ORDEN, LIMPIEZA Y AHORRO

Trucos para reparar tu olla a presión y solucionar sus problemas rápidamente

Las ollas a presión nos ayudan a preparar platos nutritivos y sabrosos. Sin embargo, como todos los electrodomésticos, las ollas a presión también se estropean. Pero no te preocupes, ¡sigue estos trucos y repárala de forma fácil!

olla expres

Como cualquier otro electrodoméstico o utensilio de tu cocina, las ollas a presióntambién pueden tener problemas y perjudicar el tiempo de cocción, la calidad de tus recetas y otros muchos aspectos. Afortunadamente, solucionar los problemas de las ollas a presión es más fácil de lo que crees, y normalmente ni siquiera tendrás que contactar con un profesional para diagnosticar el problema.

Si estás experimentando un problema con tu olla a presión, sigue leyendo para saber los trucos para reparar una olla a presión rápidamente. ¡Y sin esfuerzo!

Los mejores trucos para reparar una olla a presión

Y es que, aunque la olla exprés es una excelente herramienta que nos ahorra tiempo y dinero (ya que consumen mucha menos energía), su mal uso es la principal causa de los accidentes. Cada vez son más seguras, pero todavía llegan noticias de personas que desafortunadamente han salido heridos al explotar la olla a presión mientras cocinaban.

Es muy fácil reconocer cuando una olla a presión ya no sirve y es peligroso seguir usándola. Si escuchas pitidos o sonidos extraños, lo mejor es apagar el fuego y dejar que la olla se enfríe: presta atención a los avisos que nos hace el propio utensilio de cocina. No hacer caso a los sonidos raros, podría ocasionar un accidente. Más necesario es todavía aprender trucos para reparar la olla a presión, ¿verdad? Toma nota.

Trucos para reparar tu olla a presión.
Pinterest

1. La olla tiene gotea agua

Si ves que tu olla a presión gotea líquido por un lado, puede ser que tu aparato tarde en alcanzar la presión deseada o, incluso, que no pueda contenerla durante un periodo de tiempo suficientemente largo. Este es uno de los problemas más frecuentes de las ollas a presión y es debido a que tu olla tiene una junta dañada o muy sucia. Para evitar que una olla a presión llegue a tener fugas, deberías limpiar bien la junta después de cada uso. También, deberías cambiar la goma de la olla a presión cada 12-18 meses.

Para reparar tu olla a presión, antes de nada, debes comprobar si la junta o goma de la olla está dañada o si tiene alguna grieta o restos acumulados de comida. Si la junta tiene restos de comida, retírala, lávala con agua fría y vuelva a instalarla.

Cómo cambiar la junta de la olla a presión

En primer lugar, quita la junta o goma que se ha estropeado. Para retirarla, introduce la punta de un cuchillo, por ejemplo, o un destornillador. Después, tira con fuerza para despegarla totalmente de la olla. Sobre todo, ¡no utilices la olla a presión sin la goma colocada! La junta es el anillo que va en la parte inferior de la tapa. Ayuda a crear un sello, permitiendo que la presión se acumule.

Luego, coloca la goma nueva en la olla. Métela poco a poco en el hueco donde estaba la vieja. Cuando estés llegando al final, con un cúter o unas tijeras, corta la parte sobrante procurando que los dos extremos estén bien juntos y ajustados. Se recomienda dejar un centímetro de más. ¡Y listo! Tu olla a presión estará reparada y operativa de nuevo.

2. Se escapan los vapores

En ocasiones, en una olla a presión que está rota se escapan los vapores porque las partículas de comida se han ido acumulando dentro del tubo de ventilación. Asimismo, es completamente normal que los vapores se escapen de la válvula de la olla a presión. Sin embargo, si tu olla a presión está dejando escapar una cantidad excesiva de vapores y hay partículas de comida en el tubo de ventilación, ¡hay un problema de funcionamiento!

Por eso, deberías ir a comprobar si hay una acumulación de partículas de comida en el tubo de ventilación y eliminar cualquier resto. Asimismo, puedes revisar de forma rutinaria si el tubo de ventilación está libre y despejado. Así evitarás que esto se convierta en un problema recurrente.

Trucos para reparar tu olla a presión.

3. La comida tarda mucho en cocinarse

Otro problema que indica que deberías reparar tu olla a presión es cuando los alimentos tardan más de lo debido en cocinarse. Existen varias razones por las que esto puede ocurrir: llenas la olla a presión con demasiada comida o agua, pones la comida congelada en el aparato antes de descongelarla, el líquido que viertes es demasiado espeso...

No te preocupes: inspecciona el estado de la tapa de la olla a presión, las asas y el contenido de los alimentos y asegúrate de que estos elementos no estén contribuyendo al problema. Si encuentras algún fallo, ¡ahora ya sabes cómo solucionarlo!

Cómo reparar la tapa de olla a presión

La tapa no se puede colocar

A veces, por mucho que hagas fuerza, la tapa no se puede cerrar. Comprueba la válvula de presión: si el botón está arriba, empújalo hacia abajo. ¡El botón siempre tiene que estar abajo para que la tapa se abra o se cierre! Si este truco no es suficiente, verifica que la junta esté en el lugar correcto. Debe estar metida cerca del borde de la tapa.

La tapa no se quita

A veces puede pasar al revés: la tapa de la olla a presión está muy apretada y resulta verdaderamente difícil quitarla, incluso después de apagar el aparato. Si pasa esto, es posible que se haya acumulado demasiada presión interna dentro del aparato.

Cuando ocurra esto, vierte agua fría sobre la tapa para liberar el exceso de presión. Si esto no ayuda, retira la válvula y deja que el aparato se caliente a alta temperatura. ¡Esto debería liberar eventualmente la presión y la tapa se aflojará!

Cómo limpiar la válvula de la olla a presión

La limpieza de la olla a presión es muy importante para poder obtener buenos resultados en la cocina pero también para prevenir su reparación. Para una limpieza a fondo de la olla, es necesario retirar todo el mecanismo del conjunto de la válvula y desmontarlo.

Una vez desmontada, utiliza un cepillo suave para limpiar todas las partes de la válvula. Sécala bien y, si ves sigue sin funcionar, usa un palillo de madera para intentar desatascar la válvula suavemente.

Trucos para reparar tu olla a presión.

Consejos para cocinar con la olla a presión con éxito

  • No añadas demasiado líquido. Cuando se utiliza una olla a presión, se produce menos evaporación. Esto significa que no es necesario utilizar tanto líquido como en un plato sin olla a presión. Obviamente, debes usar siempre al menos una taza de líquido, ¡pero sin pasarse!
  • Nunca llenes la olla a presión con demasiados alimentos. Igual que con el agua, evita llenar la olla a presión en exceso. Deberías ocupar dos tercios o menos, pero nunca más.
  • Corta los alimentos de manera uniforme. Recuerda que los alimentos que se cortan de forma homogénea se cocinan igual de bien. ¡No hay nada peor que comer un plato que tiene una textura extraña e inconsistente!
  • Empieza a alta presión, pero termina a baja presión. Si tienes una olla a presión, deberías probar a empezar a cocinar a alta presión y después de alcanzar el tope, cocinar a fuego lento. El resultado del plato quedará exquisito. Además, ¡estarás cuidando tu olla!
  • No intentes abrir la olla cuando esté caliente. Es peligroso, así que ábrela destapando primero el pitorro de donde sale el vapor, pero nunca intentes abrirla sin que salga se haya eliminado el vapor del todo. ¡Déjala reposar y luego ya trabajarás con ella!

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?