Ahorran espacio, son más cómodos y perfectos para espacios pequeños. Los armarios con puertas correderas, aunque más caros que los de puertas abatibles, son la opción más popular. Y los vemos en dormitorios, salones, zonas de paso y hasta salones. Te contamos todo lo que debes saber sobre los armarios con puertas correderas. 

Por qué elegir un armario con puertas correderas

A diferencia de los armarios con puertas abatibles, con las puertas correderas no se puede acceder por completo al interior del armario, pero aun así son una opción cómoda y que puede ahorrar mucho espacio. Por eso son la mejor opción para ahorrar espacio en espacios pequeños y zonas de paso, donde no hay espacio para el recorrido de una puerta abatible. 

Su principal desventaja es el precio, ya que son algo más caras, especialmente si el armario está hecho a medida. 

¿Cuánto cuesta un armario con puertas correderas?

  • Armario empotrado de 250 cm de alto x 200 cm de ancho x 68 cm de fondo con 2 puertas y un interior básico (8 estantes, 1 barra y 3 cajones) cuesta desde 1739 € si se elige en melanina y 2120 € si es lacado.
  • Armario empotrado de 250 cm de alto x 250 cm de ancho x 68 cm de fondo con 3 puertas y un interior básico (12 estantes, 2 barras y 3 cajones) cuesta desde 2160 € si se elige en melanina y 2635 € si es lacado.
  • Armario empotrado de 250 cm de alto x 300 cm de ancho x 68 cm de fondo con 4 puertas y un interior básico (18 estantes, 2 barras y 3 cajones) cuesta desde 2560 € si se elige en melanina y 3121 € si es lacado.

*Precios sin IVA facilitados por Ebanistería Espais Interiors

Ideas de armarios con puertas correderas

11 /43

1.

Con molduras

Dormitorio con armarios con puertas correderas.

Butaca retapizada con tela de Güell-Lamadrid.

El Mueble

Las molduras de este armario con puertas correderas son en parte las responsables del estilo clásico de este pequeño dormitorio. Y es que unas puertas correderas pueden lucir muchos más diseños que solo lisas. Además, sus puertas pueden ser algo más grandes que las abatibles, que por el peso deben ser de un tamaño determinado. 

2.

Trucos para organizar y guardar mejor en el armario

Trucos para organizar y guardar mejor en el armario

Con puertas correderas o abatibles, tu armario se merece estar en orden. En este vídeo encontrarás los mejores trucos para sacar todo el partido al espacio y ordenar el interior del armario. También conseguirás que la ropa quede mejor guardada y la encuentres con facilidad siempre que la busques. ¡Toma nota!

3.

Un cómo armario para la ropa de casa

Armario con puertas correderas en el baño.

Armario con puertas correderas en el baño.

El Mueble

El baño es una de las estancias de casa en las que cada centímetro es oro. Ahí, un armario con puertas correderas en el que guardar las toallas es cómodo y práctico, además de un recurso para aprovechar un retranqueo de la pared. 

4.

Armario tipo vestidor con puerta corredera

Vestidor con puerta corredera.

Dormitorio con vestidor con puertas correderas y puff de La Redoute. 

El Mueble

Si quieres sacar todo el partido al espacio de tu mini vestidor, pero tampoco se lo quieres robar al dormitorio, cambia la puerta abatible por una corredera. Si te metes en obra, podrás ampliar el vano y colocar un acceso cómodo y amplio sin perder nada de espacio.

5.

En pareja

Dormitorio infantil con armarios empotrados con puertas correderas.

Dormitorio infantil con armarios empotrados con puertas correderas.

El Mueble

Si el dormitorio es compartido, y el espacio lo permite, planifica dos armarios empotrados con puertas correderas. Así cada uno tendrá su armario sin molestar al otro. En blanco, como la pared, su presencia es muy discreta. 

6.

El mismo acabado

Dormitorio pequeño con armario con puerta corredera.

Dormitorio pequeño con armario con puerta corredera.

El Mueble

Una de las maneras de conseguir que el armario tenga menos peso visual en el dormitorio es dándole el mismo acabado que las paredes. En este caso, el revestimiento de madera pintado de blanco es el mismo en la pared del cabecero que en las puertas correderas del armario.

7.

Un armario con puertas correderas que oculta la tele

Mueble de salo´n que oculta la tele.

Mueble de salo´n que oculta la tele.

