Antes y después

1 /172
cocina-abierta-con-muebles-de-madera-y-salpicadero-placa-de-metal-y-antepecho-de-cristal 483385

1.

Después: una cocina amplia, vintage y multifunción

Y donde había un salón oscuro y deprimente... ¡tachán! Una súper cocina luminosa, con carácter vintage y reconvertida en el corazón de la vivienda. "El espacio que ahora ocupa la cocina debía ser el salón, pero la propietaria quería que la cocina fuera muy grande, porque es donde ella y sus hijas hacen vida en invierno", explica la decoradora. De hecho, en esta cocina comen, trabajan y estudian. Y no te pierdas, ¡han llegado a ser 10 en esa mesa! 

Mobiliario, revestimiento y campana, realizados por Carpintería Antonio Sánchez Olmos. Lámpara aplique, en La Fontaine. 
00483336

2.

Después: un baño con personalidad al que no le falta de nada

Qué cambio, ¿verdad? Con la reforma, el baño se mantuvo en la ubicación original, pero se echó todo abajo para crear este con vocación casi de spa, a pesar de ser mini. El blanco, que lo inunda de luz, y los detalles retro que suman encanto hacen de este baño un espacio de relax. 

Espejo en Cassai Home & fashion y grifería de Neocerámica.
dormitorio-terraza-rustico-00483337-2

3.

Después: un dormitorio "cabañita" con salita de estar improvisada

El dormitorio se abrió al nuevo salón, ganando mucha luz natural, sensación de amplitud y un estar improvisado. Y, cuando se precisa de intimidad, unas cortinas separan ambos espacios. Las paredes y el suelo revestidos con lamas de madera, como en el resto de la vivienda, y el techo con cañizo dan un look de cabañita que suma encanto y personalidad a este bajo con vocación de casita de playera

Cabecero, diseño de la decoradora Gabriela Conde. Cojines, cortinas y colcha de De Pepa's. Aplique, de La Fontaine.
Vestidor con tocador 00483339

4.

Ahora: un vestidor con tocador súper práctico

Sí, este vestidor con encanto vintage y lleno de luz es la antigua cocina. Imposible, pero cierto. Al cambiar la cocina de ubicación, se "ganó" este espacio que la decoradora decidió convertir en el vestidor de las hijas adolescentes de la propietaria. Y para sacarle más partido y liberar un poco el baño –uno solo para tres mujeres– se decidió crear este tocador que, separa, además, los dos armarios. 

Espejo, de Cassai Home&Fashion.
salón mini blanco con sofá verde agua y cerramiento 00483333

5.

Después: un salón ganado al exterior, súper luminoso y con mucho encanto

Y esos metros arañados al nuevo exterior se convirtieron en el salón, mini pero práctico y con muchísimo encanto. ¿El acierto? El cerramiento tipo invernadero, que lo inunda de luz. Además, los dos sofás enfrentados se convierten en cama y en este verde agua, le dan un toque muy veraniego y ligero. 

Sofá y puf, de Lucky Mora Studio. Estores, de Polo Masclans. Mesa auxiliar, de Zag&Zig.
Patio de planta baja pequeña con salón de exterior 00483326

6.

Después: un súper patio de más de 80 m2

Con la ayuda de la arquitecta técnico Blanca Figueras y la constructora Terramar, ese patio tubular y sin uso se transformó en el oasis de paz que es ahora. Para lograr esta transformación, primero tuvieron que vaciar toda la tierra, porque había tres peldaños que se comían todo el espacio, para poder nivelarlo y dejarlo como está. Ahora el patio cuenta con 80 m2 de superficie practicable. 

Sillas de cuerda y mesas marroquíes de Zigzag. Bancos de La Maison. Cojines y colchonetas, de Pepas.
Cocina blanca con encimera de madera

7.

Después: una cocina con un total look en blanco

La cocina, con una península que sirve de separación visual con el salón comedor, también se tiñó de blanco, más allá del mobiliario. Y es que incluso los electrodomésticos, la campana y la grifería se eligieron de este color. Un frente de armarios, con la nevera panelada, oculta la puerta de acceso al baño. ¿Quieres ver cómo se resolvió el almacenaje del dormitorio? ¡No te lo pierdas!

IKER LÓPEZ ESTUDIO

8.

4. Antes: unas oficinas frías y sin personalidad

Cuando el equipo de Iker López Estudio puso un pie en este piso, se encontró con una oficina diáfana, con paredes de cristal en uno de sus extremos, columnas y muchos espacios abiertos. Un suelo frío de microcemento gris casi negro, conductos de aire acondicionado... Vaya reto!

IKER LÓPEZ ESTUDIO

9.

Después: un piso con mucho estilo y personalidad

De esas frías oficinas no queda ni rastro. El arquitecto Iker López Consuegra transformó ese espacio aséptico en un piso con sabor señorial, en sintonía con la finca catalogada en la que está ubicado, y con una decoración ecléctica que le da una personalidad única. 

IKER LÓPEZ ESTUDIO

10.

Después: espacios separados pero comunicados entre sí

Con la reforma, se tuvieron que levantar tabiques para separar los diferentes espacios de la vivienda y ocultar los pilares vistos que no se podían mover. Se habilitó, así, un despacho con espíritu de biblioteca separado por dos correderas, una que da acceso al salón y otra al pasillo. También se separó la cocina y el comedor de la zona de día, ¿quieres verlos?

Salón señorial blanco con grandes ventanales

11.

Después: un piso señorial súper elegante y chic

Cuesta creer que esas oficinas ochenteras y sin encanto se transformaron en este piso señorial con espíritu centenario. Todo es nuevo, pero parece que lleve un siglo aquí. El blanco crea una base neutra muy luminosa cediendo el protagonismo a la decoración y a la belleza del propio espacio. ¿Te has fijado en el precioso suelo de madera en espiga?

Vista de cocina blanca y acristalada

12.

Después: una cocina "interior" inundada por la luz

Como ocurría con el salón, todo en este espacio es nuevo, aunque el precioso cerramiento en "L" de la cocina parezca que siempre estuvo aquí. "Originalmente, la cocina era interior. Para ganar luz y relación visual con el resto de la vivienda, hicimos un gran cerramiento en "L". Aunque no solo el cerramiento delimita el espacio, también lo hace el techo, con sus molduras, puestas estratégicamente para ello. Dentro, todo es blanco, y eso nos da conexión con el salón y el comedor, aunque no perdemos la intimidad", nos cuenta Isabel.

Salón de loft blanco y con grandes ventanales

13.

Después: un loft moderno, acogedor e inundado de luz

Para transformar ese antiguo local en este loft luminoso, Carlota contó con la ayuda de la decoradora Bárbara Sindreu, que convirtió en realidad todo lo que la propietaria había soñado. Se optó por planificar el espacio totalmente diáfano, con solo una estancia independiente, el baño. Y todo se tiñó de blanco: paredes, techo, muebles... Con excepción del suelo, de madera y en un acabado un poco rústico, para darle calidez. 

Salón blanco diáfano con ventanales con vistas al parque

14.

Después: un piso súper luminoso y con terraza

Andrea tenía claro que luz y metros iban a ser las dos prioridades de la reforma. Para lograr lo primero, y llevar más luz a ese antiguo local oscuro, se abrió el gran ventanal del salón, que antes no existía. Y se pintó todo de blanco, creando una base neutra muy luminosa. La distribución diáfana de la zona de día también ayudó a que la luz circulara de punta a punta del piso. 

Antes local comercial

15.

Después: una zona de día diáfana ¡y sin zonas de paso!

Para aprovechar al máximo los metros, Andrea decidió planificar la zona de día diáfana, que organizó en tres planos –salón, comedor y cocina–, y se alió con el mobiliario para zonificar. Además, prescindió de las zonas de paso: ni recibidor ni apenas pasillos. ¿El resultado? Un piso que respira amplitud y claridad. Descubre el resto de soluciones de este pisazo

Ramisa Projects & Fun

16.

