Aloe vera

Es muy resistente y sus propiedades curativas son muy conocidas: su hojas alivian las quemaduras en la piel, el eccemas, o las rojeces solares. ¡Todo un kit de primeros auxilios!

Aloe vera

 

 

ALOE VERA

Nombre científico: Aloe vera. Hay muchas variedades; la más habitual es el Aloe Barbadensis Miller

Nombre común: sábila, aloe vera, aloe de Barbados

Tamaño: hasta 1 m

Nivel de dificultad: muy fácil

RIEGO

Moderado

LUZ

Abundante

Mucho tendrías que maltratar el aloe vera para que no sobreviviera. A cambio de muy poco, esta planta suculenta (del latín suculentus, 'muy jugoso', porque alguno de sus órganos son capaces de almacenar más agua que otras plantas) de climas templados, hojas en forma de pencas y muy carnosas ofrece muchísimo.

Características del aloe vera

Esta suculenta de origen africano, también conocida como sábila, es una de las plantas de interior más preciadas por sus propiedades medicinales. Cuenta con más de 350 especies y se caracteriza por sus hojas alargadas y carnosas que pueden alcanzar hasta 7 cm de grosor y que crecen en roseta. Su floración es muy particular y se produce en verano, ya que crece en un tallo alargado y su forma es tubular.

La savia del aloe vera es muy valorado por sus propiedades cosméticas y es que es bueno para las quemaduras y cicatrizante. El aloe vera también ayuda a mejorar la actividad intestinal y tiene un efecto laxante. Puede consumirse en jugos o integrados en distintos platos, siempre con moderación. Cuando necesites una hoja de aloe vera, corta la penca más externa con un cuchillo afilado lo más cerca posible de la base. Y sea como sea el uso que vas a darle, lo ideal es que cortes la hoja y la introduzcas en agua durante 24 horas para que elimine la aloína, que puede irritar un poco.  

Cuidados del aloe vera

  • Tipo de maceta para el aloe vera: las raíces del aloe vera son radiculares, por lo que necesitan bastante espacio. Comprueba que la maceta ofrece todo el espacio que necesita para desarrollarse. Busca uno con un buen diámetro y no demasiada profundidad. 
  • Luz: el aloe vera es amante de la luz del sol. Por eso si la tienes en interior, asegúrale todas las horas que sea posible. Eso sí aunque aguanta bien la iluminación natural directa, no lo tengas expuesto a los rayos de sol durante horas y horas, especialmente en verano, ya que puede provocarle una insolación y quemar sus carnosas hojas. Si las hojas comienzan a amarronarse, lo más probable es que tenga un exceso de sol. 
  • Temperatura: el aloe vera prosperará estupendamente entre los 17 y 27 grados. En cambio, lo que no aguanta bien son las temperaturas frías, de manera que es recomendable protegerla en invierno, especialmente si las temperaturas son inferiores a los 10 °C. Si está plantada en el jardín, coloca una capa de acolchado o mulching para proteger sus raíces. 
  • Riego: el aloe vera no tolera los excesos de agua, por lo que si te excedes, sus raíces se pudrirán. Lo ideal es regarla un par de veces como máximo durante todo el invierno y durante el resto del año conviene comprobar previamente si necesita agua. Para ello introduce el dedo en el sustrato y, si sale completamente seco, es que hay que regarla. 
  • Asegura un buen drenaje: la tierra debe estar bien aireada: no la apelmaces y así las raíces podrán alimentarse sin problemas. Puedes mezclar la tierra con arena de sílice, lo que garantizará un buen drenaje y evitará que el sustrato se encharque. 
  • Abono: para que el aloe vera prospere correctamente, aplica humus de lombriz al final del verano para dotarle de los nutrientes que necesitará durante los meses más fríos. Después en primavera, aplica uno específico para plantas crasas o suculentas. 

Cómo reproducir el aloe vera

El aloe vera, al igual que la mayoría de las crasas, experimenta un fenómeno muy particular y es que con el tiempo y si prospera favorablemente comenzarán a nacer nuevas plantas en su base. Si quieres trasplantarlos, espera a que cada aloe mida al menos 20 cm antes de cortarlos. Asimismo, si no quieres trasplantar esos hijos, quítalos de la planta madre, ya que le robarán los recursos nutrientes. 

El aloe vera en la decoración

  • Si tu cocina es luminosa, coloca uno o varios aloes en un estante y cumplirán la doble función de aportar una nota verde y también como kit natural de primeros auxilios.
  • Las macetas cuadradas encajan a la perfección con sus hojas espigadas y espinosas.
  • Si en la casa hay niños pequeños, mantenlas lejos de su alcance.

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?