Butacas

1 /2952
Recibidor con gran pared en arco acristalada_ 00465337

1.

Un recibidor abierto al jardín

Este recibidor es un doble acierto. Por un lado, vincula el interior con su espectacular jardín y, por el otro, inunda de luz el salón. Además, su diseño en semiarco y sus frentes acristalados convierten a este moderno recibidor en un espacio decorativo por sí solo.

 Aparador de Acomodo y butaca de mimbre de Crimons. 

 

salon-con-alfombra-de-fibras-con-comedor-con-sillas-tapizadas-00513322 O

2.

Un salón más amplio con una nueva distribución

 “La planta baja estaba muy compartida, todo eran puertas y se perdía mucho espacio en zonas de paso sin uso", recuerda la decoradora. Al salón se le dio, literalmente, la vuelta: “Antes el sofá, que era muy pesado, estaba en medio, por lo que todo quedaba muy comprimido. En cambio ahora, al arrimarlo a la escalera, hemos ganado un espacio central despejado que hace que el estar se vea más amplio”, explica la decoradora Marta Prats.

Terraza por pérgola y salón de verano con vistas al mar

3.

Un salón de verano a la fresca

Los nuevos propietarios de esta antigua casa payés totalmente rehabilitada tenían claro que, con unas vistas de postal como estas, era un imprescindible aprovecharlas. Por eso la casa cuenta con múltiples zonas de exterior. A este estar de verano se accede desde el salón y gracias a su pérgola puede disfrutarse, incluso, en los días de canícula veraniega. 

Sofás, butacas y lámparas de Miv Interiores. 

 

Salón de apartamento de verano con paredes blancas y ventanales con vistas al mar

4.

Un salón con las mejores vistas

Cuando cuentas con unas vistas así, ¡qué menos que potenciarlas! La decoradora tiñó los interiores de blanco, y eligió pocas piezas de mobiliario pero fresquitas y con encanto, como los sofás blancos, las butacas de fibras o los puffs. Así, ¡nada las eclipsa!

Mesa de centro, a medida. Butacas, de La Bòbila. 
Dormitorio clásico con terraza y ropa de cama con flores

5.

De forja blanca

Las camas con dosel de forja blanca siempre conciben dormitorios románticos de tintes campestres y vintage. Nos encantan por su dulzura y porque son aptos para todo tipo de habitaciones, ya sean infantiles o de adultos.

Cama de hierro Ripalda, de Gonzálbez. Butaca, de Roche Bobois. Visillos de lino, Tignes-Duck Egg, de Designers Guild, en Usera Usera.
balcon-decorado-sillas-y-plantas 00511496

6.

Una terraza urbana pequeña pero con encanto

Las terrazas son siempre un must, pero en una gran ciudad, son un lujo. Por eso, aunque sea pequeña, como esta, merece la pena sacarle partido. Aquí, el Estudio Lapizarq la ha aprovechado con un par de butacas ligeras, dos mesitas auxiliares fáciles de mover y muchas plantas, que dan frescor y sensación de naturaleza. 

Mesas de centro de Pez y sillas Acapulco, en Superstudio.  
Balcón con vistas al mar 00483080

7.

Un balcón con vistas a la bahía de la Concha

Este balcón es pequeñito, pero su escasez de metros queda compensada con creces por sus inmejorables vistas al islote de Santa Clara, en la bahía de San Sebastián. Para que nada obstaculizara las vistas, la barandilla es de cristal. 

Sofá y butaca de Gandia Blasco. 
salon-con-televisor-00528752 O

8.

Minimalista a modo de estante

Un estante corrido. Nada más. Esta solución es para salones de diseño moderno y sencillo. Sin necesidad de puertas o cajones, solo un estante que se prolonga a lo largo de la pared. Puede quedar suspendido o llevar travesaños de apoyo. En este tipo de muebles de televisor se pueden colocar cajas o cestas debajo del estante o decorar con algún objeto, pilas de libros o una lámpara de suelo.

Sofá a medida de Deco Lur Sofá, mesa de centro de Taller de las Indias, butaca de &Tradition, banco de Export Junk y alfombra de KP.
Detalle de butalla junto chimenes 00492049

9.

Una butaca de cuero retro

Nos encanta la butaca Dilma de La Redoute, un diseño retro que combina una estructura de madera con un tapizado de cuero. CUESTA 699 €. 

