10 /40

1.

De esencia colonial

Porche de estilo colonial con muebles de fibras y ventilador de techo.

Este porche inspirado en el estilo más colonial es acogedor, señorial y muy, muy cálido. Las fibras naturales son, sin duda, las protagonistas, presentes en los llamativos sillones, los sofás y hasta el sobre de la gran mesa de centro. Llama la atención el ventilador con aspas que simulan los abanicos japoneses, un toque único que enfatiza ese carácter de otra época. 

Pufs de ratán, sofás, mesas auxiliares antiguas de bambú y mimbre y mesa de centro, similares en La Fábrica de Hielo. Faroles de Pantay. Cojines de Alhambra y Harlequin, en Pepe Peñalver. El rectangular es de Pantay. Alfombra mod. Yute Trenza de Leroy Merlin.

2.

El entorno más cálido para celebrar

Porche con zona de comedor con banco de obra y sillas de fibra vegetal.

Muchas fibras naturales, blanco y un llamativo color rosa deslavado son los protagonistas de este acogedor porche, que invita a pasar las tardes en la mejor compañía. El espacio se ha dispuesto alrededor del banco de obra, que regala varios asientos y se ha completado con unas cómodas butacas con reposabrazos. 

Mesa Leeds, sillones Komono, Alfombra Maroño y lámpara Leek, todo de El Corte Inglés.

3.

La comodidad manda

Porche con zona de sofás y enredaderas.

¿Quién dijo que los sofás modulares solo quedan bien en un salón interior? El porche de esta casa de campo demuestra todo lo contrario, aportando un toque moderno a un entorno mayormente rústico. Y no solo el sofá crea contraste, lo hacen también los puffs de fibras, la mesa de centro estilo taburete y la butaca de estilo retro modernizado. ¡La combinación más idónea! 

Sofás de Sklum. Butacas y pufs de Maisons du Monde. Mesa de la firma Tine K Home, en MIV Interiores.

 

4.

Al más puro estilo andaluz

Porche de estilo andaluz con zona de comedor.

Si quieres dar a tu porche un llamativo y acogedor estilo andaluz, mira cómo se ha decorado este. Con las paredes encaladas, una mesa en blanco y madera y sillas de cuerda (una tendencia en espacios de exterior). Después, complementos como las plantas o la vajilla en blanco y azul, los mismos colores que los textiles, ponen la guinda.  

Sillas y espejo de Crisal Decoración En la mesa, mantel, vajilla y jarrones de El Corte Inglés. Al fondo, cojines de Pepe Peñalver.

5.

Con unas vistas inigualables

Porche con dos sofás enfrentados con vistas al mar.

Un verde jardín, una piscina y, al fondo, el mar. ¿Puede pedir más este porche? Pues sí, una cómoda zona de estar formada por dos sofás enfrentados y una gran mesa de centro de madera. Para aportar un toque aún más fresco, se han colocado sendas grandes palmeras a los laterales, cerrando el conjunto.  

En el salón exterior, los sofás Marsella son de El Corte Inglés. La mesa de centro es de Wood Factory. Todos los cojines son de La Fábrica de Hielo. Los pufs, mesitas, faroles y macetas son de Crisal Decoración.

6.

El porche rústico de una casa de campo

Porche rústico con banco de obra y cubierta de madera.

Un porche rústico ha de estar protagonizado por la madera y la naturaleza, como lo está este. Llaman la atención las vigas de madera al natural, que aportan esa esencia campestre tan atractiva y acogedora. 

Sofá, de obra. Alfombra, de IKEA. Cortinas, de Zara Home. 

7.

Un estiloso porche en dos zonas

Porche con salón y comedor con alfombra y pufss de fibras.

Con un cómodo salón y un comedor, este porche se abre al jardín de manera elegante y estilosa. Pintados de blanco, tanto las paredes como el techo, ayudan a sumar luminosidad. ¿Y la calidez? Se consigue gracias a la alfombra y los puffs de fibras que, al estar bajo cubierto, no se ven perjudicados por las inclemencias del tiempo.  

En el porche, sofás y mesa de centro modelo Bondholmen. Pufs Alseda. Alfombra Lohals. Y plantas, todo de Ikea.

8.

Rodeado de verde

Porche con hiedra en la pared, muebles de ratan y alfombra de fibras.

Las plantas trepadoras son un recurso genial para aportar frescura a un porche y, además, potenciar su aspecto natural. Especies como la hiedra, el jazmín o la parra de Japón (que en otoño torna sus hojas a un color rojizo muy atractivo). Si las acompañas de unos muebles de madera, mimbre u otras fibras naturales, multiplicarás su encanto. 

Sofá y butacas, de Cidon. Alfombra, de Leroy Merlin. 

9.

Un elegante porche con barra de cocina

Porche con encanto con mesa de comedor y cocina exterior.

Con todas las prestaciones, este porche lleno de encanto cuenta con zona de comedor con una impresionante mesa blanca y una barra de cocina, tras las que se esconde una zona de fregadero y una gran barbacoa. Un espacio perfecto para disfrutar de las mejores veladas con amigos y familia y convertirse en el anfritrión estrella.   

Mesa y sillas de Artwood para Antima. Camino de mesa de Loani Home. Vajilla de Casa y Campo. Copas y cestas de Becara. Lámparas hechas por un artesano local.

10.

Un cálido porche de casa de campo

Porche de casa de campo con cañizo y sofá de obra con cojines azules.

Rodeado por la naturaleza, este porche de aspecto natural disfruta de un entorno único. Con un cómodo sofá de obra, el aspecto fresco lo aportan los cojines de color azul aguamarina, así como la butaca de fibras y el porche de cañizo, que tamiza el paso de la luz creando un ambiente acogedor y relajante. 

Tumbona, de Instyle Living. Butaca Grignoon, de Kave Home. Mesa de centro. de Expo Mobles Inca. 

11.

Para disfrutar todo el año

Porche acristalado con muebles de fibras naturales y cojines de color blanco y azul.

Este porche se planificó para dar servicio en cualquier época del año. Gracias a su techo acristalado, la luz pasa como si estuviera al aire libre y las cortinas de cristal, que se pliegan a los laterales pasan casi desapercibidas cuando están abiertas. ¿El truco para ese toque veraniego? La combinación de blancos y azules en los textiles, recuperando toda la esencia mediterránea.    

En el porche sofás, mesa de centro, pufs y lámpara de Maisons du Monde. Mesita de Kenay Home. Cojines en Pepe Peñalver.

12.

Una extensión del salón

Porche con paredes de piedra y techado de cañizo conectado con el salón.

En verano, las horas que se pasan en el porche se multiplican. Por eso, dejarlo abierto al salón es la mejor opción para ampliar ambas zonas y crear un gran espacio de relax. En este porche, sobrado de encanto, las cortinas son un complemento básico para filtrar el paso de la luz y aportar un aspecto desenfadado y veraniego. ¡Nos encanta!

Sofá, puf de fibra vegetal y mesa de centro. em Sacum. Lámpara, de Cinc Étoiles. 

13.

El porche para los mejores atardeceres

Porche pequeño con butacas y macetas de mimbre y lleno de plantas.

De por sí, un porche es un espacio acogedor y agradable que invita al relax. Pero si, además, cuenta con unas vistas espectaculares, ya sea al mar o a la montaña, la disposición de los muebles ha de ir en esa dirección. Y, si es muy pequeño, como en el porche de este ejemplo, con tan solo unas cómodas butacas de mimbre tendrás suficiente.  

Sillas restauradas. Alfombra de Zara Home. Cojín beige de Maison de Vacances, en RueVintage74. Plantas y macetas de Ikea. Velas de Cerabella.

14.

Con vistas a la piscina

Porche con cubierta vegetal frente a una piscina.

Del sofá a la piscina y de la piscina al sofá. Sin duda este porche de una casa de campo invita a las tardes más relajantes y agradables. Protegidos con su cubierta vegetal, que tamiza el paso de la luz de manera natural, se ha decorado con varios sofás y unas butacas. Para favorecer la circulación, las mesas son redondas.  

Butacas de mimbre, de Inthai. Mesas de centro redondas y alfombra, de Taller de las Indias. Cojines lisos, de Filocolore. Cojines estampados, de Carolina Blue. 

15.

Un porche con vistas con cerramiento de cristal

Porche de casa de campo con cerramiento acristalado.

Gracias a sus cortinas de cristal, este porche puede disfrutarse durante todos los meses del año. Se trata de una decisión perfecta para zonas en las que hace frío o corre el aire. Además, este recurso aumenta las posibilidades al decorarlo, ya que no será necesario colocar piezas que aguanten las inclemencias del tiempo, gracias a su protección. Aquí, además, las vistas son impresionantes y no están cubiertas por absolutamente nada. 

Mesa, de Woodies. Sillas, de Crisal Decoración. Sillón de fibras, en Miv Interiors. 

16.

Un porche perfecto y estiloso

 MG 5197

Este actual y moderno porche es luminoso y acogedor gracias a la mezcla de fibras y los textiles blancos. La luz no encuentra impedimento gracias a la cubierta de metacrilato, un tipo de cubierta que deja pasar la luminosidad, pero protege de los rayos UV y de la lluvia. 

Sofás y cojines de Maisons du Monde. Mesas auxiliares de Ixia. Lámparas de Better & Best. Sillones de Ikea.

