Tres expertas en decoración que nos cuentan cómo aplican ellas su saber hacer cuando se trata de dar forma a un salón. ¡Acotamos más! Queremos saber las claves infalibles para que sea esa estancia de la casa con estilo, pero con un interiorismo fresco, que es lo que apetece en verano. Hablamos con Natalia Zubizarreta, María del Valle y Majo Flores de salones de verano, sus textiles, colores, texturas y otros trucos muy concretos.

 

Cómo tener un salón estiloso en verano

1 /10

1.

Majo Flores: tejidos naturales y en tonos claros

Salón de verano con estilo

Sofá de Potter y Barn, mesas de Crisal, auxiliar y lámpara en Pantay, alfombra en Valley.EE.

El Mueble

"La época estival es la idónea para revitalizar el salón y darle un soplo de aire fresco que nos ayude a mitigar la sensación de calor y a sobrellevar mejor las altas temperaturas", señala Majo Flores, de Majo Flores Interior Design Studio. ¡Se puede decorar con estilo fresco sin renunciar a la sofisticación! Su propuesta en cuanto a textiles es apostar por tejidos naturales y en tonos claros. "Elige tejidos ligeros y transpirables, como el lino y el algodón, para las cortinas y cojines. Estos materiales no solo son perfectos para la estación más cálida del año, sino que también añaden un toque de elegancia desenfadada". Y sobre los tonos, "crudos y colores deslavados. Si prefieres colores más vibrantes, resérvalos para los cojines. El azul en todas sus tonalidades, incluido el turquesa, el aguamarina y el coral son ideales. Estos colores no solo aportan frescura, sino que también ayudan a maximizar la luz natural, creando un espacio luminoso y acogedor", añade la interiorista.

2.

En cuanto a los patrones de los textiles en un salón veraniego…

Salón de verano con estilo

Alacena de Maisons du Monde, sofá, mesa y puf de Westwing

El Mueble

"Puedes usar tejidos con patrones veraniegos, como rayas y motivos florales, aunque siempre de forma sutil. Huye del clásico estilo marinero o náutico y opta por una elegancia relajada", nos explica Majo Flores. Además, ella no renunciaría a las alfombras en verano, pero "escoge las de fibras naturales, como el yute, sisal o algodón. Además de aportar frescura y textura, también son sostenibles y versátiles", nos recuerda. Mientras que a la interiorista María del Valle no le importa dejar los suelos "más desnudos y sentir su frescor cuando andamos descalzos".

3.

Natalia Zubizarreta: la forma de vestir las ventanas en verano

Salón de verano con con ventanal y tonos neutros

Sofás, mesa de centro, de comedor, estores y alfombra diseño de la decoradora Paula Duarte. Mesa auxiliar de Kave Home. Lámparas de techo de Westwing, sillas de Signature, puf de TC Collection.

El Mueble

La interiorista Natalia Zubizarreta, de Natalia Zubizarreta Interiorismo, recuerda que entre los textiles se encuentran las cortinas. "Las caídas pesadas con mucho cuerpo se sustituyen en un salón de verano con estilo por unas de lino más finas o de algodón o, incluso, por caídas con motivos veraniegos con colores más frescos, algo floral, algo de rayas en azules". Ella nos recuerda que los tejidos pesados y con cuerpo deben desaparecer (terciopelo y lana, ¡fuera!).

4.

Incorpora un gran espejo

Salón de verano con un gran espejo de pie

Sofá de Maisons du Monde, butacas, mesa, bandeja y alfombra de Aquitania. Cortinas de lino de El Corte Inglés.

El Mueble

Para ganar sensación de apertura. Las paredes parecen abrirse con un gran espejo de pie apoyado en ella. Ubica la pieza en un lugar en el que rebote la luz, para darle más luminosidad a la estancia y, a ser posible, que refleje una zona con plantas o las vistas al exterior. ¡Sí a decorar el salón con espejos!

5.

Y en cuanto a los colores que no fallan…

Salón de verano con estilo en tonos neutros

Sofá de Blasco, mesas a medida según diseño de Carolina Sánchez Vadillo, butacas y lámparas antiguas francesas. Cortinas y estores con tela de Yute’s. Cuadro de María Yelletich, alfombra en La casa de los tomillares.

