Para dar la bienvenida al verano en tu casa no se necesitan demasiadas cosas. Los recibidores se nutren de objetos y muebles en madera natural que refrescan los espacios y recuerdan a tus visitas que tú también te mueves al compás de las estaciones. Utiliza cestos y alfombras de fibras vegetales que, además de ser fresquitos, relajan los ambientes.

Sírvete de los estampados frescos (florales, de rayas, en color pastel) en cortinas, cojines y papel pintado para potenciar el efecto estival. También las flores silvestres son un plus muy a tener en cuenta, ya que alegran y contextualizan los recibidores. ¡Ah! Y no te olvides de volver con la maleta cargada de todos esos detalles y artesanías que te vayas encontrando por el camino durante tus viajes.

Estos 60 recibidores están llenos de ideas para que pongas la entrada de tu casa en modo verano al más puro estilo El Mueble. Porque estés en la ciudad, en el campo o en la playa, ¡el verano se disfruta!

22 /60

1.

Recibidor de verano con un encantador aire rústico

Recibidor de verano de estilo rústico

Recibidor con consola de mobles Llombart y silla de ratán de La Bòbila. Alfombra, en Sacum.

El Mueble

Con la combinación de elementos tradicionales y piezas recuperadas, en el recibidor de esta casa de el Ampurdán se creó una atmósfera única. Las vigas y el suelo rústico añaden un toque de autenticidad, mientras que la consola recuperada agrega carácter y personalidad al espacio. Sin embargo, la decoración no se detiene ahí. Se han realizado actualizaciones que aportan luminosidad y frescura, como la pátina blanca en las vigas, que ilumina y amplía visualmente el recibidor, o el tono arena cálido de las paredes que proporciona un fondo acogedor y equilibrado. 

2.

Un recibidor veraniego y boho

Recibidor con banco y cestos con lavanda.

Consola de Asitrade y cestos de Es Cucons. 

El Mueble

Este recibidor es la estampa del verano. Fibras naturales, lavanda, detalles en verde... Y una atmósfera campestre y boho que nos recuerda que estamos en la Ibiza rural. Nos encanta el detalle de la alfombra de fibras a modo de tapiz fresquito y natural. 

3.

¡Por un verano auténtico!

Recibidor con una cómoda decapada en blanco.

Recibidor con cómoda restaurada por la decoradora Carolina Sánchez Vadillo.

El Mueble

Los muebles antiguos recuperados encajan perfectamente en decoraciones frescas, especialmente cuando se han actualizado con acabados claros. Quedará igual de bien tanto si se deja el mueble con la madera en su color, sin barnices, sin tintes, como si se decapa para darle un aspecto envejecido. Eso sí: para que sea realmente un recibidor de verano, no olvides añadir detalles que conecten con la época estival. Unas plantitas verdes en macetas de cerámica blanca o jarrones bastará.

4.

Un recibidor rústico con refrescantes toques de color

Recibidor rústico con puerta de madera, cómoda pintada y alfombra azul (00345177)

Cómoda pintada y decapada, y alfombra de lana, en Fernando Moreno.

El Mueble

Decapa y da estilo. Los muebles decapados, como esta cómoda, tienen alma. Decóralos con piezas de su misma gama de color y crearás un rincón con mucha presencia. Esta de la imagen está restaurada, "primero se pintó de blanco, luego en verde claro para más tarde decaparla y darle un aire súper refrescante" — cuenta su decoradora, Dafne Vijande. Sobre ella, unos jarrones vidriados con flores en los tonos del mueble. Y así quedó la entrada de bonita, dispuesta a recibirnos una y otra vez. 

5.

Los estampados también son para el verano

Recibidor de verano con muebles de estilo rústico.

Cestos de mimbre, de Fronda. Alfombra, de Tailak. Puerta de entrada, de Antigüedades Ana y Belén.

El Mueble

Esta consola de anticuario no habría tenido mejores compañeros de estilo que el perchero fabricado con un viejo tronco y la alfombra estampada. ¡Ah! Y el pavimento de barro cocido contrasta y aporta más valor si cabe a la puerta antigua. 

6.

Los detalles que no fallan en un recibidor de verano

Recibidor blanco con alfombras de fibra vegetal, colgador con capazos, ramo de flores y vistas al exterior.

Perchero, de Natura. Alfombra, de Ikea y consola, de Antique Boutique.