Comprar

Salón blanco con butaca verde 00531762

10.

Un salón en blanco con una estilosa butaca de La Redoute

El juego de blanco y verde es el que se impone en este salón, donde toma gran protagonismo la original butaca verde de La Redoute. Con patas vistas de madera y un un diseño envolvente, dará un toque de estilo a tu salón. TIENE UN PRECIO de 389 €. 

Comprar

Salón moderno con vistas al exterior 00524398

11.

Un salón actual con una confortable butaca de Kave Home

En este salón se ha optado por una base neutra en la que nada desentona... con permiso de la butaca, una pieza que aúna un look actual y retro, a la vez, gracias a su diseño en capitoné. Si te gusta tanto como a nosotros, te lo ponemos fácil: es el modelo Patio de Kave Home y CUESTA 429 €. 

Comprar

Salón campestre con techo abovedado 00483444

12.

Un salón campestre con butacas in & out

La butaca Belleny de Kave Home viste de estilo este salón campestre, que aúna tradición, con este precioso techo abovedado, con modernidad, con un sofá de líneas rectas y las butacas de con respaldo de cuerda. CUESTAN 399 €/u. 

Comprar

Terraza con vistas al mar 00460988

13.

5. Un apartamento en Begur a primera línea de mar

Esta terraza parece elevarse sobre el mar, y es que tiene la playa a un paso de chancla. Su enclave, en la localidad de Begur, en la Costa Brava, era de excepción pero necesitaba una reforma integral, para darle un aire más veraniego y hacerlo más confortable. De la transformación se encargó la decoradora Marta Tobella, de Sacum. 

Butaca de Catalina House. Alfombra de fibras de Sacum. 
salón de apartamento de verano con bóveda y librería con trasera de mimbre 00460582

14.

4. Un apartamento con un look muy marinero

La decoración de este apartamento nos remite en todo momento al mar que tiene tan cerquita. Blanco, azul y tonos arena suave son los que se imponen. La trasera de la librería se ha revestido con un papel pintado que imita el mimbre para ganar frescura. 

Salón con pared revestida de madera 00508550

15.

Un salón muy estiloso con una pared de palillería con truco

Lo primero que sorprende de este salón es que no es el típico de un apartamento de verano. Mucha madera, piezas de diseño, ni un detalle marinero y una chimenea. Y es que esta casa se disfruta todo el año, incluso en pleno invierno. La pared, revestida de lamas de madera, además de dar personalidad tiene truco: oculta el equipo de aire acondicionado, camufla la puerta de acceso a la suite e integra armarios para guardar. 

Sofá de Gervasoni y mesas de centro, en Coco-Mat. 
Salón de masía con techo de vigas y vistas al jardín. dsc2037 8d39c55e 1200x801

16.

Un impresionante salón decorado con materiales naturales

Y lo que no podía faltar en una decoración slow es, por descontado, los materiales naturales. Fibras, madera, linos, algodones...  Los ambientes que tienen como protagonistas estos materiales aportan una calidez natural que los hace mucho más confortables y relajantes, como este precioso salón con espectaculares vistas al jardín. 

Sofás y butacas diseño de CHM Studio con tela de Yutes. Pufs de Coton et Bois y mesa de centro de Azul Tierra. 
Salón blanco abierto a grandes ventanales

17.

4. Un ático amplio y luminoso con una slow deco

Es ver este salón y las revoluciones parecen bajar en picado. La elección de una base en blanco, textiles naturales y su luminosidad desbordante han sido claves para crear este ambiente slow que invita al relax. De hecho, para que nada impida la entrada de luz natural, una de las máximas de la slow life, se ha prescindido, incluso, de cortinas en los grandes ventanales en semiarco. ¡Qué zen!

Sofás, hechos a medida. Butaca de La Maison y la mesa de centro es de Natura Casa. 
00507570 salón con toques marineros

18.

Esos toques marineros

El mejor truco para llevar el verano a tu salón es integrar el color azul. La interiorista Sònia Badia lo ha conseguido decorando la pared con unos espejos de marcos decapados en este color y textiles ídem. ¿No notas cómo fluye un ambiente marinero?

Sofá, de Pilma. Mesa de centro, en Catalina House. Aparador, de Xmasarquitectura con cestas de Ikea. Lámparas de mimbre y alfombra, de Let's Pause. Butaca de bambú, en Sacum. Espejo, de India & Pacific. Lámpara de pie, de Muuto, en Domésticoshop. Cortinas, de La Maison. Pavimento de microcemento.  

