Cortinas

3 /951
00487115

1.

Cortinas en el porche

Si cuelgas unas cortinas vaporosas, a ser posible en tonos blancos, de lino o algodón en el porche, y tendrás intimidad y un aire más acogedor. En Ikea encuentras cortinas de algodón de 145 x 300 cm por 40 €. 

Un espejo vintage en dorado para el salón 00531244

2.

Un espejo en dorado para un ambiente muy vintage

Decora la embocadura de la chimenea con un espejo siempre es un acierto, sobre todo, si lo haces con un dorado y con molduras. Su sola presencia llenará de elegancia y un aire chic el salón. El marco y el propio espejo reflejarán la luz. Dale protagonismo, acompáñalo como mucho de algún objeto de cristal, un pequeño arreglo de flores y unas velas. ¡Quedará genial! Proyecto de Mausha Marsá. 

EL TRUCO DECO. Para que brille, elimina el polvo con una gamuza y limpia el marco con agua y unas gotas de amoniaco.  

Mesa de centro y lámpara de sobremesa dorada, de Guáimaro. Sofás, de Ascensión Latorre. Mesa auxiliar octogonal, en Cidon. Consola, de Homes in Heaven. Pufss de Becara. Mesa auziliar de ratán, en Ofelia. Alfombra, de BSB. Cortinas, de Güell-Lamadrid. 
Espejo apoyado sobre una cómoda en el recibidor 00526271

3.

Un espejo de ventana, infalible

Los espejos con cuarterones, también llamados de ventana, se han convertido en un imprescindible para decorar las paredes. En el recibidor, el salón o el dormitorio, como aquí, quedan perfectos sobre un mueble. Rematados con un arco, de aire industrial (como este de Maisons du Monde) o más palaciegos, hay modelos para todos los gustos. Con marco y cuarterones oscuros destacan más. 

EL TRUCO DECO. Colocado en vertical te ayudará a ganar sensación de altura. En horizontal, puede ensanchar un espacio. 

Cómoda y lámpara, de Better&Best. Cómoda, de Maisons du Monde.
Espejo XXL ideal para apoyar en el salón 00495395

4.

Espejo XXL, ideal para apoyar

Un gran espacio merece un gran espejo, como este salón regio con altos ventanales y techos con molduras. Aquí la decoradora Sylvia Preslar ha optado por apoyar un espejo XXL de d'Aq Decoración y Antigüedades. Rematado con un decorativo marco suma elegancia y refleja el sofá amarillo. Puedes apoyar los espejos en el suelo aunque, para más seguridad, debes fijarlos de algún modo en la parte alta. 

EL TRUCO DECO. Es importante que el espejo refleje algún elemento interesante como una ventana, el exterior o un mueble especial. 

Sofá y puf color mostaza, de El Taller de las Cortinas. Espejo, sillas y butacas del comedor, en D'Aq Decoración y Antigüedades.
00531690 Cortinas cortas

5.

Desoír que las cortinas se llevan largas

Lo habrás leído hasta la saciedad en nuestros artículos: se llevan las cortinas largas. ¡Pues nada, tú sigues erre que erre dejándolas a ras de suelo y, a veces, hasta cortas! Si quieres modernizar tu casa, ya sabes, deja que las cortinas arrastren, como las bitonales que han colocado en este comedor las interioristas de Hoc Volo.

Cortinas confeccionadas con tela de Güell-La Madrid. Aparador, de Ikea. 
Dormitorio infantil con cabecero de metal y cortinas con estampado floral

6.

¡Y en las cortinas!

En lugar de elegirlas en colores lisos, unas cortinas florales darán más encanto a las habitaciones infantiles. También puedes ''marcarte un doble'', colocando un estor y dejando las cortinas como elementos decorativos.

cocina blanca con grifo y lámparas en negro 00527512-O

7.

