Cabeceros

101 /1798
00514952 Dormitorio con cabecero y banco de madera

101.

Cabecero + banco, todo de madera

Para dar calidez a un dormitorio ¡no hay nada como la madera! Y eso lo sabe bien la interiorista Asun Antó quien ha apostado aquí por un cabecero original alistonado en madera clara que se prolonga hasta el techo. A los pies, el banco centrado y a los lados, las mesillas de noche también de madera. Y como guinda, la ropa de cama en tonos tierra.

Cabecero, mesitas de noche y lámpara, de Cado. Banco, de Catalina House. 
00521131 Dormitorio con cabecero tapizado y banco madera y fibra claro

102.

Cabecero de cuero blanco + banco de madera y enea

Sencillo, cálido y luminoso, así es esta propuesta de dormitorio que sugiere la interiorista Bárbara Sindreu con un cabecero tapizado liso en un tono neutro y un sencillo banco con travesaños de madera y asiento de cuerda trenzada. La ropa de cama en tonos mostaza aporta calidez al espacio. 

Cabecero diseño de la decoradora. Alfombra, de Little House y banco de Marruecos.
00524327 Dormitorio con cabecero y banco en capitoné en diferentes colores

103.

Cabecero + banco tapizados ambos en capitoné

Sabemos que los cabeceros tapizados son los que más gustan a las lectoras de El Mueble. Pero ¿qué tal si le das un toque sofisticado con un capitoné? Es lo que ha hecho en este dormitorio la interiorista Marta Noguera Trías: revestir el cabecero con un terciopelo azul. Para el asiento del banco de estructura metálica ha elegido la misma técnica de tapizado pero en un tejido blanco. ¡Elegancia máxima!

Cabecero, banco y mesita de noche, de Antinea Interiorismo. Lámpara flexo, de Lampegras. 
00524407 Dormitorio con cabecero alistonado + banco madera y ratán

104.

Cabecero alistonado + banco de mimbre

A este cabecero tapizado en marrón oscuro la interiorista Pía Capdevila le ha sobrepuesto unas lamas de madera clara rechapadas de roble, separadas y en vertical, que llegan hasta el techo. ¿Su objetivo? Darle más altura visual al dormitorio. Y a los pies un cálido banco de fibra natural.

Cabecero y mesitas de noche, diseño de la decoradora. Banco de mimbre, de Carolina Blue. Lámpara, en Maisons du Monde. 
00524511 Dormitorio con cabecero terciopelo rosa con banco a juego

105.

Cabecero de terciopelo rosa y capitoné + banco a juego

El capitoné es una técnica de tapizado súper decorativa. La ha elegido la interiorista Marta Prats en este cabecero de terciopelo rosa que además le da al dormitorio un aspecto elegante y romántico. A los pies, Marta ha colocado un banco moderno con patas doradas y tapizado liso, también en rosa. ¡Ideal!

Cabecero, en La Maison. Alfombra, banco y papel pintado Woodland de Sanderson, todo en La Maison.

 

00526272 Dormitorio con cabecero tapizado + banco de fibra

106.

Cabecero tapizado en lino gris + banco de fibra

En este dormitorio súper fresco envuelto por un verde empolvado, las interioristas Isabel Flores, Nuria Almansa e Isabel Font han elegido un cabecero de lino en color neutro rematado con tachuelas. Y a los pies han dispuesto un banco de fibra que realza su carácter natural.

Cabecero, de Gajisa. Banco, de Casa. Papel pintado, de Leroy Merlin. Mesita de noche, de Adaleya. Butaca, de Maisons du Monde.

 

00526337 Dormitorio con cabecero y banco tapizado a juego

107.

Cabecero + banco tapizados ambos en gris

¿Te gustan los cabeceros tapizados en colores oscuros? La interiorista Asun Antó ha resuelto este dormitorio vistiendo el cabecero y el banco en el mismo tono: gris oscuro. Y para darle un toque más cálido ha dispuesto ropa de cama en tonos mostaza y piezas de fibra. ¡Equilibrio perfecto!

Cabecero, banco y lámpara, de Coton et Bois. Mesita de noche, de Brucs.

 

00530483 Dormitorio con cabecero de forja + banco de fibra

108.

Cabecero de forja + banco de fibra y madera

¡Qué tranquilidad se respira en este dormitorio rústico! Lo ha decorado Helena de Juana eligiendo un antiguo cabecero de hierro, ropa de cama de lino estampado con tintes naturales y un sencillo banco de enea y madera. 

