Habitaciones infantiles

1 /2238
Habitación juvenil con dos camas y zona de estudio bajo la ventana.

Librería, escritorio, silla, estor y alfombra, de IKEA. Flexo, de Casa & Campo.

El Mueble

1.

Del salón a la habitación de los niños

Si tus hijos han dejado de ser bebés y su habitación necesita un cambio, es hora de decir adiós a los motivos infantiles y apostar por textiles acordes a su edad. En el catálogo de alfombras de Ikea encontrarás modelos lisos en tonos neutros que funcionan con todos los estilos y encajan a la perfección en cualquier estancia.

Dormitorio infantil con literas.

Dormitorio infantil con literas diseñadas por la decoradora y realizadas por Antonio Sánchez Olmos.

El Mueble

2.

Después: hay espacio para el dormitorio infantil

Con la reubicación de la cocina, se sacó espacio para una habitación extra, destinada a las hijas de la propietaria. En ella se colocó una litera hecha a medida que presume del mismo blanco que el resto de la vivienda. Además, se hicieron de 135 cm, para que puedan dormir hasta 4 personas. 

Dormitorio infantil con camas extensibles de IKEA y y papel pintado infantil.

Dormitorio infantil con camas de Ikea y textiles de Zara Home. Papel pintado de la colección Our Planet de Caselio. Banquetas de Smallable. Cortinas con tela de Yutes en Lola Geijo Decoración.

El Mueble

3.

Motivos delicados

Al elegir el papel pintado que decorará la habitación infantil, nuestra recomendación es que te decantes por modelos con divertidos estampados, pero colores suaves que inviten al descanso y la relajación, especialmente si son muy pequeños. Los tonos fríos, combinados con pequeñas pinceladas de tonalidades cálidas, son perfectos para sus paredes. 

Habitación infantil con la pared decorada con papel pintado enmarcado con listones de madera.

Habitación infantil con la pared decorada con papel pintado enmarcado con listones de madera.

El Mueble

4.

Enmarcando las camas en un dormitorio infantil

Puedes utilizar el papel pintado para renovar las paredes de la habitación infantil., Opciones tienes muchas: diseños atemporales, discretos o atrevidos y coloristas… Todo dependerá del aire que quieras darle a la decoración. Si, además, quieres enmarcar la cama, coloca unos listones de madera, a modo de molduras, que delimiten el espacio de cada cama.  

Habitación infantil compartida con papel pintado en paredes y techo.

Dormtiorio infantil con mueble con cajones de plástico, de IKEA. Cabeceros, confeccionados por Estudio Villa Juana. Banco, de Maisons du Monde. Sillas y mesa de Jenay. Papel pintado, de Sandberg, el del techo, de Cole&Son.

El Mueble

5.

También en el techo

El papel pintado no solo tiene como destino las paredes. El techo también puede ser el soporte perfecto para decorar una habitación infantil. En este dormitorio, el modelo del techo ofrece un bonito estampado de estrellas que hará las delicias de los más pequeños.    

 Dormitorio infantil con cama extensible de IKEA.

Dormitorio infantil con camas de Ikea y textiles de Zara Home. Papel pintado de la colección Our Planet de Caselio. Banquetas de Smallable. Cortinas con tela de Yutes en Lola Geijo Decoración.

El Mueble

6.

Camas que crecen con los niños

En los dormitorios infantiles la falta de espacio puede llegar a ser un problema. Los modelos extensibles son perfectas, ya que puedes ir aumentando su tamaño según van creciendo los niños. En la imagen un dormitorio compartido con tres camas MINNEN de IKEA, de acero pintado de blanco. Puede medir desde 135 cm hasta 206 cm en su posición más extendida. 

IKEA
129 €
Dormitorio infantil con diván Hemnes de IKEA.

Dormitorio infantil con cama y librería de Ikea. Estor de Cuarto Creciente. Ropa de cama de Filocolore.

