Entra en tu dormitorio. Míralo con calma. ¿Qué? Podrías hacer mucho más por él, pero siempre le pasa delante el salón o la habitación de los niños, ¿verdad? ¡Se acabó! Le toca y, sobre todo, te toca. Porque es el espacio que te cuida cada noche y te ayuda a recargar las pilas. Dale la vuelta y decora tu dormitorio como se merece. ¡Aquí tienes 60 dormitorios que te animarán a hacerlo!

49 /60

1.

Un dormitorio abrazado por la madera

Dormitorio revestido de madera en casa de montaña con vistas a las montañas nevadas_00519484

La madera es la protagonista en este dormitorio que disfruta de unas vistas impresionantes del Pirineo francés. Tiene columnas de abeto, sus paredes están forradas de madera de alerce y el suelo es de roble. Todo para crear un ambiente extra acogedor que invite al recogimiento. 

Cabecero de obra y butaca de Sophie Bataglia. 

2.

Actual y con sabor clásico

Dormitorio con base regia y cabecero de capitoné_00506970

Este dormitorio es moderno, pero a la vez señorial. Así es como concibió este dormitorio la decoradora Natalia Zubizarreta, que aprovechó la base clásica de la estancia, pero le dio un twist para aligerarlo y que resultara más moderno. El blanco de las paredes contribuye a lograr esta ligereza, y el cabecero de capitoné, tan de moda, aúna lo actual y lo tradicional.  

Cabecero de Calse y aplique de DCW. 

3.

Un dormitorio romántico con una cama con dosel

Dormitorio con cama con dosel_00525566

No solo la cama con dosel da un halo romántico a este dormitorio. Las paredes son de mortero, que le da una textura muy natural, los tonos rosas de la ropa cama y las vaporosas cortinas, contribuyen a ello. 

Cama con dosel de bambú y mesita de noche de Maisons du Monde.

4.

De campo, en verde y con papel pintado

Dormitorio de campo en verde y con armarios con frentes de armarios_00515237

Este dormitorio, decorado por Gabriela Conde, es de campo pero respira un aire romántico muy especial, con su cama con dosel, sus armarios con frentes de espejo, este verde tan personal y el papel pintado a rayas que imita un efecto textil.  

Cama con dosel diseño de la decoradora y realizada por Isaías Lumbreras. Papel pintado de Élitis, en La Maison.  

5.

De esencia rústica y con vistas al jardín

Dormitorio rústico con gran ventanal al jardín_00510584

Este dormitorio es austero pero de gran belleza. Se ha respetado su esencia rústica, con esa pared original de piedra que se dejó sin tratar pintándolo solo de blanco, y en la reforma de esta antigua cuadra del s. XVIII se abrió ese gran ventanal que lleva el jardín dentro del dormitorio.  

Banqueta y taburete, de Zara Home.

6.

Con un completísimo vestidor de 13 m2

Dormitorio con gran vestidor en blanco_00520131

El gran lujo de este dormitorio proyectado por la decoradora Pia Capdevila es su vestidor que, con más de 13 m2, cuenta con espacio para todo. Además, la decoradora se ha aliado con el mobiliario para zonificar el espacio. Así, los dos módulos zapateros hacen de separación visual entre la zona de cama y la de vestidor y, a la vez, dan intimidad.  

Mobiliario de DM lacado en blanco diseño de la decoradora. 

7.

Con vocación de refugio

Dormitorio abuhardillado en casa de montaña_00474910

Íntimo y súper acogedor, como si de un refugio de montaña se tratara. Así es este dormitorio tras la reforma integral que la decoradora Carmen Caubet llevó a cabo. La madera de pino, que se dejó al natural tras quitarle todas las capas de barniz que lo oscurecían, viste por sí sola esta buhardilla.  

Banqueta y lámpara de sobremesa, de Angel des Montagnes, en Carmen Caubet.

8.

Con un vestidor abierto

Dormitorio con murete y vestidor abierto

Si tienes un vestidor abierto al dormitorio, conéctalos con piezas que compartan el mismo color o material, como aquí la madera. 

Cómoda, espejo y maniquí, de Maisons du Monde. 

9.

Una buhardilla rústica más personal con el color

Dormitorio rústico abuhardillado con vigas de madera oscura y armarios y librería en verde_00521599

La decoradora Jeanette Trensig apostó por un suave tono piedra verdoso para dar personalidad a este amplio dormitorio abuhardillado, que cuenta con su propia zona de estar. 

