Puertas correderas

51 /375
00491974 una puerta corredera blanca de madera

Bonita y elegante.

El Mueble

51.

Una puerta corredera con look clásico

El sistema con roldanas es un elemento llamativo en esta puerta corredera. Su estructura es de madera de haya y los plafones, que imitan a la puerta castellana antigua, son de DM lacado en blanco. El diseño del manillón y las roldanas son un guiño al estilo vintage. En concreto, este modelo de puerta tiene dos hojas, ambas móviles, de un metro de ancho. Es fácil de instalar, con un día de trabajo es suficiente. Si quieres instalarla en tu casa, el trabajo de las roldanas se debería encargar a un herrero. Presupuesto: a partir de 2.500 €.

00500621

Unificar el color de las paredes, un truco deco.

El Mueble

52.

Abrir espacios útiles y relajados

Esta puerta corredera es de madera de haya lacada con plafones ciegos en DM. La parte superior tiene vidrio. Su función es aprovechar en el salón parte del torrente de luz que entra a través de la cocina, así se da al conjunto un ambiente moderno. Este modelo de puerta se ha convertido en tendencia en los últimos años. Medidas: tiene una sola hoja de 2 metros de alto. Presupuesto: a partir de 1.800 euros, mano de obra no incluida.

00513208 una cocina con isla y puerta corredera en blanco y cristal

Puertas con cuarterones, una opción a tener en cuenta.

El Mueble

53.

Puertas que unifican espacios

¿Buscas una opción que te permita unir o separar a tu conveniencia cocina y comedor? Aquí la tienes en su modalidad abierta, mientras que en la siguiente imagen podrás contemplarla cerrada, así como sus especificaciones técnicas.

00513234 cocina blanca con puertas correderas

Opción cerrada de las puertas con cuarterones.

El Mueble

54.

Puertas que separan ambientes cuando interesa

En esta vista frontal puedes comprobar cómo esta puerta corredera de cristal con dos carriles es generosa en cuanto a dimensiones. Consta de cinco hojas de 50 cm de ancho cada una. Las dos laterales son fijas, mientras que las tres centrales son movibles. Antes lo habitual es que fueran solo de madera. Ahora también se instalan de PVC y hierro. Presupuesto: a partir de 2.500 euros. La mano de obra queda excluida en este tipo de instalación.

Puerta industrial corredera.

Combinando estilos. Butaca y alfombra, de Cocomat.

El Mueble

55.

Entre industrial y vintage

Este sistema de puerta de carril con roldanas es un clásico revitalizado. Su estética contiene reminiscencias del pasado, ya que recuerda a las puertas de granero. Es de hierro con cristales que abren la entrada de luz. Medidas: 2,30 m de alto por 1,50 de ancho. Presupuesto: a partir de 1.400 euros.

00508558 Puerta corredera entre dormitorio y baño

Soluciones con encanto, como este panel acristalado de aluminio diseño de Júlia Brunet Interiorisme, realizado por Sistema Midi de MB. Taburete, de Idees Disseny.

El Mueble

56.

Una puerta corredera con dos fijos

Esta puerta corredera solo tiene una hoja movible. Su gran virtud es que crea un gran espacio divisorio, pero sin perjudicar la entrada de luz entre el dormitorio y el baño. Esto hace que su uso en el día a día sea de lo más práctico. Cada fijo mide 1,30 cm. La hoja movible es de las mismas dimensiones. Presupuesto: a partir de 4.500 euros.

Puertas correderas en la cocina de perfil negro y cristal

Alfombra de yute de Papiol y pufs en Coton et Bois

El Mueble

57.

Cocina con puertas correderas con guía vista

Puertas para la cocina con guías vistas. Este tipo de solución siempre lleva una o dos hojas correderas de superficie, es decir, por encima del tabique (sin empotrar) cuando están abiertas. La guía es metálica y es importante que los rodamientos sean de buena calidad y soporten el peso de cada hoja. Mejor si cuentan con cierre amortiguado para evitar el golpeo entre hojas.