El Mueble

7.

¿Necesitas una cama extra?

Ya sabemos lo bien que viene tener en casa una cama auxiliar. Cuando tienes invitados, para que el amiguito de tu hijo se quede a dormir, y en un montón de situaciones más, una cama nido es de lo más práctico. La cama diván de IKEA modelo HEMNES esconde una cama doble (con dos colchones individuales) y tres grandes cajones de almacenaje. ¿Existe una solución más práctica que esta? Además, sus líneas sencillas y versátiles se adaptan a cualquier estilo decorativo. Puedes hacerte con la estructura de cama y los colchones. 

IKEA
547 €
Habitacion infantil en tonos verde con papel pintado tropical.

Dormitorio infantil con revestimiento de papel pintado y lámpara de techo, de fibra vegetal.

El Mueble

8.

Los estampados se intensifican

¿Y los estampados cómo vienen este otoño? En colores intensos, con predominio de motivos vegetales, a veces exóticos y un tanto dramáticos. Compartirán espacio con los diseños geométricos de otras temporadas que se mantienen. Los veremos, sobre todo, en textiles y papeles pintados. 

Mireia Torruella de Júlia Brunet Interiorisme ha elegido este papel exótico para esta habitación infantil. Por cierto, en estas sigue primando en su decoración el método Montessori que conjuga la diversión con el aprendizaje.

Dormitorio infantil con papel pintado de animales en gris y cama azul.

Dormitorio infantil con cama a medida, diseño de Sube Interiorismo.

El Mueble / Felipe Scheffel

9.

Un dormitorio infantil

En el dormitorio infantil, también el papel pintado y el color azul son los protagonistas. Por un lado, se ha empapelado la pared con un divertido modelo de animales blancos con fondo gris; mientras que el azul se ha destinado a la estructura de la cama. Y esta es muy original, ya que cuenta con una zona acolchada para poder apoyarse cómodamente en la pared y una cajonera a modo de cabecero, que aumenta el almacenaje.  

Dormitorio infantil con escritorio en un retranqueo.

Zona de estudio en un dormitorio infantil con mobiliario diseñado por Sube Interiorismo.

El Mueble / Felipe Scheffel

10.

Con una pequeña zona de estudio

Ubicada cerca de la ventana, esta pequeña zona de estudio cuenta con toda la luz natural posible y con un ligero diseño al que no le falta de nada. Por un lado, los estantes de madera aportan calidez, mientras que la original mesa ofrece una cómoda superficie, así como cajones para guardar.  

Dormitorio infantil con zona de estudio pegada a la cama.

Dormitorio infantil con mobiliario a medida y silla, de Thinking Home. Lámpara flexo, de Sacum. Papel pintado, de Saint Honoré. Alfombra, en Filocolore.

El Mueble

11.

A continuación de la cama

Una de las distribuciones que más éxito tiene en los dormitorios infantiles es aquella que sitúa la zona de estudio pegada a la cama, tanto que la superficie de trabajo hace las veces de mesilla. Así lo ha proyectado la interiorista Cristina Pérez con una tablero con cajonera que sale del cabecero y unas baldas superiores para almacenaje. Ha apostado por el blanco para que la habitación parezca más amplia y luminosa.

Zona de estudio sostenible con escritorio y silla recuperados.

Zona de estudio sostenible con escritorio y silla recuperados diseñado por Dijous.

El Mueble

12.

Una zona de estudio con materiales sostenibles

¿Quieres educar a tus hijos con espíritu eco? Predica con el ejemplo. Empieza por elegir para la zona de estudio muebles sostenibles, elaborados con madera certificada o recuperada.

Así es este proyecto decorativo de Dijous, con la pared de piedra vista, y escritorio y silla recuperados para darles una segunda oportunidad.

Estantería con escritorio mini en blanco y madera en dormitorio infantil.

Estantería con escritorio incorporado en dormitorio infantil.

