Recibidores

101 /2322
6 ideas para decorar el recibidor

101.

6 ideas para decorar el recibidor

Explora el equilibrio entre estilo y funcionalidad con estas 6 ideas que te inspirarán para decorar tu recibidor con elegancia y personalidad, convirtiéndolo en un espacio único que da la bienvenida y te acoge a ti y a todos tus invitados. 

Recibidor con listón de madera separador.

Banco, de Carolina Blue. Alfombra, de Andrea House. Planta, de Bossvi.

El Mueble

102.

Listones de madera en los que fluye la luz

Esta idea de Asun Antó es perfecta para delimitar espacios sin interrumpir el paso de la luz. Lo único que debes tener en cuenta es que entre los listones de madera quede espacio suficiente para que el panel no se convierta en un obstáculo, ni para la luz ni para la ventilación.

Alfombra blanca recibidor.

Recibidor con lámpara antigua, espejos de cuarterones, alfombra blanca y mueble antiguo.

El Mueble

103.

¿Suelo oscuro? Acláralo con una alfombra blanca

Puede que de primeras, al escuchar las palabras blanco y alfombra juntas, sientas pánico; pero es como las tapicerías del sofá en este color. Y, sin embargo, adoramos los sofás blancos. ¿Qué hay que saber para elegir una alfombra blanca? Que sea lavable. Pero sobre un suelo algo oscuro, una alfombra clara ilumina todo. Puede no ser blanca, sino beis suave. Las sintéticas de polipropileno se friegan.

Pinta en blanco paredes y techos recibidor oscuro.

Molduras de Orac Decor. Consola de Ethnicraft, en La Maison. Pavimento de roble francés de ArteDeco Parke, en Maderas Importación.

El Mueble

104.

Pinta en blanco paredes y techos

El blanco puro es la mejor opción para pintar las paredes del recibidor con el objetivo de que se sienta luminoso al instante. Si cambias a blanco desde otro color, ¡te parecerá asombrosa la transformación! La pintura en acabado satinado es la mejor apuesta: más brillante que el mate, pero aún menos brillante que el semi brillo.

Recibidor con consola y espejo redondo.

Recibidor, proyecto de Paula Duarte.

El Mueble

105.

Cuando elijas el color, recuerda...

El color que escojas para pintar las paredes, se verá varios tonos más oscuros que en la muestra. Lo mejor es pedir varias muestras del mismo color y elegir el tono más claro. Haznos caso: pinta unas pequeñas muestras de las pinturas en la pared, deja que sequen bien y observa cómo influye la luz en las distintas horas del día.  

Recibidor con consola azul y cestos.

Recibidor con consola, de Really Nice Things. Lámpara, de Sandra Marcos. Alfombra, de Gancedo.

El Mueble

106.

Un rincón colorido que da la bienvenida

Solo entrar en la casa, ahora te recibe un recibidor pequeño, pero elegante, adornado con una consola recuperada y pintada de un cautivador tono azul. Los cestos colocados en la parte inferior del mueble agregan un toque de practicidad y estilo rústico a este espacio acogedor. Para nosotras, ¡es la combinación perfecta de lo moderno, de diseño, y lo DIY! 

Trucos de estilista: un recibidor muy chic

107.

Trucos de estilista: un recibidor muy chic

¿Quieres darle un aire nuevo al recibidor? Te damos ideas para renovar la entrada de casa como una auténtica estilista.

Recibidor con consola de madera y hierro negro, banco y espejo redondo.

Recibidor con consola de madera y hierro negro, banco y espejo redondo.

El Mueble

108.

Una apuesta minimalista

Dentro de las consolas más minimalistas nos podemos encontrar un diseño de líneas rectas como el que vemos en esta imagen. Su mayor atractivo es que parece flotar sobre el suelo gracias al ligero diseño de su base, que parece mantenerla suspendida en el aire.

Por eso, la decoración con este tipo de cómodas ha de ir acorde, buscando siempre accesorios sencillos, seleccionando pocos sin recargar el ambiente, pero teniendo siempre en cuenta que sean visualmente muy potentes. ¿Un ejemplo? Un espejo redondo con un marco reducido a su mínima expresión siempre será un acierto. Acompáñalo con una lámpara de diseño o un jarrón con flores para multiplicar su impacto.

