1 /15

1.

Blanco, la apuesta segura para renovar un apartamento de verano

Salón en blanco mini de apartamento de verano con puerta corredera al dormitorio_00366755

Uno de los recursos más fáciles para darle un aire totalmente renovado al apartamento de verano es pintándolo. A la hora de elegir el color, la interiorista y creadora de Catalina House Estela Gómez no lo duda: "Mi apuesta es el blanco. Agranda el espacio y transmite calma, ¡lo que le pedimos al verano! Pon una base blanca y siempre será atemporal y fácil de colorear con los complementos". 

Sofá, de Gervasoni. Mesa de centro, puff de yute y lámpara de pie, en Catalina House. 

2.

¿Blanco puro o blanco cálido?

Salón blanco con grandes ventanales al exterior_00485131

Tonos de blancos hay muchos, por eso a la hora de elegirlo como base para las telas es importante, según la decoradora, evitar el blanco puro. ¿Por qué? "Porque puede deslumbrar o resultar demasiado frío. Mi consejo es que elijas un blanco roto, combina muy bien con colores intensos como el azul, el turquesa o los tan de moda amarillo y coral". ¡Una combinación perfecta para un apartamento de verano!

Sofás Ghost, de Gervasoni. Silla, en Mercader de Venecia. Mesa de centro, de India&Pacific. Alfombra, de Azul Tierra. Cortinas, de Ferrer&Ponce, con la tela Litoral 03, de Yutes. 

 

3.

Blanco y beige, una combinación infalible

Salón de apartamento de verano muy natural_00486936

Si optas por el blanco como base para las telas de verano, una combinación que funciona muy bien, sobre todo si buscas un extra de calidez, es con el beige, un color, además, que vuelve a ser tendencia. "Es un clásico muy elegante. Resulta atemporal y transmite calma y paz". 

Sofá beige y utaca de lino, de Sosters Studio, con telas de La Maison. Cojines, lámpara de pie y alfombra, de Élites, en La Maison. Puffs blancos, en Calma House. Mesa de centro, en Sosters Studio. Cesto, en Carolina Blue. 

4.

Blanco y azul, un dúo muy mediterráneo

salon veraniego con detalles en azul-00346857

El azul es el fiel escudero del blanco en un apartamento de verano. "Evoca el mar y regala un aire muy mediterráneo. Si quieres darle un punto más chic y alejarte del típico look marinero apuesta por el azul petróleo".  

Sofá rinconero en Magazin, mesa de centro en Ksar. Alfombra y lámpara de techo adquiridas en Marruecos. 

5.

Blanco y verde, frescura en estado puro

Salón pequeño con sofá en verde agua_00483333

Una alternativa al clásico blanco-azul es la combinación con el verde. Igual que el azul es un color fresco, que además resulta muy sereno e invita al relax. Estrella recomienda ponerlo en cojines e incluso en la tapicería de piezas pequeñas, "y tu casa se verá llena de vida". 

Sofá y puff, de Lucky Mora Studio. Estores, de Polo Masclans. Mesa auxiliar, de Zag&Zig. 

6.

Textiles, las notas de color

Cama con dosel blanco_00487040

Los textiles, junto con la pintura, ayudan y mucho a actualizar el apartamento y con la mínima inversión. Si la base del apartamento es blanca, poner fundas y telas con color en los muebles da muchísimo juego. "Los tonos empolvados como el rosa quedan muy bien con blanco. Otro buen mix es blanco con un caqui desgastado o con un verde agua", sostiene la decoradora. 

Cama con dosel, de Aquitania. 

7.

La carpintería, también en blanco

Salón de casa de verano con grandes puertas en arco con vistas al porche y al jardín-00487032

"Hay maderas que con el sol amarillean, incluso dentro de casa,y ya no se ven
bien. Puedes blanquearlas o decaparlas, que ahora se lleva mucho, para que vuelvan a su color original. En este caso, protégelas con un barniz al agua, que da un look muy natural", recomienda la decoradora de Catalina House. 

Sofá y butacas, de B&B. Mesa de centro, de Teca, diseño de Aquitania. 

8.

Renovar las contraventanas con color

Exterior de casa con paredes encaladas y porticones verdes_00487029

Pintar las contraventanas es una manera fácil y rápida de darle un aire renovado al apartamento. "Aunque los azules son recurrentes, a mí personalmente no me gustan. Solo les veo sentido en un apartamento de playa. En cambio, si es una casa con jardín yo prefiero apostar por la gama de los de verdes. Por ejemplo, un verde agua o uno grisáceo... Si tienes mucho verde, evita el azul, a no ser que sea un petróleo, por ejemplo, porque no es una buena combinación", sostiene Estrella. 

9.

¿Cómo elegir las cortinas?

Ventana con cortinas liviana_00485404

A unas cortinas de un apartamento de verano les pedimos frescor y un look relajado. En este sentido, Estrella destaca que es muy importante valorar el gramaje de la tela: ¡ojo! cuanto mayor sea, más tupida, pesada y rígida será una tela. Y en verano interesa todo lo contrario. Es decir, buscaremos una cortina de trama abierta, que dé intimidad y evite que el sol entre en casa, pero también deje que se filtre la brisa y tenga movimiento". Tenemos todos los consejos para ¡elegir las cortinas y acertar!

10.

El lino, cuando la arruga es bella

Cocina con suelo de microcemento y cortinas livianas_00461768

Ya lo dijo el diseñador Adolfo Domínguez refiriéndose precisamente al lino. Y es que este tejido, además de ser muy fresco, tiene una caída preciosa. Además, el lino cuanto más se lava más bonito se pone. Y da un look de casa informal, relajada. Es una de las mejores alternativas en telas veraniegas. 

Alfombra, en Calma House. Frigorífico, de SMEG. Pavimento, de microcemento. 

 

11.

Algodón, frescura y buenas prestaciones

Dormitorio con cabecero de madera natura_ 00500453

Este tejido presume de todo lo que necesita una tela de verano. "Aporta una sensación de frescura y un tacto muy agradable. Con el tiempo mantiene un aspecto auténtico", explican desde Gancedo. 

Cabecero de madera de teca, banco y lámpara flexo, de Sacum. Lámpara de techo, en Ladies and Gentleman. Cortinas y alfombras, en Filocolore. 

12.

Elige una ropa de cama que respire y sea fresquita

Dormitorio de casa de veraneo con paredes blancas y vistas al jardín_00508684

Para disfrutar de un buen descanso en verano es clave acertar con la ropa de cama. Debe ser fresca, liviana y transpirable, para que no se pegue al cuerpo. En este sentido, el lino y el algodón son fibras naturales ligeras, que absorben la humedad y son transpirables, siendo la mejor opción para la ropa de cama, sobre todo en verano. Para un más fácil mantenimiento elígela con un porcentaje de sintético. 

Butaca y lámpara, de Miv Interiores. 

13.

Estrena sofá con unas fundas nuevas

Salón de verano en blanco con sofá chaiselongue y detalles en azul_00507541

Las fundas son una manera de renovar tu sofá fácilmente y por poco dinero. Las de lino lavado son bonitas y prácticas. Ya han tenido un ciclo de lavado y son mucho más suaves al tacto, no pesan tanto y no necesitan plancha: van de la lavadora al sofá.

Sofá, de Pilma. Mesa de centro, en Catalina House. Aparador, de Xmarsarquitectura con cestas de IKEA. Lámparas de mimbre, sillas y alfombra, de Let's Pause. Butaca, de bambú, en Sacum. Espejo, de India&Pacific. Lámpara de pie, de Muuto, en DomésticoShop. Cortinas, de La Maison. Mesa del comedor, de BoConcept.  

14.

Alfombras de fibras, un look 100% natural

Recibidor blanco con alfombras de fibra vegetal, colgador con capazos, ramo de flores y vistas al exterior-501962

Las alfombras de fibras son las más frescas y resisten bien el sol, aunque hay que tener cuidado con el agua. El bambú y el yute –más delicado– son suaves a la pisada, mientras que el esparto y el sisal resultan más ásperos y rústicos.

Colgador, en Natura. Cesto y alfombra redonda, en Cado. Alfombra grande, de IKEA. Consola, en Antique Boutique. 

15.

La versatilidad de las alfombras de algodón

Exterior con sofá, alfombra y piscina_00508697

Las alfombras de algodón tienen la ventaja respecto las de fibras que pueden servir para dentro, pero también para fuera de casa. Son muy resistentes al calor, lavables en la lavadora, no acumulan electricidad estática y absorben muy bien la humedad. 

Sofá, de Miv Interiores.

En la elección de los colores es muy importante tener en mente la regla del 60-30-10, ya que ayuda a lograr espacios armónicos.

Regla del color: 60/30/10

  • Color dominante (60%): Es el que tiene más protagonismo, por lo que lo habitual es que sea el color de las paredes. Un consejo: mejor si eliges un color neutro, para que el resultado sea tranquilo y luminoso.
  • Secundario (30%): Es el color que da interés, porque suele ser el que más destaca sobre el ambiente. Normalmente se usa en los muebles, aunque puedes reforzarlo con cortinas, alfombras...
  • De acento (10%): Es el último toque de color, que puedes lograr con los complementos (cojines, cuadros, jarrones...). Para que el conjunto no quede demasiado plano puedes jugar con varios tonos de una misma gama cromática.