Estilo rústico

1 /805
Cocina clásica con isla, donde se ubica la zona de fuegos y, sobre ella, una campana de obra.

1.

De estilo rústico

Las casas de campo y las cocinas de estilo rústico también pueden beneficiarse del lujo, decorativo y funcional, de contar con una isla. En la imagen un modelo perfecto para cocinas camperas: muebles de madera blanca, campana de obra de techo y encimera de mármol. Todo acorde al estilo de la cocina, con pared de piedra, vigas de madera en el techo y suelo hidráulico.

Mobiliario, de IKEA. 
Dormitorio rústico en casa de montaña.

2.

Dormitorios estilo cabaña, ¡muy cozy!

Un estilo decorativo que abunda cuando buscas dormitorios Aesthetic en redes sociales es el rústico. Concretamente, los dormitorios tipo cabaña, con madera en techos y paredes, alfombras y ropa de cama con distintas texturas.

Cabecero de obra y butaca de Sophie Bataglia.
Ideas de decoración para elegir el estilo de la cocina.

3.

Un toque actual para tu cocina rústica chic

Suelos de toba, baldosas hidraúlicas y encimeras de mármol irán como anillo al dedo en tu cocina rústica. En esta de la imagen la interiorista Maite Prats ha optado por camuflar la campana como una antigua chimenea y ha lacado los muebles de un gris súper actual.

Armarios de cocina, de Cuines Slein con encimera de mármol. Lámparas, de Isern Il-Luminació. Pavimento de toba, de Rajolería LLensa. 
Cómo elegir el estilo de mi cocina.

4.

Estilo rústico: ese aire tan de pueblo

Maderas brutas, sin tratar, envejecidas son el material imprescindible de toda cocina rústica que se precie. Un estilo que queda niquelado en casas de campo o montaña. Añádele encanto con algún elemento de fibra natural, cerámica y complementos vintage. En esta de la imagen, la madera alistonada y el pavimento de barro cocido dejan claros sus orígenes.

Estilos de cocinas: cómo elegirlo.

5.

Que no falten las vigas en tu cocina de estilo rústico

¿Más elementos que no pueden faltar en tu cocina rústica? Molduras en la isla, azulejos blancos en el antepecho, maderas alistonadas, fregaderos de porcelana, menaje a la vista y, por supuesto, vigas en el techo, naturales o lacadas. Este proyecto de Helena de Juana recrea este estilo rural donde la vida se hace prácticamente en este espacio. ¡Tan ricamente! 

Mobiliario, de Fusteria Les Gavarres. Mesa de roble, de Antic Viñas. Sillas, de Francisco Segarra. Lámparas de techo, de Maisons du Monde. 
Ideas para elegir estilos de cocinas.

6.

Madera clara y negro para recrear tu cocina rústica

Madera en las vigas, madera en los muebles, madera en el suelo... Esta cocina no puede ocultar su espíritu rústico. Es un proyecto a medida de Carme Caubet. La interiorista además la ha rematado con unos taburetes tapizados en piel y una encimera negra que la actualizan y la hacen más acogedora.

Mobiliario, diseño de Carme Caubet, realizado por José María Torres. Encimera, de Silestone. Taburete, de Crearte Collections. Grifería, en Rovira. Lámparas, de Angel des Montagnes. 
Cómo decorar un salón rústico moderno.

7.

Con un espectacular techo de vigas centenarias

En este salón la mirada se va al techo. ¡Y no es para menos! Este espectacular envigado es el original –pero reforzado– del antiguo pajar de 1750 que era esta casa antes de que el estudio Space Stage lo sacara de su olvido. La madera de roble claro, el lino, el algodón y el ratán de la decoración acentúan su espíritu rústico, mientras que la decoración, como el gran sofá de líneas rectas o las mesas de centro aportan el toque moderno. 

Sofá confeccionado según diseño de Space Stage. 
Ideas para decorar un salón rústico moderno.

8.

Un salón que presume de un equilibrado mix de estilos

Un poco rústico, un poco moderno, un poco british, un poco industrial... Este salón, decorado por Cuca Arraut, presume de un equilibrado y personalísimo mix de estilos. Lo primero que llama la atención es el original papel pintado a cuadros que "tapiza" la pared del salón. La chimenea, revestida de madera, y el techo de vigas, pintado en blanco, suman calidez y luz a un salón tan moderno como rústico. 