Recibidor con paredes de piedra.

Recibidor con sofá y puff, de Lovely Home. Alfombra, de Dareels.

El Mueble

109.

La casa da una bienvenida espectacular

"El recibidor es una combinación única de estilos que fusiona lo moderno y lo tradicional. Las paredes de piedra aportan un toque rústico y auténtico, mientras que el sofá gris de líneas sencillas agrega un aspecto minimalista y contemporáneo", afirma la arquitecta. "Los materiales naturales y la simplicidad del diseño se complementan, resaltando la belleza de la piedra y la elegancia del sofá. El resultado es un espacio que invita a la calma y a la relajación, un punto de entrada estiloso y con una personalidad única", añade.

Pasillo con secreter clásico.

Los muebles clásicos siempre ponen un punto de personlidad a cualquier rincón.

El Mueble

110.

Un secreter clásico para dar vida al pasillo

Un secreter siempre es un tesoro, ya que hablamos de un mueble con siglos de historia que cuenta con varios cajones y compartimentos para ordenar papeles y documentos y, en muchas ocasiones, una cubierta de madera que los oculta. Podemos sacarle de su contexto y ponerlo en el pasillo, siempre que éste sea lo suficientemente amplio.

Como verás, es tremendamente decorativo por sí mismo, así que solo tendrás que añadirle unos cuantos accesorios para crear un rincón 10. En la imagen, han almacenado en él un montón de revistas de El Mueble en una de sus baldas y han utilizado la repisa de debajo para guardar las zapatillas de casa. ¡Nos encanta!

Consola de madera con accesorios de fibras naturales.

Consola de madera con accesorios de fibras naturales.

El Mueble

111.

Un toque rústico y muy original

Imagina abrir la puerta de casa y encontrarte con esta explosión de color. Si has tenido un mal día, ¡esto cambia de actitud a cualquiera! Llenar un recibidor de plantas y flores siempre es una buena idea y más cuando pretendes dar un toque rústico a la decoración. Si tienes una casa en el campo o quieres recrear esta estética bucólica, ¿por qué no sustituir los accesorios tradicionales por complementos de fibras naturales?

Fíjate, en vez de el típico espejo, en este recibidor han usado esta pieza circular, que bien podría ser una alfombra de yute, como elemento decorativo principal. Además, se han sustituido los clásicos jarrones y maceteros por originales cestos de mimbre llenos de flores de lavanda colocados en el suelo, justo debajo de la cómoda. Todo es cuestión de saber reutilizar los elementos que tengas por casa ¡y echarle un poco de imaginación!

Pasillo con consola clásica y dos lámparas a todo color.

Pasillo con consola clásica y dos lámparas a todo color.

El Mueble

112.

Unas lámparas diferentes que den fuerza a espacios neutros

Los grandes clásicos nunca mueren y los recibidores tradicionales siempre son muy agradecidos con la decoración atemporal. Lo vemos en este espacio, presidido por una cómoda de líneas clásicas en color blanco roto con el sobre de madera en contraste. Sobre ella, un espejo de cuarterones que siempre da ese toque industrial y encantador a cualquier rincón.

¿La clave de este espacio? Las dos lámparas que escoltan la cómoda. Es importante para un recibidor dar importancia a estas piezas y arriesgar un poquito. Salte de lo común, evita los tonos neutros y atrévete con colores que, a priori, no encajen con el carácter atemporal del resto de la estancia. Utiliza bases con texturas o pantallas con estampados, ¡mezcla y ganarás!

Recibidor preparado para ir a la playa con banqueta, cestos y perchero.

Recibidor con banquetas y cestos, de Sacum. Alfombra, de La Maison. Faroles, de Catalina House.

El Mueble

113.

Capazos y sombreros para un día de playa

Y aquí no uno, sino dos de los objetos más asociados a la playa: los capazos y los sombreros de paja. Ponlos en tu recibidor de verano y te parecerá que vas directamente a darte un chapuzón al mar. ¡Y más si dejas la toalla al lado como en esta imagen! Toma nota también de los faroles y el banco rústico. Ideales.

Recibidor decorado con una rama seca a modo de perchero.

Recibidor decorado con una rama seca a modo de perchero.

El Mueble

114.

