Paso a paso

Cómo lavar las cortinas para que no se arruguen

Tus cortinas quedarán súper lisas por muy arrugadas que estén después de cada lavado, ya sea a mano o en la lavadora. Desde las cortinas del salón hasta las de la cocina... ¡No falla!

00426470b

Las cortinas son un textil básico que no falta en ninguna casa de El Mueble. Visten con elegancia estancias tan importantes como el salón, regulan la entrada de luz en el dormitorio y aportan privacidad en cualquier rincón de casa. ¡Incluida la cocina!

Depende del lugar de la casa donde se encuentren se ensuciarán más o menos. En cualquier caso, con estos trucos de limpieza para quitar arrugas volverás a enamorarte de ellas después de cada lavado y dejarás de renovar las cortinas tan a menudo.

Lavar las cortinas en la lavadora sin centrifugar

zona-de-lavado-armario-y-lavadora-00496910
  1. Quita los aros o ganchos metálicos de las cortinas para evitar daños en la lavadora.
  2. Mete las cortinas en la lavadora y usa un detergente a máquina especial para prendas delicadas.
  3. Lávalas con agua fría y activa el programa para prendas delicadas (sin centrifugado).
  4. Saca las cortinas de la lavadora en cuanto termine el lavado para evitar que se arruguen.
  5. Cuélgalas húmedas en su sitio para que queden bien estiradas con su propio peso. ¡Toda la estancia olerá a limpio!

Un truco: si no puedes quitar los aros de las cortinas para meterlas en la lavadora, introduce esa parte en una funda de almohada y amárrala bien para que no salga.

Si no acaban de quedar lisas, puedes quitar las arrugas difíciles de las cortinas con el propio vapor de la plancha. Si tienes una plancha de vapor, plánchalas en vertical. Y si no, no te preocupes. Siempre puedes usar un secador de pelo. ¡No falla!

El truco definitivo para no planchar las cortinas

FACILÍSIMO

El truco definitivo para no planchar las cortinas

Lavar las cortinas a mano y colgarlas húmedas

mujer sosteniendo un barreno con ropa blanca
  1. Prepara un barreño grande o utiliza la bañera.
  2. Llena el recipiente hasta la mitad con agua fría
  3. Añade detergente para prendas delicadas y lavado a mano.
  4. Introduce las cortinas de manera que queden bien empapadas.
  5. Frota las manchas para eliminar la suciedad más incrustada.
  6. Enjuaga las cortinas con agua fría cuando termines de frotar.
  7. Cuélgalas en la barra de la bañera o la ducha para que el propio peso del agua en la tela las vaya estirando.
  8. Colócalas en su sitio cuando estén húmedas para que terminen de secarse allí. ¡Quedarán súper lisas!

Si la tela de la cortina es demasiado delicada, te recomendamos lavarla siempre a mano para no estropear el tejido (revisa siempre la etiqueta antes de meterlas en la máquina).

Un último consejo. Si quieres renovar las cortinas de alguna parte de tu casa porque su estilo ha quedado demodé o simplemente te apetece darle un toque distinto, ¡no te equivoques al elegirlas!

En este artículo donde te contamos como elegir las cortinas para que tus nuevas compras sean todo un acierto.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?