Piscinas

1 /359
Piscina con tumbonas de fibras y asientos reclinables FER3477

1.

Relax junto a la piscina

Si tienes un jardín con piscina, aprovecha para colocar un par de tumbonas tan frescas como estas, con estructura de fibras y respaldo reclinable perfecto para leer a tus anchas. No olvides decorarlas con algún textil para darles más estilo, como un cojín estampado y una mantita o plaid.

En la piscina, las tumbonas son de El Corte Inglés. El plaid de Zara Home. Cojines de La Fábrica de Hielo. Las plantas son de Viveros Hermanos González.
Tumbona y mesa auxiliar de fibras junto a la piscina MG 4623-4

2.

Tu rincón para el sosiego

Las fibras naturales son las estrellas de este jardín con piscina que parece teletransportarnos a Bali. Junto a la hamaca con respaldo reclinable, se colocó una mesa auxiliar con forma de diábolo de la colección Kediri, y una cesta muy coqueta con acabados en negro. Almacenaje y decoración, ¡dos por uno!

 

Encontrarás la mesa de la colección Kediri desde 129 € Comprar

casa-con-piscina-donde-se-ve-una-mesa-de-comedor-redonda-con-sillas 426473

3.

Bañarse entre dos azules

Entre el azul del cielo y el azul del mar, el turquesa de la piscina. Y es que los baños en esta piscina desbordante son un placer para todos los sentidos.  Al estar situada al borde del terreno y con vistas al mar, la percepción es que la piscina no termina nunca, ya que prolonga visualmente en el agua del mar. 

Exterior de casa vistas al mar con piscina y mujer

4.

1. Un espectacular mirador en Jávea

Encaramada en una colina, esta casa disfruta de unas vistas de postal. No solo de la alicantina isla del Portichol, sino también de Ibiza, que se vislumbra en los días despejados. Pero esta casa no tiene nada que ver con lo que era antes de que el decorador Pedro González la transformara por completo. Empezando por la piscina, que estaba de origen, ¡oculta tras la casa! La nueva ubicación permite disfrutar de estas bonitas vistas. 

La toalla azul con ribete negro es de Catalina House. 
Exterior de casa con piscina 00510305 O

5.

Un rincón de yoga junto la piscina

Si para la filosofía slow life es vital conectar con la familia, también lo es conectar con uno mismo. Por eso, es esencial que dentro de nuestra casa tengamos habilitado nuestro propio rincón donde hacer lo que más nos guste: leer, pintar, escribir... ¡O hacer yoga! Precisamente, la decoradora habilitó dos colchonetas donde está la maquinaria de la piscina y, además de ocultarla, ahora disfruta de una zona privilegiada para practicar este deporte. No te pierdas el resto de espacios slow de esta casa

Jardín con piscina y familia

6.

Un jardín para disfrute de pequeños y adultos

Lo hemos avanzado: el entorno natural de esta finca es único y la conexión de la vivienda y sus habitantes con él es una de las máximas de la slow life. Aquí, más allá de su precioso porche, encontramos este vasto jardín que, al fundirse con su entorno natural, parece infinito. Es la zona preferida de los niños ¡y los adultos!: columpios, una cabaña y una piscina que se insertó donde había una ruina de piedra antigua.  

00465252

7.

Solo para ti (o para mí)

No a todo el mundo le gusta el agua o tomar el sol. Pero si a ti sí que te gusta, hazte con muebles cómodos en los que disfrutar de un rato relajado. Una chaise longue, como el de la imagen, con una mesa auxiliar en la que apoyar un té helado y tu lectura de verano, será suficiente. 

patio-casa-de-campo-en-piedra-con-piscina-00483661 O

8.

Una piscina en la casa del pueblo

Aunque tradicional, una casa en el pueblo no tiene por qué prescindir de las mejores comodidades. Así que, ¿por qué no convertir el patio en una piscina en la que relajarse cada verano? Nos encanta que el agua caiga por un caño, como en las albercas de toda la vida. 

Tumbona blanca Marunda, tumbonas de caña Álex y alfombra de Taller de las Indias. Alfombra de colores en Alfombras étnicas y mesa auxiliar de Ikea.
00486923

9.

