11 /17

1.

Tonos neutros

Salón con sofás en tonos neutros 00493545

Si no sabes qué color elegir a la hora de decorar tu salón, decántate por los tonos neutros (blancos, beis, grises...) y no te arrepentirás. Son elegantes, atemporales, armonizan con toda la paleta, relajan e irradian luminosidad. Si vas a colocar dos sofás paralelos o en forma de U, como en la imagen, pon uno más claro y otro más oscuro para evitar que el ambiente quede plano. 

Sofá modular con almacenaje Vallentuna, de Ikea. Cuadro, de Merc & Cía. Estante, de Leroy Merlin. Lámparas de fieltro, de La Maison. Cojines, de Gastón y Daniela, Matèria. IDessign, La Maison y Calma House.

2.

Muebles vintage

00412730

Aunque el estilo de tu casa sea moderno, puedes incorporar un mueble antiguo: una cómoda, un aparador, una mesa de comedor... Heredadas o adquiridas en una almoneda, revalorizarán cualquier estancia. Y si tiene pequeños arañazos, manchas o muescas que revelen el paso del tiempo, déjalas. Lo harán mucho más original. Mira esta cómoda de madera con sus "marcas tatuadas" qué bien queda en una pared del salón. ¡Parece que ha estado allí toda la vida!

3.

Mantas de lana

 Mantas de lana DSC1059

Te hiciste forofa de ellas cuando en invierno te ibas a dormir a casa de tus abuelos y te metías en la cama bien arropadita. Al minuto ya habías entrado en calor. El motivo eran esas mantas de lana, las de toda la vida, que eran mano de santo. Ahora las mantienes en el salón para disfrutarlas en esos maratones de sofá y pelis que se avecinan. Tejidas a mano con paciencia, son cálidas, suaves y coloreadas a base de tintes naturales. ¿Cómo, qué no tienes ninguna? Házte con unas mantas de lana de Merino de la sierra de Grazalema en Cádiz, de mohair de La Rioja con lana de cabra o las auténticas Maragatas de León, cien por cien lana pura de oveja. ¡Y vuelve a revivir la experiencia!

 

4.

Sofá Chester

sofa-chester-tapizado-en-turquesa 00452052-o 05df1182 1982x2000

¡Quién les iba a decir a los estirados londinenses del siglo XIX que aquel sofá donde mantenían acaloradas tertulias en sus clubes iba a estar tan de moda dos siglos después! Pues sí. Durante este tiempo, su respaldo capitoné y a la misma altura que los brazos ha conseguido tener tantos detractores como defensores. Tener un modelo Chester de cuero en el salón es sinónimo de elegancia y buen gusto.Y no solo eso: cuanta más cuarteada esté su piel, más se revaloriza. Este de la imagen es de terciopelo, otro textil veterano que sube enteros cada temporada.

Sofás, de Home Select. Pufs, de Casa y Campo. Lámpara de techo, de Años Luz.

5.

Lámpara de araña

Comedor separado de cocina por tabique acristalado 00402269

Desde el siglo XVI las lámparas de araña han decorado los salones de la nobleza dándoles un toque sofisticado. Hoy, ese glamur se ha vuelto más democrático y vemos esas luminarias en todo tipo de casas. Y lo que es mejor, ¡en todas las habitaciones! Desde el recibidor o el salón hasta el dormitorio pasando por el baño, las lámparas de araña siguen su ascenso imparable. Y todo gracias a que su imponente tamaño se ha reducido considerablemente haciéndolas más llevaderas. No será de cristal de Bohemia, pero fíjate en lo bien que queda esta de la imagen, justo en el centro de la mesa de comedor.

Mesa, de Maisons du Monde. Sillas, de Verges con tela Yatch de Ontario. Banco de DM y tabique separador acristalado, diseño de Pia Capdevila.

6.

