1 /30

1.

1. Un piso de 80 m2 lleno de buenas ideas

Salón con sofá verde de piso de 80 m2

La estilista de El Mueble y decoradora Olga Gil-Vernet transformó por completo este piso en una cajita mágica en la que, en cada rincón, hay una solución magistral. Y es que, a pesar de tener 80 m2, este piso parece mucho más grande. En el salón, Olga creó un espacio diáfano en el que conviven armoniosamente 4 ambientes: por un lado el estar y el comedor, y por el otro, la zona de tele y el despacho. 

Sofá de Miki Beumala. Butaca Croissete de Honoré, en Carolina Blue.

2.

Una "pared móvil" que flexibiliza el espacio

Salón con mueble polivalente de piso de 80 m2

Uno de los grandes aciertos de la zona de día de este piso es el panel móvil que separa la zona de mirar la tele –oculta en el gran mueble polivalente– del despacho. Un despacho que, a su vez, cuenta con un sofá pensado para transformarse en cama. Así, cuando se necesita, el despacho se convierte en habitación de invitados. 

Sofás y mueble, diseño de la decoradora.

 

3.

Una cocina pequeña a la que no le falta de nada

Cocina con office de piso de 80 m2

La cocina, como el resto del piso, es otro de los grandes aciertos de la decoradora, que la abrió al pasillo con una pared acristalada y una corredera, que separa pero deja pasar la luz. Su distribución en dos frentes ofrece mucho espacio para guardar y deja un paso despejado para que la luz fluya. Y, junto a la cristalera, la decoradora habilitó un pequeño office de apenas 2 m2 con cabida, cómodamente, para cuatro personas. 

Mobiliario de la cocina, mesa y banco en "L", diseño de Olga Gil-Vernet.

4.

2. Un piso que ha crecido gracias a las zonas de paso

Salón con zona de estudio de piso de 80 m2

Este piso sigue teniendo 80 m2, pero ahora, tras la reforma llevada a cabo por la decoradora Marta Tobella, de Sacum, no hay ni un cm sin uso. El gran acierto de la decoradora fue, precisamente, anexionar las zonas de paso a los espacios de más uso. En el salón, Marta ha aprovechado el espacio con un sofá esquinero, que reúne en una sola pieza muchas plazas de asiento dando más ligereza que dos en "L". Y en el espacio muerto entre el sofá y el comedor, ha ganado una mini zona de trabajo. 

Sofá rinconero de Veneris. Mesa de centro de Pilma. Mueble de escritorio, diseño de la decoradora.

5.

Un comedor mini con un banco en "L" muy capaz

Comedor mini con banco de piso de 80 m2

El comedor es pequeñito, pero está superbién aprovechado. Fíjate en la trasera del banco, que se convierte en una estantería que sirve de mueble del recibidor, separando la entrada de la zona de día. Y el banco, en "L", ofrece más plazas de asiento ocupando mucho menos que unas sillas. 

Banco y mueble con estantes, diseño de la decoradora. Sillas de Pilma. 

6.

Una cocina alargada más luminosa y con una zona de barra

Cocina pequeña con puerta acristalada de piso de 80 m2

La cocina también ha ganado, ¡y mucho!, con la reforma. Para empezar, ha sumado mucha luz, ya que la decoradora la ha abierto a la zona de día con un acristalamiento y una puerta corredera, que la inunda de luz. Y, además, al tener una panorámica hasta el salón, la hace crecer visualmente. Se ha ganado, además, una zona de barra muy práctica para desayunos y comidas rápidas. No te pierdas el resto de buenas soluciones de este piso

La puerta lacada corredera, con una estructura fija, es un diseño de la decoradora.

 

7.

3. Un pequeño refugio en la montaña teñido de blanco

Salón de casa de montaña pequeña blanca

Este pequeño apartamento en Baqueira ha vivido un renacer gracias al Estudio Milans del Bosc, que lo ha inundado de luz y le ha sabido sacar el máximo partido a cada cm hasta convertirlo en el refugio de las nieves soñado. Pero no esperes encontrarte con la típica casa de montaña rústica, porque aquí el mix de piezas y estilos es lo que se impone. ¿Te has fijado en la cómoda? Es de caoba y la tenía la propietaria en su habitación. Una mano de pintura la ha transformado por completo. 

Muebles, de Estudio Milans del Bosch.

8.

Una cocina mini pero bien equipada

Cocina mini de casa de montaña blanca

La cocina no podría ser más pequeñita. Pero tiene todo lo necesario. Con la reforma se cerró para cederle espacio a la zona de día, pero para que no perdiera la luz se apostó por una puerta acristalada. Los pomos de cuerda le dan un look muy especial que nos avanza que esta casita nos esconde muchas sorpresas. 

Cocina, diseño de Jaime Milans del Bosch. 

9.