Nuevos estores en las ventanas

Otro cambio que puedes hacer en tu cocina por menos de 200 € y que quedará muy resultón. Viste la ventana con un cálido estor plegable de lino (en blanco siempre para cocinas pequeñas). No necesitas que llegue al suelo porque hay que salvar el mobiliario. Así que será más económico que un estor de 250 cm de largo. En 75 x 175 cuesta alrededor de 75 € en Leroy Merlin. Puedes cubrir hasta 1,50 m de ancho en el ventanal y te sobra presupuesto para los tacos y tornillos o para pagar la instalación.

Casa de la interiorista Paula Duarte con muebles de cocina de Cocinas Gala, encimera de Silestone, grifería de Franke y lámparas de Ikea.
Dormitorio en color verde con paredes con cuarterones, alfombra de fibra y mantas, colchas y cojines en diferentes tonos de verde

8.

Verde fresco

De entre los colores para pintar el dormitorio que más se verán esta primavera, el verde se encuentra entre nuestros favoritos. Se trata del color de la naturaleza, y por ello concibe ambientes muy sosegados y relajantes que favorecen el descanso. Sin embargo, dependiendo de la intensidad del tono que elijas también puedes ganar muchos puntos de frescura. Haznos caso y deja los oscuros para las épocas más frías del año.

Lámpara, en Cado. Espejo, en Sacum. Alfombra, en Gra.
Seca la humedad

9.

Cambia las alfombras por unas de fibras

Las alfombras ayudan a dar calidez a un suelo frío, como los de mármol o piedra natural, así como a enmarcar zonas dentro del salón. Si son de fibras naturales sus tonos marrones y ocres teñirán de calidez la estancia en los meses más fríos y, además, darán un agradable toque natural. Y en verano funcionan incluso mejor, ya que aportan una estética más fresca. 

Sofá, modelo Albert, de Atemporal, en Stand del Mueble. Mesa de centro, de Con Alma Design. Butacas de mimbre, de Tine K Home, en MIV Interiores. Puffs de ratán, en Calma House. Lámpara de pie, en 8vuitulls.
00522502

10.

Un salón en blanco y beis

Si decides poner dos sofás en el salón, recuerda que la mesa de centro debe ser lo suficientemente amplia para que todos lleguen a ella. En este espacio, Mercedes Pérez rinde tributo a los tonos neutros y a los pequeños detalles, como la lámpara de pie y las dobles cortinas.

Sofá y mesa de centro realizados a medida por Renova. Butaca y lámpara flexo, de Sacum. Lámpara de pie, de Aromas del Campo. Cortinas, de Güell-La Madrid.

 

Comedor Paula Duarte - COCA - 503533

11.

Un espejo con truco

Colocando el espejo junto a la ventana conseguimos reflejar la luz y lograr sensación de amplitud. Este es de hierro, mide 80 x 120 cm y lo tienes en Maisons du Monde por 139,90 €. Sin olvidar, los estores que son traslúcidos. Son de lino 100% lo que los convierte en ideales para tamizar la luz. Finalmente, a los lados podemos encontrar caídas de lino forradas. 

Piso Paula Duarte - COCA - 503529

12.

Las tapicerías son la clave

Las tapicerías de base neutra le han ayudado a reforzar esa sensación de amplitud. Lino en estores y cortinas, para tamizar la luz, y lino con 40 % de poliéster en las fundas del sofá para facilitar su limpieza. Para unificar, Paula ha puesto en casi toda la casa un laminado, de Parador, de alta calidad (1 cm de grosor) que imita madera con elegantes rodapiés altos: "Tiene su mismo tacto, color y sonido al pisarlo". 

00501749_O

13.

Un papel pintado para recobrar la calma

Una de las zonas más agradecidas para colocar papel pintado en el dormitorio es, sin duda, el cabecero. La interiorista Natalia Gómez Angelats ha elegido en este proyecto un papel japonés en tonos chocolate muy inspirador que lo renueva por completo. ¡No te pierdas los plaids deshilachados en la misma gama con los que se confeccionaron las cortinas!

Papel pintado, de La Maison. Cabecero, mesita de noche, cortinas y lámpara de cerámica, diseño de la decoradora.

