Cabeceros

51 /1798
00514952 Dormitorio con cabecero y banco de madera

51.

Un cabecero prolongado hasta el techo

¿Quieres un cabecero moderno que focalice toda la atención del dormitorio? Fíjate en este, en madera clara y hasta el techo. Además de aportar calidez al dormitorio, le da más altura. En la ropa de cama juega con diferentes tonalidades marrones ¡y lo habrás conseguido!

Cabecero, mesitas de noche y lámpara, de Cado. Banqueta, de Catalina House.

 

00511520

52.

De terciopelo y con jaretas, muy original

¡Cuánto más original sea el cabecero, más actual será! La interiorista Teresa Gutiérrez dio gusto al propietario de esta casa que quería en su dormitorio un modelo especial, de terciopelo rosa. Un color algo arriesgado pero clave a la hora de dar personalidad a la estancia.

Cabecero, de Rue Vintage 74. 
cabecero-terciopelo 501855 O

53.

Un cabecero vintage actualizado

Si te gustan los diseños de otras décadas, apuesta por ellos pero dales un toque actual que los traiga al presente. Es lo que hizo la interiorista Lucía Mariñas en su dormitorio: creó un cabecero tipo años 50 y lo tapizó con una tela moderna de terciopelo naranja, llenándolo de estilo.

Cabecero realizado a medida, según diseño de la decoradora, con tela de Osborne & Little. Mesitas de noche, diseño de la decoradora. Ropa de cama, de Zara Home.
00524511 Dormitorio con cabecero terciopelo rosa con banco a juego

54.

De capitoné sí, pero con color

Los cabeceros de capitoné son tendencia, ¿pero no son algo clásicos, te preguntarás? Sí, tienes razón pero puedes actualizarlos si les das un toque de color. Mira qué bonito es este de la imagen, en terciopelo rosa, elegido por la interiorista Marta Prats. ¡Súper romántico!

Cabecero, en La Maison. Alfombra, banqueta y papel pintado Woodland, de Sanderson, todo en La Maison. 
 Cabecero con tachuelas 00526280

55.

Cabecero de lino decorado ¡y con color!

Los tapizados de lino tienen un corte clásico y son los mejores cabeceros para dar estilo al dormitorio. Y, al igual que los de capitoné, puedes actualizarlos si los decoras con tachuelas, como este de la imagen, o si eliges un modelo de color vivo en lugar de los tradicionales neutros. Opta por ambas alternativas y lograrás un cabecero elegante y a la moda.

Cabecero y lámpara, de Gajisa. Papel pintado, de Leroy Merlin. Mesitas de noche, de Adaleya. 
00526615

56.

Un cabecero con almacenamiento

Si ningún diseño de cabecero estándar te llena, creálo a tu medida. Así, te garantizarás que quede como un guante, a tu gusto y súper moderno. Puedes hacerlo de obra o como este en contrachapado blanco roto y con hornacinas a modo de mesillas de noche, realizado por la interiorista Marta Tobella.

Cabecero realizado a medida, diseño de la decoradora. Apique, en Sacum. 

 

dormitorio-con-espejo-en-cabecero-00532143

57.

Hay poco espacio para moverse

Dejar zonas de paso angostas también puede estresarte y crear una sensación de incomodidad. De tener que ir sorteando obstáculos para llegar de un lado a otro. Así que a la hora de organizar la distribución del dormitorio debes pensar en despejar los pasos. Nada de muebles voluminosos ni bancos que puedan estorbar.

Cabecero diseñados por la decoradora Marta Prats y realizado por Fusteria Catot; espejo de Pomax en Sacum; papel pintado de Casamance en La Maison y apliques modelo Enna Wall en Avanluce.
dormitorio-estilo-moderno-00531875 O

58.

Un estilo clásico en una personalidad moderna

El estilo decorativo general de tu dormitorio tiene que ir con tu personalidad si no te encuentras a gusto e identificado no podrás relajarte. Así que echa un vistazo y deshazte de las piezas que más te desagraden. Para no hacer una gran inversión, si no puedes cambiar muebles, píntalos y pon nuevos tiradores. Empapela una pared, pon cuadros bonitos en el dormitorio y notarás la diferencia.

