1 /18

1.

Llena de vida el comedor

Cambia los caminos de mesa y da un toque primaveral a la mesa. Puedes utilizar estampados florales que combinen con los colores de la vajilla. 

2.

Una cama muy personal con marcos y telas

Blanco y azul, el dúo perfecto en el dormitorio: relajantes, luminosos y, según los psicólogos, los colores que te invitan a soñar. Nuestra propuesta es utilizarlos para “crear” un cabecero, con tres marcos sin foto apoyados sobre el murete de obra. Y repetirlos en todos los complementos: en la ropa de cama, en los motivos del papel pintado y en los detalles decorativos. Gana movimiento con los cojines en dos tonos de azul (añil y azulón con blanco) y con varios estampados.

3.

Un rincón de estilo inglés en el jardín

Traslada a tu exterior el encanto de los jardines ingleses, llenos de rincones mágicos y de una naturaleza silvestre. Elige una pieza con historia, como este banco de madera y metal, y dale una nueva vida con un trío de cojines a juego. Aquí los hemos confeccionado de unos 40 x 40 con distintas telas de Güell-Lamadrid. El resultado es alegre, dinámico y muy natural.

 

 

4.

De ovillos a floreros

Elige ovillos de cuerdas de distinto grosor y flores de intensos colores que destaquen, como aquí rosas y ageratum. Coloca una botella con agua dentro del ovillo, los arreglos te durarán más.

 

5.

Viste la mesa con encanto

Una idea para presentar una crema fría o un gazpacho es colocar en cruz dos caminos de mesa a cuadros y una servilleta, doblada en forma rectangular, bajo cada bol o taza.

 

6.

Viste de lino la alacena

La transparencia del lino protege del polvo la alacena y le añade una nota romántica. Cuelga un visillo de una pequeña barra y decóralo con lazos de cordón rústico y cristales en forma de corazón. Un fino cordel puede servirte como alzapaños.

 

7.

Un bouquet de aromáticas

Para perfumar una celebración en el jardín a modo de servilletero. Coge tallos de distintas variedades, coloca los más largos –de romero y lavanda– detrás, y los más cortos –de perejil y orégano– delante. Sujeta el ramillete con hilo de cáñamo.

 

8.

Salvamantel de corchos

Tapones de vino, pegamento y una cinta es todo lo que necesitas para hacer este salvamantel. Pégalos uno a uno y forma un cuadrado. Como toque final, rodéalo con una cinta.

9.

La nueva vida de un mantel liso

Con unas aplicaciones de tela cosidas. La gracia está en combinar telas con distintos estampados y hacer aplicaciones de la misma forma –en este caso un círculo– pero variando su tamaño. De este modo, consigues un resultado más dinámico y el mantel cobra vida con unas sencillas puntadas. Además, si con el tiempo te cansas, solo tienes que descoserlo. Si quieres un buen resultado, antes de coser las aplicaciones, plánchalas y deja un margen de 2 cm. para coser al mantel.

 

10.

Un cajón recuperado para tus hilos

Dale una nueva vida a un antiguo cajón o una caja de madera para poner en orden desde hilos a tés e infusiones. Para que sea más práctico, crea un casillero de madera en su interior: todo estará organizado y será más fácil de localizar. Puedes dejar su madera al natural, solo tratándola con un barniz incoloro, o darle un aire nuevo con una pátina en blanco o de un color pastel.

 

11.

Una mesa con sabor a mar

Los animales también son otra buena idea para decorar el mantel liso de la mesa. En este caso, unos cuantos peces de tela lisa con colores marinos son suficientes para dar un toque fresco a la mesa del jardín. 

12.

¡Llega la primavera al jardín!

El buen tiempo se acerca y con ello las cenas al exterior. Da utilidad a un árbol o un lugar alto para colgar pequeños farolillos; además, puedes aprovechar para combinar los colores de los faroles con los de la mesa. 

13.