Los sofás son de La Maison. La mesa de centro y el puf son de Sacum. Chimenea forrada de madera de Chimeneas Pio.

Ideas de decoración para salones rústico modernos.

9.

Un salón atrevido con una base rústica y toques modernos

No hay duda de que este es un salón rústico, de casa de montaña. Pero eso no quita que, también, sea muy moderno, con toques de vanguardia, incluso, como el del original papel pintado con su diseño de rayas y la realista cabeza de reno. Un papel que las decoradoras de Marina & Co diseñaron ex profeso para esta casa. Todo sin renunciar a su esencia de casa de montaña, con elementos 100% rústicos, como las vigas, una mesa de centro robusta y la leña a la vista.

El papel es de Wall&decò. Mesa de Brucs y sofá de Joquer.

Ideas para la decoración de un salón rústico moderno.

10.

Un salón rústico bañado en blanco y con piezas de diseño

Un blanco viejo unifica paredes, techo y suelo de este salón, tan rústico como contemporáneo. De hecho, las paredes de piedra originales de esta masía centenaria se han pintado con efecto arena para ganar así un aspecto envejecido. Los sofás de lino, las mesas de centro de madera y las butacas de cuerda suman calidez a un espacio de gran belleza arquitectónico pero de base neutra. Las lámparas, dos piezas metálicas en negro de diseño, contrastan y le dan un aire contemporáneo y atemporal. 

Proyecto del estudio de arquitectura Lizarriturry Tuneu. Sofás de Miki Beumala y butacas, mesitas y puf de Coco-Mat.
Cómo decorar un salón rústico moderno con chimenea.

11.

Un salón de estilo rústico modernizado y con toques industriales

Este salón no deja a nadie indiferente. El equipo de Dadà Interiors ideó una planta diáfana bajo un impresionante techo a dos aguas que integra el salón, junto a la terraza, el comedor y la cocina. Y es un original mueble hecho de hierro que reúne la chimenea y un banco, el que separa el estar del resto de estancias. La pared de piedra, el techo envigado pintado en blanco y la robusta mesa de centro de madera, dan calidez a un salón moderno pero con toques rústicos. 

Sofás, mesa de centro, butaca y lámpara de Dadà Interiors.
Ideas para decorar un salón de estilo rústico moderno.

12.

Recuperar la tradición y actualizarla con la decoración

Lo nuevo y lo recuperado se dan la mano con total armonía en este salón. Las paredes de piedra son las originales de 1750, mientras que las vigas y el suelo de toba artesanal son nuevos, pero respetando la tradición. Es la decoración la encargada de recordarnos que estamos en una casa del s. XXI, con dos sofás de líneas rectas, unas mesas de centro de sabor industrial y unas butacas de borreguillo, de tendencia

Sofá de Miki Beumala. Butacas de Zara Home y mesas de Taller de las Indias.

Ideas de decoración para salones rústico modernos.

13.

Un salón centenario de esencia rural y look contemporáneo

La arquitectura de este salón, con sus arcadas, volta catalana y detalles de piedra, es de una belleza tal que la decoración no podía eclipsarla. De hecho, se trata de una masía del s. XVI rehabilitada con mucha delicadeza por la constructora Somnisamida. Su esencia rústica y rural se ha conservado pero se le ha dado una pátina de modernidad con la elección del mobiliario, como los sofás de cuero de líneas rectas o la gran chimenea de hierro.  

Sofás de Timothy Oulton, en Londres. Mesa de Decobruc y chimenea diseñada por Somnisamida.

Ideas para decorar un salón de estilo rústico moderno.

14.

Revestido de madera y con espíritu de cabaña

La madera es la gran protagonista de este salón: la vemos en el techo, con sus robustas vigas de madera, el frontal de la chimenea, la carpintería y el pavimento. Precisamente, para aligerar su presencia, las mesas de centro se han elegido metálicas y muy ligeras, y el sofá, una estilosa pieza rinconera tapizada en terciopelo morado da un contrapunto moderno y chic a un salón rústico y moderno, también. 

Ideas para decorar un salón rústico moderno.

15.

