Areca

Una campeona nata: según un ránking de la NASA, es una de las mejores plantas de interior por su alto índice de transpiración y su capacidad para eliminar las toxinas del aire interior

Areca

Areca

Nombre científico: Dypsis lutescens o Chrysalidocarpus lutescens

Nombre común: Areca, palma de frutos de oro, palmera amarilla, palmera bambú, reina de las palmas, palmera de betel

Tamaño: 1,5-3 m cuando forma mata de muchos troncos o hasta 9 m cuando es tronco único

Nivel de dificultad: Medio-alto

RIEGO

Poco en invierno, unas 2 o 3 veces al mes, y más en verano, 2 veces por semana.

LUZ

Muy abundante, pero no sol directo

Originaria de Madagascar, la areca es de la familia de las palmeras y cuenta con varios troncos anillados de diferentes edades y altura.

Resulta muy elegante cuando la dejas crecer y coge altura, pero también cuando es pequeñita. En verano, da flores blanquecinas en forma de estrella con un suave olor.

Consejos para cuidar la areca

  • Como todas las palmeras, es muy sensible a los encharcamientos, así debes dejar que escurra bien el agua del riego.
  • Ten en cuenta que si hace 2 metros de altura transpirará un litro de agua en 24 horas aproximadamente, por lo que no debes permitir que su sustrato quede seco, por eso es recomendable plantarla en una hidrojardinera que regula su acceso al agua.
  • Necesita mucha luz, de lo contrario se debilitará. Pero no la coloques bajo el sol directo porque puede quemar las hojas más tiernas.
  • Procura no cambiarla de sitio y que no esté expuesta a corrientes de aire. Es feliz con una temperatura de 20-22º C.
  • Planta con sustrato universal para plantas verdes y abonar regularmente.
  • Cámbiala a una maceta mayor cuando las raíces asomen por los agujeros del drenaje. Completando el volumen de la nueva maceta con compost bien hecho.

La areca en la decoración

  • Sus estilizadas hojas –de un verde muy intenso– dan vida a las salas de estar, los dormitorios y los patios (en climas cálidos). 
  • Ejerce un efecto muy relajante en el dormitorio, pero debes darle mucha luz.
  • Lucen más con una maceta blanca (prueba las de autorriego) o un cubremacetas de fibra vegetal de color claro.
  • Por su envergadura, es la ideal para llenar rincones vacío y tristones.

 

 

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?