Amplía sin esfuerzo

Los secretos de la distribución perfecta

Si colocas los muebles siguiendo la planta de las estancias, creas pasos amplios y dejas paso a la luz, tu piso ya no te parecerá tan mini

Actualizado a

Salón con estanterías de obra y amplio ventanal

Enfrentarse a un espacio vacío puede resultar algo vertiginoso. Asaltan las dudas. Por un momento ves clara la distribución pero, al instante, ya no te convence. Y así, puedes entrar en el eterno "y si...". Para que salgas de este bucle y consigas colocar los muebles de la forma más efectiva y adecuada a tu espacio, hemos creado esta pequeña guía sacada directamente de la Biblia secreta de los interioristas.

1. Saca partido a muebles y rincones

Aprovechar los espacios “muertos” y dar doble uso a tus muebles hará que ganes centímetros muy útiles.

Muebles 2 en 1

Un banco con espacio para guardar, una cama canapé, una cómoda tocador... Son piezas con más de una función que permiten reducir el número de muebles y ganar espacio sin perder utilidad.

Esquinas útiles

Un sofá en forma de “L”, una vitrina, un banco a medida... Hay piezas que permiten sacar partido a los ángulos inutilizados de un piso pequeño.

Ningún cm perdido

20 cm de fondo pueden servir para colocar una balda donde apoyar libros e incluso lámparas de sobremesa. 30 cm permiten hacer un vajillero o una pequeña despensa. Y con 40 cm de fondo puedes crear un armario para la ropa de casa o un zapatero.

2. Más espacio
 creando zonas de paso amplias

Fuera obstáculos

Para distribuir un piso pequeño, la clave es comunicar, eliminar puertas y zonas de paso, y crear espacios multifunción. Y para zonificar, utilizar la decoración: una buena distribución, piezas móviles, etc.

Abre el paso

Cuanto más amplias sean las zonas de paso, más sensación de espacio tendrás. Deja un mínimo de 80 cm entre muebles o de 1m, en el caso de que estos tengan cajones.

El rey del salón

En el salón, el sofá es la clave. Entre este y la mesa de centro, deja 40 cm para mover las piernas cómodamente, y entre el sofá y las mesas auxiliares, unos 15 cm. En el comedor, que las sillas tengan 90 cm libres detrás para poder desplazarlas sin problemas.


En el dormitorio

Para que sea cómodo, a lado y lado de la cama debes dejar 60 cm libres y, a los pies de la cama, un paso de 80 cm y entre el armario y la cama, deja al menos 1 m para abrir puertas y cajones.

Zona de estudio

Para disfrutar de una zona de estudio, te basta un tablero. Solo necesitas 1m de largo y 30 cm de fondo (un ordenador no ocupa más). Aprovecha una zona de paso o un rincón tras una puerta.

3. La planta manda: distribuye según su forma

Dibuja un plano a escala y marca los elementos fijos que condicionarán la distribución: puertas, ventanas, tomas de luz y de agua...

Planta rectangular

La distribución en línea es la que saca mayor partido al espacio. Deberás concentrar las piezas en una única pared y evitar muebles que vayan de suelo a techo porque estrechan más el espacio.

Si la planta es cuadrada o irregular

Distribuye los muebles en “L”. En la cocina, crearás una zona central libre que te permitirá trabajar con mayor comodidad. Y en el caso del salón, conseguirás que sea más dinámico y parecerá que “estires” los metros si distribuyes los muebles en diagonal; aprovecha el ángulo de la pared más larga para colocar los asientos en “L” o escoger un sofá con chaise longue.

Compensa. Si los espacios son muy irregulares, opta por mesas redondas: los “delatarán” menos.

Si la cocina mide al menos 220 cm de ancho, puedes hacer dos frentes de muebles paralelos. En cocinas más estrechas, podrás hacerlo solo si una de las paredes es acristalada.

4. Muebles ajustados a los metros

Proporcionales

Si son demasiado grandes, se comen el espacio y el paso. Prima la comodidad. El sofá, por ejemplo, que tenga un asiento de unos 80 cm de fondo, para poder tumbarte.

Ligeros

Tapizados en color claro, de fibras, de madera blanqueada o de forja, llenarán menos el espacio.

Móviles

Los muebles con ruedas te permitirán moverlos según las necesidades de cada momento.

5. Ordena y no acumules

  • Antes de redistribuir, deshazte de lo que no uses. Seguro que liberas espacio.
  • Mejor uno que varios. En vez de varios auxiliares, mejor tener un mueble donde guardarlo todo. Y si es a medida y empotrado, aprovecharás mejor el espacio.
  • Mira a lo alto. Estamos acostumbrados a mirar los espacios a lo ancho. Planifica tu almacenaje pensando en muebles, librerías o baldas que lleguen al techo.

6. Potencia la luz y no obstaculices su entrada

Contra la pared

Apoya en ella las piezas voluminosas, como el sofá. Así no bloquearás la entrada de la luz y el espacio se verá más amplio.

Ventanas libres

Aprovecha el bajoventana con muebles versátiles como una pieza baja para guardar que pueda convertirse en asiento extra.

Estores

Las cortinas visten pero ocupan espacio. Cámbialas por estores o screens. Ganarás 15 cm de suelo y el ambiente se verá más libre.

Líneas rectas. Tanto en muebles como en piezas como el sofá. Ayudan a ver el espacio más ligero y permiten que la luz circule de forma más fluida.

PULSA PARA GUARDAR EL ARTÍCULO

EL ARTÍCULO SE HA GUARDADO EN FAVORITOS

Podrás encontrar tus favoritos en el menú

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?