El Mueble

13.

Muebles multifuncionales para zonas de estudio mini

¿Y si el dormitorio de tu hijo es tan pequeño que no sabes dónde poner la zona de estudio? Elige muebles multifuncionales, como han hecho aquí, los interioristas de Egue y Seta. Han optado por una estantería ligera que lleva incorporada una mesa con cajón. Y la han ubicado junto al armario ropero, a los pies de la cama.

¿Que la silla molesta en la zona de paso? Cuando tu hijo termine los deberes, retírala, pégala a la pared, a continuación de la estantería ¡y listo!

Dormitorio infantil con zona de estudio al fondo

Habitación infantil con zona de estudio realizada a medida.

El Mueble

14.

Una zona de estudio a medida de su pequeño dueño

Si te preguntas dónde es mejor ubicar la zona de estudio en la habitación de tus hijos, puede que su propia distribución te dé algunas pistas. Retranqueos, rincones desaprovechados o un vano en forma de arco, como este de la imagen, pueden ser perfectos. Y si están cerca de la ventana, mejor.

Solange Van Dorssen ha aprovechado este rincón para instalar dos cajoneras en los extremos unidas por un tablero central que hace de mesa. Unas estanterías altas a ambos lados de la ventana sirven de almacenaje. 

Dormitorio infantil con pared de pizarra.

Habitación infantil con pizarra y pavimento, de Canexel Construcciones. Mesa y sillas, de Ikea. Alfombra, de Teklassic.

El Mueble

15.

Un centro de mensajes que les ayude a recordar

Y además de los muebles básicos, ¿qué otros accesorios pueden ser útiles en una zona de estudio infantil? Una pizarra clásica o un calendario magnético serán perfectos para apuntar toda esa cantidad de información que a veces no podemos procesar. Fechas de controles, qué día es la foto del curso, las reuniones con el tutor,  extraescolares, excursiones...

¿Un consejo? Si son varios hermanos, atribuye un color a cada uno para que sea fácilmente reconocible.

Estantería ordenada con libros y juguetes en habitación infantil.

Habitación infantil con librería, de Canexel. Cajas, de Ikea y Zara Home.

El Mueble

16.

Estanterías de almacenaje para mantener el orden

"Contar con espacios de almacenamiento es un imprescindible en las habitaciones infantiles", afirma rotundo Alberto Torres, de PortobelloStreet.es. Y tiene mucha razón ¡nunca son suficientes! Libros de texto, lecturas recomendadas, cuadernos de fichas, lápices y pinturas... El material escolar se multiplica cada trimestre. 

Estaría bien que reservaras una pared para colocar baldas. Distribuye en las más altas los libros ya leídos y los cuadernos completados y deja en las bajas el material nuevo. Alterna libros con juguetes para darle a la estantería un toque más decorativo y ordenado.

Dormitorio infantil compartido con zona de estudio frente a la ventana.

Habitación infantil con escritorio y armarios, diseño de Sandra Dachs. Sillas, en La Maison. Alfombra, en Coco-Mat.

El Mueble

17.

Muebles básicos y atemporales que crezcan a su ritmo

Amueblar una zona de estudio infantil es fácil, solo necesitas una superficie de trabajo (mesa o tablero) y una silla a su altura y adaptada a su estilo de aprendizaje. ¿Lo más práctico? Apostar por muebles evolutivos, capaces de transformarse según vayan creciendo.

En esta habitación compartida, la interiorista Sandra Dachs ubicó las zonas de estudio en paralelo, mejor que enfrentadas, para evitar distracciones. 

Dormitorio infantil con escritorio y estantería integrada.

Habitación infantil con mobiliario diseño de la decoradora Marta Tobella.

El Mueble

18.

Una zona de estudio a modo de ventana

¿Qué es mejor, tener la pared como telón de fondo o vistas al exterior? Depende de la capacidad de concentración de tus hijos. Si se distraen con facilidad, mejor no tentarles. Como los adultos, conviene que de vez en cuando levanten la cabeza, se paseen y hagan pequeños descansos visuales proyectando la vista a un punto lejano de la habitación. 

La interiorista Marta Tobella creó este módulo en forma de H con escritorio y zona de almacenamiento abierta, a cierta distancia de la ventana. Para evitar posibles distracciones, siempre se puede bajar el estor.

Dormitorio infantil con zona de juegos y estudio separada por un tabique semiabierto del área de descanso

Habitación infantil con tipi, alfombra y cesto de pera, de Thanks Mum. Mesa y sillas, de Zara Home. Espejo, de Los Peñotes.

El Mueble

19.

¿Qué materiales priman en las zonas de estudio?

Si a la hora de decorar la zona de estudio te planteas qué materiales elegir, Alberto Torres de PortobelloStreet.es te ayuda a decidirte. "Madera y fibras naturales, como el yute o el ratán, siguen siendo nuestros preferidos para aportar calidez a la estancia. Son materiales que no pasan de moda". Prueba de ello es este dormitorio infantil con zonas bien diferenciadas, decorado por el interiorista Rubén de Matea.

Dormitorio infantil con escritorio, cuadro y estante flotante.

habitación infantil con esa y librería, diseño de la decoradora. Silla, de Coton et Bois.

El Mueble

20.

¡Ojo con la luz artificial!

Según van haciéndose los niños mayores, su relación con ordenadores y tabletas se estrecha. Reserva en la mesa de estudio un lugar para ellos y estáte atenta a que la falta o el exceso de luz y brillo no dañe sus ojos. Otro imprescindible será una lámpara flexo ¡con bombilla led! o un aplique orientable en la pared para que no quite espacio en la mesa.

La interiorista Asun Antó proyectó esta zona de estudio pegada a la estantería, en blanco y madera, un clásico que no pasa de moda.

Habitación infantil con mesa de estudio redonda cerca de la ventana.

Habitación con zona de estudio con mesa y sillas infantiles.

El Mueble

21.

La mesa cerca de la ventana

Aprovecha al máximo la luz natural colocando la mesa de estudio próxima a la ventana. La interiorista Lucía Mariñas ha optado por una mesa redonda que ocupa menos espacio y da movimiento a la habitación. En ella pueden merendar antes de ponerse a la tarea. Unas sillas cómodas y unos estantes a su altura para trabajar su autonomía completan la deco. 

Zona de estudio en habitación infantil.

Zona de estudio en habitación infantil con mobiliario realizado a medida.

El Mueble

22.

Sí a los accesorios extra de almacenaje

Para que la transición del caos veraniego a la rutina escolar sea fácil, el orden es clave. Además de la estantería, "apuesta por otros accesorios de almacenaje y destínalos en exclusiva a material escolar", recomienda Alberto Torres, de PortobelloStreet.es: pequeños armarios con cajones, cestos de todo tipo, bandejas, carritos auxiliares... ¡Todo es válido!

La interiorista Bárbara Serra decoró esta zona de estudio con muebles a medida: cajoneras más tablero de madera, estantería superior y múltiples accesorios extra.

Dormitorio infantil con escritorio y papel pintado.

Habitación infantil con escritorio, de Amazon Home. Butaca de mimbre, de Fronda. Estores de lino, de Leroy Merlin. Mesita de noche, de Ikea.

El Mueble

23.

Ambientes cálidos y relajados

Procura que tus hijos mantengan la mesa de estudio lo más despejada posible ¡y libre de juguetes! Solo así evitarán distraerse. En su decoración, deben primar colores que inviten a la relajación, muebles sencillos y textiles naturales y fáciles de lavar que aporten calidez. Así han interpretado esta zona de estudio las interioristas Isabel Flores y Nuria Almansa.

Habitación infantil con sofá rinconero modular con cojines de respaldo.

Habitación infantil con papel pintado y estor con cenefa, de Tartine et Chocolat, en Coordonné. Alfombra, de Papiol.

El Mueble

24.

Un rincón de lectura adaptado a ellos

Durante los primeros días, las tareas serán pocas: algo de lectura, repaso de operaciones de cálculo... Puede que les guste hacer los deberes de manera más informal, sentados en la cama, tumbados en la alfombra... Déjales hasta que estos sean más numerosos. La interiorista Blanca Ferré Ibáñez ha ideado un cómodo sofá modular con cojines que aprovecha bien el rincón. 

Habitación infantil compartida con papel pintado en paredes y techo.

Habitación infantil con mueble con cajones, a modo de mesilla, de Ikea. Banco, de Maisons du Monde. Sillas y mesa, de Kenay Home. Papeles pintados, en la pared de Sandberg y de Cole & Son, en el techo.

El Mueble

25.

Una zona de estudio creativa y diferenciada

En las habitaciones infantiles compartidas donde todo es común, menos la cama, hay que procurar que la mesa sea amplia para que ambos estén cómodos. Las interioristas Ana Berganza y Paula Heredero han elegido aquí una mesa rectangular de madera con un fondo empapelado súper creativo.

"En los espacios infantiles hay que dejar correr la imaginación" apunta Alberto Torres, director creativo de PortobelloStreet.es, quien apunta también "hay que crear áreas diferenciadas en la misma estancia: juego, estudio y descanso".

Dormitorio infantil con cama blanca.

Habitación infantil con cama con cajones, de IKEA. Taburete, en Filocolore. Alfombra, en Sacum.

El Mueble

26.

Y pónselo fácil

Utiliza los cajones de debajo de la cama, cajas con ruedas que se puedan mover fácilmente, cestos o baúles para guardar sus juguetes. Una buena idea es etiquetarlo todo con el nombre de lo que guardan y utiliza letras o dibujos divertidos. Si no saben leer, utiliza dibujos o fotos de lo que hay en el interior. ¡Comenzarán a entender (y amar) el orden!

Zona de juegos con mesa pequeña y tipi.

Zona de juegos con mesa pequeña y tipi.

El Mueble

27.

Apuesta por un dormitorio sano

Todo suma para darle a tu hijo el mejor confort y la mayor seguridad. Por eso, al decorar una habitación infantil asegúrate de elegir muebles fabricados sin colas ni disolventes. La pintura también es importante, elige una eco que está fabricada con materias primas de origen natural. Con los textiles, lo mismo: elígelos orgánicos, de algodón, lino, lana o fieltro. Si son muy pequeños, cubre los enchufes y coloca protecciones en las esquinas de los muebles, así como topes "antipellizcos" en cajones y puertas para evitar que se pillen los dedos.
Ventanas seguras: instala bisagras de seguridad y un sistema de bloqueo de apertura.

Dormitorio infantil con zona de estudio bajo la ventana.

Dormitorio infantil con zona de estudio bajo la ventana hecha a medida.

El Mueble

28.

Que no falte una zona de estudio

Al decorar una habitación infantil, recuerda que un escritorio siempre os vendrá bien. Si ya tiene deberes, es un elemento básico. Pero si aún es pequeño, podrá utilizarlo para sentarse a pintar, jugar o ver cuentos. Un truco: ponlo en la zona con más luz natural de la habitación y añade también espacio en el que pueda guardar las pinturas, los papeles, las acuarelas... Vale tanto una estantería como una cajones. Si no, siempre estarán sobre la mesa.

Dormitorio infantil con camas nido y escritorio.

Habitación infantil con mesa, cajonera y lámpara flexo de Ikea. Silla de Coton et Bois y alfombras de Carolina Blue.

El Mueble

29.

