Limpieza

El método infalible para desatascar el fregadero sin químicos ni productos caros

Si has probado con todo tipo de desatascadores, pero no han resultado efectivos, prueba esta combinación de dos productos económicos, caseros y no contaminantes. Juntos son mano de santo

detalle-fregadero-con-pica-de-marmol-00349399 e6a85dac

Si intentas echar líquidos por tu fregadero, pero no cuela, lo más probable es que esté atascado. Esto suele pasar cuando no se realiza una buena limpieza de las tuberías de manera periódica. Pero no te preocupes: existen varios métodos para desatascar un fregadero, aunque algunos de los productos necesarios para esta tarea pueden llegar a ser un gran engorro más que una buena solución. Por ello, te recomendamos probar un remedio casero infalible que no tiene químicos ni deja malos olores. Además, ¡es mucho más económico que llamar a un fontanero! Te explicamos cuál es y cómo funciona.

EL TRUCO Casero INFALIBLE PARA DESATASCAR UN DESAGÜE

AGUA CALIENTE Y LEJÍA

La combinación de agua caliente y lejía puede ayudarte a desatascar los desagües de tu ducha, fregadero o bañera en un abrir y cerrar de ojos. Para desatascar tu desagüe obstruido, tan solo debes tener en cuenta que el agua que utilices tiene que estar a alta temperatura. Solo con agua hirviendo el método funcionará como es debido.

00531389 Fregadero con grifo de acero inoxidable

Por otro lado, la lejía es un producto infalible para la limpieza y desinfección de los hogares. Por cada cinco litros de agua, debes echar un vaso de lejía. ¡Ya verás como fácilmente se desatascan los tubos!

  • Paso 1. Vierte la lejía y déjala actuar durante un tiempo.
  • Paso 2. Después echa el agua hirviendo.
  • Paso 3.Deja actuar la mezcla unos 15 minutos.
  • Paso 4. Aclara dejando correr el agua. ¡Este mix hará maravillas comiéndose los restos!

VINAGRE CON BICARBONATO

Si no te atreves con la lejía porque piensas que es un poco agresiva, siempre puedes probar con otro combinado que también hace maravillas: el vinagre y bicarbonato. Para probar este otro método para desatascar las tuberías casero, emplea bicarbonato de sodio, vinagre y un poco de agua caliente.

Tan solo necesitas un vaso de agua hirviendo, un vaso de vinagre y un vaso de bicarbonato de sodio. Estos ingredientes, además, no contaminan, son efectivos y muy económicos. Para lograr tu objetivo, procede de la siguiente manera:

  1. Introduce medio vaso de bicarbonato en el desagüe atascado.
  2. A continuación, medio litro de agua hirviendo en el mismo desagüe y deja actuar entre 5 y 10 minutos. Verás como los restos que obstruyen el conducto empezarán a disolverse.
  3. Después echa el resto de bicarbonato de sodio y todo el vinagre del vaso. Cubre el desagüe con un tapón y espera unos 5 minutos. No te asustes si ves que empiezan a generarse burbujas y espuma: eso quiere decir que la mezcla está haciendo efecto.
  4. Finalmente, tira el resto de agua hirviendo por el desagüe. Repite estos pasos las veces que haga falta, hasta que esté totalmente desatascado.
fregadero d64a45f7 1000x998

PRUEBA CON EL CLÁSICO DESATASCADOR

Si eres más de la vieja escuela, puedes desatascar cualquier tubería con el desatascador de toda la vida. Es una herramienta que permite deshacer los atascos y vaciar las tuberías de los elementos que obstruyen el paso del agua. Los hay de muchos tipos: desatascador manual, de ventosa, de manivela... La mayoría de ellos, sin embargo, solo te serán efectivos en atascos leves.

Sin embargo, ten en cuenta que deberás llenar un poco el lavabo o fregadero con agua, poner el desatascador sobre el desagüe y taponar el respiradero superior antes de proceder a desatascarlo. Ya sabes, ¡mueve con ganas y conseguirás desatascarlo!

SOSA CÁUSTICA, EL PEOR REMEDIO PARA LOS DESAGÜES

Estamos muy acostumbrados a oír a gente que recomienda la sosa cáustica o hidróxido de sodio para desatascar el fregadero. Aunque no es un producto contaminante, sí que es uno muy corrosivo y agresivo, y su manipulación siempre suele ser peligrosa. Las autoridades sanitarias alertan del peligro de la sosa cáustica para la seguridad de uno mismo, pues puede provocar irritación de los ojos y de la piel, e incluso quemaduras.

Siempre que prefieras este producto, recuerda protegerte adecuadamente con guantes e incluso gafas de plástico, y evita su inhalación. Además, la sosa cáustica con el agua produce mucho calor, así que tenlo en cuenta cuando quieras manipularla. Por otro lado, la sosa cáustica en exceso puede actuar como un producto obstruyente: cuando viertes demasiado en un fregadero, se puede llegar a cristalizar dentro de la tubería, causando un atasco aún mayor. Además, este producto corroe muchos tipos de metales como el aluminio, el zinc, o el cobre de algunas tuberías.

Si quieres estar al día de todo lo que publicamos en www.elmueble.com, suscríbete a nuestra newsletter.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Mueble?