El Mueble

Otro tipo de armario con puertas correderas son los que, en el salón, camuflan la presencia de la televisión. Generalmente, se la puerta se desliza sobre un mueble inferior y las guías van en la parte superior. 

8.

Un completo armario empotrado con puertas correderas

Dormitorio con armario con puertas corredera blancas.

Dormitorio con armario con puertas corredera blancas.

El Mueble

Los armarios empotrados con puertas correderas tienen la gran ventaja de integrarse perfectamente en el espacio hasta prácticamente desaparecer. Prueba de ello es este completísimo armario que la decoradora Asun Antó planificó con frentes lacados en blanco y con decorativos cuarterones.

9.

La mejor opción para pasillos

Pasillo con armarios con puertas correeras.

Alfombras de Ofelia Home Decor y espejo de Coton et Bois.

El Mueble

En las zonas de paso, donde cada centímetro vale oro, es fundamental contar con soluciones que no roben el espacio. Y aquí los armarios con puertas correderas ganan la partida. En este pasillo los encontramos en uno de los laterales, ampliando mucho el espacio de almacenaje. 

10.

Con una original puerta corredera de celosía

Vestidor y dormitorio separados por puerta corredera con celosi´a.

Armario diseño de Judith Farran para Home Deco. 

El Mueble

Una puerta de madera de celosía en un azul provenzal cierra este vestidor del dormitorio y, a la vez, le da un plus decorativo y tradicional. Las puertas de celosía son una buenísima opción para los armarios porque facilitan la ventilación de la ropa. 

11.

Un armario corredero integrado en la litera tren

Habitacio´n Infantil con cama elevada y armario con puertas correderas.

Habitacio´n Infantil con cama elevada y armario con puertas correderas.

El Mueble

Las literas tipo tren son un recurso muy útil en habitaciones infantiles porque aúnas en una sola pieza varias funciones. En este caso la decoradora Meritxell Ribé aprovechó la estructura con un armario corredero con vocación de vestidor, porque los niños pueden entrar dentro. Y lo cerró con una corredera pintada con acabado de pizarra.

12.

Un armario empotrado con puertas correderas en el recibidor

Recibidor con armario empotrado con puertas correderas.

Recibidor con armario empotrado con puertas correderas.

El Mueble

Aprovechar el recibidor con un armario es siempre un must, porque facilita mucho la rutina de llegada y salida de casa. La decoradora Paula Duarte diseñó para su recibidor un armario a medida empotrado de dos cuerpos, cerrado con grandes puertas correderas lisas y pintadas como la pared para que pasen desapercibidas. 

13.

Con una puerta recuperada con guías vistas

Dormitorio con vestidor tipo closet cerrado con una corredera vista.

Dormitorio con vestidor tipo closet cerrado con una corredera vista.

El Mueble

Las correderas vistas, como la de este vestidor, son una opción muy práctica si no quieres meterte en otras. Y si eres manitas incluso puedes instalarlas tú mismo, ya que discurren por unas guías vistas. El único "pero" es que necesitas liberar el los laterales de la pared para que la puerta pueda desplazarse. Estas puertas tienen el plus de ser dos batientes recuperadas reconvertidas en corredera. 

14.

Un panel corredero multifunción

Salón con pared de librería y chimenea con panel corredero que oculta el televisor.

Salón con pared de librería y chimenea con panel corredero que oculta el televisor.

El Mueble

En este salón, la decoradora Pia Capdevila diseñó un panel corredero que puede ocupar tres posiciones: servir de puerta de armario que oculta el televisor, quedarse en la parte central dejando el módulo de la tele y la librería al descubierto, o desplazarse hasta el otro extremo. 

15.

Un vestidor tipo closet con una puerta recuperada

Vestidor con puerta corredera.

Vestidor con puerta corredera.

El Mueble

La decoradora Natalia Zubizarreta destinó una pequeña habitación junto al baño a vestidor y lo planificó tipo closet, que resulta más cómodo porque deja la ropa a la vista. Y lo separó del baño mediante una puerta corredera que adaptó de una de las originales del piso. 

16.

Un armario corredero hasta el techo

Dormitorio con armario con puertas correderas.

Puertas correderas de Ikea. 

El Mueble

En dormitorios pequeños aprovechar toda la altura del techo con un armario a medida es la mejor solución. Y para arañar unos cm más de paso, puedes cerrarlo con correderas, como se ha hecho aquí. Estas tienen tres listones decorativos que le dan un look más actual.

