12 /13

1.

Un espejo sobre la cama

dormitorio-colores-neutros-y-butaca-00531406 O

Aunque puede resultar raro, colocar un espejo para decorar la pared del cabecero es un recurso que nos encanta en El Mueble, ya que tiene un efecto decorativo total. Y si el cabecero es de obra, en vez de colgado, deja que descanse sobre él. Elígelo según el estilo del dormitorio, pero mejor grande. Cuanto mayor sea la superficie, más luz reflejará. Así lo ha hecho en este dormitorio la interiorista Marta Tobella. ¡Y nos encanta! 

Butaca de mimbre, de Tine K Home. Alfombra de yute, de Hamid. 

2.

En el comedor, envejecido para un efecto deco brutal

00526367 O

Este espejo de aspecto envejecido que ocupa toda una pared no tiene como objetivo revelar un reflejo definido. En cambio se encarga de subir la elegancia del espacio y ayuda a multiplicar la luz sin robar el protagonismo.    

Mesa de roble, aparador y sillas, diseño de la decoradora Asun Antó. Espejo y lámparas, de Coton et Bois. 

3.

Perfecto para camuflar la presencia de la cocina

00490380

¿Quieres una cocina que pase desapercibida? Haz como la interiorista Miriam Barrio e inclúyelos sobre los muebles de la cocina junto con unos estantes con estructura dorada y baldas de cristal. Además, si los techos son altos y 'abusas' del color blanco, el efecto elegante estará garantizado.   

Mesa, de Entremaderas. Sillas Henriksdal, de Ikea. Lámpara de techo realizada a medida por Bimaxlight. Mobiliario de cocina, diseño de la decoradora Miriam Barrio y realizado por Oltapol. Encimera y fregadero, de Neolith. Grifería dorada, de Vola. Alfombra de cerámica

4.

Sobre la pared del sofá

00517120 O

Un gran espejo te salvará de volverte loca eligiendo un cuadro para decorar la pared del sofá: no pasa de moda, refleja la luz y decora por sí mismo. Además, si está colocado con cierta inclinación, como ha hecho Asun Antó en este salón, reflejará la blancura del techo y el espacio no resultará tan encorsetado. 

Sofá, mesa de centro, pufs de ratán, alfombra, estores, lámpara y espejo, ce Coton et Bois. 

5.

No puede faltar en la zona del tocador

00527452

¿Has destinado una zona del dormitorio a tocador? Coloca un espejo que abarque toda la zona sin dejar un solo resquicio. Aquí se ha planificado entre dos armarios, de manera que no solo da servicio a la zona del tocador, sino que también sirve para ampliar el área, multiplicando la luz.  

Mobiliario a medida, diseño del Estudio del Pino del Valle. Lámpara, de Hábitat. 

6.

¿Otro espejo en el baño? ¡Por qué no!

bano-pequeno-con-espejo-00514984-o 55c991f5

Cierto que el baño es la estancia de la casa que sí o sí necesita un espejo. No podrías maquillarte, asearte o peinarte sin él. Pero, ¿quién dice que no puedas añadir uno más, de cuerpo entero que suba el nivel decorativo y te permita comprobar tu outfit? Haz como la interiorista Asun Antó y colócalo frente a la puerta, ¡verás qué efecto!

7.

Un básico en el recibidor

00526620

Pocos recibidores de El Mueble verás que no presuman de un espejo que multiplique la luz de un espacio que, habitualmente, carece de luz natural. Si lo sitúas frente a la puerta de cualquier estancia a la que se acceda a través del recibidor, se aprovechará de la luz que le llegue.   

Consola y lámpara, de Sacum. Alfombra y escalera, de Tine K Home. 

8.

Coloca un espejo sobre la chimenea

salon con chimenea y sofas blancos 00530406

Aunque no quede enfrentado a una ventana (la mejor posición para que un espejo multiplique la luz), encima de la chimenea es un recurso que ampliará el espacio y dará aún más protagonismo a la chimenea. Los redondos, de formas orgánicas, ayudan a crear un look más relajado.   

Sofás, hechos a medida. Mesa de centro, en Natura Casa. Lámpara cesta, de Santa&Cole. Alfombra, en La Maison. 

9.

En el antepecho de la cocina

cocina-muebles-madera-y-ventana-00505513

Aunque el tamaño de esta cocina no es nada despreciable, la interiorista Aurora Monasterio decidió colocarlo en el antepecho para darle más luz y vida al espacio, de carácter clásico, pero con claros guiños a un estilo más contemporáneo. 

Encimera de Silestone, campana revestida de roble y antepecho de espejo. En el office, mesa y sillas de Gloss & Rafles. Papel de Cole&Son en Nacho de la Vega.

10.

Las consolas y espejos se mudan al comedor

00528757 Consola en comedor

Aunque una consola y un espejo es una combinación propia de los recibidores, ¡puedes cambiarlos de sitio! Especialmente si sientes que una pared queda muy desnuda, pero no quieres un mueble voluminoso como un aparador o una vitrina. 

Mesa, de Ethnicraft. Sillas, de Ton. Alfombra, de Farma Living. Consola de crisal. 

11.

Con un único objetivo: decorar

00527483

Sí, lo sabemos, estás harta de leer todas las bondades que aporta un espejo. Que si multiplica la luz, la refleja, amplía los espacios... Pero, ¿y si quieres una pieza pequeña, simplemente, por su alto valor decorativo? Haz como Paula Duarte en su dormitorio y dale más protagonismo dejando que corone una pequeña mesa camilla. 

Cabecero, mesillas de noche y lámpara, de Kenay Home. Banqueta, de Maisons du Monde. Alfombra, de El Corte Inglés. 

12.

Por supuesto, ponlo en el vestidor

Banco en vestidor bajo ventana 00522951

Aunque con carácter funcional, el espejo del vestidor no tiene por qué ser sencillo y aburrido. Aquí la interiorista Gabriela Conde ha sabido dar protagonismo a un clásico espejo dorado con copete, haciendo una pareja perfecta con el armario con molduras.     

Armarios, realizados a medida por Fustería El Passeig. 

13.

Apoyado, con un estilo informal

dormitorio con cómoda y espejo 00529167 O

Para darle un punto desenfadado a una consola vintage, prueba a colocar un moderno espejo redondo apoyado sobre ella. Conseguirás un estilo más informal y menos ceñido a una sola estética.  

Mesita de noche, de Zara Home. 

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.