Cabecero modelo Recto de Casa y Campo, papel pintado y aplique Birdy en Proyecto 3 Interiorismo.
00516934 Dormitorio con ventilador de techo y ropa de cama étnica

59.

Navy actualizado

Las clásicas rayas azul marino —que tan bien definen el sentir vacacional— han dado paso en este dormitorio abierto al jardín a otras en gris que lo actualizan. Las vemos en la ropa de cama y también en la original pared del cabecero revestida con papel textil de algodón. El ambiente sosegado y refrescante que se respira es obra de The Room Studio que, como en toda la casa, buscaba "darle un punto de sofisticación a cada estancia". El resto de la casa se reformó para disfrutar de las vistas. 

Papel pintado, de Phillip Jeffries. Estantería con cajones, de The Room Studio.
00525493 Dormitorio con cabecero de fibra

60.

Fibra, el material del verano

Introduce en tu dormitorio alguna pieza de fibra natural y lograrás que se instale en él el verano, como por arte de magia. La interiorista Júlia Casals optó por colocar un cabecero, diseñado por ella, a partir de una alfombra de ratán y lo acompañó de una alfombra del mismo material. El resultado fue este dormitorio fresco y súper alegre.

El cabecero es una alfombra de Zara Home. Mesita de noche, de Jordi Quintana en Imo. Cortinas confeccionadas con tela de La Maison. 
00526412 Dormitorio con cojines de rayas marineros y cuadro en pared

61.

Un look mediterráneo

El uso de blanco, madera y fibra consiguen la dosis perfecta de relax y armonía que necesita un dormitorio de verano. La interiorista Blanca Tey se ha encargado de equiparlo con un cabecero de obra y piezas de anticuario, como las originales mesillas de noche en azul cielo o la antigua cubierta de puerta que decora la pared y hace de cabecero. En la ropa de cama no podía faltar el guiño marinero, azul y con rayas, que aporta frescor.

Banqueta, de Taller de las Indias.
00527439 Dormitorio en aguamarina con ventilador de techo

62.

Abierto al mar

Tener como vecino de enfrente al mar es toda una ventaja en un dormitorio de verano. Para decorarlo qué mejor que optar por una base neutra y pequeñas pinceladas de turquesa, en detalles. Es lo que ha hecho en este de la imagen la interiorista Cristina del Valle, garantizando la luminosidad y el frescor, a partes iguales.

Cabecero tapizado, mesitas de noche y lámpara turquesa, en el Estudio Del Pino del Valle. Alfombra, de KP. Telas de las cortinas, de Dedar. 
00528718 Dormitorio con vigas de madera en tonos arena

63.

Beis en verano, marrón en invierno

En zonas de sierra y montaña, las noches de verano suelen ser frescas. En este dormitorio clásico, la interiorista Paula Rombys juega con los tonos terrosos de la estructura de la cama para combinar las mantas, según la temporada. En verano, la manta beis suaviza y refresca el ambiente, a juego con las vigas, el suelo y las contraventanas. En invierno, cede su puesto a la manta más oscura que es la que queda a la vista.

00531833_ALT_00001030 Dormitorio con revestimiento capitoné en pared de cabecero

64.

Con salida al jardín

Si te gusta el dibujo capitoné pero ya tienes tu cabecero recién tapizado de lino, llévalo a tu dormitorio de verano de manera original. Forrando un asiento o revistiendo la pared del cabecero, como han hecho aquí las interioristas Cristina Afán de Ribera y Loreto Valbuena. Para ello han elegido un papel pintado geométrico que simula el trazado capitoné. Además de fibra y madera han utilizado piezas de metal que aligeran el cuarto.

Cabecero de lino modelo Recto, de Casa y Campo. Papel pintado, aplique Birdy y alfombra de sisal, en Proyecto 3 Interiorismo. 
00485245 Cabecero decapado en verde

65.