Un salón rústico y moderno en blanco

Este salón es rústico, pero no especialmente. ¿Moderno? La elección del mobiliario así lo atesora. Pero con una clara vocación de atemporalidad y de calidez. Para ello, la decoradora Carla Catalán, de Alto Interiorismo, apostó por teñir el salón de blanco, desde las paredes hasta las vigas o la chimenea, y reservó la madera para el pavimento y algunas piezas escogidas, como las originales mesas de centro, cuatro bloques de madera que nos recuerdan que, aunque moderno, este es un salón de base rústica. 

Sofá y mesa de centro de Alto Interiorismo. 
Ideas para decorar un salón rústico moderno.

16.

Más acogedor y personal gracias a un papel pintado textil

La base de este salón era rústica, con mucha madera que marcaba sobremanera el estilo. Por eso la decoradora Marta Tobella, de Sacum, respetando que se trataba de un salón rústico, lo aligeró y le dio una pátina actual tan práctica como acogedora. Prueba de ello es el original papel pintado de yute que reviste la pared del salón y que parece arropar si recargar este espacio que se abre al paisaje con ese mirador de lujo. 

 Sofás de Atemporal y mesa de centro y auxiliar de Sacum. 
Ideas de decoración para salones rústico modernos.

17.

De sabor alpino con toques muy modernos

Es imposible no caer rendido a este salón, de hecho, es uno de nuestros preferidos... ¡y de los vuestros! La madera, de alerce en los revestimiento y de roble envejecido en el pavimento, regala calidez y abriga un espacio a dos alturas. Mientras que el negro y el gris, de la chimenea metálica, los sofás o las escultóricas lámparas, ponen el acento moderno. 

Sofás de Home Spirit y lámparas de Sophie Bataglia.

Cómo decorar un salón rústico moderno.

18.

Un salón rústico moderno con una escultural chimenea de hierro

La escultórica chimenea de chapa metálica es la gran protagonista de este salón rústico moderno, con permiso de las maravillosas vistas de los Pirineos. Y también la que nos da una pista de que este salón no es el típico de una casa de montaña, ya que las decoradoras Laia y Marina Reguant, de Marina & Co, partieron de una base rústica, con las vigas de madera y, la pared de piedra, y le dieron un giro con muebles modernos, como las estilosas butacas de Crearte o las cúbicas mesas de centro.

Butacas de Crearte con lino de Güell- Lamadrid, igual que los estores. Mesas de centro diseño de las interioristas. Mesa auxiliar de Brucs.

00437006 (1)

19.

Tonos crudos también en salones rústicos

Todos los trucos de pintura que te estamos dando para ampliar tu salón pequeño son válidos para cualquier estilo que quieras lograr en tu estar. Los hemos visto en salones urbanos o playeros, pero mira qué bien queda la mezcla de blanco y beis en este salón rústico. La interiorista Gabriela Conde ha pintado las vigas de blanco y las paredes en un agradable tono crema. Junto al uso de lino y maderas, le dan un aspecto sereno, súper acogedor y, visualmente, parece más grande.

Sofás y mesa de centro, de India & Pacific. Lámparas, en Cottage Little House. Alfombra, en Francisco Cumellas. 
Ideas para decorar la cocina con estores.

20.

Estores de rayas para cocinas rústicas

Para aquellos que tengáis una cocina rústica en vuestra casa de campo, os damos tips para vestir sus ventanas. Puedes colgar estores de fibras naturales o plegables de algodón que la hagan más acogedora. En esta cocina, el estudio inglés Helen Green ha optado por cubrir la ventana con un estor estampado de rayas, en tonos tostados. Así, entona con las paredes beis y el mobiliario en crema, a la vez que le da un toque muy cottage.

Muebles hechos a medida. Cocina retro de gas en color crema y encimera negra. Fregadero, de Villeroy & Boch.
00517217 Salón rústico

21.

¿Cómo poner una manta en el sofá?

Puedes doblarla en dos por la mitad, en tres plegando los dos extremos en partes iguales hacia adentro o en cuatro, doblando la mitad de la mitad. También puedes colocarlo de forma desenfadada en el brazo del sofá o en el respaldo. O, si lo prefieres, extenderlo por todo el asiento, como ha hecho aquí la interiorista Isabelle Mattera con esta manta de pelo. ¿Quieres conocer más formas de colocar un plaid con estilo?

Cabaña de madera construida por Chalets Nordika. Sofás, de Home Spirit. Mesa de centro, en Veronique Tafoiry-Daure. Lámparas de techo, de Sophie Bataglia. Alfombra, en B&B. 
00532337

22.