17.

Un vestidor closet bicolor

Vestidor con puertas correderas.

Vestidor con puertas correderas.

El Mueble

Este vestidor tipo closet, diseñado por la decoradora Marta Prats, es pequeñito pero súper aprovechado. Organizado en dos frentes, cada miembro de la pareja tiene su espacio, organizado según las necesidades. La decoradora ha combinado dos acabados, madera y lacado, para darle más calidez y personalidad. Una gran corredera cierra el vestidor y le da intimidad.

18.

Un armario polivalente a pie de cama con correderas

Armario a medida con puerta corredera que oculta el televisor.

Armario diseño de la decoradora Lory Hansen. 

El Mueble

Este armario es casi, casi mágico. La parte central, cerrada con correderas, oculta el televisor e integra una cajonera y baldas. Y los laterales, también correderos, son armarios roperos de cuerpo entero. 

19.

Un armario empotrado con puertas correderas estilizadas

Dormitorio con armario empotrado con puertas correderas.

Dormitorio con armario empotrado con puertas correderas.

El Mueble

Unificar el color y acabado de las paredes con el del armario es una solución muy útil para camuflarlo e integrarlo visualmente en la decoración. En este caso se ha llevado el armario hasta el techo para aprovechar mejor el espacio.

20.

Una corredera empotrada que cierra el vestidor

Dormitorio con pared del cabecero con papel a rayas y corredera que separa el vestidor.

Dormitorio con pared del cabecero con papel a rayas y corredera que separa el vestidor.

El Mueble

Si optas por un vestidor tipo closet y decides cerrarlo con una corredera, siempre que puedas apuesta por una empotrada entre tabiques, como aquí, porque abierta simplemente desaparece. Además, liberas los laterales de la pared. 

21.

Un gran armario empotrado corredero a pie de cama

Habitación infantil con armario con puertas correderas.

Habitación infantil con armario con puertas correderas.

El Mueble

Esta habitación nunca habría podido ser así si no fuera porque este armario tiene las puertas correderas. No tendría ni dos escritorios, ni dos armarios: uno para cada niña. Porque si te imaginas una puerta de armario abriéndose junto a la ventana, verías como la mesa debería desplazarse. Y si abrieses otra puerta imaginaria delante de la cama, seguramente, no podrías pasar. Esto es la magia de las puertas correderas. 

22.

Un despacho camuflado dentro de un armario

Recibidor con armario con puertas correderas que oculta un despacho.

Recibidor con armario con puertas correderas que oculta un despacho.

El Mueble

Este recibidor se ha aprovechado con una completísima zona de trabajo que, cuando no se usa, se cierra y desaparece, quedando oculta dentro del armario. En este caso, el armario cuenta con tres puertas y tres rieles, que permiten recogerlas todas a un solo lado.

23.

Un gran armario empotrado en "L" y con un frente de espejo

Dormitorio con armarios en "L" con puertas correderas.

Dormitorio con armarios en "L" con puertas correderas.

El Mueble

Poner un espejo en una de las puertas es casi un clásico en los armarios con correderas. En este dormitorio, no solo es práctico a nivel de uso, sino que al ocupar totalmente uno de los frentes, se consigue más sensación de profundidad y refleja toda la luz de la ventana. ¡No se puede pedir más!

24.

Un armario corredero tras el cabecero

Dormitorio con cabecero que hace de separación del armario con puertas correderas.

Dormitorio con cabecero que hace de separación del armario con puertas correderas.

El Mueble

En este dormitorio el cabecero sirve de separación de la zona de cama de la de armarios, que se han planificado de pared a pared y de suelo a techo y con grandes puertas correderas. Como este tipo de armarios no precisan de pomos ni tiradores, ni tiene herrajes a la vista, los armarios pueden quedar perfectamente integrados en la decoración aunque ocupen todo un frente de pared.

25.

Un vestidor closet a pie de cama

Vestidor closet abierto con puertas correderas.

Las cajoneras son de Ikea y el vestidor es un diseño de Iñaki Mujika.

El Mueble

Separado por una puerta corredera del dormitorio, es un recurso muy práctico para integrar el vestidor en la habitación y, a la vez, que disfrute de total independencia. 

26.

Corredera y clásica como la que más

Dormitorio con armario con puertas correderas con molduras.

Dormitorio con armario con puertas correderas con molduras.