A dos alturas

A este exterior ¡no le falta de nada! Cuenta con un estar agradabilísimo, así como un pequeño comedor con una mesa redonda y dos butacas y, cómo no, una piscina con vistas al mar. Pero a una altura distinta. ¿Cuándo vamos?

Sofá y butaca Mistral, de Roda. Cojines y pufs de Calma House. Mesa de centro de bambú en La Maison y mesa de centro de piedra, de Roda, en Casamitjana. Alfombra de Calma House y sillas de bambú en Carolina Blue
00504063 Zona chill out al sol o a la sombra

10.

Una piscina urbana en una piscina

También las terrazas urbanas pueden contar con piscina –si el forjado permite el peso o se refuerza para poder instalarla–. Si no lo crees mira cómo esta piscina complementa a la perfección una terraza a la que no le falta de nada. Mira cómo es esta terraza urbana al detalle

Colchonetas Small Mattress, rulos y cojines de tartán y alfombra Gofre Terracota, de GanRugs. Faroles de ratán, en Sacum
pareja-de-verano-tumbona-en-piscina 00508447 O

11.

Una piscina rodeada por los pinos

Cuando hace mucho calor, nada como que dé un poco de sombra en la piscina para que sea más agradable el baño. Esta está protegida bajo la sombra de unos enormes pinos. ¡Qué agradable!

Tumbones, de Lenne Bjerre, en Stand del Mueble. Mesa auxiliar, de Mestre Paco. 
00510290

12.

Una piscina con alma marroquí

Esta piscina pertenece a la casa de campo de la interiorista Marta Tobella, donde quiso recrear un patio marroquí. Para ello, la piscina tipo alberca es perfecta para darse un chapuzón y después relajarse en las cómodas tumbonas de fibras que completan el conjunto. Mira cómo es el resto de la casa de la interiorista

Tumbonas, de rafia, de Let's Pause. 
sombrillas 00528701 O

13.

La protagonista del jardín

Nada como pasarse el día relajado en una de esas tumbonas, a la sombra de esas sombrillas y con esa increíble piscina para relajarse. Lo mejor es que a uno de los lados cuenta también con un espacio con césped en donde tomar el sol, mientras que en el otro, unas plantas con flor que alegran la zona. 

Tumbonas, de Freer Living. 
Antes: . 00510291 O
Marta Tobella

14.

Después: espacios multiusos y un apartamento de invitado

Con la reforma, Marta saneó el edificio, cambió las puertas de la zona de los establos por unas de hierro acristaladas, y mantuvo la puerta antigua de planta superior. "Por el momento lo tengo vacío, pero la intención es montar una sala para hacer cerámica y un espacio para practicar yoga. Y, en la parte superior, me gustaría habilitar una casa de invitados", explica. ¿Quieres ver la casa al detalle?

Exterior de casa con piscina y jardín 00510290

15.

Después: un oasis de paz urbano

¡Quién la ha visto y quién la ve! La decoradora le ha dado una segunda oportunidad a esta casa pero respetando al máximo su historia. De hecho, se trata de una construcción protegida por catálogo arquitectónico. Marta convirtió el exterior en un "patio marroquí", con una piscina tipo alberca y una zona de baldosas de barro que imitan las originales de la vivienda, que no pudieron conservarse. 

vista-de-la-piscina-con-un-banco-de-madera-al-fondo-00527588

16.

Un banco de jardín junto a la piscina

Un banco de madera es el acompañante perfecto para una zona de piscina. Para que sea más cómodo, colocar con una colchoneta gris, del mismo color que los respaldos, como en este jardín. Y no te olvides de añadir unos cojines extra para mayor confort. ¡No querrás salir de ahí!

Exterior con piscina y zona de tumbonas

17.

Un jardín muy mediterráneo con una piscina con vocación de alberca

 “Con plantas aromáticas, palmitos, olivos y los árboles existentes creamos un jardín mediterráneo con un mantenimiento y consumo de agua mínimos", explica la interiorista encargada del proyecto, Elba Danel. De hecho, esa vocación natural se manifiesta, también, en la piscina, que se ideó con vocación de charca.

Exterior con piscina de casa de veraneo en Formentera

18.