 

 

rincon-estar-en-dormitorio-con-ventanal

14.

Un rincón especial

Sea grande o pequeño el dormitorio, puedes contar con un rincón desaprovechado. Haz que juegue a favor de tu bienestar y felicidad y crea un espacio para ti, uno de capricho. Ya se trate de un lugar mini en el que crear una bonita composición de fotografías de recuerdos personales o exhibir tu colección de cajas de porcelana; como si puedes ubicar un tocador, rincón de meditación o lectura.

salon-tonos-crudos-tendencia-primavera-00526296 O

15.

Una paleta cromática inspirada en lo natural

Otra de las tendencias de decoración primavera-verano 2021 que sirve para organizar un espacio es la paleta cromática de referencia. Más allá de los colores Pantone de este año, esta primavera se tiñe de naturalidad, tanto en los tonos neutros y luminosos que se inspiran en la tierra como con verdes y azules, presentes en la naturaleza: mar y bosque.  

Sofá de Ormoss, butacas Paula de Majestic, tapizadas con tela de Ribes y Casals, mesas de centro de Maisons du Monde, alfombra de KP y lámpara de Better & Best.
00498704

16.

Una habitación infantil en tonos pastel

Una sencilla litera en blanco con quitamiedos incluido es el tipo de cama que ha elegido la interiorista Sylvia Preslar en este dormitorio infantil. La ropa de cama en rosa hace juego con las cortinas. ¿Te has fijado en la escalera? Uno de sus peldaños es más amplio para que pueda utilizarse como mesilla de noche. ¡Qué buena idea!

Literas, de Grupo Santos. Cortinas, de Cuarto Creciente.

 

dormitorio-pequeno-ventana-00511353

17.

¿Cortinas o estores?

En dormitorios minis el objetivo es crear una atmósfera confortable y luminosa. Para ello las telas con las que vestir la ventana tienen mucho peso. Las cortinas son más voluminosas, llenan más. Los estores quedan más pegados a la ventana (ganarás centímetros en un espacio pequeño). Siempre en tejidos de colores claros aunque no sea el mismo que la pared.

Cabecero de lino de Catalina House y apliques de La Maison.
00525491

18.

Un espejo de pie cerca del vestidor

Tener en el dormitorio un espejo de cuerpo entero para verte de arriba abajo cuando te vistes es una necesidad ¿no crees? Colócalo cerca del armario o del vestidor, como ha hecho aquí la interiorista Júlia Casals, fijado detrás de la puerta. 

Lámparas de techo, de Joan Lao. Cortinas confeccionadas con tela de La Maison. 
salon-mueble-almacenaje-pequeno 00524504

19.

Las cortinas del salón

Las cortinas para el salón han de ser las adecuadas para vestir las ventanas sin restar luz. La idea es tamizar sin perder luminosidad. Tejidos ligeros y en colores suaves (al menos para las cortinas que cubren la mayor parte de la ventana), así no apagan ni "colorean" la luz que entra en el salón. Mejor visillos o visillos y caídas a los laterales que ya pueden jugar algo más con estampados y colores. En el caso de estores, de telas lisas.

Butacas en La Maison y mesa de centro en Sacum.
pasillo con cortinas blancas 00522844

20.

Un tradicional visillo con un punto actual

Lo cierto es que los visillos son una opción infalible: decorativa, ligera, fresca y tus ventanas lucirán más elegantes. Pero para darles un punto moderno, la interiorista Elba Danel, de Sube Interiorismo, se decantó por unos rieles que contrasten. No solo son negros, sino que su fijación al techo recuerda a las antiguas tuberías. 

dormitorio rustico con paredes de madera 00519496-O

21.

Sencillez en las cortinas

A veces, la solución más sencilla es la más estilosa. Y eso se ha hecho en este acogedor dormitorio rústico. Con unos sencillos visillos de lino color topo se cubren las ventanas que dan al pequeño balcón.   

Cabecero de obra. Butaca y lámparas, de Sophie Bataglia. Alfombra, de Little House.
00522489

22.