Cocina integrada en salón con una puerta corredera de cristal

Sofá de Fama Sofás, mesa de centro de roble de Zara Home, muebles de cocina de Santos, taburetes de Icons Corner y lámparas de Ineslam Iluminación

El Mueble

58.

Cocina con puerta corredera de altura excepcional

El efecto de verticalidad y grandiosidad en la entrada a la cocina se logra con puertas XXL. Su altura excepcional es fruto de un diseño de suelo a techo, donde la puerta lleva una guía empotrada en el falso techo. El suelo es continuo y la guía superior prácticamente no queda expuesta a la vista. En este proyecto donde cocina y salón comparten casi el mismo espacio es una solución idónea para comunicar e integrar o separar sin crear barreras visuales.

Cocina con doble puerta corredera de listones de madera

Muebles realizados a medida y diseñados por D’Aussy Interiors, lámparas de techo de HK Living en MIV Interiores, aplique negro de La Redoute y grifería de Roca

El Mueble

59.

Puertas o paneles correderos con listones de madera

El alistonado es uno de los acabados de tendencia para paredes o para separar estancias. En este caso, los listones verticales de madera sirven para separar o comunicar la cocina y el comedor. Una solución estética y cálida que evita la visión continua aunque sin cerrar por completo. En este caso se trata de dos paneles que se superponen, ya que cada uno va por una guía diferente.

Cocina con cerramietno de cristal y puerta corredera

Mesa y banco de madera de roble realizados a medida, muebles diseño de Alto Interiorismo, mantel de Filocolore, platos de Carolina Blue y lámparas de Santa & Cole

El Mueble

60.

Puerta corredera de madera o de metal y vidrio

Son el tipo de puertas más codiciadas para decorar la entrada de la cocina. Las puertas con cristal y perfilería. Esta puede realizarse en madera o en metal. Los dos materiales pueden lacarse en una amplia variedad de colores. Si la tendencia hace un par de años era el negro, ahora se ven más los acabados en blanco o neutro. Esta cocina cuenta con una puerta de cristal corredera de suelo a techo y un fijo con parte ciega abajo y acristalamiento arriba.

Cocina con puerta corredera tipo granero

Muebles de Bulthaup Girona, lámparas de Marta Penina y taburetes de La Bisbal

El Mueble

61.

Puertas correderas recuperadas o tipo granero

Las guías vistas no fallan nunca cuando se trata de una puerta antigua recuperada, una pieza de anticuario o una puerta tipo granero. Es la opción por la que se ha optado en esta cocina de estilo rústico actualizado. El contraste de la puerta con los revestimientos y el vano enmarcado en oscuro crea una entrada muy personal.

Cocina con puerta corredera con cristal

Cocina con puerta corredera con cristal

El Mueble

62.

Una hoja de ancho especial acristalada

Un único panel corredero de idéntico tamaño al fijo. En este caso, la puerta corredera para la cocina es una hoja corredera de ancho especial con cristal. Al recogerse queda sobre el fijo, también acristalado, coincidiedto en diseño. La guía está empotrada en la parte superior aunque no en el techo.

Cocina con puerta corredera con cristal y guía vista

Suelo de mosaico hidráulico de Vives Cerámica y pared revestida con papel pintado de Sandberg

El Mueble

63.

Contraste entre guía y puerta corredera

Que la guía vista sea negra o acabada en tono acero no implica que la puerta tenga que ser igual. En esta cocina se ha creado un marcado contraste entre guía vista y puerta corredera. En este caso, el panel es de madera lacada en blanco con hendidura en la parte baja ciega y acristalado en cuarterones en la superior. De esta manera, la luz pasa de un lado a otro de la cocina.

Planos de cocinas de planta alargada

Proyecto de Bäse Interiorismo realizado por Camacho Construcciones, como la puerta corredera. Encimera de Dekton

El Mueble

64.

Doble hoja corredera de acceso a la cocina

Con una puerta corredera se gana espacio en las zonas de paso, pero debes tener en cuenta que si se trata de un modelo encastrado en el tabique, la puerta lleva un armazón o casoneto metálico que se empotra y que evita que puedas colgar nada en esas paredes. Es decir, no es posible fijar muebles en los tabiques que llevan casoneto. La entrada a esta cocina se soluciona con dos puertas correderas con guía en el techo y perfil marcado en oscuro con vidrio.