2. Antes: unas oficinas ochenteras compartimentadas y viejunas

Suelos de Sintasol con efecto madera(un material plástico para revestir pavimentos), puertas de color rojo, espacios compartimentados con separaciones de cristal... Feo, frío y con cero encanto. Así era la oficina con la que se encontró el equipo de Ramisa Projects & Fun. 

Ramisa Projects & Fun

17.

Antes: una demolición integral para empezar de cero

"El piso no tenía ningún encanto, pero estaba ubicado en un edificio que nos evocaba un espacio como el que al final proyectamos, puesto que tenía grandes huecos por los que entraba mucha luz enfrente de una alameda llena de vegetación centenaria. Para lograr nuestro proyecto, hicimos una demolición total, dejando la estructura de hormigón al aire. Así creamos un espacio que nos permitía desarrollar 100% nuestro estilo", explican los interioristas Ramiro Mora e Isabel Otero, de Ramisa Projects & Fun. 

FOTO ANTES PISO ANDREA

18.

1. Antes: un local oscuro y súper compartimentado

Este era el típico local comercial de planta baja oscuro, sin apenas ventanas y lleno de minicubículos. Hasta que Andrea dio con él y no dudó en tirarlo todo abajo, como se aprecia en esta foto del proceso inicial de reforma, para aprovechar sus dos grandes puntos fuertes: los metros y su ubicación privilegiada, ya que daba a un parque interior de viviendas. 

Loft-Barbara
Bárbara Sindreu

19.

3. Antes: un local lúgubre y con un pastiche de suelos

Cuando la propietaria de este local-piso lo vio por primera vez, era mucho más fantasmagórico de lo que se aprecia en esta imagen. Porque estaba completamente compartimentado por mamparas setenteras de oficina, convirtiendo sus escasos 60 m2 en una especie de enjambre de abejas. Poca luz, un pastiche de diferentes suelos y unos techos bajos completaban una estampa poco alentadora. Pero Carlota, la propietaria, vio más allá de sus carencias y supo sacarle lo mejor de sí. ¡Y vaya si lo logró!

Rincón de chimenea del salón 00516930

20.

Después: una zona de relax junto a la chimenea

Mismo rincón de la chimenea, ¡pero qué apetecible ahora! Y sin necesidad de importantes obras. Y es que, a veces, la transformación de un espacio es más fácil y rápida de lo que parece. Nueva pintura, nuevo mobiliario y el cambio, como aquí, ¡es radical! Si tienes curiosidad para descubrir el resto de espacios de esta casa, descúbrelos.

Salón con gran ventanal con vistas al exterior 00516926

21.

Después: un salón actual y abierto a las vistas

El equipo de The Room Studio conservó la estructura del salón pero le dio un cambio de look integral. Empezando por potenciar las maravillosas vistas de las que disfruta esta casa en la exclusiva urbanización de Supermaresme, a pocos kilómetros de Barcelona. Una paleta de colores neutros y muy suave, que transmite confort y tranquilidad, y una selección de mobiliario actual, con mucha presencia de madera, crean un salón acogedor e invitador. 

Cocina con pared de ventanas y office 00493772 O

22.

Después: una cocina súper luminosa y acogedora

La decoradora Natalia Zubizarreta aprovechó la reforma para integrar la galería a la cocina, así no solo ganaba unos metros muy útiles, sino que multiplicaba la luz natural de la cocina. Ese espacio privilegiado lo reservó para el office y organizó el mobiliario en dos frentes paralelos, lo que regala almacenaje y deja un paso central despejado. 

Cocina con puerta acristalada y mobiliario blanco 00493760

23.

Después: más calidez con una cuidada selección de materiales

La reforma no solo regaló metros y luz a esta cocina, sino también calidez. La decoradora optó por un mobiliario blanco, atemporal y ligero, pero lo "caldeó" con un papel pintado de color visón y textura textil y una encimera de Neolith que imita la madera. ¡Nos encanta! ¿Quieres ver el resto del piso?

Mobiliario de Santos y encimera de Neolith. 
Pia Capdevila

24.

1. Antes: un dormitorio desangelado y desaprovechado

Este dormitorio tenía metros, pero se desaprovechaban con una distribución tradicional de la cama, colocada arrimada a la pared y en paralelo a la ventana. Espera a ver qué se ingenió la decoradora Pia Capdevila... 