 

00524668 Salón blanco con estantería y chimenea

19.

Súbele los colores

Ahora que los tonos frambuesas están de moda, anima tu sofá blanco con cojines de diferentes tamaños y estampados —florales o rayados— y le darás ese toque veraniego tan agradable, como lo ha hecho aquí la interiorista Marta Prats.

Sofás de Miki Beumala. Mesa de centro, de Carlos Santiago. Librería diseño de la decoradora, realizada en Fustería Carot. Butaca, en Coco-Mat.

 

 

 

 
00526264 salón amplio con butacas azules y chaiselongue

20.

Dividido en dos ambientes

Un pilar en medio de una estancia complica cualquier distribución. Las interioristas Isabel Flores, Nuria Almansa e Isabel Font jugaron con él dividiendo el salón en dos zonas: un generoso estar y un rincón de lectura. Así, ambos comparten la frescura y las vistas relajantes al jardín. Rayas marineras en los cojines, butacas tapizadas en azul y detalles coralinos potencian esa sensación de vacaciones y verano sinfín.

Sofás, de Ormoss. Mesas de centro, de Maisons du Monde. Butacas Paula, de Majestic tapizadas con tela de Ribes y Casals. Alfombra, de KP. Puf étnico, de El Corte Inglés. Cortinas de lino, de Gancedo. Chaise longue, de Ikea. 
00526325 salón luminoso con cuadro en tonos tierra

21.

Con estilazo

Situado a ras del jardín, este salón de verano presume de luz ¡y no es para menos! Asun Antó lo diseñó con una base neutra salpicada de tonalidades verdes en cojines, butacas y plantas. ¿Puede un salón de verano aunar su carácter distendido con un aspecto elegante? Sí, y la prueba es este donde las molduras decorativas y las obras de arte le dan ese punto chic.

Sofás, librería de DM lacado y mesas de centro de roble, diseño de Coton et Bois. Alfombra, de Papiol. 
00530528 salón en planta baja con sofás de fibra y vigas

22.

Inspirado en un invernadero

Este salón de verano mantiene su carácter estival gracias a los sofás de fibra mientras que sus paredes de cristal prolongan su disfrute durante todo el año. Una idea fantástica para aquellas casas localizadas en lugares lluviosos. La interiorista Belén Ferrándiz  hizo posible este porche de interior al que ha sumado, al otro lado, el comedor.

Sofás de fibra vegetal, de Maisons du Monde. Mesa de centro, de Misterwills. Butaca de ratán, de Mestizo Store. Silla de madera, de Carina Casanovas. Alfombra, de Ikea. 
00531259 salón con ventanales y butacas de fibra

23.

Un salón de lo más relajado

Rodeado de ventanas, este salón se viste de verano en gran medida por los cojines subidos de color, los estores blancos y a la presencia de fibra, en las butacas y la alfombra. La guinda la ha puesto la interiorista María Just  con ese sutil arbolito que integra el exterior ajardinado en el interior. ¿Sabías que con solo cambiar las fundas de los cojines por otras más calentitas, lograrás entrar en una nueva estación?

Sofás Ralph, de Atemporal Home. Mesas de centro, de Ethnicraft. Butacas, de Taller de las Indias. Lámpara de pie, en Santa & Cole.
Dormitorio de verano clásico con cómoda de madera vintage, ropa de cama de lino en color blanco y azul, butaca tipo poltrona clásica y ventanas con acceso al jardín DSC2141

24.

3. Un dormitorio de verano clásico en blanco y azul

El blanco y el azul siempre son los favoritos cuando se trata de decorar dormitorios de verano con estilo clásico e inspiración navy. Es una combinación que nunca falla, y en El Mueble nos gusta mezclar estos colores con piezas con solera, como la cómoda vintage de madera o la butaca que actúa como rincón de lectura junto a la ventana en este dormitorio. ¿Y qué pasa con los textiles? Que son los encargados de aportar la dosis de frescura necesaria.

Salón clásico con alfombra de fibras redonda 00451974

25.

El triunfo de los diseños calados

El diseño calado también sienta estupendamente en alfombras de fibras para el salón, incluso en salones clásicos como este, marcando un contraste de lo más acertado con mucha frescura y reforzado la calidez.