Cocina con doble puerta corredera

Cocina de Beatriz Rodríguez, ganadora del concurso “Las mejores cocinas de las lectoras”. Muebles de RH Cocinas en Cocinas Arcos, electrodomésticos de Siemens, encimera de Lapitec y taburetes de Imperial Line

El Mueble

65.

¿Una puerta corredera o dos?

Cuando una cocina está integrada en el salón o cuenta con una pared amplia en la que crear un gran vano de paso, la puerta corredera puede ser doble. Tienes la opción de diseñar las puertas desde 72 a 100 cm de ancho. Ten en cuenta que el ancho de la hoja debe "entrar" con el espacio que haya a cada lado de estas para que queden recogidas sin entorpecer cuando estén abiertas.

Cocina con puerta plegable en zigzag y corredera

Mesa, sillas y lámpara de Cado Interiors

El Mueble

66.

Puerta de cocina plegable y corredera

Aunque estamos viendo cocinas con puertas correderas, este sistema está a medio camino entre plegable y corredero. Se trata de hojas que se pliegan sobre sí en zigzag y al mismo tiempo corren en una guía para recogerse en poco espacio en los laterales.

Cocina IKEA con puertas correderas acristaladas cerradas.

Mobiliario de cocina modelo Voxtorp, de IKEA.

El Mueble

67.

...o cerrado

¿Qué quieres dar más intimidad a la cocina? Fácil. Cierra las puertas por completo y la tendrás. Aún así, no se pierde ni un ápice de luminosidad dentro de ella, gracias a los cuarterones acristalados.

Recuerda que la perfilería fina y blanca es mucho más estética y luminosa que la negra, más ruda e industrial.

Cocina de IKEA con correderas acristaladas.

Mobiliario de cocina Voxtorp, de IKEA.

El Mueble

68.

Con cerramiento acristalado abierto...

Y para actualizar aún más esta cocina moderna, las interioristas Vera Salvat y Victoria Amat han instalado una puerta corredera acristalada. ¿Su función? Multiplicar la luz en la cocina y abrir esta al salón. Con la puerta abierta, se da continuidad visual, gracias también por el suelo laminado de madera que recorre toda la casa.

Cocina y salón separados por un cerramiento acristalado

Alfombra de yute de Papiol y pufs en Coton et Bois

El Mueble

69.

Piensa en el tipo de suelo que quieres

¿Uno diferente en el salón respecto al de la cocina o prefieres continuidad (efecto secuencia) también en el pavimento? Este hecho también es importante a la hora de decorar el salón con cocina abierta. Tendrás mayor sensación de conexión con el mismo suelo, pero un cambio demarca zonas según su uso y enriquece.

Salón abierto a la cocina con una corredera blanca acristalada

Sofá de Fama Sofás, mesa de centro de roble de Zara Home, muebles de cocina de Santos, taburetes de Icons Corner y lámparas de Ineslam Iluminación

El Mueble

70.

Recurre a cerramientos acristalados

Salón con cocina integrada pero preservado de ruidos y olores. Sin renunciar a la luz, ni a la sensación de amplitud y continuidad, pero con puertas. De cristal, ligeras y extra decorativas. A la hora de diseñar y decorar el salón, también has de pensar si quieres una solución de este tipo porque el color de su perfilería y el diseño de la puerta condicionará la distribución.

Salón separado del estudio dormitorio con una gran corredera.

Salón con sofá a medida con colchoneta y cojines de Miki Beumala. Aplique de Little House. Alfombra de Muy Mucho. Estor de Margarita Ventura. Plantas de Colvin.

El Mueble

71.

Apuesta por grandes correderas

¿Sabías que al cambiar una puerta abatible por una corredera ganas, al menos, un metro cuadrado? Y no solo eso, sino que puedes colocar una gran corredera que se mantenga abierta para unificar espacio o cerrarla cuando quieres intimidad. En este piso, la decoradora Olga Gil-Vernet colocó una gran corredera separando el salón del estudio-dormitorio. 