Unas cortinas XXL

En este salón veraniego, las cortinas son vaporosas y se unen a la frescura que aportan las fibras. Su color beige ayuda a subir la temperatura, aunque si algo destaca es su sistema oculto, que se aprovecha de la arquitectura de esta casa. Así, parece que salen directamente de la pared. 

Sofás, Mobles Riera. Puff, a modo de mesa de centro, y alfombra, de Gan, en Stand del Mueble. Cortinas, de Lluís Decor. Lámpara de pie TTM, de Santa&Cole, en Stand del Mueble. Pufs, de ratán , en Calma House. Mesa auxiliar, de Con Alma Design. 
00522525 O

23.

Un dúo que no falla

Poner dos cortinas para vestir las ventanas no falla. Además, así tienes más opciones para controlar la entrada de la luz. Pero si, además, son blancas y de un gris clarito, serán atemporales y que no pasarán de moda. Y si quieres cambiar la gama cromática de tu salón, hazlo con los textiles accesorios como los cojines y plaids. Con esta combinación, el resultado es de diez.

Sofá y mesa de centro, realizados a medida, por Renova. Lámpara de pie, de Aromas de Campo. Cortinas, de Güell-Lamadrid.
 DSC0872

24.

Cortinas para un salón rústico

Las cortinas del salón, aunque discretas, deben responder a la misma estética que el resto de la decoración. Estas se han elegido del mismo color que la tapicería del sofá, creando un espacio muy armonioso. 

Butaca de Portobellostreet con telas de La Maison, puf de Miv Interiores y taburete de Merc&Cia. Mesa de centro de Brucs. Bandejas y espejos de Merc&Cia. Mantas de Zara Home y alfombra de Ikea. La chimenea es el modelo Flat de Edilkamin. Frontal de madera de castaño y roble instalado por Luderna Design. 
 DSC8448

25.

Una cortina para una ventana triangular

A veces las ventanas tienen formas que no cumplen con los estándares habituales. Eso implica echar mano de la imaginación y encontrar soluciones ingeniosas y decorativas a la vez. Y así lo han hecho en este dormitorio rústico, en el que la cortina tiene la forma triangular de la ventana. Sin duda, lo más llamativo, es la atractiva forma que se consigue cuando está recogida. 

Funda nórdica (modelo Alvine Kvist), adornos navideños y alfombra de Ikea. Cojín beige de Matèria. Lámparas de Chehoma.
0062 914df00b 1200x915

26.

Un estor para cada ventana

En vez de grandes estores, como en otras ocasiones, los que visten estas ventanas son individuales y cada uno de distinto tamaño. Así se controla la entrada de la luz y lo mejor es que llegan hasta el suelo, de manera que ofrecen la intimidad necesaria. 

Sofá, diseño de Bárbara Sindreu y realizado por Miki Beumala. Butaca de Coton et Bois y mesita auxiliar de Little House. Mesas de centro diseño de la decoradora.
 MG 0858-1

27.

Estores que no se ven

Porque, en este caso, se ha querido delegar toda la fuerza decorativa a la alfombra, se han elegido unos estores que se mimetizan por completo con la pared, de manera que, aunque cumplen con su función, mantienen la estética del resto de la decoración de este salón. 

Sofás, mesa de centro y alfombra de Ajanta Interiores. Cojines de Lo de Manuela, en Mestizo Store. Lámpara de Becara.
00500590

28.

Doble cortina blanca y mostaza

Una tipo visillo en blanco, ideal para limitar la entrada del sol durante el día; y otra de un tejido más tupido en color mostaza, que impide la entrada del frío y de la luz, garantizando un sueño reparador. Un éxito asegurado. 

Cabecero y mesita de noche, diseño de Natalia Gómez Angelats. 
Dormitorio en rosa y azul 00515088

29.

Dos estores a medida

En este acogedor y luminoso dormitorio se han elegido unos estores a medida para vestir las ventanas. Y es que cuando hay una ventana 'rara', son la mejor opción. Aunque son un poco más caros, el resultado es mucho mejor. 

