15 /19

1.

1. No acumules

 Elimina pequeños muebles que solo añaden "ruido". Para ello, tira objetos que no usas, y luego busca un sitio para cada cosa. Así todo es fácil de guardar y, después, de encontrar. Sofás, chimenea, mesa de centro, lámpara de pie y librería lacada, de Jeanette Trensig. Alfombra de Cotlin. Pavimento, de cerámica que imita la madera.

2.

2. Di no a las cestas "comodín"...

Ordenar no es meter todo en una cesta. Las cestas son una fuente de desorden y como resulta difícil encontrar las cosas, acaban olvidadas en el fondo y ocupando espacio. Sofá y puf de Miki Beumala. Butacas blancas, mesa auxiliar de teca, espejo y lámpara de pie de Catalina House. Alfombra de Ikea. 

3.

3. ...y sí al cajón "rescate"

Es muy útil tener un cajón para recoger los objetos que suelen quedarse sobre las mesas, como libretas, bolis, pasatiempos... Que no se quede nada fuera, todo recogido.

4.

4. Siéntate, almacena o apoya

Un puf con hueco es otro salvavidas para guardar la manta o algún cojín extra. Es una pieza básica que puede sustituir a la mesa de centro y ocupa menos. Mesas de centro con bandeja a medida, de Treku. Sofá, de La Sofatería. Lámpara aplique, mod. Tolomeo, de Artemide, y la de pie, en el estudio de Pía Capdevila. Alfombra de Francisco Cumellas y butaca, de Azul-Tierra. 

5.

5. ¿Dónde habéis dejado el mando?

Si quieres dejar de repetir esta frase, usa un guardamandos en el brazo del sofá. Es un accesorio de tela con bolsillos.

6.

6. Los cojines justos

Cuando un sofá está atiborrado de cojines se ve caótico. ¿Cómo sabes si son demasiados? Muy sencillo, si tienes que apartarlos y hacer hueco para sentarte..., mala señal. Uno por plaza y uno más es una regla que no falla. Sofá Tiempo, mesa de centro, puf, mesas auxiliares y alfombra, todo de Meritxell Ribé

7.

7. Ojo con los plaids...

Nos encantan en sofás y butacas, pero no tiene sentido que tengas más de uno en un sofá o que los mantengas cuando hace calor. Busca un sitio para guardarlo cuando no lo estés usando o ponlo bien doblado en el brazo del sofá. Mobiliario de El Corte Inglés. 

8.

8. Mesa de centro

¿La necesitas de verdad? Yo no soy partidaria a menos que tengas un salón grande. Prefiero que el espacio central del salón esté despejado. Pero si no puedes vivir sin ella, elige una con sitio para guardar, y mejor cajones que baldas. Dentro, pon siempre organizadores para que el cajón no sea un "cajón desastre".

9.

9. Mesa de comedor

 ¿Conoces los espacios de caos? Son muebles que atraen montañas de objetos (revistas, bolsos...). Pues la mesa de comedor suele ser la más problemática. Antes de “abandonar” algo encima de ella, aplica el truco del "sí o no". ¿Lo necesitas? Si la respuesta es sí, guárdalo en su sitio. Si la respuesta es no, tíralo enseguida. Mesa de Maisons du Monde. 

10.

10. Procesa los papeles en el momento

Nada de hacer pilas ni de bandejas: ten solo los papeles que estés usando. Revísalos cuanto antes, deshazte de lo que no sirve y archiva lo que sirve. Si no logras dejar la mesa limpia cada día, márcate un día a la semana para ordenarla No acumules papeles. Ordénalos cada día. Butacas, en Coton et Bois. Librería, diseño de Cristina Gamiz. Lámpara flexo, en Sacum. 

11.

11. Plantas, sí pero en su sitio

 Tener plantas por todas partes también puede generar desorden. Es mejor que las agrupes todas en un rincón, cerca de la luz o que tengas solo una.

12.

