámparas de pie y cortinas, de IKEA. 
Cocina con muebles azules y platero en la pared_00500722 O

149.

Un platero con sabor tradicional

Los pequeños detalles tienen un gran poder para transformar un espacio. ¿Que tu cocina es moderna pero le quieres dar un toque rústico que la haga más cálida y acogedora? Atrévete con un platero como los tradicionales de las casas de campo. ¡Verás qué cambio!  

Mobiliario, de DM lacado, diseño del estudio de Teresa Olea. 
Detalle de enchufe retro en cocina con baldosas verdes_00520093 O

150.

Enchufes retro: el poder de los pequeños detalles

Son un pequeño detalle, pero apostar por unos enchufes retro que recuerdan a los antiguos de cerámica de las casas rurales dará un toque rústico muy auténtico a la decoración. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?