Cabecero, diseño de Sube Interiorismo, diseñado a medida por Deco Lur Sofá. Papel pintado, modelo Voyage, en Gancedo. Lámpara aplique, modelo Astro, en Susaeta Iluminación. Mesita de noche, de Crisal Decoración. Estores, de Sube Interiorismo, con tela de Jover, modelo Vintage Raya, confeccionados en Denbora&Galeo.
855-858

30.

Unas cortinas que aportan textura

Las cortinas para el dormitorio han de ser tupidas, aislantes y con una bonita caída. Pero también han de ser decorativas. Como las de este dormitorio en el que predominan los grises y que, además, se han elegido con textura, potenciando la elegancia del cabecero en capitoné. 

Colcha, manta y cojines de rayas de Sitjar. Sábana y cuadrante de lino de Zara Home. Cuadrantes de punto de Matèria. Espejos de Carolina Blue. 
00522625

31.

Grandes estores para grandes ventanas

Para este salón, la decoradora Asun Antó eligió unos enormes estores para controlar la luz que se cuela por los enormes ventanales. Al ser estilo paqueto –que parece que hace ondas al recogerse– el efecto es relajado y se puede controlar el acceso de la luz.

Sofás de terciopelo, mesa de centro de madera y alfombra, en Coton et Bois. Butaca de cuerda, de Ofelia Home Decor.
0694

32.

El riel, camuflado

En este salón en el que predominan los tonos grises, se han seleccionado unas cortinas blancas (nunca fallan). Y para que el riel no destaque, sino que más bien se intuya, se ha elegido del mismo color que las carpinterías, de manera que resulta (casi casi) invisible. 

Todos los muebles, lámparas y cortinas son de Antinea Interiorismo. Sobre los sofás, cojines y mantas de Sitjar. 
1261

33.

Doble cortina con una combinación infalible

En este salón, aunque también se ha elegido una cortina doble, se ha elegido un color topo y un blanco impoluto. ¿La clave para que la luz siga pasando y mantener el ambiente luminoso y cálido? Emplear un tejido de lino tipo visillo que, aunque luce un tono más bien oscuro, permite el paso de la luz.      

Sofás de T&C Projects, en Matèria. Butaca de Kave Home y mesa de centro de Sacum. Lámpara de pie, en Carolina Blue. 
 MG 2195-2

34.

Ocultas tras la escayola

Aunque estas cortinas –que por cierto son dobles– se han elegido de los mismos tonos neutros que el resto de la estancia. Blanco y beige triunfan. Su sistema oculto y su volumen ayudan a crear un ambiente sosegado, cálido y elegante. 

Pufs de Leroy Merlin y lámpara de pie de Santa & Cole. 
salon con ventanales y cortinas_00522487

35.

Los colores

La pintura de las paredes del salón te ayudará a crear la estancia que quieres, la que te hace feliz. Lo más fácil es optar por una gama neutra predominante, en tonos suaves, pero sí incluir tonos más intensos en una pared o parte de ella según la luminosidad que tenga la estancia. Al elegir la paleta de colores para pintar el salón, piensa que las tonalidades más fuertes son los más "peligrosos". Los más vibrantes y alegres también te harán sentir más animado. Pero úsalos con medida y en combinación con otros relajantes para los momentos en los que hay que parar.

Sofá Protos de Carmenes y butaca de Mobles 114 en Stand del Mueble. Mesa de centro de Mestre Paco, cortinas de Lluís Decor, lámpara de pie Cala de Marset, mesa auxiliar de Con Alma Design, alfombra de Nani Marquina y puf de ratán en Calma House.
rincon salon con sofa ventanal y lampara de pie_00522525 O

36.

Una buena iluminación

Más allá de la natural, es fundamental una iluminación (artificial) adecuada para que el salón te haga sentir bien cuando enciendas las luces. Bombillas de luz cálida que creen una atmósfera o ambiente suficientemente iluminado según la actividad que vayas a realizar: más intensa en una reunión, más suave para ver una película. Juega con diferentes tipos de lámparas (de pie, sobremesa, suelo, apliques…) y bombillas regulables.