El Mueble

Las alfombras de fibra natural son, sin duda, una de las claves de los espacios de verano. ¿Quieres un detalle muy El Mueble? Coloca una cesta del mismo material en el suelo y cuelga un capazo del respaldo de una silla o del perchero. Si quieres, además, puedes llenarlo de flores, ramas o lavanda. 

7.

¡Todo listo para ir a la playa!

Recibidor de verano con banco, balda y percheros

Banco realizado a medida por la decoradora Marta Prats.

El Mueble

La decoradora Marta Prats no lo dudó a la hora de proyectar este pequeño recibidor: la proximidad con el mar exigía un espacio donde dejar capazos, chanclas, juguetes de playa... Así que ideó este banco, perfecto como descalzadora, que completó con una hilera de percheros y una balda. Es práctico, decorativo y ¡súper veraniego!

8.

Espejito, espejito

Recibidor con consola de madera, espejo de cuarterones y alfombra de fibra.

Consola, espejo y alfombra, en Tessa&Co.

El Mueble

Si por algo nos gusta el verano es por la cantidad de luz que hay durante el día. Deja que tu recibidor la atrape colocando en él un espejo grande. Es lo que ha hecho la estilista Dafne Vijande que recomienda "elegir uno con un diseño peculiar para que marque el estilo al entrar en la casa". Un mueble de madera natural, una alfombra y lámpara de fibra y un ramo de coloridas flores completan la acertada decoración. 

9.

Sencillamente perfecto

Recibidor con banquetas, perchas y alfombra.

Banquetas y cestos, de Sacum. Alfombra, de La Maison. Faroles, de Catalina House.

El Mueble

En este recibidor se puede apreciar la fuerza visual que aportan dos sencillas banquetas de madera natural con asientos trenzados con cuerdas. Tan sólo se acompañan de un perchero blanco que se mimetiza con la pared y se desdibuja tras los sombreros. Las cestas y las flores hacen el resto.

10.

Háblame del mar

Recibidor veraniego con cómoda recuperada

Lámpara antigua tipo faro, en Cassai Home & Fashion.

El Mueble

Este recibidor tan marinero tiene mucho sentido en el lugar donde se encuentra: Mallorca. Los ambientes baleares recogen las tradiciones decorativas mediterráneas cargadas de blanco y azul. 

 

11.

¡Pura fibra!

Recibidor de verano con consola de madera y espejo redondo de fibra

Consola de El Taller de las Indias. Lámpara de Triggo. Espejo de Mon Deco Shop. Alfombra de yute, en Noble Interiorismo. Suelo porcelánico de Harmony.

El Mueble

En este recibidor, el color blanco de la pared contribuye a crear un ambiente fresco y luminoso, además de resaltar las piezas de la decoración. Entre ellas, el espejo redondo de fibra vegetal que acapara todo el protagonismo.

12.

Detalles que marcan la diferencia

Recibidor con consola de madera y espejo de cuarterones

Consola de madera, de Westwing. Espejo, de Maisons du Monde. Lámpara, de El Taller de las Indias.

El Mueble

La interiorista Dara Díaz resolvió la decoración de este recibidor con una consola de madera en acabado natural y un espejo de cuarterones tipo ventana que refleja la luz natural. Una composición que acentúa el estilo rústico del ambiente. Los adornos con forma de caracolas se convierten en detalles marinos perfectos para complementar la decoración y se convierten en un recordatorio constante de la brisa marina y las vacaciones de verano.

13.

Al lado de la escalera

Recibidor rústico con suelo de toba, vigas blanqueadas, escalera, consola, esoejo, banco, cesta y alfombra de fibra y pared blanca.

Consola, banqueta y espejo, de Sacum.

El Mueble

Mira que forma más sencilla de crear un recibidor súper veraniego y aprovechar un espacio desnudo como este junto a la escalera: viste el suelo con una alfombra de fibra redonda que cubra todo el espacio, coloca sobre ella una consola abierta y blanca que aligere el ambiente. En su superficie, un espejo, una lámpara de fibra y plantas o flores que le den el toque de color. Si lo deseas, puedes poner un banco y, cuando no se utilice, ocultarlo bajo la mesa. 

14.

Buena mezcla

Recibidor de casa de campo con muebles clásicos y detalles modernos.