Dormitorio con cómoda y panel acristalado que separa varias zonas 00531708

25.

Después: una mega suite con tocador, despacho y zona de lectura

La decoradora anexionó la habitación contigua a la suite para ganar, así, un espacio muy generoso que organizó en 4 zonas, articuladas a partir de un original mueble en forma de H: dormir, tocador, despacho y estar junto a la chimenea. Cada zona disfruta de su intimidad, pero a la vez están conectadas visualmente y no se pierde la espectacular profundidad visual del espacio. ¿Quieres ver el palacete al detalle?

Dormitorio pequeño blanco con armario 00449677

26.

Después: una habitación luminosa y relajante

Sí, es la misma habitación. Pero tras pasar por las manos y la creatividad de la decoradora Pia Capdevila, que cambió la distribución de la cama para situarla en paralelo a la terraza, que ahora, con unas nuevas cortinas blancas, inunda de luz la estancia. 

armario-empotrado-blanco-combina-con-lavamanos-00449678

27.

Después: con un gran armario a pie de cama y una zona de tocador

Para darle unos cm al dormitorio, la decoradora integró el baño a la suite, pero sacó la zona de tocador, así el baño se quedaba solo con el inodoro y la ducha y podía ser mini, y el dormitorio sumaba unos cm extras. Además, con la nueva distribución aprovechó todo el pie de cama con un armario a medida en "L" que, al ser blanco, se integra perfectamente en el espacio. Si te ha gustado como ha estirado la decoradora los metros del dormitorio, espera a ver el resto del piso... 

Pia Capdevila

28.

2. Antes: un dormitorio viejuno y anticuado sin vestidor

El dormitorio de esta casa era para echar a correr. Con la pared del cabecero empapelada en rojo, el resto de paredes en rosa, muebles oscuros y anticuados, unas lámparas con pie de cerámica con flores multicolor, unas cortinas con bandós súper recargadas que se comían la luz... Un horror, en palabras de su actual propietaria. 

Pia Capdevila

29.

3. Antes: un dormitorio con posibilidades...

Este era el dormitorio que se encontró la decoradora Pia Capdevila cuando visitó por primera vez este palacete parisino. Tenía un ventanal maravilloso pero nada más. Pia tenía otros planes... 

dormitorio clasico con papel pintado en la pared del cabecero 00531707

30.

Después: un dormitorio muy elegante y moderno

La decoradora aprovechó la espectacularidad del espacio, con sus techos altos de más de 4 metros de altura y ese precioso ventanal, para crear un dormitorio moderno de lo más elegante, que contrastara con el clasicismo arquitectónico. El cabecero negro, que lo diseñaron a medida, está montado con listones y la pared se ha revestido con un papel pintado de espiga que simula un efecto de pared entelada. 

Dormitorio con cabecero a medida y salida a la terraza

31.

Después: un dormitorio luminoso, moderno y acogedor

La decoradora Pia Capdevila no dudó en anexionar la habitación contigua para ganar un dormitorio súper amplio de 28 m2 que organizó en dos zonas: la de cama y la de vestidor. Para la zona de dormir, optó por un cabecero tipo murete a medida, que le permite salvar una columna. Y los blancos y los beige son los tonos que se imponen en una decoración fresca y actual. 

Dormitorio con cama en medio y cabecero a medida con espacio para guardar

32.

Después: un dormitorio más optimizado con la cama como protagonista

¡Qué cambio! La decoradora conservó los armarios empotrados en el pasillo de acceso del baño, pero le dio por completo la vuelta a la zona de cama, situándola en medio del espacio y creando un cabecero a medida que sirve de separación visual entre la zona de descanso y el vestidor y el baño. 

Dormitorio con cabecero en medio y cama mirando a la ventana

33.

Después: un cabecero a medida con mucho espacio para guardar

Este dormitorio y el vestidor miden unos 14 m2, pero la decoradora los ha optimizado al máximo para ganar mucho espacio de almacenaje. Por un lado, el cabecero, que aprovecha la trasera con armarios y cajones y, por el otro, el mueble bajo de armarios que aprovecha de punta a punta la pared del dormitorio. Y espera, que aún queda un truco en la manga... 