Cabecero, de Antic Viñas. Mesita de noche, de India & Pacific. Lámpara, de Light & Living.

 

00497576

109.

Tapiza tú misma el cabecero

¿Cansada de tu cabecero? Prueba a tapizarlo. Elige una tela que te guste y grápala por detrás. Puedes coordinar los colores de su estampado con la ropa de cama y hasta hacerte un cojín a juego. 

dormitorio con armario 00527598

110.

Gana espacio para guardar

Un armario ropero es un candidato excelente para ocupar ese metro cuadrado que tienes en el recibidor o en el dormitorio, incluso, en una zona de paso. Aunque ocupe un metro de ancho, aprovechas la altura que tenga la estancia y de fondo puedes jugar con 60 cm (la medida convencional) o 35-40  cm (fondo reducido). En este último entra perfectamente la ropa doblada en baldas.

Mesita de noche y apliques de Maisons du Monde, alfombra de Carolina Blue y papel pintado de Leroy Merlin.
dormitorio juvenil con cama y mueble cabecero 00524540

111.

Un cabecero con almacenaje

Entre cabecero y mesita de noche. Así es este módulo que remata la cama en esta habitación juvenil. En menos de 1 metro cuadrado puedes ganar un práctico mueble, de manera que salve la ventana, el estor o cortina o el radiador, según necesites. El mueble no puede pegarse a la pared porque "daría" con la ventana y al separarlo unos centímetros el conjunto se ve equilibrado y completo.

láminas El Mueble

112.

En exclusiva para ti

¿Ya tienes la segunda edición de las exclusivas láminas decorativas de El Mueble? Han salido junto al número de mayo y, como las de la primera edición, se tratan de una reinterpretación de ilustraciones inglesas antiguas del siglo XIX con estampados en oro. Mira qué bien quedan apoyadas sobre el cabecero. ¡Preciosas!

 

00513327 Láminas decorativas marinas en dormitorio

113.

Riqueza marina en el dormitorio

El entorno subcuático tiene mucho encanto por la riqueza de sus múltiples especies. Si eres fan de él y quieres llevar el ambiente marino a tu casa, hazte con láminas impresas de corales, caballitos de mar, gorgonias, algas... Y empieza a disfrutar de su poder refrescante y relajante. Marta Prats ha elegido este coral azul para decorar el cabecero de la cama.

Cabecero diseño de Marta Prats, realizado por Vallés Carpintería. Apliques, de Avanluce. 
00531770

114.

Integra cabecero y papel pintado

Si tu dormitorio no tiene mucho fondo, ¿cómo puedes decorar la pared del cabecero? Copia la espectacular idea que la interiorista Paula Duarte ha aplicado en este cuarto de similares características: realiza un cabecero a medida e intégralo en la pared con papel pintado. Este cabecero de rafia se ha enmarcado con una cuadrícula de madera y sobre él se ha dispuesto un papel de hojitas verdes. 

Cabecero diseño de la decoradora. Mesita de noche, de Crisal. Papel pintado, de Pepe Peñalver. Lámpara de techo, de La Redoute Interieurs. Banqueta y silla, de Maisons du Monde. Alfombra, de Tailak. 
Cómo-elegir-el-cabecero-00503850

115.

Enmarca el cabecero

La sencillez prima en este dormitorio. La interiorista Asun Antó ha revestido la pared con unos simples listones de madera que la decoran y hacen las veces de cabecero.

Cabecero tapizado con marco de DM, diseño de Asun Antó. Mesita de noche y lámpara, de Coton et Bois. 
00483337

116.

Reviste con madera raw

A veces un sencillo revestimiento es suficiente para decorar las paredes. La interiorista Gabriela Conde eligió unos listones de madera blancos en este dormitorio. Así logra darle ese aspecto tan reconfortante de cabaña country chic, muy estilo Los Hamptons. Además, el blanco absorbe toda la luz natural y la distribuye por todo el cuarto ampliando sus dimensiones.

Cabecero diseño de la decoradora. Cojines, cortinas y colcha de De Pepa's. Aplique, de La Fontaine.

 

 

00497453

117.

