Antes de comprar esta casa a las afueras de Madrid, la interiorista y estilista de El Mueble Isabel Flores había vivido durante años en la misma urbanización. Eso le dio ventaja, porque sabía todo lo que quería mejorar. Soñaba con un porche para disfrutar al aire libre, con agrandar el salón y, en general, con abrir espacios y conectarlos al jardín. Así que acudió a Ana Pardo de Santayana, de Santayana Home, y se pusieron manos a la obra. El resultado es un verdadero reflejo del cariño y del buen gusto de un equipo profesional: cada detalle cuenta una historia de pasión por la arquitectura y el diseño, y nada ha sido dejado al azar.

1 /14

1.

Un porche para disfrutar de día y de noche

Porche con muebles de ratán

Sillas tapizadas con tela de Yutes. Mesa auxiliar de Gajisa. Alfombra de Leroy Merlin. Al fondo, mesa y sillas de Becara. Lámparas de techo de Ikea. Plantas de Fronda.

El Mueble

"Donde había solo una pérgola instalamos un porche de tres columnas que alberga zona de estar y un comedor con piezas de fibras y hierro forjado. Los muebles los tenía desde hace años y algunos los tratamos para adaptarlos a su uso exterior", nos cuenta satisfecha Isabel. Las fibras naturales aportan ese punto relajado que, sin embargo, se equilibra con la elegancia de piezas antiguas, como las sillas.

2.

Una elegante bienvenida a la casa

Recibidor con alfombra y consola.

Puerta de madera de roble y cristal, diseño de la interiorista, fabricada por Wood House. Consolas de herencia, espejo de Galería Robles y alfombra de Leroy Merlin.

El Mueble

El recibidor de la casa es toda una declaración de intenciones: si fuera ya se ve el cariño con el que la interiorista ha creado su casa, dentro, su gusto por la decoración se palpa en cada detalle. Las puertas de roble y cristal del recibidor son un diseño suyo y lo iremos viendo en otros puntos del espacio casi común que comparten salón, comedor y cocina.

3.

Un salón que exuda tranquilidad y claridad estética

Salón con ventana y piscina en el jardín

Sofá de Ormo’s. Cojines de De Lenzo y Leroy Merlin. Mesitas de Better & Best y Hanbel. Los zócalos son de Zócalos de Autor.

El Mueble

"Quería que desde cualquier sitio se viera el jardín, por eso abrimos estancias", continúa Isabel, que cumplió otro de sus sueños agrandando el salón. "Como los techos originales no son excesivamente altos, creamos una extensión con tejado  dos aguas para dar sensación de amplitud", cuenta. La elección estratégica de formas geométricas en este salón, presentes en los marcos de aluminio del ventanal y las mesitas de centro, no solo añade un toque de estilo contemporáneo, sino que también desempeña un papel fundamental en la creación de un ambiente ordenado.

4.

Bañado por la luz del sol

Salón con sofás blancos ventanales y chimenea

Sofás de Ormo’s. Manta de De Lenzo. Mesas recuperadas por Decor Ropema. Puf de Leroy Merlin. Mesa auxiliar de Icons Corner. Alfombra de KP.

El Mueble

"Además, las grandes cristaleras de aluminio están orientadas a tres puntos cardinales y eso asegura luz natural todo el día". Sentarse en los sofás, de lino blanco (¡y de tres metros de largo!) es un placer. "Las mesas de centro eran de rejilla y el marmolista cortó a medida unas tapas de piedra caliza", nos dice antes de pasar al comedor. La sensación de serenidad proporcionada por el uso de blanco en la mayoría de los elementos decorativos nos embriaga.

5.

Un comedor para largas comidas y sobremesas

Comedor con puerta cristal y madera

Mesa de VP Interiorismo. Sillas de Tapizados Burmar. Alfombra de KP. Las puertas de roble y cristal son diseño de Isabel Flores, fabricadas por Wood House.

El Mueble

Al comedor lo visten unas larguísimas cortinas de lino crudo, con un ribete negro: este filo es uno de los hilos conductores de la vivienda, como el suelo de roble francés y el color blanco de paredes y techo. "Todo esto genera lo que llamo la piel de la casa", explica Isabel. Las sillas de estilo Chinoise Chippendale en madera de haya contrastan con la enorme mesa ovalada, lacada en blanco roto. “La mesa me encanta porque tiene un pie central que no nos limita cuando hay muchos invitados”, nos cuenta. ¡Se nota que le gusta recibir!

6.

Un sofisticado office de estilo retro

Comedor elegante con lámpara de lágrimas

El camino de mesa con tela de lino a rayas es de De Lenzo. Vajilla blanca de Zara Home. Sopera de porcelana de anticuario. Ramos de flores y jarrones de Aflore Mío.

El Mueble

A través de otra doble puerta de madera de roble y cristal, llegamos a la elegantísima cocina pasando por un office decorado con mucho mimo. La mesa del office está lijada para dejar la madera virgen, el chandelier es antiguo, las sillas de medallón están retapizadas y pintadas con chalk paint, y todo convive con un mueble desayunador nuevo y hecho a medida.

7.