17.

Recuperando la esencia

Porche rústico con paredes de piedra y muebles de fibras

Como salido de una máquina del tiempo, este porche es un claro ejemplo de porches rústicos y es capaz de trasladarnos a los veranos de nuestra infancia. Bajo las vigas de madera y las paredes de piedra, se ha colocado un estar con muebles de fibras en el que no sobra ni un solo detalle.   

Sofá y butacas de Oka. Mesa de centro de Gunni & Trentino. Lámparas y mesitas auxiliares La Bòbila. Alfombra de Ikea. Faroles de Luzio. Todos los cojines y el plaid son de La Maison excepto los estampados, que son el modelo Snakehead de William Morris, distribuido por Gancedo.

18.

Luminoso e informal

 DSC5791 enquadre

Para no robarle ni un ápice de luz, el techo de este porche se ha cubierto con cañizo y se ha pintado de blanco, al igual que las paredes. Así se garantiza su luminosidad, multiplicada por el sofá blanco y las cortinas que conceden sombra e intimidad.    

Cojines lisos y con rayas naranjas de Coco-Mat; de rayas negras, en Matèria y de rayas beige de Zara Home.

19.

El porche de un cortijo andaluz

 MG 9166

Todo en este porche invita al relax: desde los materiales de los muebles a los relajados colores que los decoran. Y ofrece todo lo necesario para un ritmo veraniego, pausado y de tardes al sol.    

Sillas y sofás de ratán de Sempre. Mesa de Kabila. Mantel y copas de Zara Home. Jarra y jarrón de Becara. Alfombra de Gancedo. Cesto y plantas de Los Peñotes.

20.

El porche perfecto para desconectar

00526075

Con alma sueca, este porche decorado con piezas de IKEA es el entorno ideal para disfrutar de un agradable atardecer. Protagonizado por las fibras y los colores claros, su disposición gira en torno a un banco de obra, que se ha decorado con unas cómodas colchonetas y un montón de cojines que lo hacen más cómodo.  

Mesas de centro Mastholmen, pufs Alseda, butaca de yute Stockholm 2017, lámpara solar Solvinden, cortina Idamarie, lámparas de techo Torared y alfombras, todo de Ikea. 

21.

Un porche increíble con vistas a la piscina

 MG 8851

Nada inspira más al verano que una piscina junto al porche donde disfrutar de una siesta relajada y pasar a un vigorizante baño. Y en él nada se ha dejado al azar: los sofás y las butacas crean un efecto 'espejo' con el techado, también en blanco y madera.      

Es un proyecto del Estudio de Arquitectura ATD a cargo del interiorista Jean Pierre Martel. Mesas y sillas de M&P Archidesign. Mantel con telas de Gancedo.

22.

Con detalles delicados

porche-con-cañizo-y-muebles-de-mimbre-00528594

El color agua marina es uno de los más buscados para decorar en verano, sea cual sea el estilo. En este caso, casa a la perfección con el ambiente rústico de este maravilloso porche, en el que la madera, las piedras y las fibras naturales.    

Butacas y mesa de centro de ratán, de Tine K Home. Sofá, diseño de Freer Living. 

23.

Un porche al natural con lo básico

00531440 Zona chill out en porche

Un enorme banco de obra protagoniza este porche, ofreciendo un montón de espacio para sentarse. Después, tan solo una mesa de centro, una butaca de fibras y complementos, clave para hacer el espacio más acogedor. Los dos ventanucos de la pared dejan entrar con la naturaleza que se fusiona con las plantas en maceteros.

Mesa de centro, en Tot Interiors. Butacas de fibras, en Miv Interiors. 

24.

De esencia ibicenca

 DSC8051

Este porche se extiende hasta una zona de solárium ideal. Los tonos naturales, con pequeñas dosis de diversos azules, ayudan a potenciar el estilo mediterráneo de todo el conjunto, fresco y acogedor.  

Conjunto de exterior de Tine K Home. Cojines morados y plaids azules de Textura. Lámparas de Tine K Home.

25.

Un porche clásico en varios ambientes

00404552 O

Si el espacio lo permite, diseña dos zonas en tu porche: una con un comedor exterior y otra con una zona de relax con sofás y butacas. La clave para que haya continuidad es emplear la misma gama cromática, como se ha hecho con las tonalidades grises, más oscuras en las sillas de cuerdas y más claritas en los detalles del estar.    

Mesa con sobre de piedra y sillas de DM Interiors. Sofás de Ikea. Cojines de Teklassic. Manta gris de Zara Home.

26.