Cubre la pared del cabecero con un paisaje

Coqueto, elegante ¡y tan romántico! Si quieres que tu dormitorio tenga estas tres connotaciones, apunta la idea de la interiorista Fanny Iniesta: forrar la pared del cabecero con un mural espectacular. Este, a modo de paisaje, logra darle profundidad al cuarto, continuidad visual con el ambiente que se cuela por las ventanas y mucho glamur.

Mural, de Gancedo. Funda nórdica, cojines y manta, de Zara Home.
00506968

118.

Apuesta por unas elegantes molduras

¿Hay algo más sofisticado que decorar la pared del cabecero con unas molduras? Píntalas siempre del mismo color de la pared para que se integren. La interiorista Natalia Zubizarreta se ha decantado por ellas en este dormitorio. Los rectángulos verticales y horizontales que forman ensalzan el cabecero tapizado en capitoné. Y además ha incorporado la iluminación en forma de apliques de cabezal orientable.

Cabecero, de Calse. Mesitas de noche, de Crisal. Apliques, de DCW. Cómoda, de Vical Home. Lámpara de sobremesa, de Kenay Home.

 

00511520

119.

Dispón una ingeniosa composición de cuadros

Decorar con láminas la pared del cabecero es un excelente recurso para darle vida. Aquí, la interiorista Teresa Gutiérrez ha elegido nueve cuadritos de sardinas en blanco y negro que forman un rectángulo y dan la sensación de cuadro único. La ordenada composición casa la mar de bien con el coqueto cabecero de terciopelo rosa.

Cabecero y lámpara de sobremesa, de Rue Vintage 74. Cojines, de Pepe Peñalver. 
00522535

120.

Apoya cuadros sobre la repisa del cabecero

Los cabeceros a medida con las mesillas integradas son tendencia. Si el tuyo es de este tipo, la interiorista Mercedes Pérez sugiere que lo acicales con cuadros apoyados en su repisa, de diferentes tamaños y formas pero que compartan la misma gama cromática. Aquí se han elegido tonos tierra, a juego con la ropa de cama. 

Cabecero con mesitas integradas, realizado a medida, por Renova. Lámpara aplique, de Faro. 
00524407

121.

Reviste con lamas de madera que dan calidez

¿Cómo transformar en acogedor un sobrio cabecero tapizado? La interiorista Pía Capdevila nos da esta idea: revestirlo de lamas de madera hasta el techo. Dispuestas en vertical, además, harán que la pared gane altura. ¡Y consigues un cabecero original!

Cabecero con lamas de madera rechapadas de roble y mesitas de noche, diseño de la decoradora. Banqueta de mimbre, de Carolina Blue. Lámparas, en Maisons du Monde. 
00524521

122.

Elige un papel pintado primaveral

Un cabecero de terciopelo tapizado en capitoné se volverá mucho más presumido si eliges un original papel pintado que recubra su pared. Este de la imagen lleno de mariposas y pájaros revoloteando sobre los árboles hace que la naturaleza reviva en el interior del dormitorio.

Cabecero, en La Maison. Alfombra, banqueta y papel pintado, de Woodland, todo en La Maison. 
00524540

123.

Adorna la pared con guirnaldas originales

Si tu hija es una crack de la fotografía, sorpréndela decorando la pared del cabecero con unas divertidas guirnaldas que reúnan sus mejores instántaneas. Eso fue lo que hizo la interiorista Marta Prats en este dormitorio juvenil dándole un acertado toque informal. ¡Y además tiene un cabecero con almacenaje!

Mesita de noche y cabecero realizados a medida.

 

 

00526661

124.

Fija en la pared un par de apliques...

En dormitorios poco espaciosos resulta práctico colocar un cabecero de obra, integrar las mesillas y fijar en la pared apliques que iluminen las lecturas norcturnas. Es lo que ha hecho aquí Marta Tobella y los ha acompañado con unos cuadros apoyados que comparten el mismo dúo cromático, en blanco y negro.

Cabecero y apliques, en Sacum.

 

00527500

125.

Decora con individuales de fibra

Fíjate en la idea tan coqueta que ha puesto en su dormitorio la interiorista Paula Duarte. Ha pintado la pared del cabecero en un tono gris que contrasta (y mucho) con el tapizado de lino beis. Y para rebajar ese muro frío y oscuro, se le ocurrió fijar una bonita composición de manteles individuales de fibra en tonos claros, lisos y estampados. ¡La calidez ya está asegurada!

