Reluciente

Cómo blanquear la ropa de forma ecológica

Algunos productos, más que blanquear, terminan estropeando y amarilleando los tejidos. Pero hay muchos blanqueantes naturales perfectos para devolver todo el esplendor a tu ropa blanca. Eso sí, ¡ten cuidado con el tejido!

Isabel Lavín Actualizado a

mujer sosteniendo un barreno con ropa blanca

Seguro que has visto cómo una camiseta o unas sábanas blancas han ido poco a poco amarilleándose o poniéndose grisáceas. Y, probablemente, hayas intentado casi de todo: blanqueadores, lejía, remedios caseros… pero ¡el tono amarillento persiste! ¿Sabes por qué? Porque, aunque solemos separar las coladas por color o nivel de suciedad, no todos los tejidos se lavan igual. Hay algunos que tienen su propio remedio para blanquearlos.

Cómo lavar las camisas blancas y quitar las manchas de sudor

Limpieza exprés

Cómo lavar las camisas blancas y quitar las manchas de sudor

Remedios caseros y trucos para blanquear la ropa

Aunque hay blanqueadores con lejía o perborato de sodio (no confundir con el percarbonato), que funcionan bien en tejidos naturales como algodón, lana o lino, no son recomendables porque a la larga acaban amarilleando el tejido. Te contamos cuáles son las mejores –y más ecológicas– soluciones para devolver el blanco a tu ropa. Estos remedios te servirán para

  • Con limón, bicarbonato y vinagre. Para devolverle su blanco a una prenda, echa en un barreño agua caliente, un poco de jabón natural, el zumo de medio limón y un par de cucharaditas de bicarbonato y dale vueltas –sin quemarte– hasta que la mezcla se haya disuelto. Mete la prenda durante una hora y aclárala. Después, vuelve a introducirla en el barreño, pero esta vez con agua fría y un buen chorro de vinagre. Déjala durante dos horas y después lávala como lo haces normalmente.
  • Con percarbonato de sodio y limón. El percarbonato de sodio se descompone en agua oxigenada, un blanqueante natural, y el carbonato de sodio, que ablanda el agua mejorando la eficacia del detergente. Para la mezcla: añade dos cucharadas de percarbonato y ¼ de zumo de limón por cada litro de agua caliente y espera a que se disuelva bien. Mete la ropa media hora en remojo –y remuévela para que haga efecto en toda la prenda por igual– y después lávala en la lavadora, en el programa habitual, con 2 cucharaditas de percarbonato de sodio con el detergente. Y nada más. Esto es importante: ni suavizante, ni vinagre, ni ningún otro aditivo.

00366872

Cómo blanquear tejidos delicados

  • Blanquear ropa de seda. Para evitar que estas prendas amarilleen lávalas habitualmente del revés y con agua templada. Pero si ya están amarillas, sumérgela en agua fría con dos cucharadas de leche y unas aguas de agua oxigenada por litro de agua. Después aclárala y déjala secar a la sombra.
  • Blanquear ropa de lana. Puedes hacerlo de de una de las dos maneras: con agua oxigenada o con leche. Introduce la prenda en agua fría con agua oxigenada –una cucharada por cada 3 litros– y déjala un día entero. Después, aclárala y lavala como lo haces habitualmente. Si lo haces con leche, mete la prenda entera en un barreño con leche sin pasteurizar durante una o dos horas. Después, lávala de manera habitual.
limpiar-camisa-blanca-manchas-00346946 O

Cómo lavar bien la ropa blanca

El uso de la lejía para blanquear la ropa ocasiona su desgaste y que amarillee con el tiempo, al igual que al utilizar blanqueadores químicos. Para que esto no suceda, puedes utilizar remedios mucho menos abrasivos y naturales que mantendrán tu ropa blanca durante más tiempo. Te lo explicamos paso a paso para que lo hagas en todas tus coladas blancas.

20 trucos de abuela para tu casa que sí funcionan

Limpieza, cocina y orden

20 trucos de abuela para tu casa que sí funcionan

  • Paso 1. Actúa en la mancha inmediatamente y hazlo bien, hay errores muy habituales. Cuando se mancha una prenda blanca, si se limpia al momento, después será mucho más complicado. Vino, pintalabios y maquillaje, tomate, café o chocolate son algunas y estos sus remedios caseros.
  • Paso 2. Al poner la colada blanca, lo primero es separar siempre la ropa blanca de la de color. Aunque haya prendas que estás segura de que no destiñen o pierden color, al lavarlas siempre desprenden aditivos que pueden añadirse a las blancas. Mejor evitarlo.
  • Paso 3. También ten especial precaución con los distintos tejidos: unas sábanas de algodón pueden soportar un lavado más largo, mientras que al lavar seda es preferible uno corto o hacerlo a mano. Comprueba la etiqueta y saldrás de dudas.
  • Paso 4. Añade un blanqueador natural. Medio limón cortado en un calcetín atado –blanco también, obviamente– junto a la ropa hará que la tela no pierda su blancura y la no dañará. Otra opción es aplicar el zumo de medio limón en el cajetín del detergente. Otra opción es añadir media taza de bicarbonato de sodio o de vinagre de limpieza en el prelavado, lo que ayudará también a incrementar la pureza del blanco y sin estropear la ropa. Estas medidas son para una carga de lavadora completa, así que si no la llenas, reduce también la cantidad de limón, vinagre o bicarbonato.
  • Paso 4. Lava la ropa como lo haces normalmente.
  • Paso 5. Sécala al sol (excepto si es un tejido acrílico). A diferencia de la ropa de color, que pierde su viveza bajo los rayos del sol; la ropa blanca sí se puede tender al sol. Hazlo durante las horas del día que más pegue el sol y bien estirada, como lo hacen los profesionales. Si la prenda es acrílica, mejor que se seque a la sombra.

ropa blanca tendida al sol

Cómo blanquear la ropa teñida

Hay un truco casero con hojas de laurelpara recuperar el blanco de una prenda teñida con otra. Aunque tiene un “pero”: si es una camiseta o camisa pueden quedar restos oscurecidos en la zona de la axila por la reacción del laurel con el sudor y los químicos del desodorante. Pero para faldas, pantalones u otra prenda, merece la pena intentarlo. Te lo contamos paso a paso. ¡Ah! Y ten en cuenta que este remedio solo vale si acabas de sacar la prenda desteñida de la lavadora. Si ya la has lavado varias veces, no funcionará.

  • Paso 1. Lleva a ebullición agua con 10 hojas de laurel fresco.
  • Paso 2. Espera que se enfríe un poco antes de meter la prenda.
  • Paso 3. Sumérgela en la solución durante una hora. Ve comprobando si la mancha de tinta se va y remuévela para que la mezcla se aplique por igual en todo el tejido.
  • Paso 4. Aclárala y lávala como habitualmente.
La limpieza más natural

La limpieza más natural

PULSA PARA GUARDAR EL ARTÍCULO

EL ARTÍCULO SE HA GUARDADO EN FAVORITOS

Podrás encontrar tus favoritos en el menú

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?