1 /13

1.

El amor de Katharine Hepburn.

Esta casa fue construida por la familia de la actriz y ella vivió aquí hasta que falleció, a los 96 años. 

2.

Todo el poder al blanco

. La casa fue completamente reformada en 2004, un año después de fallecer la actriz, pero se conservaron sus señas de identidad. Una de ellas, el blanco: a Katharine Hepburn le parecía "elegante" y a nosotros nos confirma que no sólo es un color para casas pequeñas, sino que su efecto relajante es único. En esta casa se combina con algunos detalles en azul, ¡muy playero!

3.

El comedor necesita un aire

. El comedor está pelín obsoleto. Las sillas son campestres relajadas, y la mesa tiene muchas posibilidades. Para ponerla más a tono con el entorno, yo la envejecería o la decaparía. Pondría unos bonitos cojines y unos manteles de lino natural que tanto se llevan. 

4.

Un par de ideas para la cocina.

La cocina es una maravilla. Amplia, luminosa, ¡blanca! Sólo le haría un par de mejoras. Cambiaría la lámpara por una de esas tipo cestos que tanto se llevan, para dar un aire más juvenil y campestre, y pintaría taburetes y mueble de madera de blanco. ¡Quedaría aún más fresquita y más actual!

5.

El comedor exterior.

¡Qué mesa tan bonita! Me encanta que hayan puesto los marcos de las puertas y partes del techo en gris. Da profundidad y sigue siendo un tono muy suave, relajante. Eso sí, las sillas yo las pondría más campestres, de ratán o alguna fibra natural.

6.

Porche todo el año.

Los porches acristalados tienen eso: permiten disfrutar del exterior todo el año. No te privas de las vistas ni de la sensación de estar al aire libre, ¡pero te olvidas del frío! Yo aquí pondría más cestos, más flores, exageraría el aire rústico.

7.

Una estilista de El Mueble, ¡urgente!

Este porche necesita actualizarse. Los sofás piden a gritos cojines nuevos, con nuevas telas, algún chal veraniego, bandejas de madera, y el espacio necesita muchas flores. ¡Nada que nuestro equipo de El Mueble no pudiera conseguir!

8.

¿Y si pasáramos las vacaciones aquí?

Con unas tumbonas, unos linos bonitos, y unas bandejas con fuentes de frutas frescas, seríamos los más felices del mundo. ¿O no?

9.

Eso sí que ¡no!

A ver si os fijáis en lo mismo que yo... ¡Esa tele! ¡Fuera! Pongamos velas, traigamos libros, ¡brindemos aquí por el amor! Pero sin tele, por favor.

10.

Una oda a la sencillez.

Fijaos bien. Qué pocos elementos y qué delicia de cuarto. En blanco. Con madera laminada en el techo. Una cama. Unos cojines en la ventana. Unas butacas. Y yo lo miro y siento paz.

11.

Copiemos los rincones de lectura en la ventana.

Si tienes ese hueco, qué fácil ¡y qué bonito queda! En este cuarto, sólo por variar un poco, yo pondría papel pintado en el cabezal. Lo pondría más campestre, más francés, ¡aún más femenino! 

12.

El cuarto infantil.

Marinerito, con tonos azulados, ¡qué bonito queda! Y ese escritorio antiguo le da el toque preciso. ¡Seguro que en casa de tus tías o abuelas encuentras uno parecido! 

13.

Que la estilista de El Mueble pase por aquí también, por favor.

Este dormitorio tiene una buena base, pero le hace falta renovar textiles, cojines bonitos y ganar personalidad. ¿Qué tal unos linos rosas o verdes? ¿Y si pintáramos la chimenea con un rosita? Si llenáramos la ventana de plantas, sería la perfección.

En vacaciones, nos gusta soñar con meternos en una película. La que yo me monto estos días tiene aromas de playa, aires de descanso, pies descalzos y de mirar de reojo al mar con un libro en la mano, a la espera del verano. Y mira qué casualidad, el que fuera el hogar de Katharine Hepburn me vendría de perlas. ¡10 Mohegan Ave se vende!

Por supuesto que no lo puedo pagar, ¿pero a quién le importa? De momento, viajo sólo con mirar las fotografías, y os invito a que nos inspiremos en ellas, porque el look de la propiedad es toda una invitación a dejar la mente en blanco, a ser felices en esas casas de película que transcurren en Los Hamptons y donde nos querríamos meter ¡ya!

Antes de seguir, quiero contaros algo que creo que hay que saber: Katharine Hepburn AMABA esta casa en Old Saybrook, Connecticut, que fue construida por su familia en 1913. Para la actriz, esta vivienda fue una de sus pasiones, y aunque el Gran Huracán de Nueva Inglaterra la destruyó en 1938, ella (tozuda como dicen que era) se empecinó en reconstruirla, y en un año lo consiguió. Vivió ahí hasta que murió, a los 96 años, en 2003. ¿No os parece maravilloso ese amor a una casa?

Rodeada por el mar y por un maravilloso paisaje natural, la casa cuenta con un estanque y un muelle privados, ¡tan de película! Y fijémonos bien, porque hay muy poquitos colores en juego. Prácticamente sólo blanco y azul, muy marinero. Y sus suelos y paredes blancos (que la actriz quiso poner así porque le parecían "elegantes") vienen a decirnos que no sólo a las casas pequeñas les conviene el blanco, sino que este color es bueno para todas las viviendas. Da luz, amplitud, ¡pero también relaja! ¿Y no es eso lo que deseamos en vacaciones?

Estos días de descanso también querría cocinar bizcochos en esa gran cocina. Blanca, por supuesto, no le falta nada, y tiene el mismo suelo que el resto de la casa, más integrado. Eso sí, la lámpara no me va. Pondría una tipo cestos, de esas tan naturales que se llevan ahora. De paso, en plan me-olvido-de-todo, me daría al DiY y pintaría los taburetes y los muebles que veo de madera con chalk paint. Para darle el toque más actual, ¡quedarían tan bonitos! Lo mismo haría con unos azulejos que veo al fondo, cada vez me dan más pereza (parece que los interioristas me están comiendo la cabeza con que ya no se usan).

Y creo que uno puede ser muy, muy feliz, comiendo o merendando o viendo atardecer en ese comedor acristalado, disfrutando con los amigos en esa gran mesa de campo. ¡Qué tendrán las mesas grandes que nos seducen! Será la añoranza de las grandes familias al completo, de días en familia compartidos...

También, simplemente, me conformaría con un libro en la mano en las tumbonas que tan sabiamente han puesto en las ventanas. Son sólo unos cojines y una colchoneta, en tonos suaves, claro. Todo blanquito y con unos leves toques de azul. ¡Mirad qué facil y qué bien quedan! Y qué relajantes...

(Los que tengáis ganas de ver la casa completa podéis verla bien en este vídeo:)

Ese es mi sueño de vacaciones... ¿Cuál es el vuestro?

Más casas de famosos