1 /17

1.

Abarrotar demasiado las paredes

alfombras-00490745 O

O dejarlas demasiado vacías. Ni lo uno ni lo otro. Tanto si eres de los que decora con cuadros y fotografías personales, como si te va un estilo más minimal, es importante que seas equilibrado al elegir la decoración de la pared. Algo clave para acertar presentar los cuadros antes de colgarlos. Prueba con diferentes composiciones hasta que encuentres la que más te guste. Te dejamos varios ejemplos de composiciones de cuadros.

Aparador de olmo, de El Globo Muebles. Fundas beige de los sofás, modelo Gunnared, de IKEA. Cortinas realizadas con tela Hualapai de Gancedo. Alfombras de lana, de Bebería. Cojines, de Deco&Living y Gancedo.

2.

No ser conscientes de las dimensiones

salon-con-sofa-verde-y-mesa-de-centro-de-madera-00493836 O

En un salón  grande, un cuadro pequeño quedará desproporcionado. Y lo mismo si el salón es mini y el cuadro gigante. Valora el tamaño de la pared y antes de elegir ¡mide bien! Así se cuelga un cuadro paso a paso.

Sofá, de IKEA. Mesa de centro y auxiliar, en Catalina House. Lámpara cesta, de Santa&Cole. Lámpara de pie dorada, en La Maison.

3.

Agujeros y más agujeros

Decorar-con-fotos. Fotos-de-árboles-en-b/n-00490775

No hay nada menos estético que un pegote de masilla en la pared. En una con gotelé, todavía puede dar el pego, pero en una pared lisa –y de color– se notará muchísimo. Antes de coger el taladro, elige bien los cuadros y dónde los vas a colgar. Y si los cambias, lo más adecuado es que sean del mismo tamaño o que los cuelgues en el mismo lugar. O tu pared, más que una pared, parecerá un Pollock.

4.

Ventanas desnudas

salon-sofa-chester-estor-y-cortina-00505526 O

Sentirás que, además, de privacidad, a tu salón le falta ‘ese algo’. Si buscas más intimidad y una bonita caída, elige una cortina de tejidos pesados como lino grueso, seda salvaje o chenilla. En cambio, si buscas un efecto más ligero y vaporoso, las de hilo o lino de trama abierta dejarán pasar la luz.

Librerías y mesas de centro, diseño de Aurora Monasterio. Puff Parlov, de IKEA. Espejo, de Maisons du Monde. Alfombra, de Nacho de la Vega.

5.

Una mala iluminación

00381239-ob 7c0167da

Limitarse a la luz cenital o pasarse instalando focos empotrados. Aunque no le prestamos la atención que se merece, la iluminación ayuda a que el salón sea más agradable. Además de la de techo, coloca también lámparas de pie, de sobremesa y leds que aporten luz ambiental o destaquen algún elemento, como se ha hecho con esta librería.

Sofás, tapizados con tela de Paduana, mesa de centro lacada, lámpara de sobremesa y librería con leds, de Cado Interiors.

6.

Alfombras que no abarcan

salon-con-alfombra-de-fibras-con-comedor-con-sillas-tapizadas-00513322 O

Elegir mal el tamaño de la alfombra puede afectar muchísimo a la decoración del salón. Tanto si es minúscula como si es demasiado grande, el efecto será terrible. Lo ideal es que, al menos, las patas del sofá queden por encima de ella. Además, así zonificarás el salón, especialmente si es que comparte espacio con el comedor. Una vez más, ¡el metro es tu mejor amigo!

Sofá y puf, de Pilma. Alfombra y butaca, de Merc&Cía. Mesas de centro y mesa velador, de India&Pacific. Sillas, de Pilma. Lámparas de techo, de Inestlam.

7.

Actuar en contra de la luz

salon-con-sofa-blanco-y-mesa-de-madera-y-metal-00513336

Especialmente si el salón es pequeño y no recibe suficiente luz natural. Evita colocar el sofá o un aparador delante de la ventana, sobre todo si son de un color oscuro. En vez de reflejar la luz, la absorberán y actuarán como barrera.

Mesa de centro, de Mercantic. Estantes y alfombra, de IKEA.

8.

Que el centro del salón sea la tele

salon-rustico-con-sofas grises-y-chimenea-00497995_O

Es que a veces parece que la decoración está a su disposición. Y nada más lejos de la realidad. ¡Está a la tuya! No le concedas un lugar protagonista o emplea muebles con puertas que la oculten. Como se ha hecho este salón, relegada a una esquina y dejando que la chimenea se luzca. La tele estropea cualquier esfuerzo que hayas hecho para que tu salón luzca bonito y acogedor. ¿Sabes que hay muchas formas de esconder la televisión?

Sofá, de Carolina Juanes. Alfombra, de Gandía Blasco. Butaca retapizada con tela de Kirby House. Mesa de centro, en Batavia.

9.