Mesa auxiliar de ratán y alfombra, de Sacum. Butacas del estudio de Meritxell Ribé. 
00518497 Salón con papel pintado en tonos arena

26.

Papel pintado en arena tostado

Revestir las paredes con papel pintado en un tono arena tostado llamará poderosamente la atención, allí donde lo pongas. Este, ubicado en el salón, focaliza la zona de lectura. El resto de paredes se han pintado en un tono arena suave. ¡La mezcla de pintura y papel funciona!

salon-con-estantería-en-madera-a-medida-00503923

27.

Una librería muy soft

¿Más formas de llevar el color arena a tu salón? ¿Qué te parece con un mueble XL de madera clara? Puede ser una vitrina o, como aquí, una generosa librería de roble macizo que ocupa toda la pared. Va arropada con textiles en lino, fibra y un banco con almacenamiento.

Librería y banco, de Fustería Sais. Puf de lino, de Lo de Manuela. Mesas, de India & Pacific. Butaca, de Crearte. Alfombra, de Cado. 
salón con vistas a la ciudad 0505170 109d4de6 2000x1460

28.

Economiza en muebles

Apuesta por los muebles multifuncionales y polivalentes, como un puff que puede servir de mesa de centro, o un banco con capacidad para guardar. De ese modo, tu casa se verá mucho más ligera y ahorrarás en limpieza, dinero y tiempo.

Sofá y puff de Grao y butaca de Carolina Blue. 

 

porche con materiales de esparto y mesa centro con ruedas 442905

29.

Protege tu porche del sol y gana confort

Si cuentas con un porche o una zona de pérgola, plantéate completarla con unas cortinas vaporosas o, como aquí, unos estores de esparto para protegerte del sol durante las horas de más insolación. Refrescarás este espacio y le darás más uso. 

Mesa de centro, de Merc&Cía. Taburetes, de Filocolore. Alfombra, de Gra. Cortinas de esparto, de Cado.
00500659 0ad88dfd 1511x2000

30.

Todo en blanco

Es el color dominante en las casas de los millennials y también en sus salones. Las paredes blancas son el lienzo perfecto para todo tipo de decoración y potencian al máximo la luminosidad. Además, el blanco es uno de los colores protagonistas del estilo nórdico, muy apreciado por esta generación.

Sofá en Dosde. Butacas de Ikea. Mesa de centro y mesa auxiliar de India&Pacific. Alfombra de Tailak. Mesa auxiliar de acero y mármol de Batavia.
Butaca de fibras 00485509 O

31.

Apuesta por asientos frescos

Los diseños con asiento o respaldo trenzado vuelven a llevarse. Aportan un toque rústico y también muy fresco, porque están ventilados y resultan menos calurosos. 

Butaca de Coco-Mat. 
salón con vistas al mar 00507542

32.

Muebles de bambú, una opción in & out

Los muebles de bambú están de moda y, además, es un material perfecto para un apartamento de playa, porque da un look casual muy veraniego. Además, es muy resistente, fresco y sin apenas mantenimiento. Al ser muy ligero, puedes mover el mobiliario fácilmente dentro y fuera.

Butaca de bambú de Sacum. 
Salón clásico con sofá blanco y cojines amarillos y dorados_ 00454744

33.

Puertas con nivel

Una buena idea para las puertas es pintarlas de blanco mate. Aproximadamente para 2 puertas vas a necesitar 3 litros. En Leroy Merlin se encuentra disponible el Luxens Basic, un bote de pintura de interior en blanco mate de 4 litros. PRECIO: 9,99 €. 

Comprar

Balcón con dos butacas de fibras en color azul y una mesa plegable 00460595 O

34.

Un balcón muy fresh

No necesitas grandes terrazas para disfrutar de un espacio al aire libre a la última en tendencias. Con un par de butacas de fibras en color azul como las que protagonizan este balcón, y una mesa plegable donde poder desayunar con vistas al mar, el milagro está hecho. ¡No te olvides de los textiles!

Terraza decorada en tonos azules con mesa de centro de bambú 00486956

35.

Los motivos étnicos también triunfan

Las terrazas y los jardines de verano ofrecen mayor libertad decorativa. Los motivos étnicos son excelentes acompañantes de las rayas, las borlas y los ribeteados. ¿Por qué no atreverte con uno o dos puffs a todo color?

