Sin tóxicos

Una casa limpia y libre de químicos: estos son todos los productos ecofriendly caseros que debes tener

Con estos 10 trucos podrás cuidar tu hogar sin necesidad de usar productos químicos. No son agresivos y son respetuosos con el medio ambiente. ¡Te contamos cómo!

Una casa limpia y libre de productos químicos.

Si no te gusta comprar productos agresivos tanto por la salud de tu hogar como por ser respetuoso con el medio ambiente, ¡prueba estas productos naturales infalibles libre de químicos!

No por usar productos químicos tu casa estará más limpia o libre de gérmenes. Nuestras abuelas ya lo sabían: hay algunos productos naturales, como el vinagre o el limón, que tienen grandes propiedades desinfectantes, a la vez que perfuman de manera natural la casa.

Sin olvidar que son mucho más económicos que los productos de limpieza convencionales. Descubre cómo limpiar tu casa sin productos químicos con estos 10 básicos.

1. limón y vinagre

El vinagre es un increíble limpiador desinfectante y desengrasante. Si se mezcla con zumo de limón, el resultado será un potente limpiador de los de toda la vida. ¡Olvídate de productos químicos abrasivos! Frotando las superficies con un trapo humedecido con zumo de limóno vinagre recuperarás el brillo de grifos, fregaderos y ducha.

Va genial para limpiar el baño porque el vinagre actúa como un poderoso antical. También sirve para dejar brillantes y limpios los muebles, sin rastro de polvo. Simplemente, moja un paño con un poco de vinagre y zumo de limón. ¡Funciona!

Una casa limpia y libre de productos químicos.

2. Papel de periódico

Dobla dos hojas de periódico en el fondo del cubo de la basura: absorben líquidos y neutralizan el olor. También puedes aprovechar las hojas de un periódico para limpiar los cristales. El truco consiste en diluir media taza de agua, media taza de vinagre y media taza de amoniaco en una botella spray y rociar la mezcla sobre el cristal. Luego, haz una bola con papeles viejos de periódico y aplícala sobre los cristales. ¡Y listo!

3. Café molido

Por muy cuidadosos que seamos al guardar los alimentos, es fácil que la nevera coja mal olor. Con este remedio casero los olores desaparecerán sin esfuerzos: coloca un bol con café molido– también sirve usado– o con bicarbonato. Son neutralizadores de olores naturales. Puedes retirar el bol cuando haya hecho efecto o bien dejarlo y reponerlo una vez al mes.

¿Otro uso del café? Como fertilizante para plantas, ya que contiene nutrientes esenciales y útiles para el crecimiento de las plantas, entre ellas el potasio y magnesio. Y si tienes mascota, no dudes en combatir las pulgas con este alimento. Basta con tomar los restos que quedan después de beber café y frotarlo por el pelo del perro después del baño. ¡Deja buen olor y no contiene químicos agresivos!

4. limón al horno

Póntelo fácil para eliminar salpicaduras y olores y limpiar el horno. Exprime un limón en un bol con agua y añádele las cáscaras. Caliéntalo a temperatura media cinco minutos. El aroma del limón eliminará olores y la condensación de su vapor reblandecerá las salpicaduras. Luego, con un trapo mojado en agua tibia, las retiras. Así de fácil, ¡así de natural!

Una casa limpia y libre de productos químicos.

5. hielo

Si tu placa vitrocerámica tiene cercos de suciedad alrededor de los fuegos, frótalos con un cubito de hielo y luego pasa la rasqueta metálica. Limpia con un papel de cocina absorbente para eliminar los restos. ¡Verás cómo funciona!

6. agua y sal

¿Te has comprado alguna prenda "sospechosa" de teñir al resto? Sumérgela en agua salada antes de lavarla por primera vez: ¡fijarás sus colores y evitarás que destiña! Pero este no es el único beneficio de la sal: también es un increíble desengrasante natural.

Puedes usarla para limpiar la plancha, por ejemplo, así que coge un trapo viejo y coloca sal gorda en la superficie de este. Luego, enciende la plancha y frota hacia delante y hacia atrás la base de la plancha sobre el paño con la sal. ¡Dirás adiós a todas las manchas!

7. vinagre blanco

¿Por qué, si acabas de lavar la ropa, todavía huele a humedad? Son las bacterias que siempre acaban proliferando en las fibras. No des por perdida la batalla: lávalas a un ciclo corto de a la máxima temperatura que admita la prenda y, en lugar de suavizante, utiliza una taza de vinagre blanco. ¡Y ni rastro de olor a humedad!

No obstante, el vinagre también es buen aliado para muchísimas otras cosas. Por ejemplo, es muy efectivo para quitar chicles y pelusas de la ropa, o para repeler insectos usándolo como pulverizador. Además, también funciona muy bien para limpiar el lavavajillas y la lavadora por dentro. Definitivamente, el vinagre blanco de limpieza es un excelente producto multiusos muy eficaz y económico.

Para los cristales, haz una mezcla de un litro de agua y dos chorritos de vinagre en un pulverizador. Vaporiza sobre los cristales y seca con papel de diario. Y para las persianas, usa unos guantes de algodón. Mójalos con la misma mezcla y pasa la mano por cada lama. ¡Otra gran utilidad del vinagre!

Una casa limpia y libre de productos químicos.

8. Bicarbonato de sodio

Otro producto natural y esencial en todos los hogares es el bicarbonato. Normalmente, se utiliza para eliminar acumulaciones de grasa o suciedad, pero también funciona como un gran desinfectante y abrillantador. Puedes mantener limpio y libre de gérmenes el inodoro sin necesidad de productos químicos.

¿Cómo? Diluye una taza de bicarbonato en 2 l de agua y échalo en el sanitario. Antes de vaciar la cisterna, déjalo actuar durante una hora. ¡Y adiós gérmenes y malos olores! En general, puedes usarlo para limpiar a fondo todo tipo de superficies: el fregadero, la encimera, el microondas, el inodoro... y hasta los cubiertos y joyas de plata para un acabado más brillante.

¿Otro truco fácil con bicarbonato? Espolvorea cada semana una cucharada de bicarbonato en el fondo del cubo de la basura. Con este sencillo acto eliminarás los malos olores.

9. aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té es un aceite esencialinfalible en muchos aspectos: limpia a fondo, perfuma y es 100% ecofriendly. ¿Qué más quieres? Prepara una mezcla de 250 ml de agua y 8 o 10 gotas de aceite de árbol de té. Ponlo en un pulverizador, agita y deja reposar 24 h. Lo puedes usar para toda la casa, incluso para la trona y los juguetes de tu peque. Basta con pulverizar y pasar un trapo seco. Y si quieres perfumar tu casa, ¡también sirve como ambientador!

También funciona como un gran repelente del moho: si realizas una mezcla de agua con unas gotitas de té, puedes usarla para limpiar el moho que se acumula en las juntas de los azulejos y baldosas del baño, entre otras. ¡Tendrás un baño libre de humedades!

Una casa limpia y libre de productos químicos.

10. Aceite de oliva

¿Alguna vez te has preguntado qué producto podría ayudar a superficies como el suelo de tu cocina o los electrodomésticos a recuperar el brillo del primer día? El aceite de oliva no solo es eficaz para aliñar ensaladas: también es un ingrediente eficaz para limpiar y abrillantar superficies de acero inoxidable.

¡Y no te lo pierdas! El aceite de oliva también funciona genial para disimular arañazos en la madera. Para mantenerla en buen estado y eliminar o encubrir rayones, podemos frotarla suavemente con unas gotas de aceite de oliva y un trapo limpio.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?