Estilo rústico: presencia de vigas

¿Te gusta el encanto que desprende el estilo rústico? Contar en el techo con unas vigas de madera, restauradas o nuevas, será el primer paso para decorar con él tu salón. La interiorista Chari Manzano no dudó en conservar este impresionante techo artesonado que arropa este salón y le da calidez.

Sofá y butacas, diseño de CHM Studio con tela de Yutes. Mesa de centro, de Azul Tierra. Escritorio, de La Europea. 
00532268

23.

Madera recuperada para un estilo rústico

Si quieres llevar el estilo cottage de las casas de montaña a tu salón, fíjate en cómo lo ha conseguido aquí la interiorista Carme Caubet: con vigas en el techo y una chimenea revestida de listones recuperados que integra leñero y banco de lectura. Cuero y complementos de lana y pelo son sus mejores aliados.

Butaca, de Athezza. Puf, de Peausserie Sabatier. Chimenea diseñada por Carmen Caubet. Mesa de centro, de Light & Living. Alfombra, de Nani Marquina. 
00540752

24.

Piedra vista para decorar un salón rústico

¡Qué bien le sienta al estilo rústico el suelo de barro cocido y las paredes de piedra vista! Esta última, además de decorativa, tiene unas interesantes propiedades térmicas y aislantes. La interiorista Maite Prats ha respetado el muro de este salón y lo ha acompañado con piezas artesanales de madera, metal o cerámica.

Sofás Louvre, butacas Midnight, Pufs Pompei y mesa de centro modelo Magnus, de Maisons du Monde. Alfombra, de Muji. 
Espejos en el dormitorio.

25.

Una pareja de aire rústico

Los dos espejos que decoran el cabecero de obra en este dormitorio son de madera y acentúan con gracia el estilo rústico del espacio, muy definido ya por la pared de piedra vista, las viguerías del forjado pintadas de blanco para aligerar el espacio, y el suelo de madera de pino con vetas y nudos.

Mesitas de noche, lámparas y alfombra de Dadà Interiors. Banqueta de madera y enea de Filocolore.
Cocina de madera con vinoteca en la columna del horno.

26.

Encastrada en la columna de los hornos

Un vino muy frío carece de aroma, mientras que uno caliente tiene un sabor demasiado alcohólico. Almacenarlo en una vinoteca será la mejor solución para que mantenga su temperatura y humedad ideal. La interiorista Lara Vallés, de Space Stage propone en esta cocina de madera instalar este nuevo electrodoméstico en la misma columna donde van los hornos, separados por un cajón. Para ello ha elegido un modelo ancho, de 60 cm, en acero inoxidable y con capacidad para 24 botellas.

Mobiliario diseño de Lara Vallés. Encimera, de Neolith. Lámparas de techo, de Norman Copenhagen. 
00508676

27.

Un puff tapizado de espíritu rústico

A un salón relajado le va como un guante el uso de materiales naturales: fibra, madera, lino, algodón... En este de la imagen, con el blanco como protagonista, la interiorista Mireia Pla ha optado por decorarlo con unos puffs amplios tapizados con tela de algodón que le dan un carácter artesanal muy desenfadado.

Sofá de obra. Mesa de centro, de Mercantic. Alfombra y pufs, de Miv Interiores. 
00528774

28.

Con listones y molduras lacados en un verde muy vintage

Si quieres darle un estilo rústico a tu cocina con un toque muy personal, toma nota de estos frentes de cocina que mezclan cuarterones enrasados y alistonados. El interiorista Roger Bellera los ha pintado de un verde provenzal. Este color, junto con los tiradores de concha, le dan un aire vintage.

Mobiliario, realizado por Carpintería Buch1900, pintado de verde provenzal de Little Greene, e Papeles pintados Aribau. Pavimento de gres porcelánico que imita el parqué.
00519484

29.

Madera y lana para un dormitorio rústico

En las casas de montaña, la madera lo envuelve todo. Incluso en los dormitorios donde queda patente el estilo rústico. En este, Olga Gil-Vernet ha optado por decorarlo con un cabecero de obra lacado en negro, como la pared empapelada y las lámparas suspendidas. Para abrigarlo bien, qué mejor que textiles en lana y piel.