Recicla una puerta y píntala de verde

¿Más opciones de llevar el verde al dormitorio? Con un cabecero tapizado en capitoné o una puerta o una contraventana de madera reciclada en majestuoso cabecero. La interiorista Asun Antó recuperó esta puerta de anticuario, la pintó en verde y la decapó para darle un aspecto envejecido. Plaids y cojines en verde y mostaza lo acompañan. ¡El resultado es espectacular!

Mesita de noche, en La Maison. Lámparas, en Coton et Bois. 
dormitorio clasico con papel pintado en la pared del cabecero 00531707

66.

Después: un dormitorio muy elegante y moderno

La decoradora aprovechó la espectacularidad del espacio, con sus techos altos de más de 4 metros de altura y ese precioso ventanal, para crear un dormitorio moderno de lo más elegante, que contrastara con el clasicismo arquitectónico. El cabecero negro, que lo diseñaron a medida, está montado con listones y la pared se ha revestido con un papel pintado de espiga que simula un efecto de pared entelada. 

Dormitorio con cabecero a medida y salida a la terraza

67.

Después: un dormitorio luminoso, moderno y acogedor

La decoradora Pia Capdevila no dudó en anexionar la habitación contigua para ganar un dormitorio súper amplio de 28 m2 que organizó en dos zonas: la de cama y la de vestidor. Para la zona de dormir, optó por un cabecero tipo murete a medida, que le permite salvar una columna. Y los blancos y los beige son los tonos que se imponen en una decoración fresca y actual. 

Dormitorio con cama en medio y cabecero a medida con espacio para guardar

68.

Después: un dormitorio más optimizado con la cama como protagonista

¡Qué cambio! La decoradora conservó los armarios empotrados en el pasillo de acceso del baño, pero le dio por completo la vuelta a la zona de cama, situándola en medio del espacio y creando un cabecero a medida que sirve de separación visual entre la zona de descanso y el vestidor y el baño. 

Dormitorio blanco abierto al baño

69.

Un dormitorio en suite abierto al patio

La misma máxima de las piezas básicas la encontramos en el dormitorio de esta casa de Formentera, donde se ha priorizado un ambiente parco en mobiliario pero muy acogedor, gracias a la elección de piezas naturales, como la gran lámpara de bambú y lino, el cabecero de bambú o el mueble de microcemento y madera recuperada del baño. 


El mueble del baño es un diseño de GCA. Pavimento y encimera de microcemento.
 
Dormitorio de verano con papel pintado botánico, cabecero tapizado beige con remaches, ropa de cama en tonos verdes, lámpara con pie de cerámica verde, banco de bambú, alfombra de fibras naturales y butaca clásica mg-5224-1 fca2d72d 1497x2000

70.

2. Un dormitorio de verano de inspiración botánica

¿Eres de las que no conciben un dormitorio de verano si el color verde y los estampados botánicos no están presentes? Entonces, seguro que te interesa copiar el look de esta habitación. Como ves, decorar la pared del cabecero con papel pintado de motivos botánicos es un acierto absoluto, ya que es un modo de focalizar la atención en esta zona, dejando el blanco como color de fondo en el resto de las paredes. Acompáñalo con ropa de cama de tejidos naturales como el lino en los mismos tonos, juega con estampados en los cojines, y culmina con una alfombra de fibras y un banco de bambú o ratán a los pies de la cama.

Dormitorio de verano con vigas de madera vistas, cabecero de obra de madera, aplique negro metálico, banco de ratán y alfombra de fibras naturales PANO 1238-1245

71.

1. Un dormitorio de verano muy cálido en tonos tierra

Sí, los tonos tierra quedan de cine en dormitorios de verano. La clave consiste en combinarlos con materiales como las fibras naturales o la madera y elegirlos en textiles frescos como el lino o el algodón. También acertarás si los mezclas con el blanco para aportar luminosidad. Un consejo: juega con los cojines y los plaids para generar volumen en la zona de la cama, y no te olvides de añadir al menos una planta para refrescar el espacio. En cuanto a las cortinas, olvídate de tejidos pesados y opacos y apuesta por la ligereza y los tonos claritos.

00501702

72.

Busca el contraste

Una cama vestida en blanco y arena invita al descanso. Es perfecta en invierno, ya que crea una atmósfera acogedora, y en verano, porque el blanco da el matiz fresco al conjunto. La interiorista Natalia Gómez Angelats, además, ha revestido la pared del cabecero con un papel pintado en un tono arena tostado jugando a los contrastes.

Cabecero, mesita de noche y lámpara de techo, diseño de la decoradora. 
Dormitorio decorado en tonos azules con cabecero, banco y alfombra de fibras

73.

Oda al blanco y al azul en el dormitorio

El combo de cabecero de fibras + ropa de cama de lino y algodón en colores blanco y azul siempre funciona en verano. En este dormitorio, además, se pintaron los marcos de las puertas, las vigas y las ventanas a juego para darle un aire más campestre y veraniego. ¡Qué monada!

Cabecero, a medida por Nice Home Barcelona. Mesita de noche, de Cottage Little House. Banqueta, en La Maison.
00500453 Dormitorio con cabecero  y banco de madera clara

74.

Una gran lámpara que presida la cama

No descuides la iluminación general al decorar el dormitorio. Aunque sea una luz que enciendes solo por necesidad y no para hacer la atmósfera más relajada, es básica cuando entres en el cuarto a buscar algo. Elige una con presencia, como la lámpara de fibras elegida por la interiorista Esther Mercé para este dormitorio. Bonita, ¿verdad? Recuerda que también es fundamental la temperatura de la luz. Para el dormitorio, mejor cálida (2.200 - 2.700 °K).   

Cabecero de madera de teca, banco y lámpara, de Sacum. Lámpara de techo en Ladies and Gentleman. Cortinas y alfombra, de Filocolore.
00522513 Dormitorio con cabecero de obra + mueble bajo con cajones

75.

¿Qué poner en la pared de un dormitorio?

Es una de las preguntas que más nos hacemos. Y es natural, ya que ayudará a dar una personalidad u otra al dormitorio, así como dejar que unas tonalidades estén más presentes que otras. Un truco que no falla es colocar un gran cuadro y acompañarlo de otros más pequeños. Colocar dos iguales, de la misma serie, también es un acierto. Mira más ideas para decorar la pared del cabecero.    

Cabecero con mesitas de noche integradas, de Renova. Lámpara aplique, de Faro
00526337 Dormitorio con cabecero y banco tapizado a juego

76.

Pequeñas lámparas en la zona del cabecero

Puedes poner unos apliques en el dormitorio, quedarán genial. Pero también valen las lámparas de sobremesa o las colgantes, como la de la imagen. En cualquier caso, han de servirte para ofrecer luz ambiental o como luz auxiliar en el caso de que te guste leer en la cama.     

Cabecero, banco y lámpara, de Coton et Bois. Mesita de noche, de Brucs.
00530483 Dormitorio con cabecero de forja + banco de fibra

77.

Añade un pie de cama

Te ayudará a dar más presencia aún a la zona de la cama. Pero es que también te servirá como apoyo para calzarte o descalzarte o para dejar la ropa preparada para el día siguiente. Mira estas combinaciones de cabeceros y banquetas, ¡seguro que te inspiran!

Cabecero, de Antic Viñas. Mesita de noche, de India & Pacific. Lámpara, de Light & Living.
00530538

78.

Un cabecero acogedor

Es uno de los primeros básicos a tener en cuenta al decorar un dormitorio. El cabecero determinará el estilo de la estancia, pero también puede servir para darle calidez. Elígelo no solo teniendo en cuenta las tendencias, sino también el uso que haces de la cama. Si te gusta leer antes de dormir, elige un cabecero tapizado, pero si quieres algo más personal, decántate un modelo más original. 

Cabecero y lámparas, de Tine K Home. Mesita de noche, de Olofane.
Dormitorio con librería de obra tipo puente sobre la cama 00466562

79.