Sofá y mesa de centro de Cado Interiors. 

10.

Con almacenaje extra

Dormitorio blanco con banco debajo de la ventana.

En este dormitorio se ha aprovechado el espacio bajoventana con un banco, que sirve de improvisado rincón de lectura, y además, al equiparse con cajones, ofrece espacio extra para guardar la ropa de cama. 

Cabecero, de Interiorismo AC. 

11.

Un dormitorio campestre organizado en dos zonas

Dormitorio de casa de campo organizado en dos zonas con un desnivel_00522953

La amplitud de metros de este dormitorio ha permitido distribuirlo en dos zonas, organizadas en dos niveles. Se ha reservado la zona más luminoso, con ese frente de ventanas, para un agradable rincón de trabajo y lectura, y la más recogida para la zona de descanso. 

Banqueta, de Pere Batlle.

12.

Decorar con el color

Dormitorio con chimenea y pared de color verde con molduras

Una fórmula sencilla para sustituir el cabecero cuando tienes una pared tan decorada como esta es pintarlo y convertir esa pared en la protagonista del dormitorio. 

Lámpara, en Cado. Espejo, en Sacum.

13.

Total look en blanco... ¡y qué cálido!

Dormitorio campestre con vigas y todo teñido en blanco_00482288

Lo hemos dicho muchas veces, el blanco es un color de muchos matices, más frío si vira a azul y más cálido si contiene amarillo, como en este dormitorio campestre, que además de ligero y sereno, resulta súper acogedor gracias a este blanco roto que lo tiñe todo, vigas incluidas. 

Reforma de Estudio Lizarriturry Tuneu. 

14.

Señorial y decorado con piezas recuperadas

Dormitorio de piso señorial con gran cabecero de madera que separa del baño_00511532

La decoradora Lara Pujol apostó por una decoración sobria y sin excesos en este dormitorio, donde el propio espacio es un activo de la decoración. Así, aprovechó un antiguo arrimadero de madera que con la reforma no tenía función y lo convirtió en este original cabecero y las contraventanas son ahora un elemento escultórico retroiluminado, que por la noche crea un mágico espectáculo de luces y sombras. 

Cabecero de roble restaurado por Tocat Pel Vent. Apliques Olaf de Faro Barcelona. Alfombra, de Tejidos Noel. Mesitas de noche, en Matèria. Banqueta, en La Maison.

15.

Romántico y con piezas de estilo

Dormitorio blanco y rosa con piezas de estilo

En rosa empolvado y blanco, este dormitorio es luminoso y fresco. El cabecero, la butaca, la cómoda y la banqueta, de aire clásico, aportan ese matiz romántico al espacio. 

Cabecero y mesita, de Casa y Campo.

16.

¿Murete o cabecero? ¡Ambos!

Dormitorio regio con murete revestido de lamas de madera que separa del baño

En este dormitorio de base regia, el protagonismo se lo lleva sin lugar a dudas el murete que separa la zona de cama del baño. Para darle un plus decorativo, se ha revestido de lamas de madera, convirtiéndose en un activo de la decoración y sirviendo, a la vez, de cabecero de la cama. 

17.

Un dormitorio con look zen

Dormitorio regio en blanco con chimenea

La decoración de este dormitorio no podría ser más minimalista y zen. El blanco, que lo envuelve todo, crea una base serena decorada con pocas piezas, pero especiales, como la lámpara, que cae como una lágrima, y la mesita de noche redonda. 

Cabecero de lino, realizado a medida, mesita de noche, de Sankal, y lámpara de techo, de Bocci, todo en Batavia.

18.

Un dormitorio con un cabecero XL

Dormitorio con cabecero tapizado en capitoné XL

Los cabeceros extragrandes decoran como ninguna otra cosa. Este, en capitoné, además, le da sofisticación y calidez al dormitorio. 

Cabecero, banqueta y lámpara, de Coton et Bois. 

19.

Un mix perfecto

Dormitorio de cada rústica con gran ventanal con balcón

Un dormitorio rústico puede tener toques actuales como las lámparas flexo de las mesitas, por ejemplo, y toques vintage como las piezas recuperadas. 

Cabecero desenfundable y banqueta, en Mujika Interiorismo. 

20.

Un dormitorio decorado con la pintura

Dormitorio con pintura de color rosado

En este dormitorio el acabado de las paredes es la protagonista, se trata de una pintura de jabelga (mezcla de cal, polvo de mármol y agua), que ofrece este acabado como deslavado que suma mucho encanto. 

Cabecero, de Antic Daviu. 

21.

Con un cabecero a rayas bicolor

Dormitorio con murete que separa del vestidor revestido con papel pintado bicolor

En este dormitorio, la decoradora Pia Capdevila ideó un murete que no llega hasta el techo y que, además de servir de punto de apoyo del cabecero, separa la zona de cama del vestidor. Y, para darle un plus decorativo, lo revistió con este vistoso papel pintado bicolor a rayas.

Cabecero y armario, de DM, hechos a medida. Papel pintado, de Ralph Lauren. 

22.

Tejidos que abrigan

Dormitorio abuhardillado blanco con textiles azules y grises

En este dormitorio se ha "subido" la temperatura con la acertada elección de los textiles, de texturas abrigadas. Y es que a pesar que el azul y el gris son colores fríos, aquí resultan de lo más acogedores gracias a la lana, al mohair o el lino de los diferentes textiles. 

Banqueta, de madera de pino, de Azul Tierra. Butaca, de Gems, tapizada con tela de Les Créations de La Maison. Alfombra, de Matèria. Lámpara de sobremesa decapada, de Velafusta.

23.

En suite y con un vestidor independiente

Dormitorio con vestidor separado por corredera

Si cuentas con un dormitorio amplio, como este decorado por Mónica Garrido, planificar el vestidor en un espacio independiente contiguo a la habitación es siempre un acierto, porque preservas la intimidad de ambos espacios, siendo algo muy útil si los horarios de los dos miembros de la pareja son diferentes. 

Butaca, de Maisons du Monde.

24.

Decorado con piezas con estilo

Dormitorio en suite blanco con piezas antiguas

En este dormitorio el blanco, que baña techo, paredes y suelos, es el lienzo neutro perfecto para las piezas antiguas que le suman personalidad, como es la cómoda, el armario con puertas de persiana y el maniquí.  

25.

Con un pequeño banco con vocación de mirador

Dormitorio con banco con cajones a modo de mirador

En este dormitorio decorado por Estrella Salietti se ha aprovechado el espacio bajo la ventana con un banco, creando un agradable rincón de relax. Equipado con cajones ofrece espacio para guardar.

Banco, de Estudio Apunto. Mesa auxiliar y silla, de Cottage Little House.

26.

Con baño integrado

Dormitorio con pared de piedra y baño abierto

En un extremo del espacio para dejar la zona de descanso en la parte más protegida de la luz. 

Butaca, en Sacum y alfombra, en Calma House.

27.

Un dormitorio cosy en blanco

Dormitorio abuhardillado en blanco_00409156

El gran acierto en este dormitorio tan acogedor ha sido el total look en blanco. Por un lado, aligera el peso visual de las vigas y, por otro, suma claridad a un espacio que cuenta tan solo con una pequeña ventana. 

Mueble bajo de Estrella Salietti. 

28.

Un dormitorio decorado con simetría

Dormitorio blanco con mesitas simétricas

La simetría es un truco decorativo que nunca falla si buscas que un espacio transmita orden y, con ello, sensación de confort. Aquí se ha optado por dos mesillas y dos lámparas gemelas flanqueando la cama.  

Cabecero y mesita de noche, de Carpintería Juan Merino. Banqueta y lámpara de pie, en Coton et Bois. Lámparas flexo de madera, en Sacum. Colchoneta en la banqueta, de Calma House.

29.

Decorar con papel pintado

Dormitorio con pared del cabecero revestido de papel selvático

El papel pintado, además de estar de moda, es un gran aliado para renovar el look de una estancia de manera fácil, rápida y económica. Aquí, se ha optado por un diseño botánico que reviste la pared del cabecero y da color y un look casual a la habitación.  

Cama y mesita, en Mobles Palafrugell. Papel, de Cole & Son. 

30.

Luz a mil posibilidades

Dormitorio abuhardillado rústico con madera

La decoradora Carolina Juanes se atrevió con la madera oscura de este dormitorio abuhardillado porque disfruta de mucha luz natural. 

Banqueta plegable, en Natura Casa. Alfombra, en Sacum. Lámpara flexo, en Avanluce.

31.

Total look en blanco

Dormitorio blanco

Blanco sobre blanco. Así es este dormitorio, donde se ha apostado por un solo color pero se ha jugado con diferentes matices y texturas –lino, lana, algodón...–, que evitan que la decoración resulte plana.

