13 /19

1.

ELEGANCIA MAYÚSCULA

marron

Nunca olvides que un buen tono marrón aporta elegancia a los ambientes. Si tu recibidor no es muy grande y no quieres restarle luz, apuesta por pintar la pared de un tono café claro, pero tan sólo hasta media altura.

Mueble del estudio de Meritxell Ribé. Alfombra, en Sacum. 

 

2.

A LO GRANDE

recibidor moderno

Si, por el contrario, el recibidor es amplio y luminoso, siempre puedes pintar una de las paredes de un tono ocre no muy oscuro. Hay marcas de pintura que se refieren a él como color 'tortilla', un nombre no muy glamuroso, pero sí muy explicativo.

Colgador, de Mercantic. Banco, de Grao. Cesta, de Azul-Tierra. Puerta de cocina, en Melfuster. Alfombra, en Gra. 

 

3.

SIN MIEDO A EQUIVOCARSE

tierra

Dónde si no en una casa de campo se podría pintar un recibidor con alma rústica en tonos tierra intensos.

Consola de madera de roble envejecido y alfombra, en La Casa de la Abuela. Espejo antiguo y kilim, de Pantay.

4.

SÍ, PERO... ¡TODAVÍA NO!

SÍ, PERO... ¡TODAVÍA NO!

Lo entendemos, salirse del blanco inmaculado es difícil incluso si nuestro recibidor es espacioso. Por ello puedes empezar por aplicar un color tenue, no demasiado arriesgado, en algunos elementos, como pueden ser puertas y ventanas. Siempre habrá tiempo de volver a coger la brocha.

Consola, lámpara de techo y espejo, de Pomax. Pavimento de mosaico hidraúlico.

5.

DETALLES COLORIDOS

cuadros color

Otro modo de acercarse al color (o, más bien, de acercar el color a nuestro recibidor) de manera prudente y sin invertir mucho tiempo y dinero es decorando con muebles u objetos pintados con colores intensos decapados, ya que llaman la atención sin ser demasiado estridentes. 

Sofá, en Coton et Bois.

 

6.

ACTUALÍZATE

blanco roto

Si no te atreves a pintar las paredes del recibidor con un color intenso, siempre puedes optar por una tonalidad cálida y colocar una alfombra colorida que destaque y sea toda una declaración de intenciones. Con un kilim no sólo aportarás alegría a la entrada, sino que también demostrarás que estás a la moda.

7.

SUAVE Y CONCRETO

cascara de huevo

Si, como en esta casa reformada por el arquitecto David del Pino y la interiorista Cristina del Valle, tu recibidor es de paso (en mitad del pasillo) no tienes por qué renunciar a pintar las paredes con color. Únicamente has de elegir un tono suave, como el beige o el cáscara de huevo. Una base que te servirá para arriesgar con la alfombra, las lámparas o los muebles.

8.

DALE CONTINUIDAD

recibidor rustico beig vigas pintadas 00438098

Lo bueno del color beige es que es tan amable que puedes utilizarlo también en el resto de estancias contiguas para lograr una continuidad visual con la que ampliar todos los espacios al mismo tiempo. Además, así no le restas protagonismo a otros elementos de la casa, como puede ser el suelo hidráulico, al igual que en la foto.

Cesto, de Cottage Little House.

9.

AMISTADES DURADERAS

gris

Otro color amigo de los recibidores es el gris. Aunque a priori puede parecer muy neutro y poco arriesgado, en el fondo nos estamos ahorrando muchos disgustos decorativos al ser una base ideal para combinar con todo tipo de estilos. ¿Conservador? Puede, pero efectivo, seguro. 

Banco, de la Maison.

 

10.

LAS COSAS CLARAS

recibidor-con-comedor-al-fondo-con-alfombras-orientales-00477841 0697cb2c 1405x2000

Si lo tienes muy claro a la hora de pintar el recibidor y el gris te apasiona, no dejes de utilizarlo por miedo a perder claridad. En ocasiones un toque de personalidad vale más que cien rayos de luz entrando por la puerta.

Banco, de obra. Colgador, de Ikea. Alfombra, de Deko Palace.

11.

CALOR VS. FRÍO

recibidor-estilo-rustico-casa-de-campo-00447287

Resta candor a un recibidor rústico con un tono 'grey cool' tan frío como puedas. ¿Quién dijo que los colores oscuros no casan con la madera natural de pino y abeto?

Banqueta, en Maisons du Monde.

12.

A RAYAS

A RAYAS

Los colores grises dejan de ser neutros y aburridos si combinas varias tonalidades en un mismo espacio. Las rayas dan para mucho... o si no fíjate en el efecto conseguido en este recibidor.

Papel pintado, de Flamant, en La Maison. Pavimento laminado, modelo Eligna, de Quick-Step.

13.

FRESCOR ESTIVAL

Feng Shui pared de recibidor pintada de azul 00368507

Aunque es cierto que pintar una pared entera de color azul cielo puede infantilizar el ambiente, si lo aplicas hasta la mitad conseguirás refrescar tanto el recibidor que parecerá que estás en una casa verano de cualquier isla mediterránea.

Colchoneta, de Natura Casa. Colgadores, de Deco&Co.

14.

FLORA Y FAUNA

recibidor-flores-gancedo-aurora-scans-1804-117-01-hummingbird-mustard cc6f7b65 1333x2000

Si no le temes al color y los estampados arriesgados son tu debilidad, no te cortes a la hora de empapelar la pared de la entrada. Un recibidor alegre es síntoma de que de que eres una persona innovadora y sofisticada.

Consola, de Catalina House. Papel pintado, modelo Hummingbird Mustard de la colección Aurora, de 1838 Wallcoverings, en Gancedo.

15.

TENDENCIAS ACTUALES

Papel pintado en el recibidor

Los estampados vegetales son tendencia y un modo de demostrar que estás a la última es apostar por un colorido papel pintado tan estampado y colorido como un vergel natural.

16.

MÁS CLÁSICO

recibidor-con-papel-pintado-comoda-y-alfombra-00376902 ccb977d7

No obstante, si aún siendo fan del color verde, tu estilo es más clásico que moderno, siempre puedes escoger un papel pintado de tonalidades más suaves y con un estampado geométrico.

Alfombra, de KP. Pavimento de roble, de Arquiservi. Cómoda, de Oficios de Ayer. Papel pintado, de Sandberg.

 

17.

CONTEXTUALIZADO

7. recibidor de casa rustica con puertas en arco y baldas en la pared 996x1280

Ningún color como el verde musgo es capaz de integrar una casa en un entorno campestre de manera tan eficaz. Por ello siempre es un acierto pintar alguna de las paredes del recibidor de esta tonalidad.

18.

BLACK AND...

nedro

No nos debe asustar el color negro. Ha sido, es y siempre será un color muy elegante, por más que haya personas que no le invitarían a pasar ni al recibidor de su casa. Si, por el contrario, tú sí que te animas a dejarle entrar, empieza por una consola de madera pintada de este tono.

Pavimento, de madera de roble envejecida, de Sacum.

19.

WHITE (PERO ROTO)

El recibidor de María Pombo
FOTO: Banak Importa

El recibidor de María Pombo es el ejemplo perfecto de cómo aplicar en las paredes el color estrella de los recibidores: el blanco roto. Siempre es un acierto porque combina con cualquier estilo decorativo y amplía los espacios al reflejar la luz natural. Además, no es fácil cansarse de él, como sucede con otros tonos también neutros.

No hay color equivocado, tan sólo decisiones poco meditadas. Cuando nos enfrentamos a una pared en blanco lo primero que hemos de pensar es en si ha de permanecer de este color o, por el contrario, podemos aplicar tonos más arriesgados o estimulantes. Y mucho más si estamos hablando de pintar un recibidor, una de las zonas más sensibles de casa porque, aun siendo de paso, es el primer espacio decorativo que revelamos y damos a conocer. Y un color equivocado puede causar una primera impresión equivocada.

Los mejores colores para pintar tu recibidor

Tonos tierra

Son amables, cándidos y muy elegantes. No temas que resten luz a tu recibidor si no es demasiado grande, el truco está en pintar la pared solo hasta media altura. Cuando el espacio no se sea un problema lo inteligente es pintar una de las paredes entera y combinarla con muebles de madera natural, que suavizan el ambiente.

Verdes

El color musgo es ideal para las casas de campo, las contextualiza y hace que un poquito del exterior entre al interior como por arte de magia (¡y de brocha!).

Los estampados vegetales están también muy de moda. Un papel pintado en tonos verdes y blanco es capaz de animar cualquier recibidor por muy pequeño que sea.

Apuesta por el neutro

El color gris cuenta con tantos tipos de matices como desees: más claro sirve de base a cualquier estilo decorativo, más azulado aporta personalidad y si combinas varias tonalidades de gris estarás innovando sin arriesgar demasiado.

Con el beige es difícil equivocarse y el blanco roto es el rey de los recibidores, multiplica la claridad y es muy complicado cansarse pronto de él.

A un paso de pintar...

¿Quieres color en el recibidor, pero no sabes muy bien cuál ni cómo? No hay problema. Empieza por pintar detalles decorativos, como marcos de cuadros o de espejos, bancos o algún mueble de la entrada.

Otra opción es pintar la marquetería cercana: las puertas y ventanas pintadas de colores frescos como el azul o el verde consiguen el mismo efecto refrescante que una pared pintada de arriba abajo de estos colores, pero lo hacen de manera más tímida y menos impactante.

Y si, ya que te pones, te animas también a pintar el resto de tu casa, echa un vistazo a la siguiente galería con medio centenar de ideas para vestir sus paredes.