Una librería alrededor del cabecero, por Aurora Monasterio

La interiorista Aurora Monasterio construyó en su propio dormitorio una práctica librería con estructura tipo puente que enmarca la cama y se fusiona con el color blanco de las paredes. ¡Esto sí que es aprovechar el espacio!

Librería, diseño de Aurora Monasterio. Banqueta y mesitas de noche, modelo Pekin, en La Nave Home. Lámparas de IKEA.
Detalle de cabecero de obra 00526661 O

80.

Planifica un cabecero de obra

Es una solución ideal en apartamentos pequeños, porque en una estructura de solo 15 cm de fondo puedes integrar las mesillas voladas –sitúalas a unos 20 cm de la cama para que sean accesibles– y usar el sobre del cabecero a modo de repisa extra. Un cabecero de Pladur de 250 x 140 cm vale unos 800 €.

Cabecero diseño de la decoradora Marta Tobella. 
Dormitorio de apartamento de verano en blanco con pared cabecero empapelada 00433817

81.

Empapela una sola pared y estrena dormitorio

La pared del cabecero es la que más decorativa queda. Puedes buscar algún estampado marinero, o apostar por rayas azules o flores muy finitas. Un profesional te cobrará entre 16 € y 20 € / m2, más el papel, entre 20 y 80 €. En total, calcula unos 300€ para empapelar esa pared.

Papel pintad, en Cassai. 

 

Dormitorio con cabecero, ropa de cama y cuadros azules 00521166

82.

Un dormitorio luminoso y muy personal con Classic Blue

No temas apostar por un azul intenso, como este Classic Blue, color del año de Pantone 2020. Lo importante es matizar su intensidad, para que no quede demasiado oscuro. Puedes hacerlo con el blanco o con otros azules más suaves. ¿El resultado? Un dormitorio luminoso, relajante y muy personal.

Cabecero con telade Gancedo y mesita y cuadros de Little House.

Dormitorio con paredes azules grisáceo y cabecero de madera 00528781

83.

Un dormitorio elegante y sofisticado

Este dormitorio pertenece a un apartamento en la playa, pero el decorador Roger Bellera quiso huir del típico look marinero pero sin renunciar al azul. Para ello, apostó por este personalísimo azul tan elegante y sofisticado que vira a gris, que matizó con la madera, que da el contrapunto cálido, que reviste la pared del cabecero. 

Aparador de Luzio y banqueta de Crearte Collection. 
casa-antigua-reformada-dormitorio 00511532

84.

Un azul grisáceo, versátil y de tendencia

Ni es gris ni es azul, pero es precisamente esta versatilidad, según la incidencia de la luz, lo que convierte a este color en una apuesta muy interesante. El gris le da sobriedad y elegancia y el azul le resta "seriedad". En este dormitorio, decorado por Lara Pujol, la carpintería se ha pintado en este color, destacando sobre las paredes en blanco, y este mismo tono se ha llevado a las contraventanas XL decorativas y la ropa de cama. 

 Cabecero de roble restaurado por Tocat pel vent y mesilla, en La Maison. 
dormitorio-cabecero-obra 00503933

85.

Colorea un dormitorio de base neutra con el azul

El azul es un aliado para el dormitorio, porque su efecto sedante lo convierte en una opción perfecta para dar color y, a la vez, preservar una atmósfera de descanso. En sus tonos más suaves, como la ropa de cama de este dormitorio, es luminoso y ligero.

Cabecero de obra diseño de las arquitectes Irma Aleu y Rosa Viñets. 
00483150 Espejos de fibra

86.

A diferentes alturas

Si vas a decorar una pared con dos o más espejos de mimbre, fíjalos de forma asimétrica para darle más dinamismo. La interiorista Cristina Pérez así lo hizo sobre el cabecero de este dormitorio juvenil. Da la impresión que el espejo en forma de sol sale tímidamente por el este y va subiendo por la pared tomando posiciones.