Con espacio para todo

Tanto si se trata una habitación infantil pequeña o grande, en términos de distribución deja siempre un espacio central amplio en el que puedan jugar cómodamente. Ya sea para hacer un castillo, jugar con un circuito de coches o montar un desfile con sus muñecas. Coloca una gran alfombra o varias que darán calidez al dormitorio y se convertirá en el escenario perfecto para dar rienda suelta a su imaginación.

Dormitorio infantil en colores gris y ocre.

Mobiliario realizado a medida por Coton et Bois, taburete de La Maison y lámpara flexo de India & Pacific.

El Mueble

30.

Que prime el orden

Aunque la ropa de tus hijos sea pequeña, también ocupa espacio. Por eso es indiscutible que el orden es primordial tanto en cajones como en armarios. Ayúdate (y ayúdale) con cestas y separadores. También conviene etiquetar los contenedores de juguetes para saber qué guardáis en cada caja. Así podrá encontrar las cosas a la primera sin desordenarlo todo. 

Dormitorio infantil con muebles a medida, accesorios de fiba natural y mucho epacio de almacenaje.

Habitación infantil con mobiliario, papel pintado y lámpara de techo de Coton et Bois y alfombra de Ofelia Home & Decor.

El Mueble

31.

Siempre preparados para recibir

Al elegir el mobiliario de la habitación infantil, apuesta por una cama nido. Hay literas que incluso esconden una tercera cama para posibles invitados. Y así podrás organizar las mejores fiestas de pijamas con sus amigos. 

Habitación infantil con dos camas extensibles.

Habitación infantil con dos camas extensibles.

El Mueble

32.

Camas que crecen con ellos

Si no sabes cómo decorar una habitación infantil, piensa que tus hijos sufrirán varias etapas de cambios en los siguientes años. Así que no te adelantes a los acontecimientos amueblando el dormitorio con piezas a medida cuando son muy pequeños. De hecho, lo ideal es elegir camas que se van haciendo más grandes y creciendo con ellos. Cuando ya tengan una edad de 7 u 8 años, que comienzan a decidir por sí mismos es el momento de decantarte por un mobiliario más definitivo que sea útil hasta la adolescencia. Así, cambiando tan solo los detalles, como textiles, la decoración o el color de las paredes, se irá adecuando a sus distintas etapas. 

Una zona estudio en una habitación infantil.

Mobiliario diseñado a medida por la decoradora.

El Mueble

33.

Organiza una zona de estudio cómoda

Es importante buscarle un sitio en su habitación donde poder dibujar y hacer sus primeros deberes. Lo ideal es que esté cerca de una ventana, para que disfrute de luz natural, y asegúrate que tenga espacio para guardar su material de trabajo. Lo más cómodo es contar con cajoneras, como esta propuesta de la decoradora Bàrbara Serra. 

Una niñas jugando sobre la cama con edredones y cojines en habitación infantil.

Ropa de cama de Filocolore.

El Mueble

34.

Elige textiles naturales

La piel de los niños pequeños es más delicada, por eso conviene apostar por textiles naturales y libres de tóxicos, sobre todo en todo aquello que esté en contacto con su piel, como la ropa de cama. Dan muy buenos resultados los textiles naturales que incorporan un pequeño porcentaje de sintético, porque conservan las propiedades de los naturales pero su mantenimiento es más fácil.  

Dormitorio juvenil en gris y ocre.

Mobiliario realizado a medida por Coton et Bois.

El Mueble

35.

Abigarrarlo de muebles

El palacio del juego debe estar compuesto por muebles versátiles que no supongan obstáculos ni le dejen sin espacio para jugar. Las piezas desplegables y tipo nido son ideales. Apuesta por el mobiliario básico y evita lo superfluo: el espacio libre cuando son pequeños es un lujo, ya que amplían así su zona de juegos.  

Dormitorio infantil con papel pintado geométrico azul y blanco.

Escritorio, de Amazon. Butaca de mimbre, de Fronda. Estores de lino, de Leroy Merlin. Mesita de noche, de IKEA.

El Mueble

36.