Un dormitorio con mucho encanto

Dormitorio pequeño de casa de montaña blanca

El dormitorio, como el resto de la casa, es pequeñito, pero se ha decorado para que sea un refugio de paz. Con paredes, suelos, techo y armarios en blanco, la vista se va a la ventana, que hace de cabecero único, y a la preciosa cómoda recuperada. Un último guiño: la zona de tocador se ha sacado al dormitorio, así se ha ganado más espacio en un baño de mínimos

Funda y cuadrantes, de Filocolore. Cojín de rayas, de Matèria. Plaid, de La Maison.Alfombra, de Carolina Blue.

10.

4. Un piso con soluciones magistrales que exprimen al máximo sus 80 m2

Salón de piso de 80 m2

Este era el típico piso parcelado que no sacaba partido ni a la luz, que ahora viaja sin freno gracias a sus grandes ventanales, ni a sus poco más de 80 m2. Una reforma integral, llevada a cabo por Vivestudio, le dio la vuelta por completo, eliminando mini estancias y abriendo espacios. Ahora, la zona de día es diáfana y el salón, junto al gran ventanal, disfruta de una maravillosa luz natural durante todo el día. 

Sofá a medida diseñado por Vivestudio y realizado por Miki Beumala. Butaca de Cado y mesa de centro diseño de Vivestudio.

11.

Un gran mueble de salón ligero y muy capaz

Salón comedor de piso de 80 m2

Para optimizar al máximo el espacio, la decoradora Van Castro, de Vivestudio, diseñó un mueble que reviste toda la pared del salón y del comedor. Nace como mueble de tele y evoluciona hasta convertirse en librería. Además, se aprovecha toda la parte inferior con armarios y cajones, para dar almacenaje al salón y al comedor. En blanco y roble, es cálido y ligero y tiene un estilo nórdico en la línea de todo el piso. 

Mueble del salón y mesa de comedor diseño de Vivestudio. Sillas de Pilma. 

12.

Una cocina tubular abierta al salón y con un mini office muy práctico

Cocina abierta al salón con mini barra de piso de 80 m2

Abrir la cocina al salón fue uno de los grandes aciertos de la reforma –¡pero no el único! Descúbrelas–. No solo ganó amplitud, y mucha luz natural, sino que además se habilitó una pequeña zona de barra alta que sirve de office de diario. Para enmarcarla y darle un plus decorativo a este espacio casi de paso, la decoradora revistió el muro con una lámina de hierro. 

Muebles de la cocina de Cesar, en Vivestudio. Barra, diseño del estudio. 

13.

5. Un piso de 80 m2 de planta triangular muy estiloso

Salón de piso de 80 m2 modermo

Todo en este piso fueron retos. Sus escasos 80 m2, su planta triangular, las columnas estructurales... Pero la arquitecta Ana Escribano Fernández de Santaella convirtió las dificultades en posibilidades y el resultado fue un piso tan personal y chic como bien aprovechado. En el salón, se anexionó la terraza al salón, sumando metros y luz. Y la columna estructural, que se dejó vista como un activo más de la decoración, se convirtió en una librería muy original que separa el estar del rincón de lectura. 

Sofá y chaise longue de Studio Bañon. Butacas y pufs de Rue Vintage 74.

14.

Un comedor mini con un mix de estilos

Salón comedor de piso de 80 m2 moderno

Ser pequeño no significa que no pueda ser estiloso. Y este comedor así lo demuestra. La mesa redonda y de patas metálicas aporta ligereza, y las sillas recuperadas con asiento de terciopelo le dan un toque de estilo que contrasta con la gran lámpara de fibras. 

Mesa y lámpara de Mestizo Store. Sillas y lámpara de comedor de Rue Vintage 74.

 

15.

Un dormitorio blanco con toques retro y de color

Dormitorio de piso moderno de 80 m2

El blanco es el mejor aliado de pocos metros, pero debe saber acompañarse si no queremos que la atmósfera quede fría o demasiado plana. Y aquí, la arquitecta lo vistió con detalles retro, en la línea del resto del piso, y toques cuidados de color, con este azul petróleo presente en el cabecero tapizado en terciopelo, los apliques y el puff. ¡Qué estiloso! 

El cabecero, los apliques, el puf y la mesilla son de Rue Vintage 74.

16.

6. Una casa que iluminó su historia

Tiene 126 años y cuando la encontró Eli, su propietaria, parecía una cueva. Las paredes estaban cubiertas por placas pintadas. Las retiró todos, tiró el tabique que dividía el salón en dos y consiguió un gran espacio, claro y con vistas a un patio que lo baña de luz.

Lámpara de pie y pufs de yute, de Kenay Home. Mesa auxiliar, de La Maison. Plaid verde de Filocolore.

17.

"Deja que la estructura mande"

Debió ser el leitmotiv de los propietarios porque lo han recuperado todo, y combinándolo con piezas actuales, han creado un conjunto muy personal. Incluso el color del suelo dicta el color de los textiles. Una solución delicada para resaltar la belleza original de los pisos antiguos.

Litera, cojines, caja y cubo de juguetes, de Kenay Home. Cojín mostaza de Filocolore

18.

Una galería convertida en estudio

Es quizás uno de los rincones con más encanto de la casa y podía haber sido un espacio sin casi uso, ¡pero tenía tanta luz...! Unas plantas y un escritorio lo han transformado en una estancia más en la casa, y de las más visitadas. ¿Te gustaría seguir recorriendo este maravilloso piso?