Cocina con suelo continuo oscuro

Proyecto de Bäse Interiorismo realizado por Camacho Construcciones, como la puerta corredera. Armarios con madera de nogal y lacados en gris, y encimera de Dekton

El Mueble

72.

Suelos vinílicos para la cocina: pros y contras

Pasillo con puerta corredera blanca acristalada con rieles a la vista y acceso al vestidor.

Pasillo con puerta corredera blanca acristalada con rieles a la vista y acceso al vestidor.

El Mueble

73.

Instala correderas acristaladas

Otra forma de reformar el pasillo y ganar luz es cambiando las puertas abatibles y colocando unas correderas acristaladas. Las que van con el raíl exterior son mucho más económicas que las encastradas, que requieren mucha más obra, ya que hay que sustituir el tabique para que la puerta encaje. 

Casas mini, dormitorio con baño en suite y almacenamiento en la parte superior.

Puerta corredera acristalada, diseño de la decoradora.

El Mueble

74.

Elige el baño en suite, con o sin separación

Para aprovechar mejor los metros de tu casa mini, integra el baño en el dormitorio. Puedes hacerlo sin ningún tipo de separación o, si prefieres que haya un mínimo de intimidad, con puertas correderas acristaladas, tal y como ha resuelto aquí la interiorista Lory Hansen. Además, ha creado una zona de almacenamiento superior y ocultado la televisión frente a la cama en un armario panelado corredero. ¡Por ideas que no sean!

Pasillo con puerta corredera blanca acristalada con rieles a la vista y acceso al vestidor.

Papel pintado Voyage, de Gancedo.

El Mueble

75.

Combina puertas lacadas en blanco con correderas acristaladas

¿Más ideas para llevar luz natural a un pasillo oscuro? Sí. Nos llega de la mano de la interiorista Begoña Susaeta quien ha optado por un juego de combinaciones en este vestidor. Por un lado, ha armonizado la pared con pintura y un delicioso papel pintado botánico en verde agua. Y por otro, ha coordinado puertas lacadas en blanco con correderas acristaladas. Ambas elecciones han hecho de este pasillo oscuro un señor distribuidor luminoso lleno de personalidad.

Dormitorio con puerta corredera vista

Butaca de India & Pacific

El Mueble

76.

Ayudas para la rehabilitación de las viviendas

Puertas correderas blancas con cristales entelados que separan el salón del comedor.

Puertas correderas blancas con cristales entelados en lino gris.

El Mueble

77.

Corredera blanca con cristales entelados para ganar intimidad

¿Qué tipo de cristales te gustaría poner en tu puerta blanca: transparentes, traslúcidos o decorativos? Dependerá de la luz que necesites y del estilo que quieras darle a la estancia. En este salón comedor, la interiorista Elena Eyre colocó una corredera blanca con cristales transparentes entelados con lino gris. Una propuesta original que da intimidad a las estancias.

Corredera blanca en cocina con rieles a la vista

Pavimento de mosaico hidraúlico, de Vives cerámica. Pared revestida con papel pintado, de Sandberg.

El Mueble

78.

Corredera blanca acristalada con rieles a la vista

Si te gustan los modelos de puertas más sencillas, esta te va a encantar. Se trata de una corredera tipo granero que deja a la vista los rieles metálicos en negro. Sus 6 cristales cuadrados son suficientes para iluminar la cocina a la que da acceso. Una buena forma de aprovechar el chorro de luz que entra por las ventanas del salón.

Las interioristas Ana Berganza y Paula Heredero actualizaron esta puerta, entre rústica y vintage, pintándola de blanco y eligiendo un tirador fino de metal, a juego con los rieles.

Dormitorio con baño en suite separado por un panel acristalado de aluminio.

Dormitorio con panel acristalado de aluminio, diseño de Júlia Brunet Interiorisme, realizado por Sistema Midi de MB. Taburete y lámpara de techo, de Idees Disseny.

El Mueble

79.

Un panel acristalado que oculta la ducha

Las puertas blancas acristaladas no son exclusivas de salones, comedores y cocinas. También puedes ponerlas en el dormitorio y no solo como vía de acceso. Mira qué original es esta corredera ideada por la interiorista Mireia Torruella, de Júlia Brunet Interiorisme.

