19 /20

1.

Una lámpara de techo retro con tres pantallas de cristal

Esta propuesta es tan original como ligera. La lámpara, un diseño de la decoradora Pia Capdevila, integra tres pantallas de cristal dispuestas a diferente altura y con formas y tamaños diferentes. 

2.

Una lámpara de techo de papel (casi) invisible

La lámpara está, pero pasa fácilmente desapercibida en este salón en blanco. Las lámparas de papel, tipo origami, vuelven a estar de moda y, para pocos metros, son un acierto, porque resultan ligeras y muy discretas. Aquí, además, deja el protagonismo en el propio espacio, decorado con bellas molduras. 

3.

Dos lámparas gemelas con pantalla tramada

En espacios abiertos, como esta cocina integrada en el salón, optar por lámparas con la pantalla tramada, como estas, favorece una comunicación más fluida entre espacios, a la vez que deja pasar más la luz. Además, resultan mucho más ligeras que una con la pantalla opaca. 

Estas son de Côté Déco. La cocina es un proyecto de la decoradora Gema Ospital.

4.

Un aplique retro que hace de lámpara de pie

Los apliques son un grandísimo aliado en pocos metros. Al ir empotrados a la pared, no restan espacio útil, como sí puede hacerlo una lámpara de pie. Además, dan un toque muy singular y especial a la decoración. Como este, de Piedrapapeltijera Interiorismo, que en dorado y con una pantalla de cristal blanco tiene un look muy art déco. 

5.

Una lámpara de comedor de cuentas

Cristal y espacios pequeños son un tándem perfecto. Y cuando se trata de una lámpara de techo, más aún, ya que evita que se convierta en un obstáculo visual, dejando pasar la luz de un lado a otro y, a la vez, creando atractivos efectos de luz. Formada por pequeñas cuentas de cristal, parece prácticamente invisible.

6.

Dos apliques con brazo tipo acordeón

Estos dos apliques empotrados liberan las mesitas de noche y, al tener los brazos tipo acordeón, permiten orientar la luz en función de las necesidades. Su look industrial encaja, además, a la perfección en este dormitorio.

 

7.

Un icono de diseño mini y portátil

Esta lamparita dará una nota de diseño a cualquier rincón ¡y sin apenas ocupar espacio! Además, con la ventaja de ser portátil, ya que funciona con batería, por lo que te la puedes llevar donde más la necesites. Es la Follow me de sobremesa de Marset.  

8.

Una lámpara ligera de pie metálica

Esta lámpara de pie es perfecta para salones pequeños gracias a su diseño estilizado y su pequeña pantalla. En un rincón, como aquí, apenas ocupa espacio. Con el plus que es articulada, pudiendo graduar la orientación del pie y de la pantalla según las necesidades. Es un diseño de La Maison. 

9.

Una lámpara de sobremesa con pie de cristal

La combinación de su pie de cristal transparente y su pantalla de tela en blanco convierten a esta lámpara de sobremesa en un aliado perfecto para salones de pocos metros, ya que resulta muy ligera. Además, da un toque muy fresco, perfecto para un salón de verano, como este.

10.

Dos lámparas hechas de metal y cristal

Estas dos lámparas gemelas son una opción muy práctica para este comedor, pequeño y abierto a la cocina, ya que resultan ligeras por su estructura metálica y sus pantallas acristaladas. Además, son muy fáciles de lavar, un punto importante en offices o, como aquí, comedores abiertos, ya que están más expuestos a los humos de la cocina. 

11.

Un aplique de diseño que decora por sí solo

En dormitorios pequeños, nada mejor para liberar la mesita de noche, que suele ser mini o directamente no haberla, que empotrar un aplique. Si sueles leer antes de acostarte, lo mejor es optar por un diseño con el brazo articulado y la pantalla orientable, como este icónico Tolomeo de Artemide, que aporta una nota de diseño al dormitorio. 

12.

Una lámpara de techo con la pantalla de mimbre

Es una opción que dará un plus de calidez a un comedor pequeño sin recargar el ambiente, ya que su diseño con varas de mimbre resulta visualmente ligero. Esta es de Tons.  

13.

Dos apliques retro muy decorativos

No por ser minimalistas deben ser sosos. Y así lo demuestran estos apliques que, sin apenas ocupar espacio, dan a este baño un toque muy especial. ¿La gracia? Las bombilla tipo Edison vintage, que encajan a la perfección con un aplique de aire retro. Los apliques proceden de Hoc Volo, responsables de la reforma de este baño. 

14.

Dos lámparas flexo para el comedor muy versátiles

En comedores pequeños, donde la mesa debe arrimarse a la pared y optar por una lámpara de techo no es la mejor opción, una alternativa que además marca estilo es apostar por una lámpara tipo flexo empotrada en la pared. Estas, de Punto Luz, tienen el plus de poder graduarse en altura, pudiéndose adaptar al doble uso de este comedor: cuando no es comedor, la mesa se divide en dos y, arrimadas en paralelo a la pared, se convierten en estudio, contando cada mesa con su lámpara. 

15.

Un aplique de pinza de quita y pon

Es práctico y da un toque divertido e informal a este dormitorio infantil. Su pantalla blanca se integra perfectamente en la decoración y gracias a la pinza, puede sujetarse fácilmente en el cabecero, librando la mesita de noche. Además, lo puedes mover según las necesidades. 

16.

Tres lámparas gemelas de diseño minimalista

En vez de optar por una lámpara XL para iluminar toda la mesa, una opción original para comedores pequeños es combinar dos o tres lámparas XS del mismo diseño, como se ha hecho aquí. Estas, de Santa & Cole, son discretas pero a la vez dan una nota de estilo a este comedor. 

17.

Un aplique que es invisible

Este aplique con pantalla de cristal transparente le va a este baño mini como anillo al dedo. Es tan discreto que pasa totalmente desapercibido, pero a su vez, en la distancia corta, resulta muy decorativo. 

18.

Dos apliques vintage para la litera

A falta de mesita de noche, apliques empotrados. Esta es una solución muy práctica para una litera, donde lo habitual es no contar con la mesita de noche. Aquí, se ha optado por dos diseños gemelos y orientables, lo que los hace más versátiles. Cuanto más compactos y pequeños los elijas, mejor, así evitarás que sean un estorbo a la hora de dormir. 

19.

Una lámpara de techo de lamas de madera

Esta lámpara lo tiene todo: es cálida, gracias a su diseño con lamas de madera que envuelve el cilindro de cristal central; ligera y muy decorativa. En dormitorios pequeños, como este, dará un toque especial sin recargar el ambiente. 

20.

Un flexo de madera empotrado y articulado

Es una opción práctica y original de iluminar con una sola lámpara dos zonas o ambientes de una habitación. En este caso, la cama y el banco que crea un agradable rincón de lectura. Con el brazo totalmente articulado y la pantalla graduable de orientación, resulta super práctico. Y con el plus decorativo de su estructura de madera y con un toque industrial. 

Que tu casa sea pequeña no significa que debas tirar de anodinos focos empotrados... ¡a menos que te encanten! Son prácticos y se integran completamente en la decoración, pero no aportan nada decorativamente hablando. Las lámparas, ya sean de techo, de sobremesa, de pie o los apliques –que están muy de moda–, completan la decoración de una estancia y en muchas ocasiones, pueden ser las auténticas protagonistas. Así que, ¿por qué renunciar a ellas? Elígelas ligeras, proporcionales al espacio y valora los diseños empotrados, y no solo para el dormitorio. ¡Y vista al techo!