Cabecero Union Square, mesitas de noche, lámapara de pie y alfombra, de Rivièra Maison. 

32.

Un dormitorio decorado con piezas recuperadas

Dormitorio rústico con cabecero hecho con puertas

Con un poco de DIY puedes conseguir un cabecero tan personal como este. Y es que, donde lo ves, se trata en realidad de dos puertas que se han recuperado y reconvertido en este original cabecero. 

Puertas a modo de cabecero. Mesita de noche, en Malana's. Banqueta y lámpara de sobremesa, en Tessa&Co. Alfombra, en Gra.

33.

Decorado con suavidad

Dormitorio blanco con lámparas colgantes blancas de cerámica

Tejidos orgánicos de colores empolvados, lámparas de cerámica blanca, mimbre... El estilo natural de este dormitorio es tendencia. 

Lámpara de techo, en La Maison. Cortinas y cabecero, de Margarita Ventura.

34.

Un dormitorio revestido con papel pintado

Dormitorio con papel pintado de flores en techo y paredes

¿Te atreverías a empapelar todo el dormitorio? Y por todo, queremos decir todo, techo incluido. El efecto es megadecorativo y de lo más acogedor. 

Cómoda y papel pintado, de Laura Ashley, en Federica&Co. 

35.

Sobrio y muy acogedor

Dormitorio rústico blanco con hornacina como cabecero

Sobrio y parco en decoración. Así es este dormitorio que, a pesar de todo, resulta muy acogedor. El blanco roto de las paredes es todo un acierto. ¿Y te has fijado la hornacina a modo de cabecero que enmarca la cama? ¡Qué gran idea!

 Mesita de noche blanca, en DM Interiors.

36.

Con el paisaje a pie de cama

Dormitorio de casa de montaña con gran ventanal a pie de cama

Abrir los ojos y ver la naturaleza a tus pies es un lujo. Por eso en este dormitorio se optó por ubicar la cama en perpendicular al gran ventanal en vez de en paralelo. 

37.

Un dormitorio con sabor clásico

Dormitorio clásico con banqueta de fibras a pie de cama

Con formas curvas en el cabecero y piezas de mimbre como este banco. 

Cabecero de terciopelo, mesita y banqueta de fibra vegetal, de La Albaida. 

38.

Extrema sencillez ¡y cuánta belleza!

Dormitorio blanco y sobrio

A veces, menos es más. Y este dormitorio es la prueba. Tan solo la cama, un cabecero de obra minimalista que sirve de punto de apoyo de los cuadros, un taburete a modo de improvisada mesilla y una discreta lámpara de bombilla.

Mesita de noche, de Kintoc. 

39.

Con aires alpinos

Dormitorio de casa de montaña con madera y papel pintado de tartán en la pared del cabecero

El personalísimo papel pintado de cuadros escoceses viste por sí solo este dormitorio donde se ha apostado por colores intensos, como este verde abeto, para reforzar la sensación de recogimiento. 

Papel pintado escocés, de Leroy Merlin. 

40.

Notas de color con los textiles

Dormitorio de casa rústica con puerta antigua recuperada y armario cerrado con cortinas

La ropa de cama y las cortinas que cierren el armario son la nota de color de este dormitorio dominado por la madera. No solo colorean el espacio, sino que le restan "dureza". 

41.

Una buhardilla muy romántica

Dormitorio abuhardillado blanco con cabecero tapizado

La tela Toile de Jouy original marcó el look de este dormitorio, que respira un aire romántico y clásico, con sus piezas de estilo afrancesado. 

Cama, silla y cómoda de herencia familiar. Lámpara de sobremesa, de Laura Ashley. Alfombra de poliamida, de KP. Pavimento, de Barro Cocido.

42.

Decorado con piezas escogidas

Dormitorio con cama con dosel y comoda como mesilla

Una cama de madera con dosel, una cómoda afrancesada a modo de mesilla más capaz, un sofá de terciopelo de aire retro... En este dormitorio se ha optado por pocas piezas pero muy escogidas, sumando personalidad y encanto. 

Cama en Raffles. 

43.

Decorar con cuadros

Dormitorio abuhardillado en blanco cálido con cuadros

Alíate con los cuadros para decorar el dormitorio. Los de tonos claros, como estos, son ideales para cubrir las paredes del dormitorio, porque no resultan estridentes y favorecen una atmósfera relajante.

Cabecero y banqueta tapizados, y mesita, en Lares Decoración. 