Cabecero y mesitas de noche, de Kenay Home. Pared decorada con individuales de Zara Home y El Corte Inglés. 

 

00527598

126.

Opta por motivos geométricos de inspiración étnica

Si tu dormitorio es en suite y comparte espacio con el baño, toma nota de la idea súper fresca del interiorista Pablo González: revestir la pared del cabecero con el mismo papel pintado del baño y, como guinda, integrar en ella unos apliques ligeros con pantalla de fibra.

Papel pintado ecológico y geométrico, de Leroy Merlin. Mesita de noche y apliques empotrados en el cabecero, de Maisons du Monde. Alfombra, de Carolina Blue. 
Dormitorio con papel pintado en la pared del cabecero, bvanqueta y alfombra de fibras 00531770

127.

¿Lisas o estampadas?

La estilista Dafne Vijande es más partidaria de alfombras lisas, "porque transmiten más tranquilidad y producen menos ruido visual que las estampadas". En este sentido, las de fibras son una buena opción si buscas darle "textura" al suelo sin tener que optar por una estampada. 

Alfombra de Tailak. 
Dormiorio con cabecero negro y alfombra tipo bereber a pie de cama 00510158

128.

Una alfombra tipo bereber, de tendencia

Las alfombras son un comodín perfecto para llevar una nota de tendencia al dormitorio más allá de la ropa de cama. Las tipo bereber, como la de este dormitorio decorado por Ajanta Velasco, siguen marcando tendencia. 

Cabecero revestido con papel pintado de Élitis. 
Dormitorio con papel pintado en la pared y cabecero rosa en capitoné 524511

129.

Un alfombra, también, en dormitorios pequeños

Sí, incluso en dormitorios pequeños merece la pena poner una alfombra. Eso sí, proporcional al espacio. "Una buena opción, sobre todo si el suelo es bonito y no queremos taparlo mucho, es colocar una alfombra a pie de cama pequeña, para que dé calor a la hora de poner los pies en el suelo", apunta Dafne.  

Cabecero, alfombra y papel de Woodland, en La Maison. 
Dormitorio con paredes gris oscuro y pared del cabecero revestida de madera 00528781

130.

¿Una alfombra clara u oscura?

La elección dependerá mucho de los gustos personales y del espacio. "Si el dormitorio es grande y luminoso se pueden poner colores más intensos, pero si el es pequeño o poco luminoso no soy partidaria de meter alfombras de dormitorio de colores intensos, porque achican el espacio y agobian", apunta la estilista de El Mueble.  

Aparador de Luzio, banqueta de Crearte Decoración y alfombra, en La Maison. 

 

casa-antigua-reformada-dormitorio 00511532

131.

Una alfombra XL proporcional al espacio

La proporción es básica en decoración. Y las alfombras para el dormitorio no son una excepción. De hecho, la estilista de El Mueble Dafne Vijande es de la opinión que en dormitorio amplios nunca pondría una alfombra de menos de 80 cm de ancho, "porque se vería ridícula. En cambio, queda muy bonito una gran alfombra que parta unos 30cm de las mesillas de noche y se prolongue 100-150 cm de los pies de la cama, así se verá un espacio muy vestido y muy acogedor". 

Alfombra de Tejidos Noel. 

 

Dormitorio clásico con sofá 00507000

132.

Una pieza clave en el dormitorio

Las alfombras decoran, aíslan, protegen el suelo de la pisada y nuestros pies del frío. Pero también ayudan a crear atmósferas acogedoras y confortables. Para elegirla tendrás que tener en cuenta el tamaño de tu dormitorio, de la cama y de la alfombra, así como su mantenimiento. ¿Tienes dudas sobre cómo limpiar alfombras?

 

Cabecero, de Calse. Mesitas de noche, de Crisal. 
dormitorio-estilo-romantico-con-ropa-de-cama-en-neutros-y-rosa-00508333

133.

Una mullida alfombra de pelo largo

"Me parecen ideales las alfombras de dormitorio grandes y de pelo para el dormitorio, porque es el lugar perfecto para andar descalza. Creo que el dormitorio debe ser un remanso de paz y tranquilidad y para lograrlo hay que utilizar materiales cálidos y gustosos que transmitan una sensación muy agradable", sostiene Dafne.

Ropa de cama de Privalia. 
Dormitorio con mural en la pared del cabecero y sabor clásico 00497452

134.