Ramas secas, decorativas y muy prácticas

Las ramas, con su belleza orgánica y su forma única, brindan una opción creativa y original para darle vida a tus espacios. Esta tendencia es perfecta para aquellos que buscan un estilo bohemio, rústico o minimalista. Además, puedes usar tus ramas para colgar pequeñas macetas, fotografías enmarcadas o incluso algún textil de lino como el de la imagen, que añadirá frescura al espacio.

Recibidor de verano con consola de madera y espejo redondo de fibra

Consola de El Taller de las Indias. Lámpara de Triggo. Espejo de Mon Deco Shop. Alfombra de yute, en Noble Interiorismo. Suelo porcelánico de Harmony.

El Mueble

115.

¡Pura fibra!

En este recibidor, el color blanco de la pared contribuye a crear un ambiente fresco y luminoso, además de resaltar las piezas de la decoración. Entre ellas, el espejo redondo de fibra vegetal que acapara todo el protagonismo.

Recibidor con consola de madera y espejo de cuarterones

Consola de madera, de Westwing. Espejo, de Maisons du Monde. Lámpara, de El Taller de las Indias.

El Mueble

116.

Detalles que marcan la diferencia

La interiorista Dara Díaz resolvió la decoración de este recibidor con una consola de madera en acabado natural y un espejo de cuarterones tipo ventana que refleja la luz natural. Una composición que acentúa el estilo rústico del ambiente. Los adornos con forma de caracolas se convierten en detalles marinos perfectos para complementar la decoración y se convierten en un recordatorio constante de la brisa marina y las vacaciones de verano.

Recibidor con panel de madera separador.

Banco, de Carolina Blue. Alfombra, de Andrea House. Planta, de Bossvi.

El Mueble

117.

Apuesta natural

Pequeños cambios son suficientes para poner cualquier estancia de la casa en modo verano. ¡Y sin grandes complicacines! Si no, fíjate en este recibidor. Basta con sustituir la alfombra de lana por un modelo de fibra vegetal y añadir complementos textiles en una gama de color que aporte un toque refrescante. En este caso, el verde actúa de hilo conductor y refuerza el aire natural del espacio.

Recibidor de verano de estilo rústico

Recibidor con consola de mobles Llombart y silla de ratán de La Bòbila. Alfombra, en Sacum.

El Mueble

118.

Recibidor de verano con un encantador aire rústico

Con la combinación de elementos tradicionales y piezas recuperadas, en el recibidor de esta casa de el Ampurdán se creó una atmósfera única. Las vigas y el suelo rústico añaden un toque de autenticidad, mientras que la consola recuperada agrega carácter y personalidad al espacio. Sin embargo, la decoración no se detiene ahí. Se han realizado actualizaciones que aportan luminosidad y frescura, como la pátina blanca en las vigas, que ilumina y amplía visualmente el recibidor, o el tono arena cálido de las paredes que proporciona un fondo acogedor y equilibrado. 

Recibidor de casa de campo con muebles clásicos y detalles modernos.

Recibidor con consola de madera oscura y lámpara de pie moderna.

El Mueble

119.

Buena mezcla

El encanto de este recibidor radica en la mezcla de la arquitectura propia de una casa de campo con elementos decorativos que fusionan lo clásico y lo moderno. Así, el fondo rústico de las paredes de piedra se combinó con una consola de madera oscura que pone un toque de autenticidad y una lámpara de pie contemporánea que ilumina el rincón con una luz suave y cálida. Las pinceladas en blanco y negro tanto de alfombra, como de la obra pictórica, aportan contraste y estilo.

Recibidor con aparador de madera, espejos y piezas de cerámica.

Recibidor con aparador de madera de olmo, modelo Opium, espejo modelo Topeka, lámpara modelo Gobi y piezas de cerámica. Todo de la colección Provenza de El Corte Inglés.

El Mueble

120.

Piezas de cerámica para poner el toque veraniego

Basta con ver este recibidor para comprobar que los elementos decorativos de cerámica son perfectos para evocar el espíritu y la frescura del verano. Coloca jarrones en colores vivos y brillantes, como turquesa, amarillo o naranja, en la consola o aparador. Puedes llenarlos con flores frescas o ramas verdes para realzar la belleza natural del verano. 

Recibidor de verano con banco a medida y perchas en la pared.