44.

Un dormitorio pequeñito con mucho encanto

Buhardilla pequeño

Este dormitorio es mini, pero respira un aire naïf que le da mucho encanto. Con ropa de cama de colores suaves como el rosa o el azul, y divertidas cabezas de animales de mimbre, el conjunto funciona a la perfección. 

Banqueta, en Deco&Living. Cabezas de esparto, de Cestería Sagon.

45.

Clásico romántico

Dormitorio en blanco y azul con banco de madera a pie de cama

Con colores suaves, sobre todo, blanco y azul grisáceo. 

Cama y cabecero, de Carrillo. 

46.

Un dormitorio arropado por las telas

Dormitorio con terraza y vestidor

Los textiles contribuyen y mucho a que un dormitorio se vea más abrigado y resulte más acogedor. Aquí, por ejemplo, se han combinado estores y caídas, un doble cortinaje que no solo arropa más el espacio, sino que permite regular mejor la entrada de luz. Y es que las cortinas para el dormitorio no solo decoran, sino que ayudan a conciliar el sueño evitando que entre luz.  

Mesita de noche, New Orleans, en Rivièra Maison. Lámpara de techo y lámpara de sobremesa, de Pomax.

47.

Un dormitorio con las paredes enteladas

Dormitorio abuhardillado de casa de montaña con pared revestida de tela

Ya sea con tela o con papeles pintados que imitan su textura, revestir las paredes da sensación de abrigo y confort y, además, puede ser un recurso decorativo en pocos metros para sustituir el cabecero. 

Mesita de noche, lámparas y alfombra, de Marina&Co. Pared revestida de moqueta.

48.

Un dormitorio que invita al descanso

Dormitorio con vestidor abierto y terraza

Los colores tostados crearán el ambiente adecuado para el descanso, como demuestra esta propuesta de la decoradora Bárbara Sindreu. 

Cabecero, diseño de la decoradora Bárbara Sindreu. Lámpara de sobremesa, de India&Pacific.

49.

¿El beige "de siempre"?

Dormitorio en beige con piezas clásicas

No, si juegas con él pintando paredes de distintos tonos.

Bnaqueta y butaca, de India&Pacific. De Anna Taberner.

50.

Decorado en blanco y azul

Dormitorio con pared de ventanas y cabecero con lamas de diferentes color de azul

Una base blanca, que ceda el protagonismo a la pared acristalada con vistas al paisaje, y originales toques de color que provienen de la pared del cabecero, decorada con un papel que simula lamas de madera pintadas en diferentes tonos de azul. 

Cabecero, en Maisons du Monde.

51.

El poder transformador del papel pintado

Dormitorio con paredes revestidas de papel pintado

Imagina este dormitorio sin el papel pintado con efecto bambú que viste las paredes... ¿se vería desangelado, verdad? No solo decora sin restar ni un cm del espacio, sino que es muy fácil de renovar si te cansas. 

Cabecero y banqueta, de Santayana Home.

52.

Trucos decorativos muy eficaces

Dormitorio con paredes pintadas a rayas verticales

¿Tiene los techos bajos del dormitorio? Isnpírate en esta idea y pinta franjas verticales en la pared o elige un papel pintado a rayas, pero siempre en vertical. En cambio, si buscas ensancharla, las rayas deberían ser horizontales. 

Cabecero de lino, de Designers Guild y papel pintado, de Flamant.  

53.

Con una pared revestida de madera

Dormitorio con pared revestida de madera

Sumas calidez, personalidad y mucho carácter. Además, al vestir por sí sola la estancia, te permite prescindir del cabecero al uso. 

Butaca, de La Maison. Taburete de cuerda y lámpara de techo, en Sacum. 

54.

Espíritu de cabañita

Dormitorio con gran cómoda a pie de cama

Como si de una cabañita de playa se tratara, este dormitorio es súper acogedor y, a la vez, refrescante. Suelo, paredes y suelo se han revestido con lamas de madera pintadas en blanco y los textiles, blancos y azules, refuerzan este sabor mediterráneo.

Aparador con cestas de mimbre y lámpara de sobremesa, en Coton et Bois.

55.

Cuando la cama decora por sí sola

Dormitorio con cama con dosel

Cuando apuestas por una cama tan especial como esta, no necesitas mucho más para decorar el dormitorio, porque por sí sola viste el espacio.

 Cama de Ralph Lauren.

56.