Cabecero de obra. Butaca y lámparas, de Sophie Bataglia. Alfombra, de Little House. 
00521590

30.

Porque las mantas contribuyen a personalizar un espacio

En este salón de marcado aire de montaña, la decoradora se ha aliado con una manta peluda para reforzar su carácter alpino. Apoyada en la banqueta, es un detalle que parece irrelevante, pero de gran valor decorativo. Con el plus que las mantas y complementos furry son tendencia.  

Sofás, mesa de centro y butacas, en Cado. 
Exterior de casa de montaña con nieve 00520110 O. 00520110 O

31.

5. Un refugio de montaña que ha recuperado su esencia rústica

Esta cabaña está en Baqueira, donde aún en primavera pueden darse las últimas nevadas de la temporada. Disfrutar de este espectáculo blanco desde el balcón de esta casa que vive una segunda juventud es una experiencia única. 

Salón rústico de casa de montaña 00520075

32.

Devolver la vida a la madera

Esta era la típica casa de los años 70 a la que se había dejado de ir porque había quedado anticuada. Hasta que la interiorista Bárbara Aurell, de Espacio en Blanco, le dio una segunda oportunidad. Se conservó su estructura, con ese esqueleto de madera, pero se pulió para devolverle la vida. Y la gran chimenea de obra se convirtió en el elemento articulador de la zona de estar. 

Sofás retapizados y butaca Mozart de Flexform. Mesas de Catalina House.

 

Dormitorio de casa de montaña con butaca con tapicería de cuadros y ropa de cama en tonos rojos y azules 00520083

33.

Un dormitorio muy acogedor con un mix de estilos

El dormitorio, que disfruta de unas vistas privilegiadas a las montañas, es pequeñito pero se ha decorado con mucha personalidad. Así, la butaca tapizada a cuadros da un toque inglés, mientras que el papel con textura de la pared del cabecero da un toque muy natural y actual. Contrastes que funcionan. ¿Quieres ver el resto de espacios de esta casa de montaña?

Papel de Vescom y cabecero con tela de Güell-Lamadrid. 
Cocina moderna en casa de montaña 533692

34.

Una cocina de color antracita moderna y cálida

Ya avanzamos que esta no era la típica casa de montaña. Y la cocina es, sin duda, el espacio más moderno. De color antracita, contrasta con la madera presente en toda la casa. De hecho, debía ser de madera, a juego con el resto, "pero este color salió como una inspiración", explican las decoradoras. ¡Y vaya inspiración!

Mesa diseñada por Marina&Co y realizada por Cool Wood. Sillas de Crearte Collections. Lámpara de Flos y mobiliario de la cocina diseño de Marina&Co con muebles de Gelse.
Porche de casa de montaña con zona de salón y comedor 00533682

35.

4. Una casa de montaña rústica y muy moderna en pleno Pirineo

Piedra, madera, cuero, textiles naturales, hierro... Son los materiales que esperamos encontrar en una típica casa de montaña. Y son los que definen esta casa de nueva construcción en pleno Pirineo. Pero de típica no tiene nada. Para empezar, se ha cuidado tanto el interior como el exterior, porque aquí se hace mucha vida durante todo el año. 


Sofá Plump de Expormim. Mesas y alfombras de Marina & Co.
 
Salón de casa de montaña con papel pintado a rayas y gran ventanal con vistas al paisaje 00533684

36.

Un salón con personalidad que es un mirador al paisaje

Con permiso del original papel pintado a rayas, el gran ventanal en "L" del salón es su gran protagonista. Hasta el punto que las decoradoras de Marina & Co lo aprovecharon con un banco a modo de rincón de relax que, además, sirve para completar el estar. Y es que en esta casa se reúne toda la familia y los asientos nunca sobran. 

Sofá de Joquer. Mesa de centro de Brucs y sillón de Norman Copenhagen, en Marina&Co.
salon-con-sofa-con-cojines-y-vitrina-00508517

37.

Un salón en blanco pensado para recibir

La casa es pequeñita, pero con una buena redistribución de espacios, se ha convertido en un refugio perfecto para recibir a amigos y familiares. Así, la zona de día es diáfana, con un salón y un comedor que han crecido y han ganado mucha luz. De origen, todo lo que vemos blanco era marrón oscuro, lo que empequeñecía mucho el espacio. Las paredes se revistieron de estos tablones de madera, que le dan mucho encanto, y todo se tiñó de blanco. ¡Y se hizo la luz!