Disfruta del sabor de la primavera

Un buen zumo natural puede ser el complemento perfecto para las comidas y meriendas. La sandía, la zanahoria y la manzana tienen además, unos colores muy primaverales para decorar la mesa. 

14.

Mariposas de papel

Reutiliza botes de cristal y crea farolillos para decorar la casa. Pega pequeñas figuras de papel para darle un toque original; y añade unos trozos de cuerda que además, te servirán en un futuro por si deseas colgarlos. 

15.

Un columpio, la estrella del jardín

¿Quién no ha soñado con tener un columpio para los niños? Nuestra propuesta, además, es 100% sostenible. Con tan solo unas cuerdas resistentes y una tabla de madera lo tendrás en tus manos. También, puedes darle un toque final y pintarlo y decorarlo a tu gusto. 

16.

Hazlo tú mismo

Aprovecha el buen tiempo y di hola a las manualidades. Decora los botes con etiquetas, lazos y cintas de varios colores. ¡Darán un toque original a la mesa!

17.

Personaliza el baño

Saca partido a las estanterías visibles y decóralas con diferentes estampados. Puedes utilizar tela y papel pintado de diferentes estampados y colores para forrar las baldas. ¡Le dará un toque muy fresco al lugar!

18.

Un nuevo enfoque

Una caja de madera con ruedas puede servir para guardar la revistas y periódicos. Además, combinada con detalles en colores vivos pueden hacer que el salón gane más vitalidad. 

Llegó la primavera. Y con ella, un tiempo más cálido, energía renovada y ganas de cambios. Es momento de observar nuestra casa con nuevos ojos y llenarla de vida con pequeños detalles.

Te proponemos una serie de ideas, fáciles de hacer, que darán un aire nueva a tu casa. Lee nuestros consejos y mira la galería de fotografías que te proponemos. ¿No notas ya el cambio?

Un nuevo uso para una pieza antigua

Palés de madera que se convierten en estanterías o en balancines de exterior; sillas de interior que se trasladan a la terraza; muebles de oficio que entran en casa dispuestos a decorar... Las piezas antiguas son objetos preciosos para decorar con estilo. Míralas con nuevos ojos y ¡reutilízalas!

Nuevas telas

Con la primavera, llega el calor, y es necesario cambiar las telas en casa. Alfombras más frescas, cambios de edredones y mantas por colchas, manteles más ligeros y coloridos... Tus aliados serán los tonos vivos, los estampados florales y las telas frescas, naturales y a poder ser, ecológicas.

Nuevos rincones

Crea un nuevo espacio en tu casa. Un rincón de lectura, un trocito de tocador, una barra de desayunos... En pocos metros, y con pocas piezas, puedes disfrutar de nuevos espacios en tu casa.

Do it yourself

Las manualidades están en auge. Apúntate a un curso y mira tutoriales por internet (en nuestra web encontrarás varias manualidades en nuestra sección DIY) y atrévete con tus propias creaciones. ¿Qué hay más gratificante que decorar con piezas que ha hecho una misma?

Nuevos complementos

Para cambiar los aires de una casa, no son necesarias grandes reformas. A veces, cambiando algunos complementos, todo se ve distinto. Prueba con velas nuevas en el baño, con un jarrón diferente en el recibidor o un nuevo mantel que decore tu comedor.

¡Muchas flores!

Es primavera. ¿Hace falta decir más? Decora con olor y color todos los rincones de tu casa. Existen variedades de flores muy asequibles. Y si quieres que te duren más, apuesta por plantas con flor. Estas son algunas de nuestras flores favoritas.

Terrazas y jardines, ¡a punto!

Si durante el invierno has descuidado un poco tus zonas de exterior, es el momento de prestarles atención. Ordena las macetas, crea nuevas composiciones y arquitecturas en el jardín, y decora con rincones con encanto. Un banco a modo de mirador, una zona para tomar el aperitivo, un balancín para los niños... ¡El exterior es una nueva habitación!