- Yo quiero una casa sin puertas.

- ¡Yo me pido un espacio diáfano!

- A mí me gusta lo de un jardín para que los niños salgan a jugar.

- Oye, pero que los podamos ver bien desde dentro.

- Yo lo que quiero es una gran cocina, con el comedor integrado, ¡algo muuuuy práctico!, pero bonito, ¿eh?

- ¡A mí lo que me apetece es que en el porche pongamos esos muebles con palés tan chulos que vemos en las revistas!

Algo así, nos imaginamos, debieron de ser las conversaciones de Inés y su marido, cuando se animaron a comprar el terreno y a hacerse una casa a su medida, con una cocina familiar de película. ¡La casa de sus sueños! La que ellos querían, con todas sus necesidades de familia numerosa, un hogar para ellos y sus tres hijos.

15 /17

1.

Una casa para tres hermanos apta para jugar

Una casa para tres hermanos apta para jugar

En esta casa rústica, los niños son los protagonistas. Todo está pensado para ellos y hecha a su medida. Con salida al jardín, mucha luz y mucho espacio para jugar. 

2.

Casa nueva y un porche super cómodo

Porche con sofás de palets y mesas de centro redondas.

Sofá de palés, hecho por el dueño. Cojines grandes, de Calma House. Alfombra, de Sacum.

El Mueble / Pepa Oromí

“Hicimos una casa de obra nueva y decidimos absolutamente todo junto con la arquitecta, ¡lo diseñamos todo como queríamos! Deseábamos una casa con muchísima luz y un porche donde estar a gusto”, nos cuenta Inés, la propietaria. Y para conseguirlo, el dueño se encargó de hacer un sofá de palets a medida al que no falta nada de calidez gracias a la alfombra y las mesas de centro redondas. Para conseguir un efecto más exótico, se colocó un ventilador de techo con aspas que imitan los abanicos paipai.

3.

Me pido que la salida al jardín quede abierta

salón comunicado con el jardín exterior mediante unas puertas correderas.

Jardín, diseño de Garden Tona. Flores y plantas, de Bauhaus. Taburete, de Filocolore.

El Mueble / Pepa Oromí

"Queríamos que los niños pudieran jugar a gusto, entrar y salir y hacer vida dentro o fuera con tranquilidad", explica la propietaria. Pero también vigilarlos cuando los padres están dentro. Por eso, diseñaron una gran puerta corredera que comunica el salón con el exterior.

4.

Un salón sobre todo cómodo

Salón con vigas y sofá esquinero de color gris.

Sofá, de Maison du Monde. Mesas de centro y auxiliar, de Coton et Bois. Puff y lámpara de pie, de Sacum.

El Mueble / Pepa Oromí

"Anhelábamos un espacio muy diáfano, algo muy cómodo para una familia numerosa, así que unimos salón y cocina sin que hubiera puertas", dice la dueña. También colocaron un cómodo sofá esquinero con espacio para los cinco miembros de la familia.  

5.

¿Vamos a la cocina?

Salón comunicado con la cocina sin puertas.

Cestos y alfombra, de Sacum. Cojines mostaza y jarroncitos de la mesa, de La Maison.

El Mueble / Pepa Oromí

Salón, comedor y cocina están abiertos y comunicados entre sí. "El nexo de unión del salón con el resto de la casa es la cocina, tienes que atravesarla para poder llegar al resto", explica Inés. Otros recursos que ayudan a crear esa conexión entre los espacios son los suelos continuos y el color. 

 

6.

Un recibidor con alma DIY

Recibidor con cajas de madera y perchero.

Recibidor con cajas de madera y perchero.

El Mueble / Pepa Oromí

El recibidor se planificó para el trote del día a día. Para ello, se decaparon unas cajas de madera que hacen las veces de zapatero, completamente accesible para los niños. Y se completó el conjunto con un perchero en el que colgar los abrigos. No puede faltar la alfombra redonda de fibras, que aporta calidez y dinamismo gracias a sus formas orgánicas.

7.

Un office y comedor ultracómodo

Office con mesa vestida con mantel de lino y lámpara de mimbre.

Mantel, de Filocolore. Jarrones, vajilla y bajoplatos de fibra, de Sacum. Sillas, de India&Pacific.

El Mueble / Pepa Oromí

"Ellos son muy de pasar tiempo en familia y los niños son pequeños, así que decidimos que la clave era el office como zona central de la cocina", nos explican desde Gud Cocinas, autores de la reforma de la cocina. 

8.