Proyecto de Alto Interiorismo. Colgadores, de Normann Copenhagen. Alfombra, de Calma House.

El Mueble

121.

Look mediterráneo

En este recibidor, la combinación de paredes blancas, el techo de viguería vista de madera, una alfombra de fibra vegetal y pinceladas de color azul crean una atmósfera fresca, serena y con un aire veraniego que invita a disfrutar de la brisa marina y el encanto mediterráneo.

Recibidor de verano con gran espejo y banco de enea

Proyecto de Dorotea Estudio con banco de madera y enea y espejo de cuerpo entero. La alfombra es de Tailak.

El Mueble

122.

Deja que la luz del verano entre en tu casa

En esta vivienda, pocas pero escogidas piezas fueron suficientes para crear un ambiente veraniego y acogedor en el recibidor: un gran espejo de cuerpo entero con marco de madera envejecida que refleja la luz natural y amplía visualmente el espacio, y un banco con asiento de enea. La decoración se ha completado con plantas verdes que aportan frescura y vida al espacio, una alfombra ligera y una cesta de fibra colocada estratégicamente, que sirve como elemento decorativo y práctico para almacenar pequeños objetos.

Recibidor de verano con banco de madera y perchas de pared.

Banco, de Sklum. Colgadores de Muuto, en Kado. Cesta, de Filocolore.

El Mueble

123.

Funcional y con mucho estilo

En este recibidor, un banco de madera se convierte en el lugar perfecto para sentarse y descalzarse después de un día bajo el sol. Las perchas de pared colocadas a diferentes alturas ofrecen un lugar práctico para colgar sombreros y bolsos, añadiendo funcionalidad y estilo al espacio.

Recibidor con cómoda de madera, espejo dorado y lámpara de techo.

Recibidor con cómoda modelo Kyle, espejo y alfombra Chiuta, todo de El Corte Inglés. Lámpara de techo, de Gato Preto.

El Mueble

124.

Lección número 3: que viva la mezcla

Algo en nuestro interior nos pide que todo combine. Sin embargo, con la mezcla se logran espacios visualmente muy ricos y atractivos: muebles antiguos con piezas modernas, telas de diferentes estampados, una bicicleta con look parisino...

Recibidor pequeño con consola de madera y cestas en el suelo.

Consola de madera de olmo, de Catalina House. Lámpara de sobremesa, de Vical, en Coton et Bois.

El Mueble

125.

Iluminación cálida

La iluminación de una estancia es súper importante y muchas veces la gran olvidada. "Presta atención a la iluminación, nos instan desde Wood Estudio, para crear un ambiente acogedor desde la entrada". Puedes elegir entre apliques de pared o lámparas de sobremesa, como esta tan bonita con pie de madera.

Recibidor con estante volado y espejo.

Consola, espejo y cesto, de Coton et Bois.

El Mueble

126.

A espacios mini, muebles mini

¿Y qué pasa cuando el recibidor es la mínima expresión? ¡Que tienes que aguzar el ingenio! Como lo ha hecho en este de la imagen la interiorista Natalia Zubizarreta: ha creado una consola mini para un espacio mini. "Dos cajones volados, un espejo y una cesta en el suelo son elementos más que suficientes para equipar con estilo un recibidor pequeño", apunta con maestría la interiorista.

Recibidor con consola de madera y alfombra en la pared.

Consola, de Asitrade. Bandeja y cestos, de Es Cucons.

El Mueble

127.

Plantas que agudicen los sentidos

En cualquier espacio de la casa, las flores son bienvenidas. Y así nos los recuerda Laura Martínez: "Añade plantas de interior o flores frescas que den vida y frescor al recibidor. Las plantas colgantes o de tamaño pequeño son ideales para espacios reducidos". La interiorista Mireia Pla ha apostado por decorar la consola con ramas verdes que entran por los ojos y en las cestas, ramos de lavanda que aromatizan la entrada.

Recibidor rústico con suelo de toba, vigas blanqueadas, escalera, consola, esoejo, banco, cesta y alfombra de fibra y pared blanca.

Consola, banqueta y espejo, de Sacum.

El Mueble

128.