Recibidor con consola de madera oscura y lámpara de pie moderna.

El Mueble

El encanto de este recibidor radica en la mezcla de la arquitectura propia de una casa de campo con elementos decorativos que fusionan lo clásico y lo moderno. Así, el fondo rústico de las paredes de piedra se combinó con una consola de madera oscura que pone un toque de autenticidad y una lámpara de pie contemporánea que ilumina el rincón con una luz suave y cálida. Las pinceladas en blanco y negro tanto de alfombra, como de la obra pictórica, aportan contraste y estilo.

15.

Piezas de cerámica para poner el toque veraniego

Recibidor con aparador de madera, espejos y piezas de cerámica.

Recibidor con aparador de madera de olmo, modelo Opium, espejo modelo Topeka, lámpara modelo Gobi y piezas de cerámica. Todo de la colección Provenza de El Corte Inglés.

El Mueble

Basta con ver este recibidor para comprobar que los elementos decorativos de cerámica son perfectos para evocar el espíritu y la frescura del verano. Coloca jarrones en colores vivos y brillantes, como turquesa, amarillo o naranja, en la consola o aparador. Puedes llenarlos con flores frescas o ramas verdes para realzar la belleza natural del verano. 

16.

Funcional y con mucho estilo

Recibidor de verano con banco de madera y perchas de pared.

Banco, de Sklum. Colgadores de Muuto, en Kado. Cesta, de Filocolore.

El Mueble

En este recibidor, un banco de madera se convierte en el lugar perfecto para sentarse y descalzarse después de un día bajo el sol. Las perchas de pared colocadas a diferentes alturas ofrecen un lugar práctico para colgar sombreros y bolsos, añadiendo funcionalidad y estilo al espacio.

17.

Look mediterráneo

Recibidor de verano con banco a medida y perchas en la pared.

Proyecto de Alto Interiorismo. Colgadores, de Normann Copenhagen. Alfombra, de Calma House.

El Mueble

En este recibidor, la combinación de paredes blancas, el techo de viguería vista de madera, una alfombra de fibra vegetal y pinceladas de color azul crean una atmósfera fresca, serena y con un aire veraniego que invita a disfrutar de la brisa marina y el encanto mediterráneo.

18.

Apuesta natural

Recibidor con panel de madera separador.

Banco, de Carolina Blue. Alfombra, de Andrea House. Planta, de Bossvi.

El Mueble

Pequeños cambios son suficientes para poner cualquier estancia de la casa en modo verano. ¡Y sin grandes complicacines! Si no, fíjate en este recibidor. Basta con sustituir la alfombra de lana por un modelo de fibra vegetal y añadir complementos textiles en una gama de color que aporte un toque refrescante. En este caso, el verde actúa de hilo conductor y refuerza el aire natural del espacio.

19.

Deja que la luz del verano entre en tu casa

Recibidor de verano con gran espejo y banco de enea

Proyecto de Dorotea Estudio con banco de madera y enea y espejo de cuerpo entero. La alfombra es de Tailak.

El Mueble

En esta vivienda, pocas pero escogidas piezas fueron suficientes para crear un ambiente veraniego y acogedor en el recibidor: un gran espejo de cuerpo entero con marco de madera envejecida que refleja la luz natural y amplía visualmente el espacio, y un banco con asiento de enea. La decoración se ha completado con plantas verdes que aportan frescura y vida al espacio, una alfombra ligera y una cesta de fibra colocada estratégicamente, que sirve como elemento decorativo y práctico para almacenar pequeños objetos.

20.

Con una alfombra que evoca el mar

Recibidor de verano con mueble de madera y alfombra azul.

Mueble de Malana's Workshop, alfombra de Hoome y lámpara de Ay Illuminate, en La Maison. 

El Mueble

Verano. Es lo que evoca este recibidor. Será por la lámpara de techo de estructura de bambú y pantalla de algodón que da un look relajado, o ese cuadro con diferentes pantones de azul, o quizás se deba a esa gran alfombra azul marino que parece un pedacito del mar... ¡O por todo un poco!

21.

Un recibidor urbano muy veraniego

Recibidor de verano con banco de madera azul.

Consola de Really Nice Things y lámpara de Sandra Marcos. 