El Mueble

Normalmente, los armarios con puertas corredera se asocian con ambientes y estilos más actuales. Pero pueden decorarse como queramos. También con molduras, claro. Incluso, si se ajustan a las medidas (y no pesan demasiado), pueden colgarse puertas antiguas.

27.

Un armario corredero personalizado con pintura decorativa

Habitación infantil con armario con puertas correderas.

Habitación infantil con armario con puertas correderas.

El Mueble

Una puerta corredera puede llegar a funcionar igual que una pared. Como un lienzo, en este caso, sobre el que realizar pintura decorativa para una habitación infantil. 

28.

Un gran armario empotrado con puertas correderas en el salón

Salón en blanco con zona de despacho con armario con puertas correderas.

Salón en blanco con zona de despacho con armario con puertas correderas.

El Mueble

No solo en los dormitorios viven los armarios. Y más si tienen puertas correderas. Y cuanto más grandes sean las puertas, más desaparecen. En este salón, decorado por Elena Jiménez, el armario tiene una doble función: por un lado abastece el despacho, y por el otro sirve de complemento del almacenaje del salón. 

29.

Un vestidor con dos frentes correderos en paralelo

Vestidor con dos frentes de armarios con puertas correderas.

Vestidor con dos frentes de armarios con puertas correderas.

El Mueble

Para planificar un vestidor con dos frentes en paralelo necesitas dejar, al menos 100 cm libres de pasillo, para poder abrir las puertas y pasar. Si no es el caso, puedes optar por cerrar los armarios con correderas, como aquí, lo que permite ajustar mucho más el espacio central.

30.

Con una gran corredera empotrada

Dormitorio con vestidor closet con puerta corredera.

Vestidor diseñado por la decoradora Adriana Farré. 

El Mueble

En vestidores tipo closet cerrados por una corredera, como aquí, es importante que elijas un tirador cómodo, porque las puertas suelen ser pesadas, y así te resultará más fácil abrirla y cerrarla. 

31.

Una pared de armarios invisibles

Dormitorio con armario con puertas correderas de pared a pared y cajonera.

Dormitorio con armario con puertas correderas de pared a pared y cajonera.

El Mueble

Aunque casi ni se ven, allí están. Se ha aprovechado toda una pared para habilitar un completísimo armario corredero que, para que pase desapercibido, se ha llevado hasta el techo y se ha diseñado con frentes lisos y se ha pintado como las paredes. 

32.

Empotrado y con puertas correderas, de pared a pared

Dormitorio en blanco con gran armario de pared a pared con puertas correderas.

Dormitorio en blanco con gran armario de pared a pared con puertas correderas.

El Mueble

Los armarios con puertas correderas te dan más libertad a la hora de distribuir el espacio. En este caso una puerta normal, batiente, no hubiera podido ir de pared a pared. No podría estar la ventana y la puerta del armario a la vez y, en el otro extremo, chocaría con la mesita de noche.

33.

Corredero y con decorativas puertas de lamas

Dormitorio juvenil con litera y armario con puertas correderas de lamas.

Dormitorio juvenil con litera y armario con puertas correderas de lamas.

El Mueble

Las habitaciones infantiles, y más si son dobles, suelen ir escasas de metros para moverse y jugar. Con un armario convencional abierto, nos quedamos sin espacio. Cualquier centímetro extra es bienvenido. Eso sí, para los más pequeñines, cuidado con que se atrapen los deditos.

34.

Un vestidor abierto y cerrado

Vestidor con puerta corredera.

Vestidor con puerta corredera.

El Mueble

Viendo este típico vestidor con armarios enfrentados en un pasillo estrecho parece muy buena idea no encontrarse con dos muros de puertas, uno a cada lado. Arriba hay estantes abiertos, abajo cajones y en medio, solo dos puertas correderas para tres cuerpos de armario, así que siempre tendremos uno abierto. ¡Ah!, y son de espejo. 

35.

Donde había un armario con puerta, hay un closet

Armario tipo closet cerrado con correderas revestidas de papel de flores.

Armario tipo closet cerrado con correderas revestidas de papel de flores.

El Mueble

Con un armario de puertas batientes siempre perdemos exactamente el mismo espacio que hace el ancho de la puerta cuando la abrimos. Todo esos centímetros los gana una corredera. En este caso, donde antes había un armario convencional, ahora han podido hacer un pequeño closet. Y con esta preciosa puerta forrada de papel floral.

36.

Un armario corredero en lugar de mesitas

Buhardilla con dormitorio infantil con armario con puertas correderas.