1. Una casa en Formentera pensada para desconectar

Todo en esta casa es una invitación al relax y al dolce far niente. Empezando por su entorno de excepción: y es que está rodeada de naturaleza, sin vecinos a kilómetros y con el mar en el horizonte. Pero, además, la reforma proyectada por Gemma Gallego de Knowhaus, buscó reorganizar la antigua y caótica vivienda en una más cómoda, actual y conectada con su exterior.   

Tumbonas de Let's Pause. 
vista-de-jardin-con-piscina-desbordante

19.

3. De convento del s. XIV a casa familiar que se asoma al mar

Esta casa cuenta con más de 700 años de historia, y por ella se han paseado desde reyes hasta monjas. Hasta que los actuales propietarios se enamoraron, no de su historia, sino de sus espectaculares vistas al Mediterráneo. "Mi marido es un apasionado del mar y al verla, con el mar envolviéndola, se enamoró", recuerda la propietaria. 

Exterior con piscina y vistas al mar 411960

20.

Una panorámica entre dos azules

Si las vistas de la casa eran de postal, el enclave era un auténtico lujo, porque la casa está ubicada en el parque natural del Garraf, en pleno Penedés, provincia de Barcelona. Mar a un lado, pinos al otro y a un paso, la piscina desbordante que parece fundirse con el mar. 100% esencia mediterránea. 

Zona chill out al sol o a la sombra 00504063

21.

Por supuesto, con piscina

Las dimensiones permiten que las terrazas grandes cuenten con un jacuzzi o una terraza. Todo dependerá de la estructura del espacio porque debe soportar el peso del agua. Hay terrazas que ya cuentan con una y otras en las que es posible realizar la obra, siempre bajo supervisión de los profesionales. En esta, la terraza se completa con una zona de solarium alrededor y, al fondo, un espacio de estar bajo la pérgola.

Colchonetas Small Matress, cojines y alfombra Gofre Terracota, todo de Gan-Rugs.
00504058 Zona chill out al caer la tarde junto a piscina

22.

...Y ver el atardecer

¿Y cómo decorar esa misma terraza con piscina al atardecer? Teniendo a mano la iluminación exterior adecuada. Aquí se ha optado por faroles solares que se cargan durante el día, guirnaldas extendidas por el suelo o por la pérgola y mini portavelas repartidos alrededor de la piscina o agrupados en bandejas y colocados en puntos estratégicos. Las colchonetas se han reorientado para disfrutar en compañía de las magníficas vistas de la ciudad y de una puesta de sol impresionante.

Colchonetas Small Matress, cojines y alfombra Gofre Terracota, todo de Gan-Rugs. Faroles de ratán, de Sacum. 
00504063 Zona chill out al sol o a la sombra

23.

Para sentarse, tumbarse...

Unas alfombras dobladas convenientemente cerca de la piscina son el mejor escenario para tumbarse a disfrutar de los últimos rayos de sol o, si lo prefieres, sentarte a tomar un tentempié en los sofás del fondo bajo la sombra del techo de cañizo. ¡Una estampa súper relajante!

Colchonetas Small Matress, cojines y alfombra Gofre Terracota, todo de Gan-Rugs. 
510305 Zona chill out en la piscina

24.

Relajarse en la piscina...

La instalación de la piscina —de por sí, antiestética— fue la zona elegida por la interiorista Marta Tobella para crear una relajante ¡y fresquita! zona chill out. Tan solo colocó encima unas colchonetas y unos cojines donde relajarse, tomar el sol o dormir la siesta. Un patio en el que se respira cierto aire moruno. ¿Quieres conocer el resto de la casa?

Colchonetas, de Sacum.
exterior-con-mini-piscina-00527549 O

25.

Una piscina

Sencilla, pequeña, tipo alberca… como sea, pero una casa de campo será el refugio perfecto en verano con una piscina en la que refrescarse. Puede ser de agua con cloro o tratada con sal. De superficie o semi enterrada, pero oriéntala hacia el sol para que puedas aprovecharla el mayor número de horas y días.

Butacas de mimbre, de Inthai. 
Terraza con piscina y vistas a Barcelona

26.