Se trata de un panel blanco acristalado formado por dos puertas correderas y una fija que sustituye al tabique primigenio. La combinación de retículas rectas y redondas le dan dinamismo. Mireia ha elegido cristales translúcidos para dar privacidad al baño en suite, ubicado detrás.

Cocina separada del salón con puertas correderas de madera.

Cocina con muebles realizados a medida por Coton et Bois, sillas Peel de Taller de las Indias y lámpara de Pomax.

El Mueble

80.

Con puertas de madera

No todos los cerramientos de cocina son de hierro. Las puertas correderas de madera que se integran en el tabique ofrecen una opción muy interesante. Si las abres del todo, pasan inadvertidas. Los espacios se suceden, de la cocina al comedor y de este al salón, y aumenta la sensación de continuidad y amplitud. Y cuando lo necesitas, solo tienes que cerrarlas para separar los dos espacios.

Recibidor con consola de madera separado del salón con unas puertas correderas de cristal empotradas.

Recibidor con consola de Culdesac, lámpara de Light & Living y cestos de Tine K Home en Sacum

El Mueble

81.

Pon correderas transparentes

Las que son totalmente de cristal aumentan la superficie por donde entra la luz, ya que no tienen perfiles. Las correderas vistas son más baratas. ¿La quieres empotrada? Cuando están abiertas, desaparecen dentro del tabique y despejan el espacio. De 72 x 210 cm, lacada en blanco e instalada, desde 585 € (crtarquitectura.com).

Puerta pintada de gris con tiradores dorados.

Puerta pintada de gris con tiradores dorados.

El Mueble

82.

Cambio de manillas

“Con tan solo cambiar las manillas de las puertas, parecerán otras”. Mª Lluïsa Malagarriga. Un pequeño gesto con el que renovar la decoración sin gastar demasiado.

Zona de estar con puerta corredera y alfombra redonda sobre suelo de madera.

Cama y librería de Ikea, estor de Cuarto Creciente y ropa de cama de Filocolore.

El Mueble

83.

Mejorar el aislamiento de la casa: materiales y otras ideas decorativas

Cocina con puerta corredera y suelo de mosaico hidraúlico.

Suelo de Vives Cerámica y papel pintado de Sandberg.

El Mueble

84.

La forma más económica de tener un nuevo suelo

Sin gastar demasiado porque los precios de todo lo demás están por las nubes, puedes tener un suelo nuevo. Se coloca sobre el antiguo (siempre que esté en buenas condiciones, sólido y liso). Los vinílicos en rollo o de gran tamaño -son como alfombras con las que cubrir y puedes unir varias piezas- pueden ayudarte mucho. Apenas añaden grosor y son resistentes (salvo al sol directo). Un vinílico de gran tamaño de 198 x 198 cm tiene un precio de 185 € en Losvinilosdeglo.es.

Cocina blanca con isla y puerta corredera acristalada. Taburetes, de fibras naturales. Encimera, de madera.

Cocina con muebles de Cocinas Santos. Los lisos son el modelo Line, color Seda. Taburetes de Tiretta Living.

El Mueble / Felipe Scheffel

85.

La cocina se amplía visualmente con una gran corredera acristalada

La casa es un adosado, "la clásica vivienda con mucha escalera y plantas pequeñas, con la gran suerte de tener vistas a las playas de Laredo. Al final, ¡la derribamos por completo! Se volvió a hacer, básicamente, con una idea central: que parezca más grande", nos explica la interiorista.

Cocina de color topo con muebles hasta el techo.

Puerta corredera diseñada a medida por Coton et Bois. Alfombra de Kenay Home. Las bandejas y las tablas de corte son de Guáimaro.

El Mueble / Felipe Scheffel

86.

Una cocina en la que reina la paz visual

A su lado, una puerta corredera de cristales entelados nos da paso a la cocina, igual de luminosa gracias a las ventanas en esquina que dan al jardín. Y, aunque estrecha, no le falta nada. Incluso tiene una barra: “La familia soñaba con una zona para el desayuno, así que diseñamos esta práctica barra con cajones”, añade la interiorista.