Buhardilla con dormitorio infantil con armario con puertas correderas.

El Mueble

Un armario a medida y con puertas correderas se ha colocado en el espacio que separa las dos camas. Muchísimo más útil que dos mesitas de noche, ¿no te parece?

37.

En "L" y con frentes acristalados y entelados

Dormitorio con zona de estudio y armarios con puertas correderas.

Dormitorio con zona de estudio y armarios con puertas correderas.

El Mueble

Un vestidor y una zona de trabajo también pueden convivir perfectamente. Juntos pero no revueltos. Todos los armarios conservan el mismo diseño de las puertas, con sutiles variaciones en el acabado.

38.

Un armario corredero panelado con un aire japonés

Armario con puertas correderas con panelado.

Armario con puertas correderas con panelado.

El Mueble

Aunque las típicas puertas japonesas están realizadas con papel, estas correderas recogen su inspiración en los listones, en los colores y en la búsqueda de la ligereza. El paneleado es con tela de lino.

39.

Calculado al milímetro, integrado al máximo

Dormitorio pequeño con armario con puertas correderas.

Dormitorio pequeño con armario con puertas correderas.

El Mueble

Cuando los metros escasean, se ha de aprovechar todos los recursos. Aquí se conserva el mínimo entre la cama y el armario con una mesita integrada con el cabezal. Y también dosificar, ahorrar, esos recursos decorativos (integrando al máximo) ayudan a aprovechar el espacio visual. 

40.

Un armario con guías vistas y un aire industrial

Dormitorio en verde con armario con puerta corredera vista.

Dormitorio en verde con armario con puerta corredera vista.

El Mueble

Este armario queda muy inyegrado en la decoración porque, a pesar de tener las guías vistas, las lamas siguen el mismo diseño de la pared. Así conseguimos integrar y destacar a la vez con esta estructura de hierro forjado de la que cuelgan las dos puertas. 

41.

Un vestidor con puertas correderas y batientes

Vestidor con puertas correderas y batientes revestidas de papel.

Vestidor con puertas correderas y batientes revestidas de papel.

El Mueble

En un mismo espacio, dependiendo del uso y de la zona de paso, puedes usar un tipo de puerta o otra. Por suerte tanto las correderas como las batientes pueden tener el mismo tipo de acabado. Aquí combinan madera con papel pintado tipo japonés.

42.

Un armario con la medida perfecta

Buhardilla con armario con puertas correderas.

Buhardilla con armario con puertas correderas.

El Mueble

Nunca des ni un cm por perdido y no dejes que el techo inclinado de una buhardilla te haga renunciar a tener un armario. Aquí se ha aprovechado la altura mínima de techo con un armario corredero perfecto para tener las camisas en orden. Además, las puertas se han entelado con un lino que permite una mínima sensación de transparencia que le da mucho encanto. 

43.

Juego de correderas

Vestidor tipo closet cerrado con puertas correderas.

Vestidor tipo closet cerrado con puertas correderas.

El Mueble

Este vestidor tipo closet tiene la particularidad de haberse planificado tipo con correderas. Por un lado, la que cierra el vestidor y, por el otro, la de los armarios. Así se preserva siempre el orden visual, al no dejar el contenido del armario a la vista.

Como hasta aquí has visto todas las virtudes y logros, que no son pocos, de los armarios con puertas correderas, ahora toca revisar las desventajas.

Desventajas de los armarios correderos

  • Menos visibilidad: nunca, pero nunca, podrás ver todo el armario abierto a la vez. Y eso, si eres de las que adora revisar el armario y pasarse horas preparando combinaciones, va a ser un inconveniente. Te vas a pasar la mañana deslizando puertas de acá para allá.
  • Puertas poco herméticas: comparadas con las abatibles, el cierre no es tan hermético. Además, limpiar las puertas del armario por dentro, no va a ser tarea fácil.
  • Más fondo necesario: si el fondo de un armario convencional es de unos 60 cm, para que un armario con puertas correderas sea cómodo, deberías contar con al menos 65-70 cm de fondo, porque pierdes ya unos cm para las guías. Si no, la ropa se acabará enganchando en las puertas, siendo incómodo.

Es importante al elegir un armario corredero prestar especial atención a la calidad de las guías y mecanismos, porque de ellos depende la durabilidad del armario. Si no son de calidad, es fácil que las puertas se acaben descolgando o saliendo de las guías.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.