Decorar con blanco pero no darle calidez

salon-con-sofa-blanco-y-cojines-mostaza-00505463

En El Mueble, nos encanta decorar con el blanco. Es atemporal, refleja la luz, amplía los espacios. ¡Qué de ventajas! Pero no es oro todo lo que reluce. Sin los complementos adecuados, el blanco puede resultar frío. Utiliza el color y texturas de los textiles para añadir calidez. Cualquier color sube la temperatura del blanco, pero si te decantas por tonos como el mostaza o caldero, el efecto está asegurado.

Sofá y mesa de centro, de Arkitektura.

10.

Una mesa de centro que no decora

salon-cortinas-blancas-y-espejo-en-pared-00507303

Imagina la mesa de centro del salón de la imagen sin absolutamente nada encima. ¿Verdad que el salón parecería otro? ¡Es la mesa de centro perfecta! Vale que tiene una función práctica, pero unos pequeños jarrones, unas flores secas o una bandeja con velas darán a tu salón el plus decorativo que le falta.

Sofás, de Thomas Carstens. Butacas, mesa de centro, mesas auxiliares, alfombras y espejo, todo en India&Pacific.

11.

Dejar demasiados rincones sin nada

salon-con-macetas-de-mimbre-00506939

Otro error decorativo que puede hacer que el salón resulte vacío y más una sala de espera que de estar. Utiliza el rincón que crean dos sofás –o que queda detrás de una puerta– para poner una planta o varias. Es el primer paso para disfrutar de una casa vivida.  

12.

Equivocarse con el sofá

salon-con-sofa-gris-y-estanteria-de-obra-00510179

Aunque este no es un error decorativo per se, si no eliges con cabeza el sofá, lo acabará pagando tu salón. Porque no querrás pasar ni un minuto sentado de lo incómodo que es. Así que, además del estilo, ten en cuenta la altura y tamaño del asiento, si tiene reposabrazos, la comodidad del respaldo… Son algunas de las claves para elegir el sofá.

Sofá, de Gómez del Pulgar. Silla, de Cotton et Bois.

13.

Olvidarte de que el salón tiene que ser cómodo

salon-decorado-en-tonos-neutros-con-cortinas-largas-00511339

Poner demasiados obstáculos para llegar al sofá hará que el salón tenga un carácter más parecido al de una sala de exposiciones que al de un salón. Valora el espacio que tienes y añade elementos que no impidan un desplazamiento cómodo y fluido.

Sofá de lino, de Natura Casa. Mesa de centro, de India&Pacific. Butaca, de Crearte. Alfombra, de Piccolo Mondo.

14.

No cuidar los textiles

sofa-blanco-con-cojines-de-lino-00513323 O

Pasarte con los estampados es otra manera de estropear la decoración de tu salón. Aunque la tendencia es mezclar, la clave para que no resulte recargado es utilizar una misma gama de color y combinar motivos y tejidos. La calidad también es importante. Para decorar el salón –especialmente tu sofá–, lo mejor son los tejidos naturales. Algodón, lino y lana ofrecen un tacto agradable y un aspecto muy cozy.

15.

Elegir muebles demasiado grandes o demasiado pequeños

salon-con-pared-de-cristal-y-sofa-blanco-00507580 O

La clave está en el equilibrio. Un sofá muy grande en un salón pequeño se comerá el espacio y es un estorbo. Para acertar y no cargarte la decoración del salón, respeta unas medidas básicas. Por ejemplo, si quieres un sofá con chaise longue, tu salón al menos necesita 3 m de ancho, y si quieres dos enfrentados, 3,5 m como mínimo.

Sofá, de Pilma. Mesa de centro, en Catalina House. Lámparas de mimbre, de Let’s Pause. Butaca de bambú, en Sacum. Alfombra, de Let’s Pause. Pavimento de microcemento.

16.

Añadir piezas porque sí

salon-clasico-con-alfombra,-sofa-y-butacas-00505437 O

Las compras por impulso son un gran error. Por muy rebajado que veas un mueble, piénsatelo dos veces antes de adquirirlo. ¿Te cabe en el salón? ¿Combina con tu estilo? Y lo más importante, ¿lo necesitas? Para que esto no te pase, planifica bien dónde van los sofás y su tamaño. Lo mismo con la mesa de centro y auxiliares. Y si de verdad quieres renovar la decoración, hazlo mediante los accesorios. Hay varios complementos básicos que necesita tu salón.

Sofás y butaca, diseño de Sube Interiorismo realizados a medida en Deco Lur. Mesa de centro de Ethnicraft.

17.

Olvidarse de los materiales que dan ‘calidez’

salon-orden-mesa-de--centro-ventanal 00508676

Nos lo has escuchado cienes de veces. Que si la calidez por aquí y la calidez por allá. Si añades algún elemento en fibras naturales, como una alfombra, un puff o unas cestas para las macetas o bien un mueble de madera al natural, lo entenderás rápidamente. ¡El cambio puede ser espectacular!

Sofá, de obra. Mesa de centro, de Mercantic. Alfombra y puffs, de Miv Interiores.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.