Después: un espectacular mirador a Barcelona con piscina y chill out

¡Wooow! ¿Increíble, verdad? Aunque no lo parezca, es la misma terraza. Pero tras pasar por las manos de los arquitectos Jorge Moser y Eva Mur, que convirtieron los 65 m2 de ese antiguo tendedero en una terraza con piscina, chill out y estar de verano con las mejores vistas de Barcelona. La piscina, que queda elevada unos 80 cm, se rodeó de una tarima de ipé cuya escalera de acceso hace las veces de banco y de solárium. Y para que nada frenara las vistas, se derribó el antiguo murete y se sustituyó por una minimalista barandilla de vidrio. 

00528954 Pufs de fibra en piscina

27.

Pufs de fibra como asientos extra

En lugar de sentarte en el suelo duro de la piscina, hazlo sobre un puf de fibra vegetal y mete las piernas en el agua para estar bien fresquita. Puedes utilizarlo como asiento extra o, si su superficie es plana, como mesa auxiliar para tomar un tentempié.

00510237 Tumbonas de fibra

28.

Tumbonas de fibra para descansar a placer

¿Tienes un jardín con piscina? Entonces te encantará esta idea. Coloca sobre el césped unas tumbonas de fibras naturales al sol o a la sombra, como las que ha dispuesto en el exterior de su casa la interiorista Marta Tobella, de rafia. Vístelas con una toalla o un plaid para que no te levantes con la piel tatuada. ¡Menudas siestas se avecinan!

Hamacas, de Let's Pause. 

 

salón blanco con chimenea y con ventanal con vistas al exterior y piscina

29.

Un salón dolce far niente

Esta es la casa de la decoradora Marta Tobella y toda ella es una invitación al relax y al dolce far niente. Muy blanquita, con un suelo de toba y un exterior con vocación de patio marroquí, es durante la primavera y el verano cuando se disfruta más y mejor de ella. 

 MG 4623-4

30.

Con solárium

Junto a la piscina hemos creado una zona para tomar el sol, leer un rato o refrescarse. Solo necesitas una tumbona cómoda, como el modelo Bahamas de bambú de El Corte Inglés, y una pequeña mesa auxiliar. El cesto es práctico para guardar cojines o libros. 

Exterior de casa con piscina de Marta Tobella 00510290

31.

Un patio de inspiración marroquí que es un oasis urbano

La piscina con vocación de alberca y aguas color turquesa, la zona de relax resguardada del sol por el follaje de los árboles, el comedor bajo la pérgola y el salón de verano, ideal para disfrutarlo incluso durante días soleados de invierno. ¿Quién diría que esta casa está en plena ciudad y no en un entorno rural?

Tumbonas de Let's Pause. 
045 DSC4195/ 510272

32.

Blanco y madera

Si quieres captar toda la luz natural en tu salón, apuesta por el blanco en paredes y techo y piezas de madera en la deco. Así lo ha hecho la interiorista Marta Tobella en su luminoso salón abierto a la piscina. ¡Todo un acierto!

Sofá, chaise longue, butacas, mesa de centro y alfombra, de Sacum.

 

Exterior de masía centenaria con piscina 00482274

33.

4. Una masía del s. XVII convertida en casa de campo ideal

El estudio de Lizarriturry Tuneu fue el encargado de transformar esta masía centenaria en la casa de campo luminosa, respetuosa con su historia y moderna, a la vez, pensada para el disfrute de una familia en pleno s. XXI. Su fachada apenas se tocó, abriendo tan solo algunas ventanas nuevas para llevar más luz a una casa que era muy muy oscura. 

Jardín de casa de campo con piscina 00485448

34.

1. Una masía medieval muy moderna

Esta casa de campo atesora varias vidas. O parte de las piedras que sostienen sus muros. Y es que su historia se remonta a la edad medieval, aunque de sea época queden pocos vestigios. El equipo de Lizarriturry Tuneu la rehabilitaron, siempre con una arquitectura tradicional que aúna los métodos constructivos tradicionales con las comodidades de hoy en día. Para el paisajismo se combinaron especies autóctonas con zonas ajardinadas.  

Jardín con piscina y casita en el árbol 00505029

35.

Vida al aire libre, la filosofía tras el concepto 'friluftsliv'

En los países nórdicos, donde la luz del sol es un bien escaso, tiene lógica que conceptos como friluftsliv formen parte de su día a día. Como te decíamos, se resume en realizar todo tipo de actividades al aire libre, incluyendo la pesca o la recolección de frutos en el bosque. De este modo, se mantienen más saludables a nivel físico y mental.