Una alfombra para dar calidez al recibidor

Laura Martínez aporta una nueva idea para decorar recibidores pequeños. "Delimita el espacio con una alfombra", aconseja la interiorista. No solo agregará calidez y estilo al espacio, sino que también ayudará a definir claramente el área del recibidor". La interiorista Marta Tobella ha elegido para el pequeño recibidor de su casa una alfombra redonda que le imprime más dinamismo.

Recibidor con pared rastrelada de madera con perchas y baldas.

Recibidor con pared rastrelada de madera con perchas y baldas.

El Mueble

129.

A falta de armario, bien vale un perchero

Aunque lo ideal es incorporar al recibidor, aunque sea pequeño, un armario a medida, Wood Estudio nos da un truco para suplirlo. "Si no puedes colocar un armario, se hace fundamental un colgador o perchero". Es lo que ha hecho en la imagen la interiorista Marta Prats: revestir la pared de madera blanqueada y colocar un tablero, a modo de banco; perchas para colgar bolsos, pañuelos y sombreros, una balda superior como estante y cestas para almacenaje extra. Cojines y complementos dan el toque de color.

Recibidor luminoso con consola y paredes en blanco.

Consola, de La Redoute Interiors.

El Mueble

130.

Equipamiento ligero

Los recibidores pequeños exigen un mobiliario ligero. Puede ser una balda, un zapatero pequeño o una consola, como esta elegida por el Estudio Martínez Elorza para este piso de pequeñas dimensiones. ¿Quieres darle más luz y que parezca más grande? "Elige una base neutra para las paredes y aprovecha la pared de enfrente para colocar armarios con puertas correderas y frentes de espejo" sugieren las interioristas.

Recibidor con banco y perchas de madera.

Banco, de Sklum. Colgadores, de Muuto, en Kado.

El Mueble

131.

Practica la multifuncionalidad

¿Más trucos para implementar en un recibidor pequeño? ¡Allá vamos! "Considera la posibilidad de incorporar un banco o taburetes que puedan servir de asientos adicionales, sugiere la interiorista Laura Martínez. Estos elementos pueden proporcionar un lugar para sentarse, al ponerse o quitarse los zapatos, y también espacio de almacenamiento extra". El Estudio Pipi & Deco eligió un banco de madera y unas prácticas perchas del mismo material para colgar bolsos y abrigos.

Mueble blanco abierto y a medida en el recibidor.

Mueble separador realizado a medida por Cajoneras Jopa.

El Mueble

132.

Soluciones a medida

El hándicap de los recibidores pequeños es que cuesta encontrar muebles que se adaptan a los metros, por eso, es mucho mejor crear un mueble a medida. El Estudio New Home Studio apostó por este modelo súper práctico. "Lo diseñamos hasta el techo con baldas y armarios. Así, pueden guardar los zapatos nada más entrar. Optamos por baldas en la parte superior para que le diera la luz del salón comedor y así evitar que fuera un espacio oscuro. Y además, hace de práctico separador para que no se vea el comedor al abrir la puerta".

Recibidor decorado con papel pintado y consola en blanco y madera.

Consola con cajones en blanco y madera.

El Mueble

133.

Los muebles, mejor blancos

El color es importante a la hora de decorar un recibidor pequeño. "Cuánto más claro sea en paredes y mobiliario, más grande y luminoso parecerá", sugiere la interiorista Natalia Zubizarreta. Así lo ha aplicado en este de la imagen, amueblado con una consola ligera en blanco y madera clara. ¿Importante? Elige un mueble con cajones que sirvan de vaciador de bolsillos. Si no es así, siempre puedes colocar uno o dos cestos en el suelo que sirvan de almacenaje.

Elementos marinos decorativos en el dormitorio.

Consola de madera (1.512 €), baúl (749 €) y lámpara (401 €) de Brucs. Cuadros de Blanca Cases (600 €). Alfombra de BSB.

El Mueble

134.

Y, ¡el toque final!

El toque final: los tesoros del mar. Los elementos arrastrados por las olas del mar a la playa, como caracolas o conchas, sirven para decorar la consola sobre un plato artesanal pintado. Puedes lograr un efecto similar dentro de mini jarrones de cristal de boca ancha. 

Los recibidores de verano más bonitos que verás hoy

135.

Los recibidores de verano más bonitos que verás hoy

Es verano y tu recibidor necesita ofrecer su cara más fresquita. Colores claros, materiales naturales, aromas refrescantes y una iluminación adecuada son algunos de los musts que requiere una buena entrada veraniega. ¡Inspírate en los recibidores del vídeo!

Recibidor decorado con papel pintado y consola de madera.

Recibidor decorado con papel pintado y consola de madera.

El Mueble

136.

Papel pintado en la pared más iluminada

Como en el caso del espejo, si quieres decorar el recibidor con papel pintado y no hacer que se sienta más luminoso, estas son las premisas:

  • Ubicar el papel en una pared, que quede frente a una entrada de luz natural.
  • Que el modelo escogido cuente con un fondo claro, aunque aporte motivo.
  • Es una buena idea que incorpore detalles metalizados que puedan reflejar la luz.
Recibidor con un gran espejo.

Armarios a medida diseñados por Dorotea Estudio y alfombra de Tailak.

El Mueble

137.

Decora con espejos de gran tamaño bien situados

Un cambio fácil para que un recibidor oscuro se vea luminoso es colocar estratégicamente un espejo de gran tamaño. Ya lo ubiques en una pared (de pie) o sobre un mueble, lograrás que se duplique la luminosidad del recibidor si lo sitúas frente a una entrada de luz natural -como la puerta que comunica con la estancia contigua que sí cuenta con ventana-.

Recibidor con escalera en blanco.

Mesa similar en Becara, lámpara de Bover, suelo de Parquets Nadal.

El Mueble

138.

Lámparas de pantallas claras

Para que la luz que emita la lámpara, sea de techo, pie o sobremesa, sea la máxima. Lo mejor son pantallas de tela en color blanco, papal o cristal opal. La luz estará tamizada, con un efecto cuidado y bonito, pero sin que se quede nada en el camino. Cuanto más alta está esa fuente de luz mejor si no hay focos en el techo.

Recibidor luminoso con frente de armarios en blanco.

Armarios y zócalo realizados a medida en madera lacada, consola de Asitrade, lámpara en Coton et Bois, alfombra en Carolina Blue, pintura de MC Pinturas y suelo de Parador.

El Mueble

139.

¿Frente de armarios en el recibidor?

Haz que jueguen a favor de la luz y elige las puertas de ese elemento de gran tamaño en blanco para que reflejen la luz y no llenen. Se convertirán en una pared más, y si ya hemos mencionado que el blanco más luminoso es el color idóneo para que el recibidor se ilumine, en el caso del color de las puertas de los armarios no podía ser de otra manera.

Mueble blanco abierto y a medida en el recibidor.

Casa de la lectora Laura Fontán, mueble a medida realizado por Cajoneras Jopa, jarrón, cestas y alfombra en Noble Interiorismo, como el suelo.

El Mueble

140.

Muebles con aperturas

Como se trata de ganar luminosidad en el recibidor sin obras, no nos vamos a meter en el tema de tirar tabiques o cambiar las puertas por otras acristaladas. Pero sí tenemos que decir que si incorporas un mueble al recibidor con la idea de delimitar sin cerrar, hazlo siempre con un diseño ligero de poca altura o, si lega al techo, a modo de estantería sin trasera.

Recibidor luminoso con focos en el techo.

Suelo de Carrocasa, banqueta de Sacum.

El Mueble

141.

La luz del techo en el recibidor

¿Tienes focos empotrados en el techo del recibidor? ¡Esto genera una iluminación general interesante! Para que no sea demasiado potente, instala reguladores de intensidad. Cambia las bombillas a unas de 3000k (el límite del blanco cálido), y mejor focos empotrados que quedan a ras de techo -los que introducen la bombilla, emiten un haz de luz más cerrado-. La iluminación del recibidor es clave.

Banco y perchero para el recibidor.

Colgadores de Normann Copenhagen, alfombra de Calma House.

El Mueble

142.

Decorar con muebles en color blanco también

Es la mejor opción para que se sienta iluminado el recibidor: incorporar muebles en color blanco. Además, sobre las paredes en blanco también, el mueble destacará en volumen pero sin llenar demasiado. Esa sensación de tono sobre tono, da unidad y en blanco todo parecerá más luminoso.

Recibidor con consola y apliques en la pared.

Consola de Brucs, espejo de Maisons du Monde, apliques de Santa & Cole.

El Mueble

143.

Apliques de luz en la pared: ¿tienes los adecuados?