Una alfombra con sabor vintage

Si quieres darle un toque especial al dormitorio, las alfombras que tienen un look "desgastado", como esta, recuerdan los diseños tradicionales y crean espacios con mucho encanto y sabor vintage. Además, ¡son tendencia! Y encajan tanto en decoraciones de corte más clásico, como este dormitorio, como más modernas. 

Alfombra de Maisons du Monde. 
Dormitorio con suelo hidráulico y alfombra clara 00438431

135.

Una alfombra que suaviza un suelo muy protagonista

Lo hemos comentado, las alfombras pueden servir para ocultar un suelo feúcho, pero también para "equilibrar" el protagonismo visual de un pavimento con mucha personalidad, como puede ser un suelo hidráulico como el de este dormitorio. Son pavimentos preciosos, pero debido a sus colores y diseños pueden condicionar demasiado la decoración del dormitorio. Una alfombra colocada estratégicamente, como esta alfombra de Ikea, puede ayudar a equilibrar su presencia. 

Alfombra de Ikea y lámpara de Denoe Design. 
Dormitorio con pared con molduras y toques de amarillo y gris 00528735

136.

Un dormitorio joven y elegante

Joven no tiene por qué ser sinónimo de casual o boho. Y este dormitorio así lo demuestra. La decoradora Sandra Vergara ha apostado por un look elegante, con molduras decorativas revistiendo la pared del cabecero, y a la vez joven y moderno. Las butacas, las lámparas y la alfombra contribuyen a ello.  

Cabecero, de Decolur Sofá. Butaca, de Tabu. Lámpara de pie, en Bazar Decoración. Alfombra, de Gancedo.

 

Dormitorio con pared del cabecero con papel pintado 00524511

137.

Con un divertido y decorativo papel pintado

¡Este dormitorio se ve tan joven! Y el original papel pintado con motivos de pájaros tiene mucho que ver en ello. Pero más allá del papel, que le da un toque divertido e informal a este dormitorio abuhardillado, la decoradora Marta Prats ha optado por un cabecero muy personal y de moda, como es un diseño en capitoné y en terciopelo. 

Papel pintado y cabecero, en La Maison. 
Dormitorio con cabecero tipo murete con mesillas integradas 00516871

138.

Con un cabecero a medida muy práctico

Este dormitorio decorado por Pia Capdevila es tan joven como atemporal. El gran cabecero, una estructura de DM que recorre de punta a punta la pared, sirve de repisa y a su vez integra las mesillas de noche. ¿Te has fijado en las cajas a pie de cama? Un detalle casual y muy práctico, porque ofrecen mucho espacio de almacenaje y a la vez sirven de improvisada banqueta para dejar la ropa. 

Cabecero de DM diseño de la decoradora y apliques de Faro. 
Dormitorio con estructura puente 00522397

139.

Un dormitorio joven y muy capaz

Este dormitorio respira una atmósfera joven que contrasta con la arquitectura clásica del espacio. Para aprovechar al máximo los metros, se ha optado por una estructura tipo puente que salva la cama y ofrece mucho espacio para guardar. La ropa de cama con toques de amarillo –¡recuerda que el illuminating es uno de los colores del año de Pantone!– crea un ambiente alegre y juvenil. 

Armarios y cama de Ikea. 

  

Dormitorio con pared de cabecero que separa del vestidor 00511350

140.

Un dormitorio joven de base neutra

Decorado por la estilista de El Mueble Sol van Dorssen, este dormitorio está pensado para adaptarse de manera natural a las modas y cambiar fácilmente. Su base neutra deja el protagonismo a la ropa de cama y a los pequeños accesorios. En este caso, se ha optado por una ropa de cama con motivos botánicos, que regala un look actual, fresco y joven. 

Cabecero de lino de Catalina House. 
Dormitorio blanco con cabecero estampado vegetal -00503823

141.

Con un original cabecero botánico

Los dormitorios modernos no tienen por qué tener un look joven. Pero este, es moderno y joven. De hecho, este dormitorio demuestra que no necesitas llenar el espacio de muebles y accesorios para disfrutar de una habitación personal. La decoradora Paz de Tord optó por un cabecero muy personal –una lama de madera decorada con motivos vegetales– como elemento clave de este dormitorio tan joven como personal. 

Flexo, de Kave Home. Banqueta, en Bazaar Barcelona. 
Dormitorio blanco con cabecero-mueble 00505178

142.