El Mueble

¿Quién dice que el verano es solo cosa de los apartamentos de playa? Este recibidor no podría ser más veraniego, ¡y pertenece a una casa en el centro de Madrid! Su consola recuperada en este azul turquesa, la lámpara amarilla y esa golondrina de cerámica no podrían ser más veraniegas. Y es que los detalles cuentan, y mucho, a la hora de crear el look de tu recibidor.

22.

Detalles de fibras que refrescan el recibidor

Recibidor con banco y adornos de fibras.

Recibidor con banco y adornos de fibras.

El Mueble

¿Quieres darle a tu recibidor un look veraniego? Alíate con las fibras vegetales. Aquí, además de el banco y la alfombra, se han subido por las paredes con estos adornos que decoran y dan frescor a partes iguales. 

23.

Un recibidor abierto al jardín

Recibidor con gran pared en arco acristalada.

 Aparador de Acomodo y butaca de mimbre de Crimons. 

El Mueble

Este recibidor es un doble acierto. Por un lado, vincula el interior con su espectacular jardín y, por el otro, inunda de luz el salón. Además, su diseño en semiarco y sus frentes acristalados convierten a este moderno recibidor en un espacio decorativo por sí solo.

24.

Alíate con cestas y capazos y refresca tu recibidor este verano

Recibidor de verano con consola de madera.

Consola de Culdesac y cestos de Tine K Home, en Sacum. 

El Mueble

No hace falta que transformes todo el look del recibidor para refrescarlo. Basta con unos pocos detalles y los cestos o capazos de fibras son un complemento tres en uno perfecto: decoran por sí solos, sirven para guardar y transmiten frescor y evocan un aire relajado. 

25.

Mini y con soluciones para guardar todo lo de la playa

Recibidor con armario bajo la escalera.

Recibidor con armario bajo la escalera.

El Mueble

Un recibidor de verano debe estar planificado para hacer el día a día fácil. Y, si como en este apartamento de verano, estás a un paso de chancla de la playa, qué menos que planificar soluciones para guardar capazos, sillas y demás complementos playeros. 

26.

En blanco y con detalles veraniegos

Recibidor decorado en tonos blancos.

Recibidor decorado en tonos blancos y cómoda de madera envejecida.

El Mueble

Este recibidor es tan fresquito como acogedor. La base en blanca contribuye a este fin, y la elección de un mueble recuperado decapado regala ligereza. Las cortinas de lino, la carpintería en blanco y los detalles cuidados –el gran cesto de fibras, la alfombra, el ramo de verde o el coral– refuerzan esta atmósfera urbana y 100% veraniega. 

27.

Un recibidor fresquito aliado con los materiales

Recibidor con escalera y puerta azul.

Perchero de Maisons du Monde. 

El Mueble

Forja, paredes en blanco, barro, toques de azul, fibras naturales... Este recibidor respira un aire fresquito muy veraniego. La selección de materiales contribuye a ello. Y el suelo de madera, de aire rústico y que da un extra de calidez, se viste en verano con una alfombra de fibras... ¡y qué frescor!

28.

Refresca el recibidor... ¡con plantas!

Recibidor de verano con consola y plantas

Consola de Belssia y cestas de Carolina Blue y As'n Art. 

El Mueble

Es un truco infalible para darle al recibidor un look veraniego. Aquí, ha bastado con decorar la consola con dos plantas de verde, que dan mucho frescor, para que este recibidor nos dé una refrescante bienvenida. Otro truco deco infalible: en vez de macetas al uso apuesta por cestos o capazos de fibras.

29.

Un recibidor campestre teñido en blanco

Recibidor de casa de campo con doble puerta y escalera de piedra.

Recibidor de casa de campo.

El Mueble

Si hay un color que ayuda a bajar la temperatura este es el blanco. Y en una casa de campo, donde la madera suele estar muy presente, ¡más aún! Este recibidor es tan campestre como fresquito, ligero y veraniego. El blanco contribuye a ello, pero también el suelo de barro, que garantiza una pisada fresca. 

30.

Un recibidor 4 estaciones

Recibidor blanco con armario y perchero y banco.

Banco de Cidon y armario de Maisons du Monde.

El Mueble

Este recibidor es fresquito en verano y acogedor y extra cosily en invierno. ¿La clave? Los pequeños complementos. La decoradora Paula Duarte optó por una base neutra fácilmente customizable. Así, en verano, basta con apostar por una alfombra de algodón con detalles verdes, como esta, que evoca frescor, y el espacio, en su totalidad, se transforma. 