El Mueble

El rey del verano es el lino natural para cojines en colores pasteles y suaves. "Mostazas, amarillos, azules y verdes son colores que relacionamos más con el verano. Van a dar un toque más veraniego al salón. Me gusta la mezcla de azul y amarillo. Dos colores muy muy de verano", nos propone Natalia Zubizarreta.

6.

María del Valle: rincones para compartir el tiempo libre

Salón moderno de estilo fresco

Butacas de &Tradition, lámpara de Santa & Cole, armario diseño de la decoradora Natalia Zubuizarreta, techo con molduras de Orac Decor, papel de Élitis.

El Mueble

"En un salón de verano hay que crear espacios para compartir. Todos tenemos más tiempo libre y está bien potenciar esos rincones que viviremos con familia y amigos. Son espacio para relajarse, compartir juegos, tomar un aperitivo…", apuesta la interiorista María del Valle, de María del Valle Interiorismo.

7.

Los motivos marinos "salen" en verano

Salón de verano con estilo y elementos naúticos

Sofá de Westwing, mesa a medida, lámpara de sobremesa en Muebles del Mundo. Velero de anticuario La Cómoda Torremolinos. Alfombra de IKEA.

El Mueble

Un truco que comparte Natalia Zubizarreta y que ella misma aplica en su casa es decorar con motivos marinos el salón. "Tengo en el trastero cuadros guardados con motivos marinos y los saco en verano. Caracolas, corales, peces… Cosas que recuerden a la playa y al mar. Podemos sustituir objetos decorativos también por algún coral o alguna pieza marina. Va fenomenal porque psicológicamente lleva al cerebro a un ambiente playero". Y este truco está ligado a un consejo que nos da: "Si decoras con libros una mesa de centro, hazlo con ejemplares que sean de motivos de viajes, colores más alegres, mar, playas… Algo que tenga que ver con la idea de evadirse".

8.

Sí a las plantas y flores naturales

Salón de verano con separador de listones y plantas

Suelo de Porcelanosa. Puf de TC Collection. Elemento separador diseñado por la decoradora Paula Duarte.

El Mueble

"Las plantas son imprescindibles para crear un ambiente veraniego. Añaden vida y color al espacio, además de mejorar la calidad del aire. Elige plantas de fácil cuidado como el ficus, la areca o el helecho", nos invita Majo Flores. Para ella, "las flores frescas en jarrones de cristal o cerámica aportan color y fragancia y, sin duda, un toque de naturaleza y vitalidad. Opta por flores de temporada y no tengas miedo a mezclar colores y texturas. Las peonías, hortensias y lirios son excelentes opciones para el verano. Añadir follaje verde, como lentisco, ruscus o helecho, puede darle más volumen y textura al arreglo".

9.

Decorar con elementos de fibra natural

Rincón veraniego en el salón con estantería de obra

Butaca de Casa & Alma. Estantería realizada a medida por Isthmus Construcción. Mesita de Triggo. Alfombra y puf de fibras de Kaymanta. Lámpara en Amazon. Lámpara huevo en la estantería de Rue Vintage 74.

El Mueble

"Las fibras naturales también nos van a ayudar a conectar con el verano. Decora con cajas y cestos de fibra. Puedes cambiar la pantalla de una lámpara. Conseguirás refrescar el ambiente del salón", comenta la interiorista Natalia Zubizarreta.

10.

Mobiliario ligero para ganar en frescura

Salón de verano con estilo actual y muebles ligeros

Sofá de Kenay Home, lámpara de Santa & Cole, mesa de centro en Sacum, mesa auxiliar y butaca en Coton et Bois. Alfombra de Benuta. Cuadro de Asoguardi, suelo de Matter Barcelona, cortinas de Coordonné.

El Mueble

La elección del mobiliario de un salón de verano con estilo debe basarse en piezas de madera clara como el roble o el fresno, que aportan calidez y naturalidad al espacio sin hacerlo pesado. "Combina estos muebles con elementos de ratán o bambú, un material ligero y resistente que aporta un toque de frescura. Este tipo de mobiliario no solo ocupa menos espacio visual, sino que también permite que la luz circule libremente, haciendo que la habitación parezca más grande y luminosa", argumenta la interiorista Majo Flores. Los muebles ligeros suelen ser más fáciles de mantener, lo que es ideal para un ambiente veraniego donde se busca comodidad.