Sofá y mesa de centro realizados a medida por Renova, lámpara de pie de Aromas de Campo y cortinas de Güell-Lamadrid.
00522502

37.

Equivocarse con las cortinas

Tamizan la entrada de luz, preservan la intimidad y regulan la temperatura de la casa; por eso, la elección de las cortinas es súper importante en la decoración. ¿Cuáles son las mejores para el salón? Depende del tamaño de las ventanas y la cantidad de luz que entre por ellas. A grosso modo, si tienes ventanales amplios, opta por cortinas largas. Y si las cristaleras son de media altura, prueba con visillos, estores o paneles. En cualquiera de los casos, evita que llamen demasiado la atención. La interiorista Mercedes Pérez ha decidido en este salón de amplias cristaleras poner dobles cortinas: unas más livianas en blanco y otras más oscuras y tupidas. ¡Perfectas!

Sofá y mesa de centro, realizados a medida, por Renova. Butaca y lámpara flexo, de Sacum. Lámpara de pie, de Aromas de Campo. Cortinas, de Güell-Lamadrid. 
FLOWER POWER 00260715

38.

Abusar del estampado floral

Si piensas que las flores alegran allí donde las pongas, te damos la razón. Ya sean naturales en un jarrón o formando parte de estampados en textiles logran animar cualquier estancia y lo que es mejor son esos diseños que llamamos atemporales porque siempre están de moda. Lo único que cambian son su tamaño y sus colores. Lo que ya no nos gusta es un uso excesivo de ellas: tu salón o dormitorio no son el jardín botánico. ¿Qué hacer para no quivocarte? Utilizarlas con discreción, sólo así lograrás no cansarte de ellas.

Butacas, de Casa y Campo tapizadas. Mesa de centro de madera patinada, en Cachemir. Cortinas de algodón, en Ornomana Textil. Alfombra, de Artesuelo.
salon-con-sofa-blanco-y-mesa-de-madera-y-metal-00513336

39.

Abierto a la luz

En este salón la luz se ha mimado al máximo. Por un lado, se hicieron crecer las ventanas que dan acceso a la terraza y, por el otro, se evitó colocar cualquier mueble que obstruyera el paso de la luz. Así, el salón además de ganar mucha más luz, parece crecer hacia el exterior.

00522525 O

40.

"Las cortinas deben combinar con la deco"

Es más, en el salón deben de combinar, sobre todo, con la tapicería del sofá. Es decir que si tu sofá es blanco, opta por unas cortinas neutras para que en el ambiente reine la armonía. Y en el comedor, que hagan juego con la mesa o las sillas. Combina cortinas y estores ¡es lo más! La interiorista Mercedes Pérez ha elegido para este salón unas cortinas de lino en un gris suave, a caballo entre el sofá blanco y la pantalla de lámpara negra. ¡Perfecto! 

Sofá y mesa de centro, realizados a medida, por Renova. Lámpara de pie, de Aromas de Campo. Cortinas, de Güell-LaMadrid.

 

Salón comedor con cortinas de lino beige hasta el suelo eb3fd87d 2000x1678

41.

La barra de las cortinas

Una de esas zonas que siempre olvidamos limpiar se encuentra próxima al techo. Nos referimos a la barra de las cortinas. Debido a su altura y al estar en contacto diario con la luz del sol, así como con el aire de la calle cuando abrimos las ventanas para ventilar la casa, se trata de un área que coge mucho polvo. Si te da pereza subirte a una escalera o a un taburete para limpiarla, utiliza un plumero o un cepillo extensible de la aspiradora. También puedes aprovechar el momento de cambiar las cortinas para limpiar a fondo la barra. Ten en cuenta el material del que está hecha para usar un producto u otro.

Salón pequeño con mueble bajo y estor_00513308

42.