Sofá y butaca modelo Mistral en Casamitjana, mesa de centro de bambú en La Maison, pufs y alfombra en Calma House y sillas de bambú en Carolina Blue.
Salón blanco con ventanales al exterior y detalles en azul 00346908

36.

Muebles con protagonismo

Una silla de diseño tan llamativa como la que decora este salón en color azul, puede ser la pieza clave que marque el estilo del resto de la estancia. El mismo azul eléctrico lo vemos en cojines y pequeños elementos decorativos, todo ello sobre una base blanca que aporta el equilibrio necesario.

Mesa de centro con sobre de cristal, en Ksar. Alfombra y lámpara de techo, adquiridas en Marruecos. Silla azul, adquirida en Inglaterra. Pavimento, de microcemento.
Porche blanco con buganvilla y vistas al mar 00508667

37.

Un porche con vistas al mar vestido por una colorista buganvilla

Con permiso del mar, en el horizonte, la buganvilla es la protagonista de este porche, vistiendo con sus coloristas floras fucsia este estar de verano. 

Sofá de bambú de Miv Interiores. 
terraza-look-low-cost 00507539

38.

No cubrir el suelo con alfombras

Si no concibes tu salón sin una buena alfombra ¿por qué no la incluyes en tu terraza? Este complemento, además de decorar y hacer más confortable el espacio, protege el suelo de las inclemencias climáticas. Elígelas de polipropileno o vinílicas, súper resistentes a los rayos solares, impermeables, antialérgicas y fáciles de limpiar.  En esta terraza, la interiorista Sònia Badia ha optado por una alfombra de fibra natural con base antideslizante, ideal solo para entornos secos y resguardados.

Alfombra, de Sacum. Butaca Vela, de La Maison. Banco, en Teodora Exteriorisme. Cojines, de Calma House y Sira Barcelona. Mesa azul redonda, de Fermob. 
Terraza blanca con vistas al mar 00527423

39.

Una terraza blanca con el mar en el horizonte

Blanco y azul, son los dos colores que se imponen en esta terraza malagueña decoradora por Cristina del Valle: el blanco de la pérgola, el pavimento y el mobiliario, y el azul del mar y el cielo. Precisamente, para no restar vistas al mar, la barandilla es de cristal. Los toques de color se han reservado para los textiles. 

Mobiliario de Point y puffs de Pantay. 
salon-refomra-de-verano-00531417

40.

Las mejores reformas que puedes hacer en verano

00528860 O

41.

Los textiles naturales, muy importantes en la slow deco

En la decoración slow  los textiles naturales son un must, ya sea en los cojines decorativos, plaids o ropa de cama. Además de por su calidad, por su durabilidad y consumo responsable. Y es que los tejidos naturales tras diez años de uso pueden estar en perfecto estado. Por lo que no será necesario renovarlos cada tres años, como puede ocurrir con algunas piezas sintéticas.

comedor-con-butacas-00530515 O

42.

La estética de la silla

Pensando en que siempre resulten cómodas, las sillas también han de adaptarse en diseño a la mesa y a las dimensiones del espacio. Si se trata de una mesa de 120 cm de largo, las sillas no pueden ser voluminosas. Y si el comedor no es muy amplio, las sillas con reposabrazos -tipo butacas- no podrán arrimarse demasiado a la mesa y ocuparán en el espacio. Las sillas con respaldo tapizado también son más pesadas visualmente que las que tienen una estructura abierta.

Mesa de Antic Viñas y sillas de Crearte.
Librería de DM con cuatro baldas de pared a pared como escritorio y biblioteca 00425347

43.

Una librería sencilla y equilibrada, por Irma Aleu y Rosa Viñets

Cuatro baldas a medida realizadas en DM y ubicadas de lado a lado de la pared componen esta sencilla y equilibrada librería en la zona del despacho. De este modo, la primera balda se destina como mesa de escritorio, y el resto actúan como biblioteca. La fórmula perfecta para aprovechar el espacio y crear un rincón tan versátil como funcional, siempre con la estética en el punto de mira.

Librería de DM realizada a medida. Silla, de Arkitektura. Cestos, de IKEA. Cortinas, de Güell-Lamadrid.
Librería a medida diseñada bajo el hueco útil de la escalera 464970

44.

Una librería en el hueco útil de la escalera, por Ana Blanco y Fran Mengíbar

El hueco útil de esta escalera se aprovechó de la forma más ingeniosa, con una librería de obra que ha dado lugar a un coqueto rincón de lectura donde no faltan la butaca de fibras naturales y el reposapiés a juego.