31.

Un recibidor hecho de piedra, microcemento y te

Recibidor blanco de casa de verano con escalera.

Recibidor blanco de casa de verano con escalera.

El Mueble

Este recibidor pertenece a una segunda residencia en la Menorca rural. Y la elección de materiales –piedra de Marés, un suelo de microcemento y fibras vegetales– y la paleta de colores, dominada por el blanco, se encargan de dar la bienvenida más veraniega y fresca.  

32.

El don de la ubicuidad

Recibidor con carpintería blanca.

Plantas y macetas en Jardiland. 

El Mueble

Ya sabes que la frontera entre el indoor y el outdoor se ha difuminado. No es de extrañar ver muebles de exterior dentro de casa y viceversa. Aquí el banco metálico del jardín se ha colado en el recibidor de casa ¡tan ricamente! Unos cojines en el asiento facilitan la sentada a la hora de descalzarse y unas plantas maxi en maceteros XL hacen que el jardín se prolongue hacia el interior.

33.

Que corra el aire

Recibidor de verano con consola de hierro y alfombra redonda de fibra.

Consola de hierro, de Home Deco y alfombra de yute natural, en Gra BCN.

El Mueble

Con un estilo rústico muy estival, este recibidor con suelo de barro, paredes blancas y detalles en madera y fibra está conectado con un patio interior de la casa, con lo que resulta mucho más fresco y luminoso.

34.

Fresco y vegeta

0Recibidor con consola de madera apoyada en pared blanca.

Consola, de Catalina House.

El Mueble

No confundas el minimalismo con muebles blancos ultralacados, también consiste en reducir la decoración a lo esencial. En este caso, un sencillo aparador de madera natural con formas orgánicas y un cuadro de un sombrero. El resto de detalles no son más que pequeñas pinceladas de buen gusto. 

 

35.

Más allá de lo natural

Recibidor de verano con banco de enea y perchas de colores en la pared.

Perchas, de Muuto. Banco, de Bazaar Barcelona. Lámpara, de Santa & Cole y alfombra, de India & Pacific. 

El Mueble

Si mezclas fibra, madera natural y plantas, ya tienes asegurado el éxito en la deco de tu recibidor de verano. Prueba de ello es este espacio sencillo y tan natural equipado con un banco, un estante y una planta. El toque alegre lo ponen unos colgadores de pared lacados en los colores primarios.

36.

Puertas con color

Recibidor con puertas acristaladas pintadas en verde candy.

Lámparas de techo, de Alsina Sech.

El Mueble

Este tono verde agua en las carpintería de las puertas es perfecto para sumar luminosidad y frescor a un recibidor de verano. ¿A qué es ideal? 

37.

¡Qué fresco!

Recibidor con consola de madera, botellas y velas de cristal.

Consola y lámpara, de La Maison. Alfombra, de Carolina en Blue.

El Mueble

Para darle a tu recibidor un toque veraniego, la sensación de frescor nada más verlo debe ser primordial. Aquí se ha logrado con una bonita consola de madera de formas orgánicas cuyo diseño irregular le da un carácter rústico muy auténtico, piezas de fibra, objetos de cristal transparente y, por supuesto, plantas.

38.

Un toque exótico de entrada

Silla acapulco de mimbre

Recibidor con silla de mimbre y cactus.

Pinterest: Cuty Paste

¿Hay algo más veraniego que la fibra? Ubica una silla de mimbre en tu recibidor para refrescarlo. Si es un diseño icónico, como esta Acapulco, tendrás múltiples likes ganados ya de entrada. Y para acompañar ¿qué tal unos cactus naturales? Su presencia sigue en alza. 

39.

Decapado y con estilo

Recibidor de verano con mueble de madera envejecida.

Mueble y espejo, en Ladies and Gentleman. Alfombra, en Sacum.

El Mueble

Un mueble antiguo no tiene por qué hacer retroceder a tu recibidor al pasado. Si lo pintas en un color vivo y lo decapas para restarle intensidad, en realidad lo estarás trayendo tú al siglo XXI.

40.

El descanso del guerrero

Un recibidor preparado para ir a la playa.

Un recibidor con banco y perchero.