Apuesta por una base neutra que invite al descanso

Su habitación debe invitar al relax, especialmente durante sus primeros años de vida. En este sentido, es recomendable apostar por un marco neutro que puedas transformar siempre que quieras con ayuda de los textiles y accesorios. Así, será mucho más fácil adaptar su habitación a medida que cambien sus intereses.

Dormitorio infantil con litera y cocina de juguete.

Litera, modelo Perch, de Ouef NYC.

El Mueble

37.

Ante todo, seguridad

La seguridad en la habitación de los niños cobra muchísima importancia. Por eso es importante elegir muebles que estén homologados y siempre pensados para su edad. En este sentido, las literas no se recomiendan para niños menores de 5 años, tenlo en cuenta si estás pensando equipar su cuarto con una. 

Dormitorio infantil con estantería en forma de casita.

Mueble para guardar en forma de casita diseño de la decoradora Begoña Susaeta.

El Mueble

38.

Destina un sitio para sus juguetes y evitarás el desorden

El mejor antídoto contra el desorden es que cada cosa tenga su sitio. Por eso en la habitación infantil es muy importante prever soluciones para guardar sus juguetes y que estas estén a su alcance, para fomentar el hábito de ordenar sus juguetes. Los elementos con ruedas y las cajas son especialmente prácticos, ya que permiten disfrutar de su contenido en cualquier lugar y recogerse en un rincón cuando terminan de jugar.

Detalle de una habitación infantil con estantes para cuentos.

Estantes de cuentos de IKEA.

El Mueble

39.

Colocar sus cosas fuera de su alcance

Si todo lo que necesitan está a su alcance será más fácil que el niño avance con seguridad en el desarrollo de su autonomía personal. 

Una habitación infantil con literas y una zona de juego bajo una de ellas.

Litera diseño de Luderna Design. Papel pintado de Gaulan y tipi de Really Nice Things.

El Mueble

40.

No ofrecerle el lienzo adecuado...

Dales la oportunidad de dar rienda suelta a su creatividad también en las paredes instalando una pizarra o pintando con pintura especial una de las paredes, como se ha hecho en esta habitación proyectada por Luderna Design. 

Una habitación infantil con literas y un ventanal.

Litera de Nou Paris. Ropa de cama y guirnaldas de Filocolore.

El Mueble

41.

Optimiza el espacio con soluciones "mágicas"

A veces, cuando los metros son escasos, debemos tirar de ingenio y soluciones "mágicas". ¿No te cabe la cama y una zona de juegos o estudio? Apuesta por una cama abatible, como ha hecho aquí la decoradora Elena Eyra, que ha elegido una litera que, cuando no se usa, se pliega en la pared liberando el espacio para que puedan jugar sin estrecheces. 

Una habitación infantil con puf.

Camas de Pladur revestidas de microcemento, alfombra de Coco-Mat y puffs de Borondo Beanbags.

El Mueble

42.

Deja un espacio central libre para jugar

Cuando son pequeños, jugar es primordial para ellos. Por eso es importante, a la hora de planificar su habitación, distribuir el mobiliario de manera perimetral y liberar la zona central de la habitación para que puedan jugar. Puedes equipar este espacio con una alfombra mullida para que estén más cómodos y, en los primeros años de vida, evitar caídas y golpes. 

Dormitorio infantil y cuarto de juegos separados por un tabique y cuarterones de cristal.

Camas y cabecero de obra. Lámpara de Decolab Mesa y sillas de Zara Home.

El Mueble

43.

¿Tienes espacio? Zonifica: para dormir y jugar

No siempre es posible, pero si la habitación infantil es amplia, aprovecha para zonificar el espacio y destinar una zona para descanso y otra para juegos que, más adelante, podrás reconvertir en zona de estudio. Separar dos actividades tan diferentes como relax y juegos les ayuda a aprender rutinas. Aquí, el decoradora Rubén de Matea ha optado por una separación acristalada que refuerza la separación entre ambos espacios, pero puedes servirte simplemente de la decoración para lograr este efecto divisorio.  