Mecedoras y reposapiés, de la colección Överrall, mesa y banco bajo el árbol, sillones de ratán Ulriksberg y alfombra azul Lovrup, en el porche, todo de IKEA.
Salón con correderas que separan de piscina_00510461

36.

Un salón diáfano con piscina

¿Quién tiene una piscina en el salón? Esta familia la tenía, aunque con la reforma decidieron separarla del estar mediante correderas porque en una casa con niños pequeños podía resultar peligroso. Además, aprovecharon las obras para tomarle prestados unos metros y así ampliar el salón. No te pierdas el resto de espacios de esta casa

Exterior de casa con jardín y piscina con vistas a la isla de Portitxol_00527589

37.

8. AGOSTO: La casa que es una atalaya al mar

Viendo esta foto no es necesario decir mucho más del porqué esta es una de nuestras casas favoritas del número de Agosto. Aunque cuando el decorador Pablo González dio con ella no estaba para nada como está ahora. Como anécdota: la piscina estaba en la trasera de la casa, por lo que no se disfrutaba de esta panorámica a l isla del Portitxol, en Jávea. 

salon con cerramiento y piscina en patio_00510461

38.

Un caso muy particular

En esta casa el cerramiento de cristal delimita e integra porque por un lado separa el salón de un patio interior con piscina y, por otro, integra ese ambiente exterior tan particular en la vida del área social. El cerramiento se proyecta con grandes hojas correderas con perfilería oscura.

Casa de Silvia Aranda, sofás de Becara, mesa de centro de Sacum, librería de Hanbel, consola de Tierra Extraña y lámpara trípode de La Maison.
009 DSC4638

39.

Mi paraíso privado

Así titulamos esta casa construida en 1830 por unos payeses y renovada por Marta Tobella, interiorista, propietaria de la tienda Sacum y dueña también de este paraíso. ¿Te preguntas en que pueblecito de costa o isla se encuentra? Frío, frío... esta en plena ciudad de Barcelona. 

Jardín de casa con piscina y vistas al campanario del pueblo

40.

Un jardín mediterráneo con vistas al campanario

Cipreses, plantas aromáticas autóctonas y un precioso olivo, que es el emblema de la casa y bajo el cual Anna solía pasar horas charlando con sus amigas, colorean y llena de vida el jardín de esta casa con unas vistas privilegiadas al campanario del pueblo. 

Exterior de masía centenaria con jardín

41.

8. Una masía centenaria rescatada de la oscuridad

A esta masía le sobraban años de historia y le faltaba luz. Además de adaptarla a las nuevas necesidades de una familia de hoy en día. El equipo de Lizarriturry Tuneu Arquitectura se encargó de inundarla de luz abriendo nuevas ventanas pero respetando al máximo la fachada original, que atesora siglos de historia. 

jardin con hamacas de fibras naturales junto a la piscina 00510296_O

42.

¿Y si añadimos una piscina en el jardín?

La idea de tener una piscina en la casa de campo es totalmente moderna. Ahora no se concibe la vivienda completa sin un lugar donde refrescarse de los tórridos veranos. Esta de la imagen, con jardín, zona de estar, de relax y comedor, tiene forma de alberca para integrarla perfectamente en el entorno. El mobiliario de madera, fibra y metal, no escatima en comodidad. ¡Aquí, sí hay quién viva! 

Hamacas de rafia, de Let’s Pause.
Piscina y jardín

43.

Una piscina con panorámicas vistas a la isla del Portichol

El propietario de esta casa lleva Jávea casi casi en el ADN. Y es que con unos pocos meses ya veraneaba en esta localidad alicantina. Y verano tras verano su historia de amor con este enclave no hizo más que crecer. Hasta que hace poco pudo materializar su sueño: comprarse una casa con vistas a la pequeña isla del Portichol.  “Su ubicación, a lo alto de una colina, era privilegiada y las vistas únicas, entre el azul del cielo y el del mar”, resume el interiorista Pablo González, de Proyectos Palez, responsable de la reforma. 

La toalla azul con ribete negro es de Catalina House. Las cortinas de lino blanco son de Zara Home y la alfombra redonda de fibras, de Carolina Blue.