Un porche cuatro estaciones

0245

Al decorar y elegir los muebles de exterior para el porche, piensa en poder utilizarlo en varias épocas del año. Al estar cubierto, te podrás permitir alguna licencia más con los muebles, que estarán protegidos gracias a la cubierta. En verano podréis relajaros a la sombra, mientras que, en invierno, con unas mantitas extra, permitirá disfrutarlo incluso aunque haga algo de frío. 

Mesa comedor de pino natural de Sacum. Cesto de Tine K Home y jarrones blancos de Sacum. Plantas de La Moixera Garden. 

27.

Un porche moderno con algún guiño clásico

 MG 4440

Los muebles de exterior de cuerdas son una de las tendencias del verano 2021. Con un color beige, además de un estilo moderno, el efecto es elegante y muy chic. El gran farol negro que corona el conjunto ofrece un toque clásico que contrasta sin desentonar.    

Mesa y faroles de Meridiana, alfombras de KP, plantas de Garden Center Balbuena, en Estepona, y espejo de La Fábrica de Hielo, en Marbella.

28.

Un porche rústico rodeado por la montaña

 DSC5175

En esta cabaña rodeada por la montaña, hasta el porche respira ese aspecto rústico. Para los muebles, se ha elegido el mismo acabado de las vigas, dando mayor uniformidad y armonía al espacio. El punto más relajado viene dado de la mano de la alfombra y los puffs de fibras.       

Cojines, de Filocolore, Cado y Calma House, de donde también son los pufs. Alfombra, de Merc&Cía.

29.

Un porche moderno con comedor de verano

9498

Este comedor de verano se ha diseñado con unas imponentes y modernas piezas que no dejan indiferente. La mesa blanca alberga unas personales sillas blancas, que roban todas las miradas. Por su parte, las enormes lámparas de fibras, le dan calidez y frescura.   

Sillas de Teodora BCN y cortinas de lino de Knowhaus.

30.

Cubierto de buganvillas

El Mueble Salines Ibiza 731

Las plantas trepadoras son una buenísima opción para cubrir un porche y hacerlo acogedor, único y fresco. La buganvilla es una de esas plantas que representa toda la belleza del verano, además de llenar de colorido el entorno.   

Sofá de bambú, mesas redondas y alfombra, de Miv Interiores. Cojines, de Mestizo Store.

31.

Dos zonas de sombra junto a la piscina

La mejor manera de disfrutar del exterior cuando el sol aprieta es a la sombra. En este porche se han creado dos zonas de sombra diferenciadas según los usos: el estar y el comedor de verano.

Butacas de fibra de mimbre, en Becara, 

32.

Un mirador con vistas al mar

En este porche, el comedor y el estar se han organizado contiguos para disfrutar desde ambos ambientes de las magníficas vistas. La cercanía de la piscina desbordante, suma frescor.

Sofá de ratán y butacas de mimbre, en Espacio Becara. Mesa y sillas, de La Oca. Mesa de centro y alfombra, en Rialto Living. Tumbona, en Decorum. 

33.

Un estar de verano muy confortable

Los muebles de fibras son una opción muy confortable para el estar de verano, sobre todo cuando este se planifica a la sombra, como aquí, ya que son sensibles al sol y la lluvia.

 

34.

Tocando el cielo

Cuando tienes estas maravillosas vistas a la sierra, poco más necesitas. Este porche se ha vestido con lo mínimo para dar el máximo protagonismo a la naturaleza: un amplio sofá de obra donde olvidarse de todo.

35.

Para todo el año

¿Quién dice que el porche es solo para el verano? Con una chimenea para caldear las tardes otoñales, este salón con vistas al campo puede aprovecharse casi todo el año.

36.

Fresco y contemporáneo

Este porche se ha proyectado en función del sol: un completo estar a la sombra, con piezas versátiles; y el solarium junto a la piscina con confortables sillones para disfrutar del atardecer.

37.

Elegancia campestre

Una gran pérgola protegida con una fresca cubierta vegetal ha permitido habilitar el comedor y el estar de verano. Si optas por piezas tapizadas, como aquí, procura que sean desenfundables y fáciles de lavar.

38.

Bajo el jazmín

Este bonito porche se ha amueblado con dos sofás de obra y al fondo se ha situado el comedor. Todo ello rodeado de verde y envuelto por el aroma del jazmín. Una delicia.

 

39.

Ganar un salón de verano con una gran pérgola

Cuando no tienes porche, hay que crearlo. Y esto es lo que se ha hecho en esta casa ampurdanesa con una gran pérgola con estructura de hierro arrimada a la casa.

40.

Entre el cielo y el mar

Mediterráneo en estado puro. Así es esta zona de exterior organizado a dos niveles: el comedor en el más elevado y abajo,junto a la piscina, el estar con zona de sol y sombra.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.