12. Cuidado con los muebles auxiliares

Como la consola o el aparador, que suelen ser un nido de objetos. Piensa bien si los necesitas. Si la respuesta es sí, porque por ejemplo ahí va el teléfono, entonces ten solo eso, el teléfono.

13.

13. Lo que no se ve: cajones en orden

Confiésalo, seguro que tienes al menos un cajón lleno de cosas pequeñas (pilas, gafas, velas...). Tira lo que no sirve y agrupa el resto por tipo.

14.

14. Separadores low cost

Evita el baile desordenado dentro de los cajones. Usa tapas de cajas de zapatos como separadores.

15.

15. No acumules libros

Mira tu librería, y ahora... vacíala y selecciona. Aunque tengas los libros ordenados, si la librería está a tope la sensación visual que genera es de desorden. Para evitarlo, abre huecos. Quédate solo los libros que te gustan de verdad y el esto regálalos, véndelos o llévalos a una biblioteca. Librería de DM lacado y sofá, de The Room & Co. Alfombra bolon, en Alterra. De Helena Llorente y Cristina Batlles

16.

16. Organiza los huecos de la librería

Combinando los libros con objetos que den "aire" (una foto, una planta... pero sin pasarte). Es mejor colocar los libros en vertical, son más fáciles de coger y de guardar. Mesa de centro, lámpara de pie, puf y alfombra, en Kenay. Cortinas, de Zara Home. De Marta Alepuz, Marta Sancho y Paula Martino.

17.

17. Respeta la fórmula

El 60% del espacio de la librería deben ocuparlo los libros. El 30% debe quedar vacío. Y el 10% restante pueden ser objetos decorativos.

18.

18. Vitrinas exigentes

 Si el interior está lleno de figuritas y trastos sin ningún orden, se verá caótico. ¿Por qué no utilizas la vitrina para exponer solo lo que te gusta? Y nada de guardar objetos por compromiso. Las butacas y las mesas de centro son de Oficios de Ayer. 

19.

19. Línea recta, orden asegurado

Las cosas torcidas son como un imán para los ojos. Si apilas revistas, si juntas libros, si tienes cuadros colgados... vigila que todo esté recto. De esta forma se verá mucho más ordenado. 

¿Por qué los salones acaban siempre desordenados? Porque es donde suceden más cosas: ves la tele, los niños juegan, lees, recibes visitas... Y como no vamos a dejar de hacer nada de esto, hemos solicitamos el comodín de la llamada para pedir ayuda a la experta en orden Alicia Iglesias.

Hasta ahora ya has visto 19 de sus consejos para mantener el salón en orden. Pero, ¿qué hacer cuando vienen visitas sorpresa? Aquí tienes unos cuantos consejos más de orden exprés:

  • 20. Ordena la mesa de centro. Guarda lo que haya encima, apila las revistas y enciende un par de velas.
  • 21. Atusa los cojines del sofá (verlos "chafados" da sensación de dejadez) y colócalos bien, en las esquinas. Los grandes detrás y los pequeños delante.
  • 22. Recoge la mesa del comedor. Vacía lo que lo que tengas por encima (aunque, a estas alturas, no deberías tener nada que no estés usando) y decórala con un ramo de flores. Nada más. Para mí, el exceso de detalles no suma, resta.
  • 23. Apaga la luz general y enciende un par de lámparas de sobremesa, para crear un ambiente acogedor, y pon un poco de música, pero bajita.
  • 24. Quita el polvo a los muebles y no te olvides de la pantalla del televisor. Limpieza y orden son primos hermanos.
  • 25. Y aleja los "malos" olores. El olor también desordena, ¿lo sabías? No hay nada peor que entrar en una casa y notar olor a polvo o a comida. Hay sprays quitaolores que te solucionan este problema.

Ya lo ves, aquí no hay ideas imposibles sino mucho sentido común. Nos gusta. Y lo mejor, funciona. Olvídate de ordenar, siguiendo estos 25 consejos, tu salón se mantendrá perfecto... él solito.