Mobiliario realizado a medida por Thinking Home. Taburete y alfombra, en La Maison. 
elmueble-casa-clara-silviabujan42

87.

Dormitorio principal

Los detalles. De nuevo, mucho mimbre y detalles retro. "Las golondrinas cerámicas las traje de mi última visita a Portugal", nos cuenta esta instagramer viajera, sobre estos colores difíciles de conseguir en España. "La cómoda, que es de Ikea, ya la teníamos en la casa anterior y decidí actualizarla lijándola, pintándola de verde grisáceo y cambiando los tiradores". 

EL DORMITORIO. Cabecero de Tikamoon, mesita de La Redoute, lámpara de Zara Home, butaca de Ikea y cuadros de Deco & Living. 
 FER2106-Pano-3-2a

88.

En blanco cremoso aporta sosiego

Puro, roto, hueso, seda... el color blanco tiene múltiples variantes. Si prefieres darle un suave toque de color a tu cabecero de capitoné, opta por un tono crema que contiene ligeras dosis de amarillo. Es el que se ha elegido en este dormitorio, a juego con el armario, dándole al ambiente una sensación de paz y calma.

Cabecero en capitoné, tapizado con tela Llonch&Sala. Armario, diseño de Lalzada. Tela de las paredes, de Coordonné. Mesitas de noche de crisal. Alfombra, de KP. 
00524326 Cabecero capitoné en terciopelo azul

89.

Sofisticado cabecero de capitoné en terciopelo azul

Entre los cabezales de cama con color que más se llevan están el verde, el mostaza, el rosa y, también, el azul. Este último es el que ha elegido la interiorista  Marta Noguera Trías en el modelo acolchado de capitoné de la imagen. Su color intenso y su tejido aterciopelado le dan un aire distinguido.

Cabecero y mesita de noche, de Antinea Interiorismo. Lámpara, de Lampegras.
00524521 Cabecero en capitoné en terciopelo rosa

90.

Empodérate con un cabecero de capitoné en terciopelo rosa

No confundas el clásico capitoné con el falso capitoné en el que entre los botones no hay pliegues de tela, sino que éstos se reemplazan por costuras. Este elegido por la interiorista Marta Prats en terciopelo es auténtico y su tono rosa le da un toque de modernidad. 

Cabecero y papel pintado Woodland Chorus, de Sanderson, en La Maison. 
00526288 cabecero capitoné en verde

91.

En verde te conecta con la naturaleza

Si te gustan los colores con intención, apuesta por un cabecero de capitoné en color verde. Así lo hicieron en este dormitorio las interioristas Isabel Flores, Nuria Almansa e Isabel Font llenándolo de frescor. Puedes elegir desde el verde pistacho hasta el verde oliva, o si prefieres tonos más soft, el agua marina será todo un acierto.

00526335 cabecero capitoné en gris

92.

¡En gris claro resulta tan inocente!

¿Los cabeceros de capitoné son adecuados solo para dormitorios de adultos? ¡Noooo! Y prueba de ello es esta habitación infantil en el que la interiorista Asun Antó ha dispuesto un precioso modelo tapizado en gris para que perdure en el tiempo. Lo ha elegido en gris claro para restarle seriedad.

Cabecero y mesita de noche, de Coton et Bois. Lámpara, de Brucs. 
00528607 Cabecero de lino en blanco

93.

En blanco proporciona luminosidad

Ya sea de lino, piel o poliéster, un cabecero blanco ilumina el dormitorio. Y si además va acolchado de elegante capitoné, podrás apoyarte en él para ver la tele, leer un libro o desayunar en la cama. Este modelo fue el elegido por la interiorista Paula Rombys en este cuarto, llenándolo de claridad.

Cabecero, cama, cortinas de lino y mesita de noche, de Freer Living. Banco, de Tine K Home.

 

Dormitorio blanco de casa de montaña

94.