Valora qué hay tras la ventana

"Aunque en espacios pequeños es mejor elegir telas ligeras, también conviene tener en cuenta qué se transparentará o se verá en función de la tela escogida. En este sentido, si el color de la carpintería de la ventana es oscura y quieres disimularlo, o el exterior no es de tu agrado, lo mejor será optar por una cortina un poco más tupida", aconseja la decoradora Eva Mesa, de Tinda's Project.

Salón pequeño con mueble de tele y ventana con estores_00522566

43.

A cada ventana su cortina

A la hora de elegir el tipo de cortina para el salón o un espacio pequeño, importan tanto los metros como el tipo de ventanas que tiene. Así, las balconeras agradecen cortinas con dos caídas, porque no dificultan su apertura como sí ocurre con los estores. En cambio, a las ventanas practicables les sientan muy bien los estores, sobre todo si quieres aprovechar la parte inferior con un mueble, como ha hecho aquí la decoradora Pia Capdevila.

Comedor con salida a la terraza con ventanal con cortinas_00521414

44.

Lleva la cortina hasta el techo y suma amplitud

Si quieres "estirar" los techos, ya sea porque son bajos o porque te interesa ganar sensación de amplitud visual, un truco muy útil según la decoradora Eva Mesa es pegar la barra de las cortinas al techo. Así dará la sensación que los techos se alargan y los metros se multiplican. 

Salón pequeño con estores blancos_00521286

45.

Apuesta por tejidos livianos y vaporosos

Muselinas, voile, tul, organza... dan un aspecto liviano al ambiente y evitan empequeñecerlo. Los tejidos naturales, como el lino y el algodón, nunca fallan. También es importante la trama, cuanto más abierta, más dejará pasar la luz. Y al contrario, una cortinas muy tupida hará más de pantalla de la luz. Recuerda: la luz contribuye a que un espacio pequeño parezca más amplio.

Dormitorio pequeño con cortinas blancas_00513343

46.

Los colores claros nunca fallan

Los colores claros, más allá de las cortinas blancas, son un must en espacios pequeños, porque contribuyen a ampliar visualmente el espacio. Otra opción es elegir el color de las cortinas lo más similar posible al de las paredes, logrando un efecto mimetizador, como se ha hecho en este dormitorio.

Salón con cortinas estampadas_00495107

47.

¿Lisos o estampados?

En espacios pequeños unas cortinas o estores lisos son la apuesta más segura. ¿Eso quiere decir que están prohibidos los estampados? Para nada, pero es mejor apostar por motivos pequeños y de tonos suaves, que no sean muy estridentes ni se conviertan en grandes protagonistas del espacio.

Dormitorio pequeño en blanco con armarios en la parte superior dela cama_00472376

48.

¿Y si me gustan más las cortinas?

Aunque los estores resultan más ligeros que las cortinas, tampoco están prohibidas en espacios pequeños. Solo debes tener en cuenta que las cortinas necesitan unos cm extras en los laterales para poder replegarse y si las eliges que arrastren –como nos gusta en El Mueble– pueden ser molestas si tienes un mueble o una zona de paso cerca. 

Comedor con librerías bajas y screen en la ventana_00493629

49.

Screens, ligeros y modernos

Los estores tipo screen, confeccionados con un tejido técnico de PVC o fibra de vidrio, son una alternativa a los estores convencionales. Dan un look más moderno y se ajustan, aún más si cabe, a la ventana. Además, se comercializan en infinidad de colores y diferentes grados de apertura, en función de si se busca la opacidad o la máxima transparencia.

como-hacer-cortinas-sin-coser-DIY-011

50.

Dibujar los ollaos

Una vez que está "cosida" sin coser la cinta superior, coloca cada uno de los ollaos en la posición que ocuparán, dejando un espacio entre ellos (12 cm entre centro y centro del ollao). Usa el propio aro del ollao como plantilla para dibujar el círculo en la tela. Recuerda que desde el borde superior del ollao hasta el extremo final de la tela por arriba deben quedar 2-2,5 cm.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?