Dormitorio blanco de casa de montaña 00508534

38.

Un dormitorio sereno en blanco con la zona de tocador

El dormitorio es pequeñito, pero se ha optimizado al máximo, como el resto de la casa. Así, la cama se ha situado bajo el ventanal, que se convierte en un cabecero de lujo. Y, para ganar un baño más cómodo, se ha sacado el tocador al dormitorio, flanqueado por los dos armarios. Así el baño ha ganado en comodidad. Lo único que destaca en este manto blanco es la cómoda, una pieza de estilo que da mucho encanto y contrasta en una casa de montaña. No te pierdas el tour integral de la casa

comedor-exterior-pequeno-balcon-montana 00508520

39.

3. Una casa en Baqueira de aire nórdico con una terracita privilegiada

Esta casa no tiene nada que ver con lo que era antes de que el Estudio Milans del Bosc la transformara en la cabañita blanca de aire nórdico que es ahora. Es pequeñita pero los espacios interiores se han optimizado y su terraza se ha convertido en uno de los espacios más especiales de la casa. Y es que, además de sus vistas a las montañas verdes de Baqueira, desde aquí se puede disfrutar del espectáculo de ver corzos pastar en el prado de enfrente.  

Cocina y comedor con grandes ventanales con vistas a las montañas 00517200

40.

Siempre en contacto con el paisaje

El emplazamiento único de esta cabaña de madera pedía una relación fluida con el paisaje. Por eso todos los espacios de la casa, en especial la zona de día, se abren al exterior mediante grandes ventanales. Cocinar o comer, aquí, es lo más parecido a hacerlo en plena naturaleza. Los muebles de la cocina son de madera envejecida, que le da un carácter muy rústico que contrasta con la encimera de granito negro. Estilo y calidez. 

Mesa de Véronique Tafoiry-Daure y lámparas de Sophie Bataglia.
fachada-casa-de-madera 00517194

41.

2. Una cabaña forrada de madera que es una atalaya a los Pirineos

Situada a pie de pista en una pintoresca villa de los Pirineos Orientales y con unas vistas espectaculares de la aldea de Les Angles, el lago Matemale y el macizo de Cambre d’Aze, esta cabaña de madera ofrece el mejor refugio para esperar el deshielo invernal. Realizada en madera de abeto Douglas cepillada, su look recuerda a las cabañas finlandesas, y no es casual, porque de la construcción se encargó la empresa Nordika Chalets. 

cerramiento-cristal-entre-cocina-y-comedor-00526563

42.

Una cocina de madera más amplia y luminosa gracias a un cerramiento

Otro detalle que no esperamos en una casa de montaña al uso es esta cocina. Aunque el mobiliario es de madera, que encaja muy bien en una casa de montaña, el cerramiento de hierro le da un contrapunto muy moderno. Un cerramiento idea de la decoradora que semi cierra la cocina para darle más intimidad. En "L", la recoge y la hace más acogedora, pero deja pasar la luz sin renunciar a la comunicación visual entre los diferentes espacios. Descubre el resto de soluciones magistrales de esta casa de en el Pirineo

Cerramiento con estructura de hierro de Fila. Alfombra de vinilo que imita la baldosa hidráulica, de Sacum.
Salón de casa de montaña con gran ventanal y pared con papel pintado de yute 00526558

43.

Un salón acogedor y moderno que es un mirador al paisaje

Madera, papel pintado de efecto textil, textiles naturales y tonos claros que suavicen el peso de la madera. Estas han sido las claves de la decoradora para personalizar esta casa y darle esquinazo al cliché de "casa de montaña". Las estrellas del salón son el gran ventanal que abre la zona de día al espectacular exterior y que la decoradora equipó con un banco chill out; y ese original papel de yute que hace más acogedor el espacio. 

Sofás de Atemporal. Mesa de Brucs, en Sacum. Puf en Sacum.
Porche de casa de montaña con vistas al jardín 00526556

44.

1. Una casa de montaña en la Cerdaña para disfrutarla todo el año

Esta casa de la Cerdaña rompe los tópicos de las casas de montaña. De hecho, la vida discurre tanto en el interior como en su jardín, donde durante la primavera y, sobre todo, en verano, se hace muchísima vida. Por eso la decoradora Marta Tobella, de Sacum, aprovechó su porche para habilitar un estar y un comedor de verano. Desde aquí, aún se pueden apreciar, en el horizonte, las últimas nieves que tiñen de blanco las montañas. 