Un dormitorio relajado 4 estaciones

El blanco se vuelve a imponer en el dormitorio, convirtiendo este espacio en un remanso de paz tan apetecible en invierno como en verano. Maderas luminosas, textiles suaves, piezas industriales, como las mesitas de noche, y otras más clásicas, y un pavimento cálido y fresco a la vez. ¿El resultado? Un refugio de montaña con un estilo para todo el año.

Butaca, de Miki Beumala. Mesitas y cabecero, de la propietaria. 
Dormitorio de casa rústica con cabecero de bambú

95.

Un dormitorio que invita a la calma

La sobriedad se impone en el dormitorio, donde la decoradora ha optado por pocas piezas para no recargar un espacio que es bello por sí solo. Además, ha jugado con un mix de estilos, con muebles de tendencia, como ese cabecero tan original de bambú tan de moda, y otros recuperados, como la mesilla de estilo. No te pierdas el resto de espacios y secretos de esta joya rural blanquita

Cabecero y lámparas de Tine K Home. 
00487128 Dormitorio con cabecero capitoné + baúl de fibra

96.

Cabecero en capitoné beis + baúl de fibra

¿Hay algo más elegante que un cabecero de lino en capitoné? Es el que ha elegido la interiorista Pía Capdevila para este dormitorio. A los pies de la cama ha colocado un baúl de fibra con posibilidad de hacer de mesa auxiliar y guardar en su interior. ¿A qué echabas de menos ese extra? 

Baúl, de Maisons du Monde. Alfombra, en Calma House. Lámpara de sobremesa, de Daissie Artesan.

 

 

00489245 Dormitorio con cabecero tapizado + dos banquetas de fibra decapadas

97.

Cabecero tapizado en lino blanco + dos banquetas decapadas

Para captar el chorro de luz que entra por este dormitorio, los cabeceros de cama de lino blanco son un éxito. La interiorista Jeanette Trensig lo combinó, a los pies, con dos banquetas similares de fibra y madera con acabado envejecido. Una combinación que ensalza el aspecto rústico del espacio.

Cabecero tapizado de lino. Banqueta, apliques y lámpara de sobremesa, en Cado. 
00500453 Dormitorio con cabecero  y banco de madera clara

98.

Cabecero de lamas + banco, ambos en madera de teca

¡Qué acogedor este dormitorio! La interiorista Esther Mercé ha dispuesto un cabecero de madera, realizado con listones anchos horizontales, para darle anchura al espacio. Y como extra de calidez, un banco artesanal a los pies, a juego. Ambos, cabecero y banco, comparten el mismo tono claro que el suelo, presumiendo de continuidad.

Cabecero, banco y lámpara flexo, de Sacum. Lámpara de techo, en Ladies and Gentleman. Cortinas y alfombra, en Filocolore. 

 

00501853 Dormitorio con cabecero de terciopelo + banco capitoné

99.

Cabecero de terciopelo naranja + banco en capitoné

¿Te interesan los colores atrevidos? Entonces te encantará este cabecero tapizado en terciopelo naranja. Sus formas redondeadas, que semejan una valla, son súper atractivas. Lo ha diseñado para su dormitorio la interiorista Lucía Mariñas inspirándose en diseños de los años 50. Para el banco, tapizado en capitoné, y la ropa de cama ha elegido tonos neutros que rebajan el chute de colorido.

Cabecero realizado a medida, según diseño de la decoradora, con tela de Osborne & Little. Banco, en Sandra Marcos con tela de Pepe Peñalver. Alfombra y ropa de cama, de Zara Home. 

 

00511508 Dormitorio con cabecero terciopelo + banco de fibra y madera

100.

Cabecero de terciopelo en rosa nude + banco de bambú

¿Quieres poner una nota original en tu dormitorio? ¡Apuesta fuerte! En este de la imagen se eligió un cabecero artesanal tapizado de terciopelo rosa nude que da textura, forma y color al cuarto. La interiorista Teresa Gutiérrez lo combinó con un peculiar banco de fibra bicolor.

Cabecero modelo Tube y lámpara de sobremesa, de Rue Vintage 74. Banco, de Snobworks. Alfombra, de Gancedo. 

 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?