Como en el caso de las lámparas, lo mejor es que las pantallas no resten luminosidad. En tonos neutros lograrás el efecto. Puede que necesites cambiar el aplique que tienes por unos nuevos, incluso más grandes, que amplíen esas pantallas que dejan "salir" la luz. La idea es que no se generen sombras marcadas en el espacio del recibidor, sino que toda la estancia se siente iluminada por igual. ¡No sobra la luz!

Recibidor con vacía bolsillos encima de una consola.

Vacía bolsillos de madera en la consola del recibidor.

El Mueble

144.

Cuida los detalles

Son clave para añadir un toque de estilo al recibidor. Si no tienes muy claro qué poner encima de tu consola o aparador, una buena idea es crear una composición con una bandeja decorativa o vacía bolsillos y elementos como velas aromáticas, jarrones con flores frescas, pequeñas esculturas o accesorios decorativos. Esto creará un punto focal y añadirá un toque de elegancia.

Recibidor con lámpara suspendida y alfombra azul.

Mueble, de Malana's Workshop. Lámpara de techo, de Ay Illuminate, en La Maison. Alfombra, de Hoome..

El Mueble

145.

Una lámpara de techo que destaque

Asegúrate de tener una buena iluminación en la entrada. Combina una luz principal en el techo con luces de pared o lámparas de mesa para crear un ambiente acogedor y resaltar elementos decorativos. Sin duda, una lámpara de techo XXL marcará un punto de estilo y personalidad en tu recibidor.

Recibidor con banco de madera y cojines.

Recibidor decorado por Marta Tobella con un banco de Sacum.

El Mueble

146.

¿Qué tal si colocas un banco?

Seguro que son muchos los recibidores de la revista El Mueble en los que has visto que un banco, si no el único, sí es el mueble protagonista. Y es que, por su valor práctico, es una pieza perfecta para este espacio. Eso sí, el toque de revista se lo darás si sabes con qué detalles acompañarlo. Unos cojines en el respaldo y unos cestos de fibra bajo el asiento quedarán ideales. 

Recibidor con consola de madera y espejo tipo ventana.

Consola, de Asitrade. Espejo, de El Taller de las Indias.

El Mueble

147.

Suma calidez

¿Cómo? Completa la decoración de tu recibidor con detalles de materiales naturales. Así, en este caso, la consola se ha acompañado de unos vistosos cestos de fibra que, además de resultar muy prácticos para organizar y almacenar objetos, agregan textura, naturalidad y una dosis extra de calidez.

Recibidor con consola y butaca.

Consola de Mobles Llombart. Alfombra de Sacum. Silla de La Bòbila y cojín de Maison de Vacances, en La Maison.

El Mueble

148.

Mantén el equilibrio con muebles del mismo estilo

Cuando escojas las piezas de tu recibidor, asegúrate de que se complementen entre sí en términos de estilo, forma y materiales. Eso fue lo que hicieron las decoradoras Blanca Berenguer y Marta Xuclà en la entrada de esta casa de campo, decorada con muebles rústicos.

Recibidor con consola y alfombra de pelo.

Consola de madera de olmo, lámpara e higuera artificial en Deco & Living. Alfombra de KP. Banco de Decolab.

El Muble

149.

La alfombra, otro elemento clave

Elige un modelo que tenga el tamaño adecuado para tu recibidor, que no sea ni demasiado grande ni demasiado pequeña para mantener la proporción del espacio. Ya se trate de un diseño estampado, con un patrón geométrico o floral, o de un color liso, lo importante es que encaje con el resto de la decoración. Puedes elegir una alfombra que tenga colores que se repitan en otros elementos del espacio como se hizo en este recibidor.

Recibidor con consola de madera, lámpara de sobremesa y cestas.

Proyecto de Asun Antó. Consola, de Brucs, y lámpara, de Vical, en Coton et Bois.

El Mueble

150.

Incluye cuadros en la decoración

Está claro: el arte suma interés visual y personalidad a cualquier espacio, incluido el recibidor. Así que, ya sabes, decora la pared principal del tuyo con cuadros. Puedes optar por una sola pieza grande o crear una composición con varias imágenes. Y si lo prefieres, también puedes apoyar los cuadros en un mueble como hizo en este caso la interiorista Asun Antó.