Un dormitorio joven, actual y atemporal

Blanco, madera y fibras son el trío que se impone en este dormitorio de carácter joven. Así, paredes y suelos se han unificado en blanco, creando un marco ligero y atemporal. Y para que no resultara demasiado frío, los arquitectos Jorge Moser y Eva Mur combinaron toques de madera, como en el cabecero-mueble y la escalera de madera, y de fibras. 

Banqueta de La Maison y escalera de Carolina Blue. 

 

Dormitorio blanco con lámpara de fibras y salida al jardín 00495539

143.

Un dormitorio sereno decorado con muebles de fibras

Para este dormitorio no pasan los años. La elección de una base en blanco para paredes y la gran cómoda, le da un aire atemporal, y los muebles y accesorios de fibras, suman calidez y ligereza. El resultado es un dormitorio eternamente joven. 

Cabecero de Kenay Home y lámpara de Maisons du Monde.
Dormitorio blanco con paredes de listones de madera y toques de verde y amarillo 00485094

144.

Un dormitorio primaveral y de espíritu joven

Este dormitorio evoca un look tan primaveral y relajado... Con espíritu de cabañita debido a los listones de madera que revisten paredes y techo, es sereno, fresco y de espíritu joven. ¡Nos encanta la mesita de noche en verde!

dormitorio con pared cabecer empapelada 00501702

145.

Tener paredes oscuras y recargadas

A veces se piensa que una pared en color blanco sin cuadros ni objetos deco está desnuda y resulta fría. Pero no es así. Es el conjunto el que manda en la percepción. En los pisos pequeños no abuses de paredes demasiado decoradas (ni de tonos oscuros). Es preferible ir de menos a más. El papel pintado o un revestimiento también decora sin recargar. ¡Tenlo en cuenta!

Cabecero, mesita de noche y lámpara de techo diseño de la decoradora Natalia Gómez Angelats.
Dormitorio con cabecero de obra 00503933

146.

Cabeceros de obra

Atemporales y funcionales, así son los cabeceros de obra, ¡y por eso los amamos! Se trata de una solución estupenda para dormitorios pequeños, pero también para habitaciones en las que se requiere más almacenaje. Si los construyes con hornacinas y colocas una repisa de madera en la parte superior, multiplicarás sus posibilidades.

Espejo y banqueta, de India&Pacific.
Dormitorio con cabecero de rejilla y papel de pared con motivos florales

147.

Cabeceros de rejilla

Este tipo de cabeceros siempre aportan un puntito de nostalgia a los dormitorios, sobre todo si los eliges con acabados patinados como el que aquí te mostramos. Elígelos sin miedo en habitaciones donde quieras que esté presente el espíritu vintage.

Cabecero de rejilla patinado, de Borgia Conti. Pared revestida con papel pintado, de Colefax and Flower, en MCH Moet Chanson. Lámpara de sobremesa, de Maisons du Monde. 
Dormitorio de estilo romántico con cama de forja blanca 00378454

148.

Cabeceros de forja

Y hablando de romanticismo... ¿Quién podría resistirse a los encantos de una cama de forja en color blanco? De nuevo, estamos ante un elemento que no conoce edades (y que no pasa de moda), ya que queda igual de bonito en habitaciones infantiles que en dormitorios adultos. Es ideal si buscas recrear un estilo romántico y provenzal.

Dormitorio con cabecero tapizado de estilo francés 00315410

149.

Cabeceros de estilo francés

Si Luis XIV resucitara, amaría este cabecero de cama. Y es que los cabeceros de cama de estilo francés son clásicos que nos acompañan año tras año. Tienes un montón de opciones para adaptarlos a tu dormitorio: tapizados, lisos, de madera al natural, de colores... Todos ellos quedan igual de románticos.

Cama, silla y cómoda de herencia familiar. Lámpara de sobremesa, de Laura Ashley. Alfombra de poliamida, de KP. Pavimento, de Barro Cocido. 
Cabecero de mimbre 429504

150.

Cabeceros de fibras naturales

Los cabeceros de fibras naturales no se irán a ninguna parte, ¡los necesitamos! Ya sean de mimbre o ratán, este tipo de piezas sirven para añadir grandes dosis de frescor a los dormitorios, y ayudan a darle un toque desenfadado a la decoración. No solo eso, también son muy versátiles, ya que se pueden utilizar en dormitorios adultos o infantiles.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?