12 /20

1.

Un dormitorio con sabor a mar

Y no es para menos, porque este dormitorio se abre de par en par a su privilegiada terraza sobre el mar. Para decorarlo se ha optado por piezas recuperadas, que dan personalidad al espacio, y por un tándem cromático 100% veraniego: el blanco, tan fresco y ligero, y el azul, un guiño al Mediterráneo que está a un paso. 

Cama con dosel, ventilador de techo, mesita de noche y alfombra, en Cassa Home & Fashion. 

2.

Un exclusivo mirador entre dos azules

En esta terraza las vistas son las que mandan. Pocos muebles, para no obstaculizarlas, pero imprescindibles para poder disfrutar de esta privilegiada atalaya sobre el mar. Sus metros han permitido crear dos zonas diferenciadas: la de solarium o relax y el estar. 

3.

Un dormitorio que homenajea la tradición

La belleza de este dormitorio, proyectado por Iñaki Mujika, radica, en gran medida, en su espectacular espacio, una casa cántabra restaurada con mucho mimo, recuperando los elementos originales pero suavizándolos con textiles mullidos y gustosos. 

Cama con cabecero desenfundable y banqueta, en Mujika Interiorismo. 

4.

Una terraza que se funde con la naturaleza

Si el dormitorio era un lujo, esta terraza que parece flotar sobre las copas de los árboles del bosque cercano es un sueño. En un espacio así, ¿quién dice estrés

5.

Un dormitorio de ensueño abrazado por su terraza

Todo en este dormitorio roza la perfección. La belleza del propio espacio, los grandes ventanales que inundan de luz el dormitorio, la cama con dosel y, por supuesto, su privilegiada terraza. 

Cama de Gonzálbez, butaca de Roche Bobois y edredón de Designers Guild, en La Maison. 

6.

Un confortable y versátil estar de quita y pon

Esta terraza se ha aprovechado con una solución tan cómoda como versátil y práctica: la estructura del sofá en "L" consta de varios módulos de DM forrados con una tela y completados con colchonetas, lo que permite modificar la distribución según las necesidades y, en caso de lluvia, guardarlos en un plis plas. 

Las colchonetas y los faldones de lino son de Coco-Mat, igual que la alfombra.

7.

Una atmósfera que invita al relax

Todo en este dormitorio es una invitación al descanso. Desde la elección de los colores, con un blanco que lo envuelve todo e inunda el espacio de calma, hasta la estampa de postal que se se cuela por la ventana, con el campo que se abre paso hasta el mar. 

La cama con dosel es de Aquitania. 

8.

Una terraza con vistas a la Menorca más rural

Para aprovechar más y mejor la terraza de este dormitorio se planificó una pérgola con techo de cañizo, que se pintó de blanco para que resultara más fresco. La pérgola regala sombra y, a la vez, evita que el sol entre de lleno en el dormitorio en pleno verano. 

9.

Un dormitorio de aire campestre

Desde la cama de este dormitorio se puede ver el bosque que rodea esta casa. Quizás por ello se respira una atmósfera con un delicado sabor campestre: las puertas de los armarios alistonadas, el butí con florecillas, la carpintería de las ventanas de color verde... 

10.

Una mini terracita con mucho encanto

Esta pequeña terraza demuestra que no es necesario mucho espacio para disfrutar de un rincón con mucho encanto. Una mesa para dos y un par de sillas plegables bastan para disfrutar con calma de un desayuno privado o crear un apacible rincón de lectura. Complétalo con unas macetas con flores, como aquí, ¡y listos! 

11.

Un dormitorio que se prolonga al exterior

Basta abrir los grandes ventanales para que este dormitorio se fusione con su amplia terraza a modo de chill out privado. La unidad cromática entre ambos espacios, con el blanco como hilo conductor, contribuye aún más a difuminar los límites entre dormitorio y terraza. 

12.

Una terraza a modo de chill out privado

Para relajarse, para hacer tertulia bajo un manto de estrellas, para tomar el sol o echarse una siesta protegido por el porche. Esta amplia terraza a modo de mirador privilegiado es un gran comodín para disfrutar más y mejor del dormitorio, sobre todo durante los meses de verano cuando la vida se traslada al exterior. 

Tumbonas, similares en A10 Home Fashion. 

13.

Un dormitorio mini que crece hacia el exterior

En este dormitorio, la terraza no solo abre este espacio al exterior, sino que lo amplía desde dentro, haciendo que parezca más grande de lo que en realidad es. Para aprovechar al máximo el espacio, la puerta se flanqueó con una estructura tipo puente de armarios, que liberan el resto del espacio. 

14.

Una terracita urbana con mucho encanto

Sí, está en plena ciudad. Pero por ello no debemos renunciar a ella. Aquí se ha creado una zona de relax con mucho encanto con una acertada elección de mobiliario: butacas de bambú y mesa de centro y alfombras de fibras vegetales. Si no estás en la naturaleza, que lo natural venga a tu casa. O en este caso, la terraza. 

Butacas de Carolina Blue. 

15.

Un dormitorio con sabor clásico

Pocas piezas pero bien escogidas y con un marcado carácter clásico. Así se ha decorado este dormitorio, que disfruta de una pequeña terraza que, en la línea del dormitorio, se ha equipado con lo básico. 

Banqueta de Deco & Co. Cortinas y estores, con tela de Osborne & Little. 

16.

Una pequeña terraza para relajarse

Cuando los metros de una terraza son escasos, como aquí, es mejor optar por pocas piezas pero prácticas, que llenarla de muebles que se convierten más en un estorbo que en una pieza útil. Aquí, se ha elegido una confortable butaca de caña para crear un agradable rincón de relax contiguo al dormitorio. 

Butaca y caja de madera, de House Doctor.

 

17.

Un dormitorio para disfrutar del exterior todo el año

Es un dormitorio cuatro estaciones y todo gracias a la pared acristalada, que durante los meses de invierno permite seguir disfrutando del exterior, con sus plantas y vistas despejadas, desde el interior. Y durante el verano, ¡la vida se traslada fuera!

18.

Una terraza aprovechada con un banco a medida

Es una opción que resta el mínimo espacio y es muy versátil, porque puede usarse como asiento o como improvisado solarium. Además, si se planifica con tapa, se puede aprovechar el interior para guardar los cojines y las colchonetas cuando no se usan. Para integrarlo mejor en el espacio, se ha diseñado a juego con la tarima de ipé. 

Cojines de Filocolore y plantas y caja, de Millo de Riboti. 

19.

Un dormitorio clásico en un refugio de montaña

¿Quién dice que por estar en la montaña, la decoración debe ser rústica? Este dormitorio, con sabor clásico, así lo demuestra.

Colcha estampada de Becara, cuadro y lámpara, en Chus Martín.

20.

Un balcón con vistas al bosque

Con unas vistas como estas, ¿quién se resiste a salir al balcón para tomar, literalmente, un soplo de aire fresco? 

Tener una terraza o un balcón en casa siempre es un regalo que vale la pena aprovechar. Para crecer hacia fuera, crear rincones prácticos y de relax y tener un pedacito de cielo solo para ti. En general, lo habitual es que la terraza esté abierta al salón aunque si lo está al dormitorio también puede dar mucho juego.

Cuando se accede a la terraza desde el dormitorio lo más práctico es habilitar la terraza o el balcón para usos más privados, como puede ser un rincón de lectura, un pequeño estar para dos, un solarium... O incluso destinarlo a jardín urbano, vistiéndolo con flores y plantas para que, desde la cama, tengas la sensación de estar en un plena naturaleza.