Escaleras

301 /474

301.

Una guirnalda alrededor de la escalera

Esta guirnalda navideña está hecha con ramas de pino. Contrastan con el blanco de la barandilla y realzan la belleza natural de la madera de los escalones.

302.

dormitorio sin ventana en una casa rustica

Vía Pinterest

303.

Una escalera que suba al cielo

 Si pasas de árboles tradicionales, existen un sin fin de propuestas que pueden hacer las veces de abeto de un modo más original. A nosotros nos ha enamorado esta escalera llena de luces y estrellas.

Escalera decorada con velas

304.

Sigue el camino

Colocar velas en los escalones y hacer un caminitio con ellas no solo es una buena idea decorativa, también te servirá de guía cuando las luces ya estén apagadas.

305.

Zocalos que crecen

Sobre todo si tienes techos altos, porque te dará un aire señorial. No solo protegerás mejor las paredes sino que las decorarás. Una opción es pintarlos de un color distinto a suelo y pared. Pasó de moda el zócalo del mismo material que el suelo. Pavimento de parquet de madera de roble.

Butaca, en Manapany. 

306.

¡Zócalo! ¡Presente!

Destácalos. Como en este distribuidor, donde se han pintado de blanco como la carpintería, destacando sobre una pared marrón. Es una opción muy decorativa y ayuda a destacar la arquitectura de tu casa. 

Mesa, de Becara. Lámpara, de Chehoma. Pintura, de Bruguer. Espacio decorado por Isabel López-Quesada.

307.

Muy cómoda

Los escalones son de madera de roble.

308.

¿Subimos?

Desde el salón comedor subimos al dormitorio por esa escalera sin barandilla (¡los hijos están mayores y podían hacerlo!) que parece una escultura en el espacio. Ligera y bellísima. El suelo es el Vintage Wood de Neocerámica. Los farolillos son de Muy Mucho.

309.

Un pequeño dúplex

“El piso es un dúplex cerca de la playa, en Lugo. Mide 30 metros por planta, y aunque es de obra nueva, hicimos algunos cambios”, nos explica la decoradora Celia Crego. “Lo primero que hicimos fue tirar un tabique que había en la entrada. Tú llegabas al piso y estaba cerrado. Ahora entras y es un espacio abierto", explica la decoradora Celia Crego, quien se ocupó de ponerlo a punto. Para ganar sensación de luminosidad lacaron en blanco toda la carpintería, también en la escalera. 

La mesa de comedor es el modelo Crisal. Las sillas tapizadas son de Yutes (ambos y la lámpara en Acevedo).

310.

Madera, piedra y mosaico hidráulico

Tres materiales perfectos para una casa de pueblo. Mesa, de Thales de Mileto, lámpara, de Loli Lavín, decoradora de esta casa. Pavimento de mosaico hidráulico, de Álvaro Guadaño. 

311.

¿Salimos?

El salón da a la terraza, uno de los sitios favoritos de los arquitectos. Y es que este espacio es uno de los más increíbles del piso. De hecho, antes de la reforma no había ni acceso a ellas, ya que no formaban parte de la casa. "Las ventanas que dan a la terraza y las puertas interiores de la casa las recuperamos de una casa antigua, queríamos que mantuviesen la esencia de la época del piso”, explica la pareja.

Alfombra de sisal, de Ikea. Espejo en la chimenea, de Carina Casanovas. Lámpara cesta, de Santa&Cole.

312.

Hasta el último centímetro

Fran y Ana aprovecharon cada rincón. "El techo, al caer en picado, tiene zonas en las que no cabes de pie, todas las hemos aprovechado al máximo, ya sea para instalaciones o para almacenaje, ¡todas las partes bajas se usan en esta casa! La escalera por ejemplo, tiene debajo un armario por un lado del recibidor y una librería por el lado del salón. ¡Tres usos en una pieza!"

La tumbona junto a la librería es de Affari. La librería, las escaleras y las puertas nuevas son obra de Carpintería J.Micó.

313.

Entrando en casa

 La minuciosa reforma de esta casa ha buscado conservar lo mejor de una vivienda de 150 años y adaptarla, a la vez, a las necesidades de una familia con dos hijas.

314.

Mobiliario a medida

 También en el dormitorio principal se aprovechó el espacio bajo la escalera sin barandilla para instalar un armario a medida.

315.