Cortina blanca

cortina blanca

Su sencillez y pureza han hecho que las cortinas blancas y, en general las de colores crudos, se mantengan en el tiempo como si tal cosa. Quedan bien en cualquier estancia. Además puedes ponerlas solas dando sensación de ligereza —las de lino son un crack por su espectacular caída— o dobles, combinadas con otras de tejidos más cálidos como chenillas, lonetas o terciopelo, ideales para el invierno. Por cierto, si te fijas en la imagen te toparás con otro icono de la deco por el que no pasan los años: el suelo de damero. Sí, esas baldosas en blanco y negro, típicas de los 60, que siguen estando tan de moda. 

7.

Estilo nórdico

Salón con sofás blancos enfrentados y mesa de centro 00518470_O

Es la tendencia estrella de interiorismo de los últimos 10 años ¡y parece que le queda cuerda para otros tantos! Su diseño depurado y minimalista ha cautivado por igual a interioristas y público en general. Seguro que en tu casa has apostado en alguna estancia por usar colores neutros, mezclar mobiliario low cost con piezas de diseño, darle a los muebles otros usos, dejar a la vista elementos estructurales o decorar con objetos naturales o vintage. ¡Vamos que has caído rendida al estilo nórdico! Como la interiorista Mónica Garrido en este salón.

 

8.

Estampados de cuadros muy british

 DSC1103

Al igual que el estilo navy es un clásico, el british style con sus estampados de cuadros en diversos tamaños y colores no le va a la zaga. El tartán escocés, el príncipe de Gales, la pata de gallo o el tweed siguen presentes al cabo de los años en los textiles de nuestras casas. Acuérdate de ellos a la hora de tapizar —o retapizar— butacas, sofás o cojines. Tendrás el éxito garantizado y le darás a tu salón cierto aire cosmopolita. Llévalo también al comedor: viste la mesa con manteles y servilletas de cuadros, of course.

9.

Cocinas blancas

Cocina blanca con campana 00466557

¿Te gustan las cocinas sencillas, luminosas e higiénicas? Pues nadie como el color blanco reinterpreta esas condiciones a la perfección. Por eso, las cocinas blancas que llevan el total white a paredes, armarios y encimeras siguen estando en el top. La sensación de orden, amplitud y limpieza que transmiten hace que tengan cada vez más adeptos. Incluso las profesionales las ponen en sus casas, como esta de la imagen, que pertenece a la interiorista Aurora Monasterio.

Mobiliario, de Baco. Encimera, de Silestone. Isla de mármol blanco de Macael. Campana, de Falmec. Lámpara de techo, en Maisons du Monde. Grifería, de Blanco.

 

10.

Molduras decorativas

Consola y molduras en paredes 00501582

Te interesará saber que este recurso ornamental en relieve data de la época griega aunque es en el siglo XVIII cuando su uso se extiende. Hoy, como ayer, siguen decorando paredes y techos dando volumen, dinamismo y distinción a las estancias. Tanto es así que cada vez son más los interioristas que apuestan en sus proyectos por molduras de escayola, poniéndolas así en órbita de nuevo. Si las usas en paredes —como las de la imagen— te ahorrarás decorarlas porque ellas ya son por sí mismas todo un adorno. 

Consola, de Sacum. Cuadro, de Merc & Cía. Puf, de Coco-Mat.

11.

Fibras naturales

Recibidor con lámpara y alfombra de fibra 00521470

Aquellos objetos de mimbre que veías en la casa del pueblo cuando eras pequeña han conquistado poco a poco la decoración de las casas urbanas convirtiéndolas en un must have. Antes solo conocías el mimbre y el esparto pero ahora todo un mundo de fibras se ha abierto ante ti: sisal, ratán, jacinto de agua, yute... Hoy no concibes tu casa sin su presencia cálida en forma de alfombras, asientos, cabeceros, lámparas, cestos... ¡Y estás encantada! Su sencillez y resistencia explican el por qué se han mantenido así de frescas ¡y lo que les quedan!

Banqueta de El Mercado de las Pulgas. Alfombra, de Calma House.Taburete, de Mercantic.

 

12.