Tu lugar en el mundo

Dormitorio con cabecero de piedra y salida al jardín

Cuadros, flores, fotografías... Rodéate de detalles personales con los que te sientas a gusto. Tu dormitorio es tu refugio, debe notarse.

Cama, de Disma. Colcha, cojines y banqueta, de Disma. Puf de esparto, de Can Garanya. Mesita de noche y cortinas, de Domus Art. Lámpara de techo, de Janer. 

57.

Despertar en Los Hamptons

Dormitorio en blanco y azul lavamanos y bañera

En blanco y azul, este dormitorio de ensueño desprende frescura y sabor a mar. 

Mueble bajolavabo, espejo y cama, en Mi Casa. 

58.

Homenaje a la tradición

Dormitorio rural con vigas de madera

Este dormitorio de marcado carácter rural se ha decorado con pocas piezas pero antiguas, como el cabecero doble de madera tallada o el espejo en pan de oro. 

59.

Flower power

Dormitorio con papel pintado de flores en paredes y techo

En este dormitorio el papel pintado se sube, literalmente, por las paredes, con este diseño de grandes motivos florales que da un toque campestre y muy acogedor a la habitación. 

Papel pintado, de Laura Ashley, en Federica&Co. 

60.

Muy sereno en verde

Muy sereno en verde

Los colores verde o lavanda suaves, como todos los tonos serenos en general, propician el descanso y crean sensación de frescor, como se aprecia en este dormitorio. 

Paredes con mil posibilidades

Es el momentazo de la pintura, del papelpintado y de las telas para revestir paredes. Aprovéchalo y dale estilo a tu dormitorio. Si optas por pintura, hoy las opciones son muchas. Se lleva las half painted walls (paredes a medio pintar), los arrimaderos hechos con pintura, los degradados de pintura...

En el caso del papel pintado o de las telas, revestir las paredes al 100% es más que cool. Y otro detalle que se está acercando al pódium de los más elegidos: las molduras. Aportan sofisticación y decoran por sí solas.

¿La última tendencia? Destacar los techos con un color de pintura intenso o con papel pintado

Ilumina con gracia

Si te falta espacio, aprovecha para darle a tu dormitorio un toque súper actual evitando la típica lámpara de mesita de noche que necesitará una superficie mínima para colocarla, y cuelga dos lámparas del techo. No solo te permitirán aprovechar la superficie de la mesilla al 100% y te darán buena luz para leer, sino que, además, con su luz dirigida hacia abajo creará mucho ambiente.

Y para estilos más clásicos, cómo no, siguen siendo trending topic las lámparas de lágrimas. Aportan elegancia y luminosidad, ya que sus cristales multiplican la luz que pueda entrar en la habitación. Una pieza genial que también encaja en las habitaciones con aire vintage.

Camas como reinas

Si es la pieza más importante de tu habitación, que se note. Corónala. ¿Cómo? Tienes mil fórmulas: un cabecero XL, un cabecero tapizado en capitoné, una pared forrada de madera para destacar su espacio, una pared empapelada o pintada para destacarla...

Armarios nada (pero nada) típicos

Puede que prefieras los armarios de pared a pared y puertas blancas y sin pomos para que pasen completamente desapercibidos. Buena elección sobre todo si tu dormitorio no es el Buckingham Palace. Pero también hay otras opciones que te permiten crear vestidores prácticos y muy bonitos.

Un tabique que no llegue a techo y que, a la vez, sea cabecero, es una de las soluciones preferidas.

No hay duda: aquí duermes tú

¿Cómo se consigue ese toque que solo tú podrías darle? Con los detalles. Y como detalles nos referimos a la elección de la ropa de cama, de los cuadros que llenan las paredes, de los complementos que colocas aquí y allí...

Hoy se lleva lo artesano porque aporta alma y también los detalles personales porque rodearse de recuerdos de viajes o de fotos de la familia, aporta buenos recuerdos y estos, emociones positivas. ¿Quieres ideas?

¡Dale un toque!

  • Con fotografías en blanco y negro.
  • Con plantas.
  • Con piezas recuperadas: sillas heredadas, butacas retapizadas, muebles restaurados...
  • Con letras retro con pequeñas bombillas (que además crearán ambiente).
  • Con cabezas de animales de tela o mimbre.
  • Con una composición de cuadros en tonos suaves.
  • Con un espejo decorativo.

Ponte manos a la obra. Tienes mucho que hacer y mucho más que conseguir: el dormitorio de tus sueños.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.