6 /13

1.

Barreras naturales

 En balcones y terrazas, celosías y plantas actúan como barreras del ruido exterior. Sofá y butaca Chester de piel de Tapicería Quadratto. Alfombra trenzada de Francisco Comellas. Alfombra Clara, de Basarabian.

2.

Doble cristal

Para lograr máximo silencio la primera regla es instalar cerramientos con doble cristal, que también aislarán la casa térmicamente y reducirán el gasto en climatización. En casos de ruido extremo la solución es instalar una doble ventana: una por la parte exterior del muro y otra por la interior. Cuanto mayor sea la separación entre las dos lunas mayor será el aislamiento acústico. 

3.

¿Qué cristales elegir?

Y mejor si los cristales son gruesos (entre 6 y 8 mm de grosor) y las hojas batientes en lugar de correderas porque garantizan un cierre más hermético. En cuanto a los materiales, los cerramientos de PVC aíslan mejor que los de madera y aluminio.

4.

Cuando el enemigo está dentro de casa

 En casa hay ruidos que parecen inevitables, pero si pones tapas de fieltro en las patas de sillas y muebles, cierras las puertas cuando estén en marcha el extractor, la lavadora o el lavavajillas, dejas espacio alrededor del frigorífico y te aseguras de que está bien nivelado (para no sobrecargar el funcionamiento del compresor, causante del ruido), tendrás más silencio.

5.

Sonidos que ocultan ruidos

 Música de fondo, una fuente... son sonidos "blancos" que mitigan el ruido que tenemos dentro de casa, como el que producen los electrodomésticos.

6.

Suelos que protegen

 El parquet flotante necesita una capa aislante para evitar la resonancia y las alfombras también ayudan a amortiguar los ruidos.

7.

Telas que amortiguan

 Los cojines y los tapizados de tela absorben eficazmente las ondas sonoras.

8.

Ventanas que cierren bien

 Comprueba que no haya grietas alrededor de las ventanas y las puertas.

9.

Si el ruido está al otro lado de la pared...

Puedes crear una doble pared: utiliza paneles de yeso laminado o fibra de celulosa y rellena la cámara de aire con un material aislante (apuesta por uno ecológico. 

10.

Opción sin obras

Si no quieres hacer obras o si el espacio es muy pequeño (una cámara de aire ocupa unos 10 cm), puedes cubrir la pared con paneles de corcho con un mínimo de 5 mm de grosor. Déjalos en su color natural o píntalos en el mismo color de las paredes. Los plafones de madera maciza o de virutas también pueden ser útiles aislantes.

11.

Aislar el suelo

Uno de los mejores aislantes es el corcho. En habitaciones infantiles (o si eres atrevido) puedes instalarlo en el suelo sin necesidad de taparlo con ningún otro material o acabado, con lo que resultará mucho más fácil y económico.

12.

Pero si no quieres que el corcho se vea...

Tienes que saber que instalarlo implica una obra, pues hay que levantar el suelo para colocar las láminas de corcho bajo el parquet o el suelo cerámico.

13.

Si el techo es el problema...

Muchos edificios no tienen un buen aislamiento sonoro de la separación entre plantas. Si es tu caso, puedes solucionarlo instalando un falso techo que añada una cámara de aire: reducirás el ruido que viene de arriba. También hay paneles que absorben el ruido, como el Ecophon de Saint-Gobain, disponibles en formas geométricas para crear composiciones decorativas en el techo.

Quédate quieta en casa y escucha. ¿Qué oyes? Seguramente, el ruido del tráfico, el televisor o la radio, alguna obra... Estamos acostumbrados a vivir con él, pero el ruido es una de las formas de contaminación más molestas y perjudiciales.

Reducir el de la calle no está en tu mano, pero en tu casa, el silencio es una necesidad y un derecho. Sobre todo por la noche, un nivel demasiado alto de ruido puede provocar insomnio y estrés, que causan alteraciones del ritmo cardiaco e irritabilidad, entre otros trastornos. Para evitarlos, durante el día no se deberían superar los 50 decibelios. Por la noche, el límite está en 30 decibelios.

Puedes medir el ruido con tu teléfono móvil

Tu teléfono móvil puede convertirse en un sonómetro bastante preciso. Solo tienes que instalarte la aplicación gratuita NoiseWatch, desarrollada por la Agencia Europea de Medio Ambiente. Con tu móvil en la mano podrás comprobar los niveles de ruido en cada estancia de la casa, en los diferentes momentos del día. Entonces sabrás si debes tomar medidas. El volumen de la tele o de la radio dependen de ti, pero probablemente el problema venga de fuera. La mayor parte de la contaminación sonora entra en la casa por las ventanas, aunque estén cerradas.

Decora para reducir el ruido
  • Telas con cuerpo: Las cortinas confeccionadas con tejidos gruesos (linos tupidos, terciopelos...) absorben las ondas sonoras y mitigan el ruido tanto si procede del exterior como de la propia casa.
  • Cuadros y espejos: Puedes colgar cuadros o espejos, si es posible de pared a pared, para reducir el sonido que viene del otro lado, así como el eco interior.
  • Alfombras: Una gruesa alfombra impide que el sonido traspase y rebote en los suelos duros y lisos.
  • Estanterías: Adosa a la pared "ruidosa" una estantería con trasera o un armario cerrado. Además de ganar almacenaje, los muebles harán de aislantes del ruido.

Pequeñas reformas que te aíslan

1. Para el suelo

El corcho es un material natural que ayuda a reducir el ruido procedente de lo que hay bajo el suelo (un local comercial, un aparcamiento...). Instalarlo implica una obra, pues hay que levantar el suelo para colocar las láminas de corcho bajo el parquet o el suelo cerámico.

2. Para la pared

Los aislantes de pared más ecológicos son la lana de oveja y la celulosa, que se obtiene de la madera y el papel reciclados. Se instalan en la cámara de aire de la pared, al construir la casa o reformarla. En casas ya construidas, una alternativa es la inyección de lana mineral (Knauff Insulation lo hace con pequeños agujeros en los muros exteriores) para llenar la cámara de aire de la pared.