Baños grises

 Baño con armario bajolavabo en color gris, espejo rectangular y paredes blancas con motivos geométricos-483226

Dicen que el color gris es tendencia pero si te paras a pensar nunca ha dejado de estarlo. Pertenece a los tonos neutros con lo que su uso en decoración le convierte automáticamente en atemporal, ya se use en paredes o en muebles. Aunque si quieres estar a la última, llévalo al baño ¡y verás qué éxito! En este baño gris, el protagonista es el armario bajolavabo. ¿A qué no te cansas de mirarlo?

13.

Espejos grandes

Espejo grande con marco dorado detrás del sofá 00507333

Los espejos siempre han sido un buen recurso en decoración debido a las posibilidades que brindan a la hora de agrandar e iluminar las estancias. Lo que sí ha cambiado con el paso del tiempo es la elección de su tamaño y su ubicación: de los pequeños espejos en forma de sol típicos de los recibidores de los años 60 —que curiosamente se han puesto de nuevo de moda— se ha pasado a modelos king size con el marco dorado envejecido, inspirados en los grandes palacetes. Ahora, en lugar de fijarlos a la pared, se tiende a apoyarlos, bien sobre la chimenea o en el suelo, como el de la imagen. ¡Y queda así de espectacular!

Sofá, de Miki Beumala con tela de Güell- La Madrid. Espejo, de Antique Colonial. Mesa auxiliar, de La Maison. Lámpara de sobremesa, de Merc & Cía.

14.

Cabeceros tapizados

Dormitorio con cabecero tapizado de lino 00469272 O

¿Quieres tener un cabecero cómodo, bonito y atemporal? Lo mejor es que te decantes por un modelo tapizado. ¿Y por qué, dirás? Por sus múltiples ventajas: es bonito estéticamente, resulta cómodo al apoyarse en su acolchado si lees por la noche, protege la pared de rozaduras y a ti del frío, es acogedor y se presenta en variedad de diseños que te ayudarán a crear ambientes más sencillos o sofisticados. Puedes optar por cuero, chenilla, polipiel, algodón... Y si te cansas de él o tus gustos cambian con el tiempo, retapizas ¡y listo! La decoradora Pia Capdevila ha elegido para este cabecero un tapizado de lino, a juego con la ropa de cama y las cortinas en tonos neutros.

Cabecero de lino, mesita de noche y lámpara de pie, en La Maison.

15.

Alfombras mullidas

Alfombra mullida 505511

Los interioristas coinciden en que si no pones una alfombra en el salón o en el comedor, les falta algo. ¡Y tienen toda la razón! Haz la prueba, y lo verás claro. Es colocar un modelo mullido y la sensación de calidez es inmediata. ¡Qué gusto da pisar sobre ella! Motivo suficiente para que su presencia resulte básica en cualquier época y temporada. Aquí, como en los espejos, ha variado la forma de exponerlas. Puedes colocarlas solas según el modo tradicional —como en este comedor decorado por la interiorista Mónica Garrido— o superpuestas, sobre una de fibra, que es como se llevan ahora.  

Alfombra, de Kilombo.

 

16.

Estantes flotantes

Salón con estantes flotantes en la pared 00522504

En los últimos 10 años los salones han sufrido un cambio espectacular. Es obvio que ya no tenemos tantos libros físicos como antes. La era digital ha entrado en las casas para quedarse lo que hace que las librerías XXL estén de capa caída porque el espacio es sagrado. Ahora los interioristas se decantan por estanterías a medida, ligeras y abiertas, como este trío simétrico de estantes flotantes que la decoradora Mercedes Pérez ha elegido para este salón.

Sofá y mesa de centro, realizados a medida, por Renova.

 

17.

Diseño sostenible

 Distribuidor con puerta de cristal de hierro lacado en blanco 00522693

El espíritu ecológico está calando cada vez más en nuestros hogares. Ya no es raro ver placas solares o huertos urbanos en el exterior y plantas XL, muebles reciclados, grandes ventanales y cerramientos acristalados en el interior. Todo para estar más en sintonía con la naturaleza y aprovechar al máximo la luz solar. Pequeños gestos sostenibles que van sumando y nunca pasarán de moda.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.