Comedor acristalado separado del salón 00530349

34.

Después: un comedor acristalado ganado al salón y a las zonas de paso

"Para llevar el máximo de luz a la cocina, decidimos eliminar el tabique que separaba el salón del distribuidor que conducía hasta la cocina. Así, ganamos un espacio mucho más amplio y diáfano, donde la luz del salón llega sin problemas hasta el interior de la cocina. E ideamos este espacio intermedio acristalado que destinamos a comedor", explica la interiorista Marta Tobella.

Exterior de casa con piscina y jardín 00510290

35.

Después: un oasis de paz urbano

¡Quién la ha visto y quién la ve! La decoradora le ha dado una segunda oportunidad a esta casa pero respetando al máximo su historia. De hecho, se trata de una construcción protegida por catálogo arquitectónico. Marta convirtió el exterior en un "patio marroquí", con una piscina tipo alberca y una zona de baldosas de barro que imitan las originales de la vivienda, que no pudieron conservarse. 

cocina-con-barra-abierta-al-comedor-00526608

36.

Después: una cocina abierta más práctica y llena de luz

La cocina fue, sin duda, una de las estancias que más salió ganando con la reforma, porque Marta no dudó a abrirla a la zona de día, inundándola de luz y, además, ampliándola. Para ganar más almacenaje, la decoradora ideó una barra, que cuenta con armarios en la parte inferior, y ofrece un espacio extra para comidas rápidas. 

Mobiliario de cocina de Quality Plus Cuina i Banys. 
Salón de verano en blanco 00526605

37.

Después: un salón ligero, luminoso y muy veraniego

El antes y el después de este salón es increíble. Ahora, es blanco, fresquito, 100% veraniego y visualmente más amplio. Y súper capaz, gracias a un gran sofá rinconero que regala muchos asientos sin restar ni un ápice de luz ni vistas. Madera, lino, fibras y toques de hierro son los materiales empleados por la decoradora Marta Sacum en este salón. 

Sofá de Atemporal. 
Cocina abierta al comedor

38.

Después: una cocina moderna, muy luminosa y capaz

Tras la reforma, la cocina no solo se ha abierto a la zona de día, con una comunicación más cómoda y fluida con el comedor, sino que ha ganado almacenaje. Y es que la decoradora ideó un lineal de armarios tras el comedor, muy capaz, que permitió prescindir de los armarios altos en la cocina, que ahora se ve más moderna.

Mobiliario de Santos y encimera de Neolith. 
Salón actual con vistas a la terraza 00530347

39.

Después: un salón urbano, moderno y más luminoso

La decoradora Marta Tobella reformó este salón para convertirlo en un estar moderno, más abierto y luminoso. Empezó por eliminar la chimenea, que marcaba mucho el salón, cambió la carpintería, que en blanco resulta mucho más luminosa, y rediseñó el espacio, tras eliminar el distribuidor que conducía hasta la cocina contigua. Espera a ver el cambio... 

Comedor con sillas de fibras y vistas al exterior 00531370

40.

Después: un comedor ligero abierto al exterior

La decoradora conservó el mismo suelo, porque lo merece, pero lo vistió con alfombras para darle ese plus de calidez que la propietaria buscaba. Madera, fibras naturales, linos... Son los encargados de vestir sin recargar este comedor, que ahora es tan invitador como el resto de espacios de la casa. ¿Quieres verla? 

Salón con chimenea y dos hileras de estantes 00531367

41.

Después: un salón actual, cómodo y muy acogedor

El cambio, sin hacer obras, fue radical. La decoradora Marta Tobella, responsable de la reforma, no solo actualizó el look del salón, con una modernizada chimenea sin embocadura, y dos confortables sofás enfrentados que hacen que el salón se abra al comedor contiguo y "crezca" visualmente. Sino que le dio el extra de calidez y serenidad que la propietaria buscaba: "Nos encanta la decoración de la Formentera y quería sentirme así". 