Salón con librería empotrada, mesa de centro redonda de madera, mecedora de madera envejecida, butaca, puf de fibras y sofá sobre alfombra de pelo corto beige 00489030

45.

Una librería empotrada, por Bárbara Siegfried

Las librerías empotradas son la mejor opción para salones en los que resulta imprescindible aprovechar cada centímetro, ya que no entorpecen el paso. Si además eliges los estantes con formas simétricas el conjunto se verá más ordenado. Recuerda que deben tener un mínimo de 20 cm de fondo.

Sofá, puf y alfombra, de IKEA. Mesa de centro, en El Globo Muebles. Butacas, en Francisco Segarra. Lámpara de pie, en B&B.
Salón con home office decorado en tonos verdes y librería empotrada

46.

Una librería muy completa, por Natalia Gómez Angelats

La decoradora Natalia Gómez Angelats sabe lo importante que es contar con una zona de trabajo bien ordenada, por eso diseñó una librería muy completa con varios módulos de suelo a techo y apliques de latón, y una tercera estantería con baldas irregulares adaptadas al espacio de la pared.

Butacas, sofá y cojines diseñados a medida por la interiorista. Mueble bar y lámpara de mercadillo. Alfombra de Gra BCN.
Salón de estilo nórdico decorado en color blanco con una librería baja situada bajo la ventana 00406035

47.

Una librería baja, por Pia Capdevila

Las librerías bajas nos encantan porque permiten aprovechar huecos difíciles, como por ejemplo, bajo las ventanas. Esta librería en forma de L diseñada a medida se adaptó a la estructura de la habitación para ganar más almacenaje, y para acompañarla y crear un rincón de lectura de lo más completo, Pia Capdevila colocó una preciosa butaca con su lámpara de pie a juego.

Mesas de centro con bandeja a medida, de Treku. Lámpara de pie, en el estudio de la decoradora. Butaca, en Azul-Tierra. Alfombra, en Francisco Cumellas. Librería, de DM e interior de madera, realizada a medida según diseño de la decoradora. Pavimento, de parque de roble, de Parador.
Salón con dos librerías empotradas simétricas a cada lado de la chimenea

48.

Una librería familiar, por Cristina Mateus

La interiorista Cristina Mateus diseñó esta librería simétrica para una familia de ávidos lectores. Si te fijas, la primera balda cuenta con más altura que el resto, ya que es el lugar destinado a los libros de los niños. De este modo, ellos mismos pueden coger y guardar sus libros con total independencia.

Sofá, de Maisons du Monde. Librería de pladur, diseño de la decoradora. Alfombra, de Gra. Butaca, mesas de centro y espejo, de Sacum. 
Salón separado del dormitorio por una librería de color blanco 00443388

49.

Una librería como divisor de ambientes, por Carolina Verdugo

En pisos pequeños que requieren separar estancias abiertas para ganar privacidad, una librería puede ser la solución más útil, sobre todo si cuenta con estantes por ambos lados. Lo más importante es que evites sobrecargarla de libros y elementos, ya que así solo conseguirías abarrotar y empequeñecer aún más el espacio visual. En esta librería, por ejemplo, el hueco central exhibe dos ilustraciones y un jarrón, dejando un espacio libre a su alrededor que genera sensación de ligereza a la vez que se potencia la altura.

Butacas, en Mimub. Mesa de centro, de la firma sueca Bruka. Librería, realizada por MJ Figueroa.
Comedor con gran librería de pladur de cuatro cuerpos 00458367

50.

Una librería de pladur a medida, por Natalia Zubizarreta

Si buscas integración total, necesitas una librería de pladur en tu salón. Como el diseño es a medida, podrás adaptar la librería a tu gusto, pero si requieres mucho almacenaje y cuentas con techos altos, lo ideal es construir una librería de suelo a techo. También puedes combinar las baldas con los armarios para ganar un almacenaje más discreto, ideal para guardar todo aquello que no deseas mantener a la vista. Un consejo: trata de añadir siempre algún elemento decorativo para evitar sobrecargar el espacio visual con demasiados libros.

Mesa, en Maisons du Monde. Sillas y alfombra, del estudio de la decoradora. Librería de pladur, realizada a medida, diseño de la decoradora. Butaca, de Bazar. Lámpara de pie, de Pratka.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?