El Mueble

Si tienes suficiente espacio en el recibidor puedes colocar una práctica cómoda y también un banquito muy rústico y un perchero. Esto sería lo esencial para dejar nuestras bolsas o cartera y dar al recibidor un aire de lo más fresco.

41.

Lleno de luz

Recibidor blanco con madera y mimbre.

Cestos y paragüero, de Riviéra Maison.

El Mueble

¿Quieres captar la luz y hacer que tu recibidor parezca más grande? Píntalo de blanco y lo lograrás. Aquí además se ha equipado con un perchero de acabado envejecido y piezas de fibra muy veraniegas que rebajan la temperatura exterior. 

42.

De la tierra

Recibidor con alfombra de fibra y banco de enea.

Banqueta, de Let's Pause.

El Mueble

No huyas de los tonos tierra en verano, también son adecuados para los recibidores estivales. La alfombra de fibras vegetales aporta el toque natural. 

43.

Con historia

Recibidor con banco tapizado en verde y mesas nido blancas.

Banco tapizado con franela verde, de Telas y Telas. Mesas auxiliares, en Galería de Robles. Pavimento laminado en gris, de Leroy Merlin.

El Mueble

¿A qué nunca pensaste que un sofá de tipo diván pudiese ser tan veraniego? Esto es porque está tapizado en color azul turquesa

44.

En clave rústica

Zona de estudio en el recibidor.

Mesa, de Luzio y lámpara, de Taller del Somnis.

El Mueble

¡Qué fresquitas y acogedoras son las casas de piedra en verano! Un material muy agradecido que aísla del calor sofocante. Y si encima viste las paredes interiores, como en este recibidor, mejor que mejor. En él se ha abierto una hornacina al exterior que sirve de mini librería y de ventilación extra. El espacio se ha amueblado con una mesa de cocina antigua y una silla, a modo de escritorio. Un jarrón con flores silvestres alegra el espacio. 

45.

Colores alegres

Recibidor con banco apoyado en tabique acristalado.

Recibidor con banco de Luzio.

El Mueble

Utiliza cojines de colores alegres como el violeta para sacar todo el partido a un espacio cuya pared sea blanca. Esta, además, al ser acristalada deja pasar la luz natural entre la cocina y el recibidor.

46.

La mínima expresión

Recibidor con banco de madera y enea y detalles en fibra vegetal.

Banco, de Let's Pause.

El Mueble

Si tu recibidor es largo y estrecho, aplica la máxima de menos es más como se ha hecho en este. Una alfombra de fibra, un banco con cojines y plantas son suficientes para equiparlo con lo básico y darle ese toque fresh. ¿Quién necesita más? 

47.

Jardín interior

Recibidor de verano decorado con muebles envejecidos.

Recibidor de verano decorado con muebles envejecidos.

El Mueble

Aprende a combinar bien los muebles envejecidos con complementos actuales y con flores, muchas flores silvestres. ¡Mira qué bien quedan!

48.

¡Ah del castillo!

Recibidor rústico con baúl.

Baúl, en Antigüedades Avellán. Alfombra y cesto, de Central Mimbrera. 

El Mueble

Esta espectacular entrada nos retrotrae a tiempos pasados y más que una vivienda parece un refugio de nobles en la cima de la montaña. Parte de esta sensación se debe a la puerta de madera tosca, el taquillón esquinero, la lámpara tipo candelero y el baúl decorado con velas y plantas. La piedra clara, la madera oscura y el leñero preparado anticipa un estilo rústico muy acogedor. 

49.

Con muebles recuperados

Recibidor rústico con pared de piedra, puerta de madera, consola de madera, espejo, velas y mimosas.

Recibidor rústico con pared de piedra, puerta de madera, consola de madera, espejo, velas y mimosas

El Mueble

Un ejemplo más de un recibidor con muros de piedra que puedes aplicar en tu casa de verano. Aquí, como es escueto, se ha amueblado con una consola de madera ligera, a juego con la puerta recuperada, y un espejo apoyado que agranda el espacio visualmente. Para decorar unas velas y un búcaro con mimosas. ¿Sabías que es la flor de la amistad?

50.

Toques de color

Recibidor con cajonera de madera.

Cajonera, de Maisons du Monde. Lámpara y bandeja, de Cado.