Exterior con arcos y zona de jardí y piscina

44.

Un jardín que se ha reorganizado con la reforma

La reforma fue integral, dentro y fuera. Y es que la piscina, de origen, estaba detrás de la casa, dándole la espalda al mar. Con las obras se aprovechó para empujarla hasta el tope legalmente permitido de este acantilado de 135 metros. Ahora parece una extensión del mar. "Los días despejados puedes ver incluso Ibiza. Es como estar en el paraíso", concluye Pablo.

Arcos de piedra tosca originales y porticones recuperados.

fachada y piscina de la casa

45.

Piscina, a prueba de virus

Y si además de tener el mar a un paso, tu casa de la playa tiene piscina ¡aprovéchala! No hay nada mejor que levantarse de la siesta y darse un chapuzón para desperezarse. Eso sí, procura limpiarla todos los días de hojas y bichos, regular el valor del pH, aplicar el tratamiento para el agua, sea de sal o cloro, desinfectar a diario las zonas comunes (vasos de ducha, suelo, tumbonas...) ¡y no quitar ojo si hay niños pequeños! 

patio-casa-de-campo-en-piedra-con-piscina-00483661 O

46.

El patio de mi casa es particular

Tener piscina privada en tu casa de campo va a ser crucial a partir de ahora. Las olas de calor, cada vez más frecuentes, y la nueva normalidad hacen que nuestro pensamiento gire solo en cómo remojarnos con todas las precauciones. Si no dispones de una, deberías planteártelo, aunque sea instalando una piscina desmontable. Esta de la imagen, rodeada de piedra, conserva el sabor antiguo de pueblo. Y, además, como se encuentra en el patio interior, está libre de miradas indiscretas.

Tumbona blanca Marunda, tumbonas de caña Álex y alfombra, de Taller de las Indias. Alfombra de colores, en Alfombras étnicas y mesa auxiliar, de Ikea.

 

00482280

47.

Jardineras de barro, muy decorativa

Si te gusta el encanto de las casas rústicas, las jardineras de barro son tu opción. Es un material poroso que evita que el agua se encharque en las raíces. Es el material perfecto si la planta va a estar expuesta a la lluvia, de manera que pueda evacuar el exceso de agua. Aunque, precisamente debido a que absorbe el agua, si no llueve habrá que aumentar el riego. Entre sus desventajas: su peso y su escasa resistencia a las heladas, que pueden hacer que la jardinera o maceta se rompa.

Mesa redonda, de Penthouse Atrhome. Taburete, en Filocolore. 
111 DSC3512

48.

¿Cómo sois tú y tu familia?

Si sois muchos, seguramente te decantes por colocar un comedor exterior para celebrar las mejores comidas veraniegas. En cambio, si sois más de tomar el sol y darse un bañito, puedes transformar un simple patio en un superpatio con piscina. Lo importante es que, antes de invertir ni un solo euro, valores cómo lo vais a aprovechar.

w00504058

49.

Disfruta del paisaje... mejor en remojo

¿Tu terraza tiene piscina por pequeña que sea? Siéntete una privilegiada porque darte un chapuzón después de comer y dormir la siesta te hará alcanzar el Nirvana. Esta, prefabricada en acero inoxidable y a unos 80 cm por encima del suelo de la terraza, cuenta con una espectacular vista de Barcelona. Para salvar el desnivel, sus arquitectos Eva Mur y Jordi Moser proyectaron una escalera de acceso de tarima de ipé, que hace las veces de banco y solárium. ¿A qué es una gozada? 

Colchonetas Small Matress, rulos, cojines de tartán y alfombra Gofre terracota, de GanRugs. Faroles de ratán, en Sacum.
 DSC3040

50.

Un salón y al lado...la piscina

¿Puede haber un salón con piscina interior? ¡Ya lo creo! Prueba de ello es este impresionante estar diáfano con correderas acristaladas que te llevan directamente al agua. Su propietaria es la dueña de la tienda online Borondo Beanbags. El pavimento de cemento de cal griega discurre por toda la casa dotándola de continuidad. ¿Quieres conocer el resto de la casa?

Sofás, de Becara. Mesa de centro, de Sacum. Librería, de Hanbel. Cojines, de Borondo Beanbags y Maisons de Vacances, en La Maison.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?