Sofás y puff de Grassoler, en Sacum. 
plano-tercera-planta-reforma-pia-capdevila

42.

El plano de la tercera planta

En la última planta está la buhardilla convertida en una zona de ensueño para las niñas con tres espacios diferenciados: zona de descanso, sala de estar infantil y una tercera área de juegos con mucho almacenaje diseñado a medida por Pia Capdevila. 

plano-primera-planta-reforma-pia-capdevila

43.

El plano de la primera planta

En la primera planta se reestructuraron los dormitorios. Se dejó de contar con uno de ellos para hacer un dormitorio principal más amplio con vestidor y baño incluido.

planta-baja-plano-reforma-pia-capdevila

44.

El plano de la planta baja

Es la planta que más ha cambiado, y gracias al hueco del garaje. "Un espacio amplio y cómodo para toda la familia". 

PiaCapdevila-Proyecto-Tartera-dormitorio-niñas-despues
Jordi Canosa

45.

Después: un área de descanso para las tres hermanas en la buhardilla

Pia Capdevila diseñó una habitación grande para que las tres hermanas pudieran compartir espacio, descanso y juego en la que no faltara de nada. Esta zona que se ve en la imagen, es el área de descanso con tres camas con ropa de cama en tonos rosados.  

PiaCapdevila-Proyecto-Tartera-dormitorio-niñas-despues (1)
Jordi Canosa

46.

Después: dos niveles conectados y prácticos

Además del dormitorio en la buhardilla también hay una zona de juegos. Y es que la interiorista quiso que estos dos niveles estuvieran conectados y de fácil acceso para las niñas. 

Cojín blanco en forma de conejito, cojín rosa en forma de oso y cojín blanco en forma de estrella, de Textura. Lámpara de sobremesa con pie de madera (sobre armario).
PiaCapdevila-Proyecto-Tartera-buhardilla-despues-escalera
Jordi Canosa

47.

Después: un espacio único en la buhardilla para las hermanas

Esta buhardilla se ha convertido en el pequeño rincón y dormitorio de las niñas de la casa. En cuanto a los acabados, la interiorista ha querido mantener la mayoría de los materiales y tonalidades de otras plantas: mucha madera y una gama de grises. 

Mobiliario a medida en DM lacado y laminado, diseño de Pia Capdevila. Alfombra con pompones, de Maison du Monde. Focus de iluminación, de Faro.
PiaCapdevila-Proyecto-Tartera-dormitorio-niñas-sala-de-juegos
Jordi Canosa

48.

Después: una zona de juegos para las niñas

En esta imagen se ve la otra zona contigua a los dormitorios con muebles de almacenaje y una amplia alfombra para que las niñas jueguen en el suelo sin pasar frío. Todo el mobiliario se hizo a medida para esta estancia. 

Mobiliario a medida en DM lacado y laminado, diseño de Pia Capdevila. Cojines lisos y cojines rosas en el suelo sobre la alfombra de pompones, de Calma House.
PiaCapdevila-Proyecto-Tartera-baño-niñas-despues
Jordi Canosa

49.

Después: un baño de microcemento y a juego con el resto de la buhardilla

También se aprovechó una zona de la buhardilla para hacer un baño para las tres hermanas. En el baño se usó una base de microcemento gris con los techos pintados en los mismos tonos que toda la vivienda. El toque de color, lo dan los accesorios en rosa que van a juego con el resto de la buhardilla. 

Pared y mueble lavabo con revestimiento en microcemento. Suelo laminado de roble, de Parador. Lavabo, de Roca. Griferías, de Tres. Mampara de ducha, de Profiltek. Focos blancos y aplique sobre el espejo, de Faro. Espejo, de Ikea. Toallas, de Textura. Cestas de mimbre, de Maison du Monde. Maceta, de Calma House.
Pia Capdevila-proyecto-tartera-CHIMENEA
ESTUDIO DE PIA CAPDEVILA

50.

Antes: un salón viejuno y poco apetecible

En este salón era difícil hacer vida y estar cómodo en familia. A pesar de contar con grandes ventanales, los muebles y, en general, la madera, oscurecían este salón. 

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?