Margarita

No necesita presentaciones: es fácil de cultivar, su flor es sencilla, bonita y entrañable y es la primera en dar la bienvenida a la primavera

Margarita

Margarita

Nombre científico: Leucanthemum vulgare o Chrysanthemum leucanthemum

Nombre común: Margarita

Tamaño: Entre 50 cm y 1,5 m

Nivel de dificultad: Bajo

RIEGO

Regular

LUZ

Abundante

Es una de las plantas herbáceas más populares porque es superfácil de cuidar y porque su crecimiento expansivo hace que, en el jardín, cubra mucho espacio en poco tiempo. Es tan rápida que puede llegar a ser una plaga en los pastos y campos de cultivo.

Mientras esperas que otras plantas más lentas crezcan y florezcan, la margarita sale la primera en primavera y te da un avance floral que anima mucho.

Una margarita vigorosa puede llegar producir 26.000 semillas por planta, mientras que las más pequeñas producen 1.300-4.000 semillas por planta. Se ha comprobado que el 82% de las semillas enterradas permaneces vivas y viables después de seis años. El 1% todavía son viables después de 39 años. ¡Toda una campeona!

No te prives de ella en tu exterior porque es ligeramente aromática, como su prima cercana, la manzanilla.

Su flor cortada se conserva mucho tiempo.

 

 

CUIDADOS

 

  • Poda en primavera los brotes más largos para modelar la planta y que no quede irregular e incontrolable.
  • Aunque prospera en diferentes tipos de sustrato, prefiere una tierra fértil, arcillosa, bien nutrida de materia orgánica
  • Puedes propagarla muy fácilmente por esquejes en otoño y primavera. Y también por acodo (enterrando un tallo sin cortarlo de la planta madre hasta que echa raíces)
  • Deja que la tierra se seque entre cada riego
  • Plántalas dejando una separacion de al menos 10-15 cm para que crezcan más fuertes.
  • Puedes situarla en el interior si le das entre 4 y 5 horas de luz solar directa al día.

DECO

 

  • Déjalas crecer al sol en tu balcón, terraza o jardín y corta algunas flores para hacer ramilletes. Combina con alguna flor colorida como aster o dimorfoteca (violáceas) o equinacea (rosadas) y de esa forma creas un ambiente de reminiscencias silvestres.
  • Las macetas de terracota o los cubremacetas de zinc, de mimbre o  de latón de efecto desgastado  dan un estilo muy campestre.

 

Artículos relacionados

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?