Aloe vera

Es muy resistente y sus propiedades curativas son muy conocidas: su hojas alivian las quemaduras en la piel, el eccemas, o las rojeces solares. ¡Todo un kit de primeros auxilios!

Aloe vera

ALOE VERA

Nombre científico: Aloe vera. Hay muchas variedades; la más habitual es el Aloe Barbadensis Miller

Nombre común: sábila, aloe vera, aloe de Barbados

Tamaño: hasta 1 m

Nivel de dificultad: muy fácil

RIEGO

Regular

LUZ

Abundante

Mucho tendrías que maltratar el aloe vera para que no sobreviviera. A cambio de muy poco, esta planta suculenta (del latín suculentus, 'muy jugoso’, porque alguno de sus órganos son capaces de almacenar más agua que otras plantas) de climas templados, hojas en forma de pencas y muy carnosas ofrece muchísimo.

Consejos para cuidar el aloe vera

  • Las raíces del aloe vera necesitan bastante espacio, así que comprueba que la maceta tiene un mínimo de 50-60 cm de profundidad.
  • Conserva la tierra húmeda, pero no la encharques, porque su debilidad es el exceso de agua.
  • La tierra debe estar bien aireada: no la apelmaces y así las raíces podrán alimentarse sin problemas.
  • Las raíces del aloe vera necesitan bastante espacio, así que comprueba que la maceta tiene un mínimo de 50-60 cm de profundidad.
  • Aunque el aloe vera aguanta bien el sol directo, no lo tengas horas y horas expuesto, sobre todo en verano, pues se quemaría.
  • En invierno, sufrirá si la temperatura baja de los -10º.
  • Cuando necesites una hoja de aloe vera, corta la penca más externa con un cuchillo afilado lo más cerca posible de la base.

 

El aloe vera en la decoración

  • Si tu cocina es luminosa, coloca uno o varios aloes en un estante y cumplirán la doble función de aportar una nota verde y también como kit natural de primeros auxilios.
  • Las macetas cuadradas encajan a la perfección con sus hojas espigadas y espinosas.
  • Si en la casa hay niños pequeños, manténlas lejos de su alcance.

Artículos relacionados