Office de la cocina delimitado por un cerramiento acristalado.

Las puertas correderas de color negro y la mesa de comedor son de Renova. Sillas de Grissol. Cojines y vajilla de Muy Mucho. Servilletas de Filocolore.

El Mueble

87.

5.1. Vivienda actual y abierta

Teresa, la propietaria de este piso de Pedralbes, quería una casa actual y cómoda, en la que reunir a los suyos. Por eso, cuando encontró esta propiedad cerca de su hijo, no lo dudó. Se metió en una reforma que convirtió un piso antiguo en una vivienda moderna y actual. Los artífices del cambio fueron el arquitecto Alfonso de Argila de Chopitea y la interiorista y distribuidora de Renova, Mercedes Pérez.

Cocina con muebles blancos y suelo de madera.

Mobiliario, de Santos Estudio Bilbao.

El Mueble

88.

Almacena en vertical y hasta el techo

Reserva una pared para colocar un frente de armarios de suelo a techo. Así tendrás más espacio para almacenar. Deja los utensilios que utilices menos en la parte superior y en las de mejor alcance, las que uses con más asiduidad. 

La interiorista Begoña Susaeta ha sumado a la puerta corredera de cristal, un frente de armarios blancos que se mimetizan con la pared. Así se despeja la encimera, la cocina está más organizada y se ve más amplia.

Cocina con isla en blanco y madera con puertas correderas acristaladas.

Mobiliario modelo Voxtorp, de Ikea. Encimera gris Expo, de Silestone. Taburetes, de Maisons du Monde. Lámparas de techo, de Faro Iluminación.

El Mueble

89.

Con puertas correderas

No hay nada mejor para ver más amplia una cocina que sustituir las puertas habituales por unas puertas correderas. Te parecerá mentira, pero este sencillo gesto hará que ganes metro y medio de espacio libre. Aunque te parezca una cantidad nimia, ¡te aseguramos que se nota! 

En esta cocina equipada en blanco y madera las interioristas Vera Salvat y Victoria Amat han instalado un cerramiento acristalado fijo con puertas correderas que la hacen más grande como por arte de magia.

Puerta plegable.

Puerta plegable. En blanco, separa el comedor del pasillo y con sus cuarterones de cristal permite pasar la luz del exterior al comedor.

El Mueble

90.

Puerta plegable o tipo libro

Es corredera porque se desliza, pero en lugar de tener una sola hoja, está formada por varias articuladas, que se se recogen en un extremo, como un acordeón, ocupando tan solo 90 cm.

Cocina con puerta corredera y paredes de cristal con el mismo diseño.

Cocina con puerta corredera y paredes de cristal con el mismo diseño.

El Mueble

91.

Tabiques de cristal

Otra solución para disfrutar de una cocina más luminosa sin abrirla completamente al resto de a casa es sustituir los tabiques por paneles acristalados con un zócalo opaco y una puerta corredera con el mismo diseño. En cuanto al acabado, lo ideal es escoger el tono del mobiliario y del resto de la carpintería para integrar mejor el cerramiento en la decoración.

Cocina con muebles de madera y puerta corredera de hierro negro y cristal.

Mobiliario diseñado por las arquitectas Irma Aleu y Rosa Viñets, y realizado con madera de roble por Fustería Sais. La encimera es de Silestone, los taburetes Luxor, de Crearte, y las lámparas Hanoi, de Lumens.

El Mueble

92.

Una gran hoja de cristal deslizante

En este caso, la entrada a la cocina se delimita por una puerta corredera de cristal en color negro y cuarterones rectangulares, que se desliza sobre un raíl que también tiene un gran valor decorativo. Si eliges una hoja de grandes dimensiones como la que vemos en esta cocina, recuerda que un tirador de barra grande facilitará la apertura.

Puertas de metal y vidrio para separar el dormitorio del baño integrado.

Panel acristalado de aluminio diseñado por Júlia Brunet Interiorisme y realizado por Sistema Midi de MB. Taburete y l´mapra de techo de Idees Disseny.

El Mueble

93.

Un elemento decorativo más

Espectacular, en este piso de la Costa Brava, la solución para integrar el baño en el dormitorio. Se trata de un cerramiento de metal y vidrio que combina dos puertas correderas y una fija con un llamativo diseño que, además de añadir prestancia a la casa, hace de este elemento divisorio una pieza decorativa clave.

Dormitorio en suite con baño y vestidor integrados.

Proyecto de Vera Salvat y Victoria Amat. Bañera Alena de Roca y armarios, de Ikea.

El Mueble

94.

Un diseño muy ligero

Al no tener marco, esta puerta corredera resulta visualmente muy ligera. Es una hoja de cristal templado (evita una rotura peligrosa en caso de golpe o accidente) esmerilado, es decir, deja pasar la luz, a la vez que permite cierta privacidad, que separa el baño de la zona de descanso del dormitorio. El sistema de rodamientos queda oculto tras el embellecedor de aluminio.

Cerramiento acristalado de pared a pared.

Muebles de cocina de Ikea con encimera de Silestone, taburetes de Maisons du Monde y lámpara de techo de Faro Iluminación.

El Mueble

95.

De pared a pared

¿Y si sustituyes el tabique por un cerramiento acristalado que vaya de lado a lado? Eso fue lo que hicieron las decoradoras Vera Salvat y Victoria Amat en este proyecto: se instaló un cerramiento formado por varios paneles correderos que se recogen en los laterales fijos. Un diseño como éste se convertirá en punto focal de la decoración.

Puerta con parte acristalada y parte ciega.

Los taburetes son de Pilma.

El Mueble

96.

Con la parte de abajo ciega

También verás puertas acristaladas con la parte inferior opaca. ¿En qué casos optar por este tipo de diseños? Cuando se quiere ocultar parcialmente lo que queda al otro lado del cerramiento. En este caso, la interiorisa Marta Tobella combinó la hoja corredera con un panel fijo que hace las veces de tabique y cuya zona opaca esconde el costado de los muebles de cocina.

Puerta corredera de cristal que independiza el lavadero del resto de la cocina.

Cocina diseñada por Asun Antó y Clara Infiesta. Mobiliario, de Moretti y papel pintado Flamant Caractère de Arte.

El Mueble

97.

Alojada en el tabique

Las puertas correderas empotrables, como al abrirlas se esconden dentro de la pared, tienen la ventaja de que permiten colocar muebles, sanitarios o electrodomésticos a ambos lados del tabique. 

Puerta corredera con cuarterones de cristal traslúcido.

Consola de Culdesac, lámpara de Light & Living y cestos de Tine K Home en Sacum.

El Mueble

98.

Cuarterones de vidrio traslúcido

Con las puertas de cristal buscamos que la luz natural llegue a todos los rincones de la casa, pero no siempre interesa contemplar qué sucede al otro lado del cristal. En ese caso, la solución es optar por cuarterones de cristal traslúcido como hizo la decoradora Marta Tobella en este proyecto. El recibidor recibe luz natural, pero sin que nadie sepa quién está en el salón. Los perfiles de madera lacada en blanco potencian la sensación de luminosidad.

Puerta corredera de cristal con sutil marco negro.

Mesa con sobre de mármol y patas de madera de Poliform. Las sillas son de Luzio y la lámpara de Catalina House.

El Mueble

99.

Diseño minimalista

En este piso de Barcelona, el arquitecto Jorge Moser, de Moser Mur Arquitectura, separó el salón del recibidor a través de una puerta corredera acristalada de aluminio. Si el look industrial que aportan los cerramientos de hierro negro no va con el estilo de tu casa, ten en cuenta este material, pues ofrece perfiles muy finos, ideales para decoraciones contemporáneas.

Puerta corredera de cristal entre cocina y comedor.

Las alfombras de yute son de Papiol y los puffs, de Coton et Bois.

El Mueble

100.

Un par de puertas acristaladas con guía vista

En esta vivienda se optó por separar la cocina del salón con dos hojas de cristal con perfiles de hierro negro que se deslizan sobre una guía del mismo material y acabado. Este cerramiento de estilo industrial aporta un plus de estilo y personalidad a la decoración.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?