Una cocina con un total look en blanco, abierta y de lo más elegante

Cocina con isla taburetes y vigas

Grifo de Veravent. Suelo porcelánico en damero de Vives. Taburetes de bambú de Tagomago.

El Mueble

"La cocina es una mezcla de todas las cosas que me gustan. El suelo es un porcelánico de pequeño formato en dos colores que diseñamos en damero; el techo lo desnudamos para que se vieran las vigas metálicas (que pintamos de blanco y retroiluminamos con tiras led) y la encimera es de cuarcita Paraná, una piedra blanca espectacular, de aspecto envejecido, que trabajó el marmolista para dejar un reborde a modo de canto italiano", señala Isabel. Un ejemplo claro de que, con frecuencia, la mayor expresión de la elegancia se consigue a través de la selección de materiales de buena calidad, que aporten una buena dosis de sofisticación y contemporaneidad.

8.

Cuando estilo y funcionalidad van de la mano

Cocina con isla taburete y muebles blancos.

Mobiliario fabricado por Delamora Cocinas. Encimera de Cupastone. Horno y microondas de AEG. Iluminación de Eflux.

El Mueble

A su amigo el interiorista Manuel Espejo, le debe la idea inicial de la cocina, cuyo diseño y distribución realizó Personal K con muebles en madera lacada en color piedra. En la isla central aprovechó para poner cajones y armarios y una placa de cocción muy práctica, con una pequeña hendidura por la que sale el extractor solo cuando se está cocinando. Otra idea que le encanta es el diseño de la zona de aguas: “La flanqueamos con dos alacenas de aire inglés sobre la encimera. Así evitamos que se vea el fregadero desde el salón. Todo está pensado para el orden y para que la vista sea lo más agradable y despejada posible, te encuentres donde te encuentres”, apunta Isabel. 

9.

Isabel Flores, la interiorista detrás de la reforma

Isabel posa en el salón de la casa.

Isabel posa en el salón de la casa.

El Mueble

La esencia de Isabel está presente en todos los rincones de la casa y en el cuidado de todos los detalles. Su experiencia le ha permitido volcar sus gustos y sus conocimientos en la casa con la que siempre había soñado.

10.

El dormitorio infantil: el sueño de cualquier niña

Dormitorio infantil con dos camas iguales, papel pintado y escritorio.

Papel pintado en Nacho de la Vega. Cabeceros restaurados, pintados con chalk paint. Escritorio de Ikea.

El Mueble

El dormitorio de sus hijas es un rincón de ensueño, impregnado de delicadeza y elegancia. El papel pintado en tonos rosas pálidos que adorna las paredes crea un ambiente romántico y suave. Los detalles cuidadosamente seleccionados, desde la ropa de cama hasta los muebles con toques vintage, dan vida a un espacio que parece sacado de un cuento de hadas, pero que se presta también a transformaciones a medida que pase el tiempo y las pequeñas se hagan mayores.

11.

Un baño eterno y atemporal

Baño en la habitacion

Armarios y mueble bajolavabo, fabricados por Wood House. Espejo de Latón Humanes. Grifo de Leroy Merlin

El Mueble

"Los armarios tienen puerta de rejilla metálica para ventilar y no ver la ropa y, en el centro, puse un lavabo con un espejo anclado hasta el techo. ¡Es un súper tocador!". Al igual que el dormitorio, es un espacio versátil que combina sofisticación y practicidad en una decoración neutra y elegante, susceptible a ir cambiando su estética con el paso del tiempo.

12.

Detalles que marcan la diferencia

Dormitorio con tocador

Armarios fabricados por Wood House con tela de Yutes y tratados con barniz Bona. Tiradores de Ferretería Ortiz.

El Mueble

El dormitorio principal irradia serenidad y elegancia gracias a su tocador sencillo y minimalista. Un rincón de belleza donde la simplicidad se convierte en lujo, flanqueado por dos armarios con puertas de tela que refuerzan ese toque de ligereza y sofisticación, manteniendo la sensación de amplitud en la habitación y proporcionando un equilibrio perfecto entre funcionalidad y estilo.

13.

Un dormitorio que se expresa en sintonía con el resto de la casa

Dormitorio con baño en suite con bañera exenta

Ropa de cama y manta de Zara Home. Alfombra y puf de Leroy Merlin. Bañera de Jacob Delafon. Grifería de Strohm Teka.

El Mueble

En la suite, el baño también es protagonista, con una bañera exenta y unos enormes armarios, idénticos a los que hay a los pies de la cama. "En las puertas de cuarterones de estos armarios, en los apliques del lavabo y en la ropa de cama he buscado ese filo negro de las cortinas del comedor", nos dice Isabel, sabedora de que estos detalles hacen que una casa pase de gustarnos... ¡A enamorarnos!

14.

Un baño donde la madera natural es la protagonista

Baño con armario en la suite

Mueble bajolavabo fabricado por Wood House. Estor de Santa Amalia. Aplique de Creamos tu Luz. Toallas de De Lenzo.

El Mueble

Un homenaje a las líneas rectas y una continuación de las formas geométricas que veíamos en el salón se hacen patentes en el baño, potenciando la sensación de continuidad en la casa , y sirviéndose de la dupla de madera natural y blanco para aumentar la luz natural que entra por la ventana.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.