Un cómodo mueble de desayunos

Office con mesa vestida con mantel de lino y vitrina como mueble de desayunos.

Silas, en India&Pacific. Alfombra, en Sacum. Mobiliario, vitrina y banco diseñados por Gud.

El Mueble / Pepa Oromí

El mueble de desayunos resulta muy práctico para los niños, con todo a mano para el día a día. Como ves, el comedor u office hace de nexo entre el salón y la cocina, dejando todos los espacios separados, pero con ciertas separaciones.  

9.

Una cocina abierta con un truco

Cocina abierta con murete que separa el comedor.

Cojines en el banco, de Filocolore y La Maison. Lámpara, hecha por un artesano.

EL Mueble / Pepa Oromí

"La zona de trabajo, abierta, debía quedar un poco reservada, porque la cocina se ve desde el salón. Por eso, creamos dos zonas de agua: una para preparación de alimentos y otra para lavado de platos. El murete tapa lo que no quieres que se vea", explican desde Gud Cocinas. 

10.

Una cocina con todas las prestaciones

Cocina con muebles blancos y tiradores.

Mobiilario, diseñado por GUD.

El Mueble / Pepa Oromí

Bañada por la luz, la cocina se diseñó con la comodidad que necesita una familia numerosa. Pero también debía ser ligera y decorativa. Para ello se prescindió de los muebles altos y se sustituyeron por unas baldas de madera donde se colocaron varias cestas de fibras. Los muebles en blanco son los encargados de reflejar la luz y el suelo con acabado en madera aporta calidez.  

11.

Un lavadero para toda la familia

Lavadero con muebles a medida.

Lavadero con mobiliario realizado a medida.

El Mueble / Pepa Oromí

Otro de los secretos de esta casa es el lavadero, una zona comoda con armarios a medida y empotrados donde, además se ubican la lavadora y la secadora. La estancia cuenta también con estantes para dejar la ropa limpia y una tabla de planchar extraíble que hace que todo esté a mano. 

12.

En el dormitorio de los padres

Dormitorio principal con cabecero de madera.

Cabecero de madera, de Sacum. Mesita de noche, de Coton et Bois. Banqueta y plaid acolchado, en India&Pacific.

El Mueble / Pepa Oromí

El dormitorio sigue los tonos de la casa, muy suaves, con ese gris que eligieron porque refleja tan bien la luz. Para darle calidez, se colocó un cabecero de madera al natural y se completó el conjunto con una banqueta de los pies de la cama. 

13.

Un dormitorio con vestidor

Dormitorio con vestidor abierto.

Cojines del banco, de Matèria. Cuadros, de Little House.

El Mueble / Pepa Oromí

"No pusimos puertas ni en el baño!... ¡No quería puertas!, y desde la ducha se ve la habitación. Es un detalle que me encanta, para el que se está duchando, parece que está dentro de la habitación", explica Inés. Para llegar al baño hay que pasar por el vestidor. 

14.

En el baño

Baño. conmueble. demadera con lavabos superpuestos

Espejo, hecho a medida en L´Art dels Marcs. Lámparas de mimbre, de Sacum. Toallas, de Filocolore.

El Mueble / Pepa Oromí

El baño luce el mismo tono gris que el resto de la casa y se completó con un mueble a medida con encimera de acabado en madera. Nos gusta especialmente el friso de madera que acentúa, junto con las lámparas, el toque campestre del resto de la casa. 

15.

Uno para todos...

Dormitorio infantil con puertas correderas que separa la zona de juegos de la de dormir.

Sillas, de IKEA.

El Mueble / Pepa Oromí

¡Y todos para uno! Tomás, Mauro y Bosco duermen juntos. ¡Qué divertido! Su cuarto tiene zona de juegos y de noche, separadas por puertas correderas. ¡Así hay más sitio para jugar!

16.

Un dormitorio para tres niños

Dormitorio infantil con literas.

Literas, de IKEA. Alfombra, de Sacum. Fundas nórdicas, de Filocolore. Cojines redondos, de India&Pacific.

El Mueble / Pepa Oromí

Las literas son de IKEA, pero Inés las quiso personalizar. "Me sobraba papel pintado de la cocina, y lo puse en las franjas de melanina. Luego les di un poco de cera para que quedara como decapado", nos cuenta. 

17.

¡Quiero verme en el espejo!

Baño con mueble de baño con alzador que se convierte en cajón.

Mobiliario, diseño de GUD.

El Mueble / Pepa Oromí

En el baño, crearon este mueble con alzador incorporado. Cuando crezcan, pueden darle la vuelta y servirá de cajón.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter