Puertas correderas

151 /375
puerta-corredera-entre-salon-y-comedor

151.

Dónde no poner una puerta corredera

  • Puede ocurrir que necesites fijar muebles a la pared que coincide con la apertura de la puerta corredera. En ese caso, olvídate de instalar una.
  • Si la puerta es de superficie, queda vista y el tabique ha de quedar despejado para que deslice sobre él.
  • Si se trata de un modelo encastrado en el tabique (en una estructura que se denomina casoneto) tampoco será posible realizar taladros en ese espacio.
  • Las puertas correderas son más caras que las abatibles.
bano-con-puerta-corredera-con-espejo-00531319 O

152.

El estilo de la puerta corredera

Las puertas correderas son muy útiles en aseos de cortesía que suelen tener un tamaño reducido. Así, al entrar, no hay que esquivar el inodoro o el lavabo para cerrar una puerta. En este proyecto, se optó por instalar una puerta corredera lacada en blanco para que la visión fuera la de los dos frentes de lavabo enfrentados. De otra manera, uno quedaría oculto. Desde dentro, se amplía el espacio con un acabado espejo.

puerta corredera de apertura en zigzag 00522631

153.

Otro tipo de puerta corredera

También queríamos mostrarte este otro tipo de puerta corredera plegable. Se trata de un diseño con varias piezas que se pliegan en zigzag y se desplazan sobre una guía para quedar recogidas en un lateral del hueco de acceso. De esta manera no hay que contar con el espacio que ocupa la hoja cuando se corre aunque siempre el espacio de entrada quedará algo más reducido por la puerta recogida. Por este motivo es preferible que se instale en vanos anchos.

Puerta diseñada por Asun Antó.
office con puerta corredera 00522663

154.

Puertas correderas con guías vistas

Dentro de los tipos de puertas correderas, hemos visto en este artículo las que quedan encastradas en tabique con un casoneto oculto (se realiza un tabique de mayor grosor, habitualmente con placas de cartón yeso) y que llevan guías empotradas en el techo o en el marco de la puerta de altura estándar. Pero también puedes considerar una puerta en superficie con guías decorativas como la de este proyecto. Si no "necesitas" la pared sobre la que se desliza es una buena opción.

Sillas y alfombra de Ofelia Home Decor.
Lavadero con zona de planchar oculta junto a la cocina - 522666

155.

¿Qué tipo de acabado escoger?

Las puertas correderas pueden tener el mismo acabado que el resto de la carpintería interior o marcar la diferencia con diseños especiales. Pueden ser macizas o huecas y lacadas o laminadas (lisas o con molduras o hendiduras). También de madera. Se puede convertir una puerta antigua en un diseño corredero y entonces merecerá que quede vista y decore por sí sola. Son tendencia las de perfilería de metal o madera y vidrios. Que lleven cristal o no dependerá del nivel de privacidad que se quiera lograr y de si es preciso ganar luz y que se distribuya.

Mobiliario de Moretti y papel pintado Flamant Caràctere de Arte.
Salon con varios ambientes separados por puerta corredera 00522693

156.

Puertas correderás sí en estancias muy amplias con varios ambientes

Una puerta o panel corredero sí es una buena idea para estancias amplias en las que conviven varios ambientes. Imagina un salón en el que se ha ganado una terraza. Esta puede ser una zona de juegos, un lugar en el que practicar una afición, deporte o crear un rincón de trabajo y estudio. Optar por una puerta corredera permite independizar o comunicar los ambientes sin perder centímetros reales de uso.

cocina con puerta corrdera de cristal 00522710

157.

Dónde sí instalar una puerta corredera

  • En estancias pequeñas, lo recomendable es instalar una puerta corredera que aporte amplitud.
  • En espacios donde de otro modo quedaría un mueble de uso detrás de una puerta que habría que mover constantemente para acceder a él.
  • Y también donde se quiere una solución vistosa y original para comunicar o delimitar según el uso del ambiente.
Muebles de cocina de Santos Bilbao, encimera de Laminam, lámparas de techo en Susaeta Iluminación y suelo de Yanyare.

 

mini cuadro en pared lavabo 00527482

158.

Sí en el baño cuando…

Cualquier puerta de apertura abatible, al abrirse, debe quedar pegada a una pared. Esta es la situación ideal. Si detrás hay un armario, debes saber que la puerta estorbará ligeramente. En el caso de un baño, una buena orientación es que la hoja abatible abra y quede pegada a la ducha. Si lo hace en el lado del lavabo, para usarlo habrá que cerrar la puerta. Esto nos ayuda a saber si necesitamos una puerta corredera, recomendable tanto en este último supuesto.

Proyecto de la interiorista Paula Duarte con armario de lavabo y suelo de Gala y encimera de Corian.
dormitorio con vestidor 00527445 O

159.

En el acceso al vestidor desde el dormitorio

Es un lugar en el que sí poner una puerta corredera, así no se pierden centímetros ni en la zona de descanso del dormitorio ni en el vestidor. Si los módulos de organización de la ropa son abiertos, es recomendable instalar una puerta que preserve el espacio del polvo. Aquí se ha optado por un diseño liso y ciego.

Cabecero y mesita de noche del estudio Del Pino del Valle. Papel pintado de Cole & Son y lámpara de Pantay.
mesa-cuadrada-con-banco-00530362 O

160.

Un panel corredero sobre cerramiento de cristal

Esta imagen muestra la conexión del office con una zona de paso. Un panel corredero (de ancho excepcional, perfilería con barrotillo y vidrios) se desliza sobre un cerramiento también acristalado. Esto permite que la conexión visual sea completa y que la luz de las estancias contiguas alcancen la cocina. Con una puerta corredera en este caso la cocina queda despejada desde el pasillo, con una visión limpia y completa.

Mesa y banco diseñados por la decoradora Marta Tobella, sillas de Brucs y lámpara de Foimpex. Todo en Sacum.
cocina color topo con puerta corredera 00530351

161.

Una puerta entre la cocina y el cuarto de lavado

En este caso la puerta corredera independiza un cuarto de lavado y plancha, incluso usado como tendedero, de la zona de trabajo de la cocina. Es una buena idea instalar una puerta de idéntico diseño a la de acceso a la cocina -sea esta corredera también o abatible- y mantener a resguardo de olores la ropa tendida. Al llegar cristal la luz que entra por la ventana se reparte en todo el ambiente.

Muebles de Santos, diseñados por Sacum; y encimera de Neolith.
comedor con puertas correderas 00531264

162.

Puertas correderas dobles

En lugar de una hoja se instalan dos hojas correderas cuando el vano de acceso a cubrir en más mayor de 70-80 cm. Lo bueno de las puertas correderas es que se pueden crear paneles de ancho especial o bien optar, como en este acceso al salón-comedor, por dos puertas.

Mesa de Mobles 114, sillas Thonet originales, lámpara de techo de Marset y alfombra de Cotlin.
recibidor con consola de madera 00531365

163.

Sí: Una corredera entre recibidor y salón

Es una buena idea instalar una puerta corredera entre el salón y el recibidor cuando este es estrecho y la puerta "ocupe". Asimismo, si la hoja u hojas abatibles de una puerta quedan "suspendidas" en la estancia, también es recomendable optar por un sistema corredero. Lo ideal, es que las puertas queden pegadas a una pared cuando están abiertas. Así que, en definitiva, una puerta corredera es una de esas reformas con las que ganar metros.

Consola de Culdesac, lámpara de Light & Living y cestos de Tine K Home en Sacum.
cocina-negra-con-armarios-panelados 00532005

164.

Sí: en el paso de la cocina al comedor

Especialmente cuando esta se quiere integrar. Una puerta corredera de diseño (como un tabique de cristal) se integra en la decoración. Para cocinas integradas, la estética es más importante aún para que no desmerezca respecto al estilo del salón o comedor. Este diseño de perfilería en negro y barrotillo es contemporáneo y vistoso, gracias a la guía integrada en el techo y el tamaño extra de suelo a techo.

Muebles de Leich en Chef D'Oeuvre, encimera de Silestone y taburetes de Rivièra Maison en Home Design. Alfombra en Sacum.
cocina-blanca-y-de-madera-con-balda-pared-a-modo-de-mesa-barra 503927

165.

Revestido de madera para darle calidez

Fíjate en esta distribución porque la verás a menudo en las cocinas de El Mueble: la superficie de trabajo —que aquí hace las veces de barra de desayunos— enfrentada a la isla y una pared dedicada en exclusiva a almacenamiento, con armarios panelados de apertura gola. Solo quedan a la vista el horno y el microondas. Como el mobiliario es blanco, las arquitectas Irma Aleu y Rosa Viñets han revestido los paneles de madera de roble. Así, la cocina queda mucho más cálida. 

Mobiliario diseñado por las arquitectas y realizado con madera de roble rústica por Fustería Sais. Taburetes Luxor, de Crearte. Encimera, de Silestone. Lámparas Hanoi, de Lumens.
salon pintado en verde con puerta corredera 00342792

166.

Las mejores reformas que puedes hacer en verano

Dormitorio con gran puerta corredera en azul que comunica con el salón

167.

Instala una corredera... ¡y gana 1 m2!

Si no quieres meterte en obras, lo mejor es una corredera vista. Pero deberás tener una pared libre de al menos el doble de lo que mide la puerta para que la hoja pueda desplazarse. Grandes superficies como Leroy Merlin ofrecen kits DIY que puedes instalar sin ser un manitas por menos de 100 €.

Corredera confeccionada con contraventanas recuperadas.
Dormitorio principal con baño, puerta corredera tipo granjero de madera.

Desde el baño, se ve el suelo hidráulico y mueble bajolavabo recuperado de Somnisamida. La ropa de cama es de Lovely Home, Teixidors y Dareels. La butaca, de India & Pacific.

El Mueble

168.

Las puertas y el mueble del baño están hechos con maderas recuperadas

Acabamos nuestro relajante recorrido en los dormitorios, que, según nos cuentan, eran oscuros, "pero la estructura estaba intacta y tenían un enorme potencial", señala la arquitecta.

puertas-correderas-cocinas-abiertas-521333

169.

La cocina con puerta corredera

Esta cocina sufrió una transformación total gracias a la puerta corredera acristalada. Antes era un espacio cerrado y ahora, gracias a las puertas, se ha abierto al salón y recibe una luz espectacular. El suelo es de parqué, igual que el resto de la casa, así se consigue una mayor sensación de continuidad y el piso gana amplitud. 

pasillo-revestido-en-madera-00526623

170.

Mejor con puertas correderas

Siempre que sea posible, prescinde de puertas innecesarias en un pasillo (como la de entrada si no se cierra nunca), pero las que haya no deben abrir hacia el pasillo en sí. En este caso, es una buena idea optar por puertas correderas para no restar espacio ni a este ambiente ni a las habitaciones.

pasillo-con-papel-pintadp-y-puertas-correderas_00515124

171.

Colores y papeles pintados

Un techo pintado en un tono oscuro hará que se sienta más cerca, por lo que es truco para techos altos. Lo ideal es los pasillos es optar por tonos neutros, el blanco es perfecto; para lograr amplitud y luminosidad. Si la pared del fondo se pinta de otro tono o se empapela el pasillo parece más corto.

Office de cocina con puerta corredera

Sillas y alfombra, de Ofelia Home Decor

El Mueble

172.

Puertas correderas de la cocina tipo farmhouse

Otro diseño inspirado en la puerta de un granero o estilo farmhouse. Se trata de puertas grandes, con las guías y rodamientos a la vista y de imponente presencia. Esta tiene un punto clásico y elegante gracias a su sobrio diseño con relieve en cuarterones. Son la alternativa que menos obra necesita, ya que van sobre el tabique y no en su interior. 

Cocina con puerta corredera de madera

Mobiliario, de Cocinas Como. Encimera, de Corian Blanco Zeus. Sillas y lámpara, de Maisons du Monde

El Mueble

173.

Puertas correderas de cocina de madera (y con estor en el fijo)

Aunque puedes escoger una puerta corredera blanca en una cocina de madera o negra, lo cierto es que los cerramientos en madera natural ganan puestos. En este proyecto la parte inferior es ciega y la superior acristalada. La hoja corredera se desliza por una guía empotrada en el techo y en el fijo se instala un estor que evita el sol directo.

Puerta corredera en la cocina lacada en el color de la pared

Sillas, de Coton et Bois. Mobiliario de la cocina, diseño de Natalia Gomez Angelats

El Mueble

174.

Con el mismo acabado que la pared

¡Funciona! Una buena idea para integrar una puerta corredera es que sea del mismo tono y acabado que la pared, así, cuando esté cerrada, pasará inadvertida. Es la idea que se ha trabajado en este proyecto con una puerta corredera para la cocina lacada en el mismo color que la pared, con cuarterones y solo cristal en la parte superior.

Cocina de madera con puertas de hierro negras

Mobiliario, de The Singular Kitchen. Lámparas de techo, de Maisons du Monde. Alfombra, de IKEA. Pavimento y revestimiento, de microcemento

El Mueble

175.

Puertas correderas encastradas de altura convencional

Aunque la mayoría de las cocinas con puertas correderas que estamos viendo tienen vanos de suelo a techo, las puertas correderas se pueden incorporar a un vano convencional. Puedes quitar las antiguas puertas y su embocadura y sustituirlas por puertas correderas vistas o encastradas en el tabique -como estas-. Aquí se ha buscado el contraste con hojas de perfil en negro. Es un diseño de la interiorista Bárbara Siegfried, de hierro y con un acabado oxidado tiene un estilo industrial que contrasta con el mobiliario de cocina, más moderno y minimalista.

Cocina blanca con puerta corredera

Armarios, diseñados por Deulonder Arquitectura Domèstica. Encimera, de mármol

El Mueble

176.

Puerta corredera para la cocina de estilo clásico

En una cocina de estilo clásico funcionan muchos tipos de puertas correderas, pero no fallan las de estilo clásico, con molduras y cristal. Para separar los ambientes aún más, se ha tapado el cristal por un visillo, que potencia su clasicismo.  

Cocina con puertas correderas con cristal esmerilado

Mesa del comedor, de Hábitat

El Mueble

177.

Puertas correderas integradas

En este proyecto el cristal o vidrio de la puerta corredera se ha escogido en un acabado esmerilado que deja pasar la luz, pero que no deja que la visión sea completa. Aquí el perfil se laca en el mismo color que la pared. El vano rematado en arco se ha solucionado con una parte superior pintada en blanco. La puerta copia el diseño.

Cocina abierta con puerta corredera de cristal y campana

Mobiliario, de Bulthaup, campana de Gutman. Zona de Fuegos, de Neff

El Mueble

178.

Una cocina que se comunica con puerta corredera y cerramiento acristalado

La falta de espacio es un motivo para elegir puertas correderas en la cocina. A la vista también son menos pesadas. Y si se acompaña de un cerramiento acristalado en los tabiques de alrededor, la sensación es de conexión y amplitud. Es innegable que se gana luminosidad con una solución de este tipo, ideal para cocinas pequeñas.

Cocina con puertas correderas en blanco y cristal

Mesa y sillas de Andreu World, lámpara de techo de Vibia en Susaeta Iluminación, muebles de cocina de Santos Estudio Bilbao y campana empotrada en el techo de Gutmann

El Mueble

179.

Una cocina con puertas correderas de perfilería mínima

Con la misma idea que acabamos de ver, puertas correderas de perfilería mínima en metal acabado en color blanco y discretísimos barrotillos que crean rectángulos en la hoja de diferentes tamaños. Al separar el salón o comedor de la cocina con un cerramiento de este tipo se diluyen los límites.

Cocina con doble puerta corredera de diseño ornamentado y chic

Mobiliario, diseño de Deulonder Arquitectura Domèstica. Encimera, antepecho y fregadero, de mármol Macael

El Mueble

180.

Cocinas con puertas correderas, apuesta por la amplitud

Abre tu cocina, parcialmente, al resto de tu casa con unas puertas correderas de las de toda la vida: encastradas, blancas, con carpintería de madera y doble. Estas tienen un punto art decó por su diseño. Es una propuesta de Deulonder, que deja pasar la luz y conecta con el comedor. 

Cocina con puerta corredera de idéntico diseño a la puerta de acceso al salón

Butacas y sillas en India & Pacific, mesas de centro de Coco-Mat, alfombra de B&B y lámparas de techo en Hada Decoración

El Mueble

181.

Un juego de puertas de diseño similar

Hay puertas correderas para cocinas que permiten una apertura total y la posibilidad de esconderse, como las de esta cocina en conexión con el salón. Las puertas correderas se desplazan mediante unas guías y se esconden en el tabique, hecho ex profeso para esconderlas. Además, la entrada al salón también mantiene la unidad estética con puertas de cristal.

Puertas correderas de cristal para la cocina

Mesa, sillas y lámpara de techo, de Coton et Bois

El Mueble

182.

Paneles de cristal correderos para separar la cocina

Una solución muy limpia. Sin cuarterones ni patrones en el diseño de la hoja, solo un perfil exterior que marca el contorno y vidrio. Las puertas correderas en la cocina son la mejor alternativa cuando esta carece de luz natural y con un diseño así, como este cerramiento diseñado por Asun Antó, nada entorpece la comunicación entre cocina y comedor.

Cocina con puerta corredera

Mobiliario, diseño de Irene Subirana, realizado por Glow Rehabilita. Encimera, de Silestone. Pavimento, de parquet laminado, de Pergo, y de Gres Porcelánico, en la cocina, de Azul Acocsa

El Mueble

183.

Cocina con puerta corredera con las guías encastradas en el techo

Instalar una puerta corredera evita tener que "esquivar" la hoja o tenerla en medio cuando está abierta. Es muy útil en la cocina para aprovechar con muebles todas las paredes y no tener, por ejemplo, que esquivar la hoja de una puerta abatible para abrir el frigorífico. Este proyecto cuenta con un fijo acristalado y una puerta corredera con guía encastra en el techo. El diseño es de perfil lacado en blanco con cuarterones de cristal.

Entrada acristalada con puerta corredera a la cocina

Muebles de Arpa, encimera Calacatta de Neolith, suelo de madera de roble de Surco y baldosas de Vives

El Mueble

184.

Puerta corredera de cristal y marco con el mismo acabado

Abrir la cocina al salón es una solución apetecible. Con los cerramientos de cristal se puede, al mismo tiempo, independizar de olores y ruidos cuando es necesario. Otra opción que acompaña bien a las puertas correderas de cristal y perfil es esta, con un marco alrededor (tanto en los laterales como en la parte superior, del mismo acabado. Este diseño de Héctor Aguirre y con estructura de forja, no sube hasta el techo, sino que se ha colocado un panel de cristal para salvar la viga de hormigón. 

Cocina con puerta corredera e  blanco y cristal

Mobiliario, de Santos estudio Bilbao

El Mueble

185.

Una perfilería clásica para un estilo moderno

En cocinas minimalistas, es aconsejable permitirse alguna licencia como unas puertas más originales, como se ha hecho en esta cocina blanca. Así se rompe la sencillez sin renunciar al espacio ni al paso de la luz. En esta cocina, si la puerta no fuera corredera, la hoja quedaría adosada, abierta, al frente de columnas o al fregadero, haciendo menos fluido el uso de la zona de trabajo.

Cocina con puerta corredera entre zona de trabajo y cuarto de lavado

Mobiliario, de Santos, diseñado por Sacum. Encimera de Neolith

El Mueble

186.

Un cómodo acceso al lavadero con puerta corredera

Estamos viendo cocinas con puertas correderas de entrada, pero también son una opción perfecta para separar ambientes dentro de la propia cocina sin desperdiciar centímetros, como por ejemplo entre la zona de trabajo y el office o el cuarto de lavado o una despensa. El cristal permite que el efecto lineal de la encimera se vea potenciado aquí, dando continuidad a la zona de trabajo y al frente de la lavadora.

Cocina con corredera con vistas al salón y recibidor 00521298

187.

El piso que creció eliminando las zonas de paso

Este piso no es muy grande, mide apenas 80 m2, pero no lo parece para nada. Y la clave es la optimización del espacio con una nueva distribución y organización de los espacios que permitió eliminar las zonas de paso y convertirlas en metros útiles. En la cocina, por ejemplo, la decoradora Marta Tobella eliminó una pared y la convirtió en un acristalamiento con una corredera que lleva luz al espacio y crea una visual limpia hasta el salón. No te pierdas las soluciones magistrales de este piso. 

cocina-minimalista-blanco-pequena 00513340

188.

Puertas correderas

¡Para ganar espacio! Así, en una cocina estrecha no tendrás que "salvar" la puerta en su apertura ni moverla para acceder a los muebles que quedan tras una puerta batiente abierta. En una cocina estrecha, cualquier puerta de acceso o comunicación con otra estancia, mejor corredera. Y si además es acristalada, más ligera resultará cuando esté cerrada.

Muebles diseñados por Mengíbar Blanco Estudio con encimera de Silestone Blanco Zeus y campana de Balay.
Cocina con armarios blancos y apertura uñero 00522666

189.

La distribución más habitual: en línea

En cuestión de cocinas alargadas y estrechas, la distribución del mobiliario más adecuada es en un único frente en línea. Lo ideal es que se aproveche el largo de la planta de un extremo. Saca partido al espacio, a cada centímetro (¡cómo nos gusta exprimir la superficie de las cocinas pequeñas!), e integra los electrodomésticos para que la imagen sea limpia.

Muebles de cocina de Moretti y papel pintado Flamant Caractère de Arte.
 Cocina y comedor con puertas correderas.

Mobiliario, de Eggersmann. Las puertas correderas fueron diseñadas por Renova Solucions. 

El Mueble

190.

Una nueva cocina donde estaba un despacho

La clave fue poner puertas correderas de cristal para diferenciar ambientes. Gracias a ellas, disfrutamos de un espacio visualmente muy amplio y luminoso", explica Mercedes. El color topo de los muebles nos resulta muy elegante y, ojo, va a juego con la perfilería de las puertas, de aluminio y de un tono moca. 

"Elegimos estos muebles porque son muy duraderos. Me gusta que sean discretos, por eso buscamos un modelo sin tiradores y en un tono supermate", nos explica la interiorista. Esto, sumado al cálido suelo de parquet convierten esta cocina en uno de los rincones más agradables de la casa.

Cocina abierta con barra y puerta corredera de cristal.

Cocina con muebles diseñados y realizados por Sacum. Taburetes, de Pilma. Alfombra y tablas, en Sacum. 

El Mueble

191.

Luz y calidez

Con estos cambios la cocina disfruta la luz todo el día. Los muebles se han lacado con el color Lime Stone de Jotun para potenciar todavía más la claridad. Y para que el ambiente no quedara monocromo, la decoradora ha optado por introducir la madera en el suelo y la barra. 

dormitorio-puerta-corredera-cortina-barra 00503970 O

192.

Un espejo con truco

Cuando los dormitorios no son excesivamente grandes, la decoración de las paredes debe darse en pequeñas dosis. En este espacio se ha solucionado con unos cuadros apoyados sobre el cabecero de obra. Frente a él y para agrandar visualmente la habitación, se ha colocado una puerta corredera de espejo que separa —y une— la habitación con el vestidor. ¡Una idea excelente!

Cabecero de obra, diseño de las arquitectas Irma Aleu y Rosa Viñets. Banco, de India & Pacific.
dormitorio-pequeno-puerta-corrdera-00526659 O

193.

Menos puertas para que fluya la circulación

Un truco estético y organizativo para planificar un dormitorio pequeño es que las puertas que se encuentren dentro (como la que comunica con un mini vestidor o baño en suite) sean correderas. Mejor integradas en tabique. Así no se pierde espacio ni hay que tener en cuenta el espacio que "pierde" la apertura de una hoja abatible.

Cabecero y apliques en Sacum.
Dormitorio con puerta corredera con espejo.

Banco, de India & Pacific.

El Mueble

194.

Puerta por fuera, espejo por dentro

Utilizar el espejo como trampantojo y que simule una puerta o una ventana es otra buena manera de lograr profundidad. En este dormitorio se ha colocado un panel corredero que, por dentro, es espejo. Este comunica o separa los espacios, según la necesidad. Abierto genera una agradable sensación de continuidad. 

Vista desde recibidor del comedor separado por una corredera metálica

195.

Una corredera minimalista que lleva luz al recibidor

Una de las claves del proyecto ha sido la luz, que se ha potenciado con nuevas ventanas y soluciones que favorecen su paso, como la puerta corredera acristalada que separa el salón del recibidor. "Donde la ves, es de aluminio, porque ofrece un perfil muy fino y el acabado no es tan rudo e industrial como el hierro", explica el arquitecto. 

Aparador de los propietarios. 

 

puerta-corredera-cocina-negro 00506953

Mueble de cocina Época de Santos, lámparas de DCW, encimera de Neolith y taburetes de Bazar

El Mueble

196.

Puerta corredera extra contemporánea para la cocina

Un diseño espectacular para delimitar la cocina. ¡Estas puertas correderas decoran por sí solas! Son contemporáneas por el diseño de cuadrícula que crea el barrotillo y su acabado en negro. Destacan en el conjunto de neutros. Van instaladas de suelo a techo, lo que concede más sensación de espacio y continuidad. Es un proyecto de Natalia Zubizarreta Interiorismo.

Puertas correderas ciegas en la cocina

Puertas correderas ciegas en la cocina y acristalamiento fijo

El Mueble

197.

Con puertas ciegas y acristalamiento

Dos puertas correderas y un fijo acristalado aíslan la cocina del salón. En este caso se ha jugado con el acabado madera natural de los paneles correderos ciegos y del perfil del acristalamiento y el blanco de las paredes.

Grandes paneles correderos en la cocina con perfil en metal negro

Mesa de Renova, lámparas de techo de Ineslamps y sillas de Crisol

El Mueble

198.

Grande paneles correderos en la cocina con peril en negro

La entrada a la cocina resulta extra decorativa y espaciosa con puertas correderas de cristal. Aquí, un fijo acoge un panel corredero en un lateral (a la derecha de esta imagen) y otro panel corredero queda integrado en el tabique al lado contrario.

Cocina con puerta corredera de cristal

Muebles de cocina diseño de Molins Design

El Mueble

199.

Un panel oculto o a la vista

En esta cocina con puerta corredera, el diseño abusa del cristal con un perfil discreto y un gran tirador vertical. Debes tener en cuenta que los tiradores no se pueden empotrar en el caso de los modelos de puertas correderas encastrados. Quedarán siempre fuera, a no ser que el tirador esté embutido en la hoja. Si la puerta corredera es en superficie, sí puede llevar un tirador por la cara que no queda adosada a la pared.

Cerramietno acristalado en la cocina con puerta corredera

Librería de DM y roble de Tot Fusta, barandilla de cristal de Vidres Berni y cerramiento de Plecoart

El Mueble

200.

Un cerramiento de cristal para delimitar

Puertas correderas de cristal para delimitar la cocina de una zona de paso o distribuidor. En este caso se han escogido en acabado lacado en blanco con cristal transparente, haciendo grandes cuarterones. Cuanta más superficie acristalada, más ligera resulta la composición. Siempre es importante que la puerta cuente con cierre ralentizado o freno, que evita los golpes.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?