Geranio

Los geranios son tan poco exigentes que casi no tendrás que hacer nada. A cambio, te regalará el colorido de sus flores en verano

Geranio

 

Geranio

Nombre científico: Pelargonium (hortorum, peltatum, graveolens, domesticum...)

Nombre común: Geranio

Tamaño: De 30 a 60 cm

Nivel de dificultad: Bajo

RIEGO

Dos veces por semana en verano.

LUZ

A pleno sol o semisombra.

Si existe una flor que arrase en cualquier lugar, es el geranio. Con más de 240 variedades, el pelargonium (en su acepción científica), en climas templados puede florecer todo el año. Si queremos que crezcan de forma saludable debemos extremar su cuidado en su etapa de crecimiento. De esta forma, podremos conseguir que todo nuestro exterior brille gracias a las bonitas flores de los geranios. Eso sí, si no tiene al menos 6 horas de sol diarias, se ahíla y da pocas flores. ¿Quieres saber más sobre los geranios?

Cuidados de los geranios

Para que los geranios puedan florecer adecuadamente, necesitan muchas horas de luz. Por eso, si cuentas con un balcón muy luminoso, aprovecha para plantar en ese rincón tus geranios. Eso sí, intenta que durante la tarde reciban algo de sombra para evitar una sobrexposición y que finalmente se estropeen. La temperatura ideal para este tipo de plantas se encuentra entre 18 y 20 ºC.

¿Cuándo se riegan los geranios?

El cuidado de la luz es importante pero también el riego de los geranios. Lo más importante es no abusar del uso del agua ya que es un enemigo de su bienestar. El truco para saber cuánta agua necesitan nuestros geranios, es siempre estar pendiente de que el sustrato esté ligeramente húmedo. Aun así, es importante evitar saturar a la planta de agua, ya que podría causar la podredumbre de sus raíces. 

En cuanto al abono, para este tipo de plantas podemos elegir entre uno sólido (si hemos sido previsores y hemos empezado el abono con tiempo) y otro líquido (lo usaremos una vez al mes para ayudar a florecer el geranio durante los meses de verano) que contenga nitrógeno, fósforo y potasio. Lo ideal es comenzar a aplicarlo al principio de la primavera, aunque puede hacerse también a lo largo del verano, con una frecuencia de una vez al mes.

¿Cómo y cuándo podar los geranios?

La poda de los geranios suele ser en otoño, aunque en verano para ayudar a la próxima floración, deberíamos ir retirando las hojas secas y las flores marchitas. Ya en otoño, podremos hacer la poda general. En este caso, lo recomendable es podar el geranio un tercio de su volumen y completar esta labor con un abono sólido, antes de resguardar las plantas de las heladas del invierno. Corta las ramas más largas, ya que roban energía al resto de la planta y estas no suelen florecer tanto como las ramas más cortas.

Plagas y enfermedades del geranio

Hay algunas plagas que pueden afectar bastante a los geranios como la mariposa africana (también taladro de los geranios). Estos insectos solemos encontrarlos en épocas de más calor, con una temperatura media de unos 20º. El principal problema de esta mariposa es que su invasión es silenciosa. Es cierto que no causa daño directo pero, si deposita sus huevos, pueden aparecer orugas y afectar a los tallos. En este caso, lo primero que debemos hacer es eliminar las partes dañadas e invadidas del geranio y aplicar un insecticida específico. Un truco: algo que podemos hacer para prevenir la aparición de estas plagas es usar insecticidas preventivos, con el fin de cuidar los geranios. Otras plagas que puede sufrir tu geranio son: 

  • Mosca blanca del geranio: estos insectos dañan las hojas con sus picaduras (muy visibles debido al verdor intenso de las hojas del geranio). Otra manera de detectar esta plaga es si el envés de las hojas tienen unos puntos blancos algodonosos, que son las larvas de la mosca blanca. Se pueden eliminar con la mano o aplicando un insecticida. El aceite de neem te ayudará. 
  • Araña roja: esta plaga se alimenta de la savia de las hojas del geranio, lo que produce unas pequeñas manchas amarillas, provocando que la hoja se rize y después se seque. Para evitar esta plaga, lo más adecuado es aplicar un insecticida durante los meses más fríos. 

Pero el geranio no solo puede ser atacado por plagas de insectos, también hay una serie de enfermedades que pueden afectar a su crecimiento y posterior floración

  • Roya del geranio: esta enfermedad hace que salgan unas manchas amarillas en las hojas, similares a pústulas. Estas, a los 15 días, revientan liberando una serie de esporas que terminan por matar a la planta. Para prevenirlo, emplea un fungidida y deshazte de la planta antes de que las pústulas se abran para evitar que afecte a otras matas de geranio. 
  • Manchas foliares: con esta enfermedad verás que en las hojas más viejas de tu geranio aparecen unas manchas acuosas y con forma de ampolla que va extendiéndose por las hojas. Para solucionarlo, quita las hojas infectadas y aplica un tratamiento químico con fungicidas. 
  • Podredumbre gris (botrytis): este hongo aparece en condiciones de excesiva humedad. Lo percibirás si comienzan a reblandecerse los tejidos con manchas grises y azuladas. Para tratarlo, aplica un fungicida.

Tipos de geranios

Existe una amplia variedad de geranios, aunque es cierto que se diferencian claramente 4 grandes tipos: 

  1. Geranio común (Pelargonium hortorum)
  2. Gitanilla (híbridos de Pelargonium peltatum, de porte colgante, ideal para jardineras en alto)
  3. Geranio pensamiento (híbridos de Pelargonium domesticum “regal”, los mejores para interior)
  4. Geranios de olor (Pelargonium capitatum, Pelargonium graveolens o Pelargonium crispum) con hojas aromáticas que recuerdan el limón, muy partidas y rizadas, y con aspecto de arbusto. 

Cómo decorar con geranios

Los geranios son los reyes indiscutibles de los balcones. Mézclalo en parterres y largas maceteras con otras reinas del verano, como aster, clavelina o margaritas. También puedes colgar tus geranios en la pared. Eso sí, si optas por esta alternativa es importante que los agujeros del drenaje no estén en la base, sino ligeramente por encima. Esto hará que se cree una reserva de agua en la maceta y que no debamos regar los geranios a diario.

Si vamos a decorar el interior de la casa con geranios, podemos situarlos cerca de las ventanas. Aportan color, frescura y mucha vida. Sobre todo nos gustan mucho como quedan los geranios en la cocina, comedor o el salón. Para darle un toque original, busca unos maceteros que sean divertidos o incluso puedes decorarlos tu misma en casa con chalk paint o pintura a la tiza

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?