1 /8

1.

Muy escandi

Este espacio es amplio, blanco y con suelos de madera, perfecto para un comedor como este, donde la mesa redonda con los mismos colores y materiales le da mucho equilibrio al lugar. Mesa de comedor, diseño de Vive estudio, realizada por Miki Beumala. Sillas, de Pilma. Lámpara de techo, de Foscarini.

2.

Con un toque industrial

Aquí los metros sí que cuentan ya que son pocos, eso sumado a la forma rectangular, hace que la solución perfecta sea una mesa cuadrada. En este caso los detalles metálicos en color negro logran un ambiente muy moderno. Mesas y sillas, de Arxe. Lámparas flexo, de Punto de luz.

3.

Cuestión de amplitud

En este comedor el espacio no es un problema y han optado por una mesa redonda y butacas de fibra natural para acompañarla. Perfecto para largas y cómodas sobremesas. Sillas, de Flamant. Lámparas, de Techo y mesa. Alfombra, en La maison.

4.

Encajando cada pieza

Esta gran mesa encaja perfectamente en un espacio totalmente cuadrado y recrea un comedor muy acogedor y elegante. Está hecha de madera y el pedestal es de chapa de hierro. Mesa, diseño de la decoradora, con sobre de madera, de Tot Fusta, y pie, de Metalistería Plecoart. Sillas, de Crearte, tapizadas con tela de Güell-lamadrid, en la Maison. Consola, diseño de la decoradora. Lámpara de techo, modelo Tapún, de Cado. Espejo, de Laura Ehlis.

5.

Rodeado de blancura

La forma que tiene este comedor se presta para colocar en el centro una mesa redonda que ocupe toda la atención, creando un espacio muy elegante, pero a la vez relajado. Mesa y sillas, de Cráquel. Alfombra, de Fernando Moreno.

6.

Una mesa en la que todos caben

Esta mesa cuadrada es perfecta para hasta 8 comensales, pero siempre puedes dejar uno de sus lados con menos sillas para no recargar el espacio. Y la combinación de la madera en varios tonos: el blanco y natural de la mesa, más el oscuro de las sillas, le dan un toque muy chic con aires mediterráneos. Mesa, de Rivièra maison. Sillas, de ratán, de Sika design. Sillas tapizadas, en Pia Capdevilla interiorismo. Lámpara, de Tons.

7.

Con aires románticos

 Un comedor rústico que crea un pequeño rincón súper acogedor. La mesa redonda está ligeramente pegada a la pared para aprovechar mejor el espacio y la consola delimita los límites de la estancia. Mesa y aparador, de Estudio restauración. Lámpara de sobremesa, de Carina Casanovas. Lámpara de techo, en Azul tierra.

8.

Cuadrando los espacios

Aquí tenemos una media entre un office y un comedor, ya que la mesa sale desde la barra de la cocina. El espacio parece más amplio de lo que es, ya que está todo abierto, lo que hace que la mesa sirva también para separar ambientes.

Los muebles de comedor son importantísimos en lo que a confort y estilo de una casa se refiere. Y, concretamente, la mesa del comedor es uno de los grandes protagonistas de cualquier hogar. Pasamos horas sentados a su alrededor, comiendo, charlando y compartiendo momentos familiares. Por eso, a la hora de decidir qué mesa será la más adecuada para nosotros nos surgen muchas dudas y una de ellas es la forma, ¿mesa redonda o mesa cuadrada? Ambas tienen sus pros y contras y nosotros te los vamos a contar. ¡Arranca el debate! Mesas cuadradas vs. Mesas redonda.

Mesas cuadradas

Pros de las mesas cuadradas:

1. Con una mesa cuadrada es más fácil equilibrar los espacios y buscar simetría.

2. Si tienes problemas de espacio, la puedes pegar a la pared y moverla solo cuando vayas a utilizarla.

3. Es la mejor opción si tu comedor es cuadrado también.

4. Si tienes muchos invitados, siempre puedes optar por añadir otra mesa más.

Contras de las mesas cuadradas:

1. Las esquinas siempre son un problema. Si tienes niños, pueden ocasionar accidentes y además, cuando tienes invitados lo más probable es que a alguien le toque sentarse en una esquina y resulta muy incómodo.

2. Puedes tener más dificultad a la hora de encontrar manteles cuadrados.

3. Aunque al igual que las mesas redondas, facilita la socialización al distribuir a los comensales a la misma distancia los unos de los otros, las mesas cuadradas suelen ser pequeñas, ya que las grandes ocupan demasiado espacio.

Mesas redondas

Pros de las mesas redondas:

1. Las mesas redondas invitan a la intimidad, a conversar y a crear ambientes más acogedores. Son perfectas para los juegos de mesa, por ejemplo.

2. Adiós a las esquinas y a todos sus inconvenientes.

3. Suelen tener un pedestal, por lo que también nos olvidamos de las patas que siempre dan problemas.

Contras de las mesas redondas:

1. Determina mucho los espacios ya que no se puede pegar a la pared y necesita un área mayor para que luzca bien.

2. Como sucede con las cuadradas, para que quepa mucha gente alrededor de ella, debería tener un diámetro enorme y, por lo tanto, un comedor muy amplio.

3. No son recomendables en espacios rectangulares.

4. No se puede añadir otra mesa pegada si tenemos invitados.

¿Has tomado ya una decisión? Lo que es importante a tener en cuenta es el espacio que tienes, la forma del comedor y el número de comensales que soléis ser... el resto, es cuestión de gustos.