Un mueble bajo para guardar y una mini estantería
Ideas magistrales

10 ventanas que dan mucho de sí

Una librería, un banco, un mini-office... Y hasta 10 grandes ideas para sacar partido al espacio junto a las ventanas sin interferir la luz

Un rincón para relajarse, observar el paisaje, leer un libro, trabajar, guardar... Una ventana puede ser eso y mucho más. Inspírate en estas 10 ideas para sacarle partido al espacio junto a las ventanas.

Un despacho lleno de luz en una galería

00389507

Colocar un escritorio en una galería con ventanas irregulares es una de las mejores maneras de sacarle partido. Ya que la mesa ocupa el hueco que forman las ventanas y, además, disfrutas de una zona tranquila y muy luminosa para trabajar en casa. Los estores tipo paqueto se adaptan muy bien a las ventanas irregulares y, además, no “molestan” a la mesa.

Rodeada por una librería

00365421

El alfeizar de la ventana sirve de cabecero y el espacio que enmarca la ventana, se ha aprovechado con una completa librería a medida. Y todo solo resta 25 cm de fondo al dormitorio. Para integrarla mejor en el espacio, se ha pintado en blanco, como las paredes.

Una balda a medida

00409148

Esta ha sido la solución elegida por la decoradora Estrella Salietti para convertir un rincón irregular en cómoda mesa de trabajo. Tiene forma de trapecio, para aprovechar más y mejor el espacio, y un acabado gris claro, muy luminoso y actual.

Una práctica barra de desayunos

00389508

Esta solución, diseño de Laura Masiques, demuestra que no es necesario tener muchos metros para habilitar una práctica zona de office. Aquí, la decoradora Laura Masiques, ha aprovechado el espacio bajo las ventanas con una mesa-barra de 200 cm de ancho x 40 de fondo que se adapta a la perfección a la altura de las ventanas emplomadas de esta cocina, de 100 cm.

Para leer y guardar

00394532

Este banco a medida, diseñado por la interiorista Jeanette Trensig, aprovecha el espacio bajo la ventana para sentarse, descalzarse e incluso guardar. Y es que su tapa se levanta pudiendo aprovechar todo su interior (200 x 40 x 45 cm) para guardar desde ropa de otra temporada hasta fundas nórdicas y mantas. Un auténtico desahogo para el dormitorio.

Más asientos en el office

00364419

¿Cómo? Convirtiendo una ventana “complicada” en un práctico banco para tres. Ha bastado con arrimar la mesa y poner una colchoneta en la repisa, para que fuera más cómoda.

Un estudio luminoso

00394752

Es lo que han conseguido Marina & Co al planificar una balda de unos 120 x 40 cm entre dos ventanas, suficiente para hacer los deberes. Para aprovechar todo el espacio útil, la balda se ha apoyado en el cabecero, también a medida, pudiendo prescindir así de las patas.

Una zona de lectura

00407757

La galería estrecha de este salón, decorado por Cristina Artiach, se ha reconvertido en un acogedor rincón de lectura. Si quieres copiar la idea en tu casa, un consejo: elige una butaca de respaldo bajo para que no tape la entrada de luz.

00407757

Un mueble con almacenaje

00364540

El decorador Pepe Llaudet ha aprovechado el espacio bajo la ventana con un mueble bajo de pared a pared que hace de superficie de apoyo y permite guardar en su parte inferior. Un truco decorativo para que visualmente se vea más ordenado es reunir el almacenaje en cajas o cestas de fibras, como se ha hecho aquí.

Un relajante mirador sobre el radiador

Salón con ventana y estanería baja_364540

Aquí se ha aprovechado el grosor del muro, de unos 40 cm de fondo, para crear un asiento en el alféizar. Debajo, se ha dejado un hueco para instalar el radiador, bajo y alargado. Es habitual que los radiadores se instalen bajo las ventanas, porque facilitan que fluya el calor. Este se ha pintado del mismo tono que la pared.

El Mueble
BLOGS AMIGOS