El Mueble

Existen muebles actuales que imitan las formas y estilos antiguos sin perder ni un ápice de modernidad. Y además destacan con sus toque de color sobre el pavimento y revestimiento de madera de roble pintada de blanco.

51.

Recuerdos de familia

Recibidor de verano con mesa de madera.

Recibidor de verano con mesa de madera.

El Mueble

¿Y qué tal darle un aire vintage a tu recibidor? Coloca una mesa de madera clara que da más sensación de frescura, las de pino, fresno o roble blanco son las mejores. Si tiene espacio de almacenaje mejor, así podrás guardar los números de El Mueble. Y en la pared enmarca las mejores fotos de tus hijos. ¡Verás qué buena onda nada más entrar!

52.

Muy de campo

Recibidor con paredes y techo de madera blanca.

Alfombra, de La Maison. Cesta, en India & Pacific. Lámpara flexo, en Catalina House.

El Mueble

Que una casa esté en el campo no significa que su estilo deba ser totalmente rústico, puedes optar por añadir detalles (como alfombras de esparto o cestería) que aporten naturalidad a los espacios revestidos de listones de madera. 

53.

Un detalle mediterráneo

Recibidor con contraventana de madera pintada de azul.

Consola, lámpara de techo y espejo, de Pomax. Pavimento de mosaico hidráulico.

El Mueble

Si quieres que tu casa respire calma absoluta, ¿qué tal unas pinceladas de azul? Un mueble, una cesta, un objeto o unas contraventanas en este color serán perfectos para dar serenidad a tu recibidor. Después de pintarlas, líjalas para darle ese aspecto envejecido, como las de la imagen. Un banco y una consola lo amueblan y unos cuadros y un trampantojo que simula una ventana lo decoran.

54.

Con techo pintado de blanco

Recibidor de verano con alfombra redonda de fibra y muebles blancos.

Banco, de Mercader de Venecia. Escalera, en Decorsingular.

El Mueble

Amplía un recibidor abovedado pintando las paredes y el techo de blanco, así destacarán los muebles en madera natural sin crear sensación de horror vacui. 

55.

Úsalo según tus necesidades

Recibidor de estilo rústico con una consola.

Consola, de Il Coc Interiors.

El Mueble

¿Cada vez te gustan más los muebles multifuncionales? Entonces te enamorarás de este recibidor rústico amueblado con una consola, que lo mismo hace de mesa o de banco, un perchero que sirve para colgar bolsos o exponer sombreros y la presencia de la fibra, en alfombra y cestas, que mantiene el calor a raya. 

56.

Piezas destacadas

Recibidor con escritorio de madera natural.

Recibidor con escritorio de madera natural.

El Mueble

Este escritorio de madera natural sirve como punto de referencia del recibidor y combina con la lámpara de fibra vegetal de la cocina, unificando visualmente ambos espacios.

57.

De paso

Recibidor con consola metálica en color negro.

Recibidor con consola metálica en color negro y perchero de pie.

El Mueble

No importa si tu recibidor es pequeño o está de paso, una consola de líneas sencillas puede servir para delimitar el espacio. Viste la pared con un perchero que simule un árbol y acómpañalo con cestas en el suelo.

58.

Menos es más

Recibidor de verano con alfombra redonda de fibra y perchero de pie.

Cestos y portavelas, en Aquitania.

El Mueble

Aunque tengas un recibidor enorme, no es necesario que lo llenes a rebosar de muebles. Un perchero y una alfombra bien escogidos pueden ser igual de atractivos visualmente. ¡Y aprovecha tus viajes para volver cargado de complementos! Como esta alfombra de esparto, que fue comprada en Menorca. 

59.

En tonos pastel

Recibidor con banco y pared decorada con una composición de fotografías.

Pared decorada con una composición de fotografías en blanco y negro.

El Mueble

Rosa palo, amarillo antiguo, azul cielo, turquesa, gris... son colores estivales que también dulcifican el recibidor. Si los utilizas en cojines como aquí y eliges todos en una gama pastel, introduce uno más subido de tono para que no te quede un espacio soso.

60.

Metales calientes

Recibidor con consola de madera y espejo de metal negro.

Recibidor con consola de madera y espejo de metal negro.

El Mueble

Los detalles metálicos, como este espejo de líneas puras, no tienen por qué enfriar tu recibidor. La consola y los detalles decorativos cálidos contrarrestarán el efecto caldeando tu entrada.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.