1 /15

1.

Decorar con espejos en lugar de cuadros

Decorar pared blanca con espejos 00485193

Con esta composición de espejos conseguimos destacar los marcos. Además es mucho más fácil mezclar estilos y colores que si usamos cuadros. Aunque también es cierto que necesitamos cierto punto de conexión entre ellos, en este caso es el acabado envejecido.

Sofá de Coton et Bois.

2.

Con unas letras o un mensaje

Habitación infantil con toques rústicos 00486869

Si no quieres renunciar al blanco en la habitación de los niños, necesitarás que el color suba por las paredes. Una buena fórmula es colgando estas preciosas letras con mucho volumen y con un azul luminoso y relajante.

Cabecero personalizado de Ikea.

3.

Transformar una pared blanca con molduras

decorar pared blanca con espejos

En la misma línea de decorar sin recargar, las molduras llenan las paredes de volumen y estilo sin saturar ni ocupar espacio físico o visual. Para reforzar un poco más el efecto, en este caso se ha pintado el marco en beige. Es una transformación fácil y bastante económica que puedes atreverte a hacer tú misma.

Butaca, plaid y cojines naranjas de Coordonné. Cojines de flores de Filocolore, alfombra de Matèria mesa de centro y cesta de Sacum.

4.

Con un gran espejo sobredimensionado

decorar pared blanca salón con un gran espejo_ 00482201

Casi ocupando toda la pared, es una manera de decorar sin recargar para nada la decoración y multiplicando luz, espacio... Pero con una condición: necesitamos que este gran espejo aporte algo de estilo. Muy sutil, el efecto envejecido consigue este aire clásico decadente. 

Sofás de  Logoa con tela de Gancedo. Sillas tapizadas con tela de Gancedo y pintadas en Galería de Robles. Mesa de centro de sandra Marcos y auxiliares de Adaleya. Espejo envejecido de Galería Robles.

5.

¿Te atreves a colocar una chimenea?

decorar pared blanca con chimenea 00486867

Bueno, una simple embocadura antigua (o una imitación actual) es suficiente para convertirse en el mejor lugar para crear un bodegón. Si te fijas, te roba el mismo espacio que una balda, pero la diferencia de estilo es abismal. Esta era de madera y se pintó de blanco como la pared.

6.

Arrimaderos altos para la pared del comedor

comedor-pequeño-con-cocinba-abiera-00508552

Tanto si tienes sillas como si tienes un banco, un arrimadero en la pared del comedor es tan práctico para proteger la pared que casi diríamos que es imprescindible. Si es alto, como en este caso, lo podemos rematar con un pequeña repisa donde apoyar cuadros. 

Mesa de sistema Midi de MB, sillas de Federiccia en Idees Disseny, como la lámpara de techo.

 

7.

Una pared llena de relojes antiguos

decorar la pared blanca de la cocina con relojes_00409382

O nuevos. La gracia de la idea es crear una composición con piezas de diferentes tamaños, colores y estilos pero que tienen la misma forma. Podría funcionar también con otras cosas que colecciones: carteles, platos antiguos, bandejas, sombreros, discos...

8.

Con cajas en lugar de estanterías

Decorar paredes blancas con cajas-00442796

Las puedes colgar como cuadros, sueltas formando una composición, o juntas, como si se tratara de unas estanterías. La gracia está en combinar cajas de diferentes tamaños y forrar el fondo con papeles distintos que coordinen.

9.

Colgar una guirnalda de fotos

decorar pared blanca con fotos colgadas 00490777

Es ideal para decorar una rincón del salón o una pared de tu zona de trabajo. No puede ser más sencillo: cuelga de una cuerda con pequeñas pinzas de madera las fotos. Puedes hacer más de una guirnalda. Si van a ser retratos y fotos de familia, para asegurarte que quedan bien, es una buena idea que todas las fotos sean en blanco y negro. La gran suerte es que, si no te gusta como quedan, siempre las puedes cambiar.

10.

Decorar el pasillo como una exposición

pasillo con paredes decoradas con fotos_00349759

Si queremos decorar las paredes blancas del pasillo, podemos adaptar esta propuesta: aquí sí que podemos poner la pequeña repisa a la altura de la vista para poder disfrutar, en este caso, de las fotos. Y apunta esta otra idea: recubre las paredes con las lamas anchas lacadas en blanco. El lacado aportará un poco más de brillo y luz al pasillo, y las lamas, si son anchas, matizarán la sensación de tubo.

Estantes de Ikea y lamas de DM lacado. 

11.

Decorar las paredes con vinilos o pintura decorativa

Decorar pared blanca con vinilos_00436610

Los vinilos siguen siendo una solución perfecta para llenar de ingenio y fantasía cualquier pared blanca de tu casa que se muera de aburrimiento. Pero también es cierto que puedes encargar (o pintar tú misma) tus propios diseños, como en este caso. Entonces el color será justo el que necesitas, así como las medidas. El acabado final también es mucho más delicado.

Butaca de Ikea

12.

Con baldas llenas de fotos, láminas, flores...

decorar paredes con baldas para apoyar cuadros_00433239

Estas pequeñas baldas para apoyar te permiten combinar y cambiar todo lo que quieras sin preocuparte de distribuir y agujerear. Y si pones dos, las posibilidades se multiplican. Recuerda de buscar algún hilo conductor entre las piezas: aquí todos los marcos son blancos o negros.

13.

Banderolas para estar de fiesta todos los días

12-00425999

Puedes comprar las guirnaldas hechas o hacerlas con recortes de las mismas telas de las cortinas y tapizados, o con papeles pintados. En la misma línea, también es muy mágico aprovechar las típicas luces de navidad para decorar la pared.

 Cama, mesita de noche y lámpara de sobremesa de Mobel Baby. 

14.

Plantas en la pared de la cocina

Decorar paredes blancas con plantas_00436856

Puedes usar una celosía pintada de blanco o esta rejilla para enredaderas para colgar las pequeñas macetas (mejor que también sean blancas). Es ideal para tener a mano las aromáticas en la cocina porque no necesitan recipientes muy grandes. La combinación del verde sobre el blanco es fresca y muy sana.  

15.

Convertir una pared blanca en una pizarra

decorar pared blanca cocina con pintura pizarra 00352865 O

Incorporar toques negros siempre queda bien en la clásica cocina blanca. Puedes colgar la típica pizarra para notas, listas y mensajes o, mejor aun, pintar una de las pequeñas paredes por completo con pintura especial. Queda muy decorativo en la cocina, pero también en el dormitorio de los niños.  

Mobiliario de madera de roble lacado en blanco de Aurosol en Murelli. Lámpara de texo de Habitat, taburete de Maisons de Monde. Antepecho de Azulejos Peña y tarima de madera de Tropical Trees Company.