Una suite muy especial

 Los toques que hacen ganar encanto al dormitorio son las puertas acristaladas y enteladas. Además, el piso superior lo acondicionamos como vestidor, completando así una suite muy espeial y acogedora”.

316.

Espectacular recibidor

 Con una ligera escalera helicoidal. Alfombra, en Sa Caseta y mesita, similar en la misma tienda.

317.

Luminoso recibidor

 A diferencia del porche, el vestíbulo se ha decorado con pocas piezas, cediendo el protagonismo al espacio, majestuoso, gracias a su claridad y amplitud. La consola es de Mis en Demeure. El espejo, de olmo gris, es de La Esmeralda. Lámparas de sobremesa de Flamant y mesa de Woestijnroos. Todo, en Araxan Interiorismo.

318.

Vista general del salón

 “El espacio del salón tiene unas proporciones extraordinarias –comenta Christine–, que invitaban a una armonía completa, algo muy valorado por los propietarios, como indica el busto de Buda ubicado junto a la librería de madera”. La mesa tras el sofá es de Woestijnroos, en Araxan Interiorismo.

319.

Una gran entrada

 El sofá de estilo francés y los cojines se adquirieron en India & Pacific. Colgador de pie, en Bona Nit. El pavimento es de toba artesanal. En los peldaños de la escalera, velas, en Velafusta. 

320.

Un recibidor muy amplio

 Una barandilla de hierro deja a la vista la piedra original de la pared. La alfombra de yute se adquirió en Francisco Cumellas. La carpintería de toda la casa es obra de Josep Servià y de la pintura se encargó a Enric Jaume. 

321.

Un comedor con vistas

 El comedor disfruta también de las vistas al jardín. La gran lámpara de lágrimas suma elegancia y luminosidad y además compensa la gran altura del techo. Está en Fancy. Alfombra, en Francisco Cumellas. Parquet, similar de Quick-step

322.

Un salón más que cálido

 La calidez se acentúa en la estancia gracias a las lámparas de rafia de Racó Ambient, la alfombra de Kina Sand, y una mesa de centro de madera de teca. El suelo de pizarra, en Krea Design.

323.

La distribución en dos plantas

Las barandillas se eligieron realizadas en madera y cristal para que no interfirieran el paso de la luz natural. En el sofá, cojines rectangulares de terciopelo azul y cuadrados de terciopelo tostado, ambos de Gancedo.

324.

En la entrada espera Pancho

 Pancho, la mascota de la familia, en el distribuidor de la casa. En el suelo, farol de alpaca de Becara y en la pared de la escalera un cuadro en óleo adquirido en Brocar. 

325.

La bañera, protagonista absoluta en el baño

La bañera realizada con Corian es de la firma Boffi Baños. El pavimento de roble es de Schotten & Hansen y la grifería de Dornbracht, a la venta en Gibo. Toallas de Textura. 

326.

Un salón bajo la escalera

 El sofá rinconero con módulo chaise longue es de Gastón y Daniela. Cortinas blancas confeccionadas con tela de Coordonné y la alfombra de lana blanca, de Banak Importa.

327.

La fachada de la casa

 Se alza imponente, sobre el mar y apoyada en el bosque. El pavimento es de piedra natural.

328.

Una entrada del sur

 Consola, a la venta en Pantay. La butaca tapizada se adquirió en Ornatus. Alfombra, en Mancil Alfombras. Espejo, a la venta en Cachemir. Cestas, en La Casa de la Abuela. 

329.

Hacia la escalera

 La idea de blanquear la madera del suelo y aplicar colores hueso en las paredes permite crear un espacio diáfano. Decapando las vigas se consigue más calidez. Sofás de FLAMANT, adquiridos en D'Olivier. El espejo, en SLEEPING COMPANY. La cómoda es de la firma DOMUS.

330.

Escalera de acceso al estudio

Abajo, en la zona de estudio, armario chino lacado en negro similar a un diseño de BECARA. Marco antiguo, de plancha metálica, en Disennium.

331.

Un rincón en el distribuidor

 En el hueco de amplias dimensiones creado por la escalera se ubica un rincón de lectura. Hasta la barandilla se ha pintado de blanco para no crear barreras visuales. Cómoda decapada adquirida en L'Antiga. Butaca similar a un modelo de la firma MIS EN DEMEURE. Manta de Adriana Barnils Interiors.

332.

Recibidor

Suelo y escalera revestidos con madera de roble, de Schotten & Hansen. En cada escalón de la escalera que lleva a los dormitorios se ha colocado una vela de IKEA.