Dormitorio infantil con muebles a medida, accesorios de fibra natural y mucho espacio de almacenaje.

Mobiliario, papel pintado y lámpara, en Coton et Bois. Alfombra de Ofelia Home & Decor.

El Mueble

44.

Planifica un mobiliario pensando en el futuro

A la hora de planificar la habitación infantil, sé previsora y si vas a diseñar mobiliario a medida, piensa en el futuro. Una cama de 200 cm, una extra por si vienen amiguitos a pasar la noche, espacio para guardar... Aquí, la decoradora Asun Antó optimizó el espacio de esta habitación pequeñita con una cama alta nido que integra cajones, y una estructura puente con baldas y una mesilla. 

Habitación infantil con pared con estantes para cuentos.

Estantes Flisat de para cuentos y camas, todo de IKEA.

El Mueble

45.

Búscale un sitio especial a sus lecturas preferidas

La pasión por la lectura es un hábito, que conviene fomentar desde que son pequeños. Por eso, a la hora de decorar su habitación, es importante buscarle un lugar a sus cuentos, para que pueda acceder a ellos cuando quiera y de manera cómoda. En este sentido, son muy prácticas las baldas especiales pensadas para este fin, con una protección anti vuelcos, como las de esta propuesta. 

Una habitación infantil con pared decorada con un collage.

Rropa de cama de Zara Home y alfombra de Tailak.

El Mueble

46.

Errores que debes evitar: no tener en cuenta su criterio

Es fundamental escuchar a los peques a la hora de decorar habitaciones infantiles. Al fin y al cabo, es su espacio y tienen derecho a decidir sobre lo que poner en él. Este ejercicio les ayudará a involucrarse en el cuidado y mantenimiento de su espacio dentro de la casa.

Habitación infantil con arrimadero y dos niños en ella.

Cama de Muebles Lufe y fotomural de Arbylemon.

El Mueble

47.

Protege las paredes de roces y golpes

Las paredes de una habitación infantil, sobre todo en la zona de la cama si va arrimada a la pared, están muy expuestas a roces y golpes. Por eso es conveniente protegerlas con un arrimadero, un zócalo a media altura o un papel pintado lavable o vinílico. No solo decorarás su espacio, sino que evitarás tener que repintar las paredes en un par de años. 

Un vinilo de la marca Ten Vinilo para niños, con animales.

Vinilo decorativo personalizable Animales del Bosque de Ten Vinilo, desde 60 x 29 cm. Cuesta 14,99 €.

Ten Vinilo

48.

Decorar con vinilo objetos esféricos

Posiblemente a tu hijo le encantaría que le forrarás el balón con ese vinilo decorativo que tanto le gusta. ¡Craso error! Los vinilos solo funcionan en superficies planas por lo que no insistas en tratar de decorar cualquier objeto redondo. Tan solo conseguirás que aparezcan burbujas y arrugas.

Cómoda blanca decorada con stikers de colores formando círculos.

Personaliza una cómoda con vinilos decorativos.

El Mueble

49.

Guardar tu vinilo doblado o enrollado

¿Ya has decidido el mueble que vas a customizar? ¡Perfecto! Mientras esperas el momento de colocar el vinilo decorativo sobre él, manténlo estirado sobre una superficie plana. No lo arruges, ni lo dobles ni, por supuesto, lo enrolles.

Dormitorio infantil con dos camas y papel pintado de flores en la pared.

50.

El dormitorio infantil

Con un estilo muy natural, entre todas las estancias, destaca el dormitorio infantil, empapelado con un diseño floral con fondo oscuro que aporta mucha calidez. Como contraste, las lámparas de fibras y la ropa de cama en tonos rosados y azules, combina con el revestimiento con efecto muy dulce.  

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?