Butacas, de Tine K Home. Pufs y alfombra de yute, en Sacum.

00521495

45.

Una barra de desayunos rústica, como la cocina

En los rastros y mercadillos de antigüedades te encuentras, a veces, joyas auténticas, como las de esta cocina equipada con muebles de madera antigua. Sus propietarios no dudaron un minuto en adquirirlos. La mesa alta, estilo barra de desayunos, continúa esa misma línea. Práctica e informal, se ubicó de forma independiente frente a la zona de cocción, y es allí donde comen a diario.

Mobiliario, estantes y taburetes, en Mercantic. Mesa, en Antique Boutique. Baldosas, en Neocerámica. Grifería, de Tres Grifería. 
00532276

46.

Una barra de desayunos a dos niveles

En esta cocina rústica dominada por la madera, la interiorista Carme Caubet ha optado por crear una barra de desayunos a modo de península en dos alturas. Por delante, la encimera de madera hace las veces de desayunador mientras que por detrás, más baja y de cuarzo, sirve como mesa de trabajo. ¿Te has fijado en los taburetes altos? Con respaldo y tapizados en piel se ajustan perfectamente a este estilo de cabaña.

Mobiliario, diseño de Carmen Caubet, realizado por José María Torres. Encimera, de Silestone. Taburete, de Crearte Collections. Grifería, en Rovira. Lámparas, de Angel des Montagnes.
Salón rústico con vigas de madera y gran ventanal de hierro que comunica con porche 0532311

47.

Un salón respetuoso con su historia centenaria

Rústico y tradicional, pero con detalles muy actuales. Así es este espectacular salón, que pertenece a una masía catalana del s. XIX cuya restauración corrió a cargo del arquitecto Damián Ribas y de la interiorista Chari Manzano. Se buscó, en todo momento, respetar su esencia, de ahí el suelo de toba, las vigas de madera o la forma redondeada de puertas y ventanas. Pero, sin renunciar a las necesidades de hoy en día. Por eso se abrió un gran ventanal en el salón para llevar más luz natural y comunicar interior y exterior. Un salón rústico y actual. 

Sofás y butacas diseño de CHM Studio. Pufs de Coton et Bois y mesa de centro de Azul Tierra. 
Cocina rústica con vigas de madera 00543709

48.

Un homenaje a las cocinas tradicionales rústicas

Esta cocina de madera es totalmente nueva, pero se proyectó como si siempre hubiera estado ahí. Así, se optó por un suelo de barro artesanal, y se recuperaron las vigas de la construcción original, una antigua finca de campo. En cuanto al mobiliario, es de obra y con puertas de madera. Como anécdota: se hizo a medida por un carpintero y se trajo hasta Ronda, donde está esta casa, desde Inglaterra. 

comedor-estilo-rustico-00483443

49.

De cuadra a comedor con mucho encanto

Cuesta creerlo, pero este comedor era una cuadra oscura y casi en ruinas. Y es que la casa original ¡es de 1700! Aunque en la rehabilitación, llevada a cabo por Josep Curanta y la arquitecta técnica Nuri Vidal, se pudo salvar muy poco, se buscó reproducir su esencia rústica y rural. Ventanas en arco, suelo de barro, paredes de piedra, vigas... Y para la decoración de este comedor se ha optado por piezas recuperadas, como la alacena, y otras actuales de look rústico.  

Sillas de Taller de las Indias. Lámparas de fibra, similares en Maisons du Monde.
Salón rústico con chimenea y pared de piedra 0522940

50.

Un salón de esencia rústica con piezas atemporales

El carácter rústico de este salón es innegable. En parte, por su historia –¡esta es una casa de 1750!– y en parte por su respetuosa rehabilitación, donde se salvó todo lo salvable, como las paredes de piedra y la volta catalana. Las vigas, aunque no pudieron salvarse, se crearon unas idénticas. Y para el suelo se apostó por toba artesana para mantener esa esencia rústica original de la casa.

Sofás a medida de Miki Beumala. Mesas de centro de Taller de las Indias. Chimenea recuperada de Mercantic.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?