333.

Distribuidor

 La entrada a la casa está ocupada por un distribuidor con escalera y armario ropero empotrado con frentes acristalados a un lado, la cocina y el office al otro, y el salón comedor al frente. 

334.

En la escalera

 Alfombra de yute y cesto de ratán, de venta en La Casa de la Abuela.

335.

Hacia la planta superior

 Las escaleras de obra, pintadas, el suelo y el pasamanos de forja, escenario de una consola afrancesada y una butaca estilo Luis XVI, son buena prueba de la mezcla entre tradición y modernidad que ofrece esta casa.

336.

Reutilizando rincones

 Bajo la escalera que lleva a los dormitorios se instaló una zona de despacho, con una mesa y una silla procedentes de una vieja escuela.

337.

Busca profesionales de prestigio

Que estén avalados por su buen trabajo. Te asegurarás el éxito. Lámpara de techo, de Westwing, sillas de Mercantic y mesa, de Sais Carpintería. 

338.

Una gran pared de pizarra

Es el lugar favorita de la princesa que reina en esta habitación. Y no solo para dibujar también para jugar con muñecas, hacer puzles...siempre la encontrarás allí. Es de Canexel Construcciones. La mesa y las sillas proceden de Zara Home. 

339.

¿Subimos?

El salón queda abierto hacia el recibidor y eso da una muy buena sensación de espacio y ayuda a que los techos luzcan. La escalera es bonita, con su toque clásico, y la han remarcado en blanco. ¡Nos gusta!

340.

Bajo la escalera

¿Tienes un hueco? Aprovéchalo con baldas a medida que se convertirán en el escritorio más práctico, como este, en madera de cerezo y sillas, de Pia Capdevila. Alfombra, en Gra. Lámpara flexo, en India & Pacific. 

341.

Desde la escalera

La hornacina de la escalera no se ha desaprovechado como espacio decorativo, colocándose en ella candelabros y plantas.   

La alfombra procede de Papiol. Los candelabros en el rellano son de India&Pacific. Los cojines son de Coton et Bois. 

342.

Comedor de verano bajo la buganvilla

 ¡Y que delicia comer bajo la buganvilla en los días más calurosos del año! Mesa de roble, similar de Sleeping Company. Sillas de hierro, similares al modelo Margot de Unopiù. Los manteles, a la venta en Rialto Living.

343.

¿Entramos en casa?

 En los interiores se ha optado en prácticamente todos los casos por un suelo de barro artesanal, también recuperado como el portón, de madera con herrajes, formando una medio espiga. El suelo del exterior es de piedra de Santanyí. El cesto, en Sleeping Company.

344.

Uno, dos...

Cuenta escaleras con estos peldaños hechos con palés. De Asun Antó

345.

Tan simple, tan cálido

No hay infinitas piezas pequeñas sino pocas pero muy bien escogidas. De madera, fibras y cerámica, piezas artesanales con sus imperfecciones y, precisamente por ello, bellísimas. Consola, espejo y alfombra, en Tessa&Co. De Teresa Asensio. 

346.

Detalles naturales

Flores, piedras... Los elementos naturales siempre acompañan los espacios Wabi-Sabi. El banco es de Becara, en Antique&Teak. Perchero, también de Becara y pavimento, de madera de castaño. 

347.

Una escalera de madera blanca

Los suelos dameros son los originales de la casa. Para destacarlos, Federica y su marido pintaron la escalera de blanco. El punto chic lo pone el espejo dorado en el rellano.

El plaid de lino, el cesto alemán, el mantel de lino de Vichy y el perchero verde sueco, en Federica&Co. 

348.

¡Qué detalles!

El aplique de cristal, la butaca años 20 de hierro forjado, y la funda almohada lino rectangular rosa talc (con relleno) están a la venta en Federica&Co.

349.

Me pido que la salida al jardín quede abierta

"Queríamos que los niños pudieran jugar a gusto, entrar y salir y hacer vida dentro o fuera con tranquilidad”, explica la propietaria. Por eso, diseñaron una gran puerta corredera que comunica el salón con el exterior.

El jardín es un diseño de Garden Tona. Las flores y las plantas son de Bauhaus. El taburete es de Filocolore.

350.

Toques delicados

Hay espacios con mucha personalidad. Decorarlos con ramos muy cargados sería abigarrarlos demasiado. Mejor, ligeros, como los de paniculata. Casa reformada por la arquitecta Clara de Castro. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?