19.

7. Una casa muy bien organizada

Lo consiguieron haciendo tantos muebles a medida como pudieron. El primero, tras el sofá. Un arcón estrecho que permite apoyar cuadros para decorarlo, pero que dentro guarda "tesoros" de cada uno de los miembros de la familia numerosa que vive aquí. 

Sofás, de Tapizados Formas. Estanterías a medida, de Thinking Home. Cesto con plantas, de Muy Mucho. Alfombra, de KP. 

20.

Ideas para todos

Cristina Pérez, de Thinking Home, decoró esta casa pensando en que todos estuvieran cómodos. Ideas: una mesa de centro grande para que los niños jueguen y compartan espacio con sus padres, y un banco para que quepan más en menos espacio y, además, puedan guardar mil cachivaches.

Mesa realizada a medida, sillas y lámpara de techo, en Thinking Home. Alfombra, de Sacum.

21.

Cómo hacer de un rincón, una estancia

 Con muy poco. Una balda volada da el espacio necesario para sentarse a trabajar mientras los más peques juegan alrededor, y sus dos cajones permiten guardar lo más pequeño y que no se vea nunca desordenada. ¿Seguimos recorriendo el piso?  

Mesa, diseño de Thinking Home. Cesto, de Matèria. Alfombra, de Sacum. Lámpara y cuadro, de Sacum.

22.

8. La casa de los brillos

Todo en blanco y ¡zas!, un panel dorado. ¡Menudo efecto! Luminoso, cálido y elegante. Según Estrella Salietti, quien llevó a cabo la reforma: "es un lujo discreto". La interiorista aprovechó la magnífica luz que entra en el piso para potenciarla todavía más con esta idea.

Sofás, similares en Atemporal Home. Mesitas, de Coco-Mat. Butaca, de Estrella Salietti. Manta beige, de Matèria. Cojines, de La Maison.

23.

Espejos estratégicos

En esta casa se conservó casi todo pero se le dio un aire nuevo con el color y con otro detalle que multiplica el espacio y da un toque glam: los espejos. Colocados en el fondo de las estanterías, dan profundidad y el espacio crece como por arte de magia.

24.

Esquinas muy útiles

Pero aparte de bonito, un piso, para vivirlo y disfrutarlo de verdad, debe responder a las necesidades de quien vive y aquí hacía falta un estudio y como no había una habitación para él, un tetris de baldas a medida consiguió ese espacio en el dormitorio. ¿Quieres ver más de este piso?

Banqueta, de Mercader de Venecia. Colcha y plaid, de Filocolore. Mesa, del estudio de Estrella Salietti. Jarrón, de Mercader de Venecia. Silla, de herencia.

25.

9. Una nueva (y práctica) vida

 Abel Pérez Gabucio, de Àbag Studio, consiguió dársela a este piso del XIX mal distribuido y oscuro. Una de las ideas que más nos gustan: el mueble multiusos que recorre la estancia. Empieza en la cocina como mueble de desayunos, sigue como librería y acaba como "módulo cóctel". 

Muebles de cocina diseñados por el estudio Àbag. Trapos, cuencos y bandeja, de Natura Casa.

26.

Un rincón con carácter

En un retranqueo del salón, una mesa, un aparador y un cuadro crean un comedor acogedor y muy personal. No se necesita más. Y todo, recto, ocupa el mínimo espacio. Incluso la lámpara es la mínima expresión: decorativa pero muy discreta. 

Sobre la butaca, plaid de Matèria. Cojines de IDdesign y H&M Home. En la consola, cerámica de Catalina House y de IDdesign.

27.

Un dormitorio más grande

¿Cómo? Integrando el balcón como lo han hecho aquí. Con un papel pintado lo han hecho más acogedor y las plantas le han dado viva. Seguro que te encantaría seguir descubriendo los rincones de esta casa, ¿verdad?

Papel pintado de Jumanji Wallpapers.

28.

10. Aquí no hubo obras pero sí grandes ideas

Pía Capdevila ha ingeniado este gran mueble de salón que se transforma para adecuarse a cada uso. ¿Que quieres un espacio relajante? El panel corre para cubrir la tele. ¿Que vas a hacer una sesión de cine? Cubre la librería. 

29.

Todo lo que puede necesitar

La cama de la niña ya la tenían y apostaron por hacer piezas extras a medida que le dieran más espacio para guardar sus cosas. Y por supuesto, un toque personal con el papel de color, que en blanco y verde, da frescura y potencia la luz que recibe. 

Cama de Ikea. Papel pintado de Fermliving. Juego de cama y cojines de Nobodinoz. Puf de Mipuf y lámpara de Maisons du Monde

30.

Un salón sin límites

Es el gran truco de esta terraza, que está decorada con piezas que parecen alargar el salón interior. Además, se revistió de césped artificial para convertirla en un pequeño jardín. ¿Apetece disfrutarla, no? Como el resto de la casa

Banco y mesa de Maisons du Monde, manta de Matèria. Puf y cojines de Sacum

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.