1 /13

1.

¿Cómo limpiar paredes de baldosas?

Aunque existen numerosos limpiadores industriales para eliminar la grasa y cal acumuladas en los azulejos, existen remedios más naturales y económicos. Uno de ellos es el de reutilizar el agua en el que previamente hayamos cocido patatas: pasar por las baldosas un paño empapado en este agua aún caliente, es una alternativa natural para desengrasarlas, limpiarlas y sacarles brillo.

2.

Con papel de periódico

 Otro remedio casero consiste en limpiar los azulejos con un trozo de papel de periódico empapado en medio vaso de agua y vinagre. Se puede usar vinagre blanco o vinagre de vino. Por último, con un paño humedecido en agua, retiramos los posibles restos.

3.

¿Y las juntas?

 En lugar de vinagre, puedes usar amoniaco, pero al ser un producto corrosivo, usa guantes y ventila bien. Para que queden relucientes, pulveriza spray limpiacristales sobre los azulejos. Para limpiar las juntas y rincones, un buen truco es emplear un cepillo de dientes mojado en agua y lejía.

4.

Paredes con papel pintado impecables

 Algunos papeles pintados son lavables y otros no. Para el no lavable, lo aconsejable es emplear un limpiador especial para este tipo de superficies. Usa el plumero o ata un trapo limpio sobre la escoba para quitar primero el polvo. Utiliza una esponja específica de limpieza en seco hecha de goma natural para quitar la suciedad superficial sin mojar. Frota ligeramente la superficie con movimientos largos.

5.

Papel pintado lavable

Mezcla en un recipiente agua tibia, un poquito de detergente suave y un chorro de vinagre. Humedece una esponja en el agua y pásala por las manchas, teniendo cuidado de aclararla de forma continuada para que esté limpia en todo momento. Si el papel manchado es blanco o tiene un fondo de color claro, lo mejor es emplear un poco de bicarbonato en lugar de vinagre.

6.

S.O.S manchas de grasa

Para evitar que se extiendan, echa polvos talco alrededor de la mancha. Después se debe aplicar una pasta compuesta por bencina y polvos talco. Deja que actúe unas horas y una vez se haya secado, retira la solución con un cepillo fino.

7.

Para las manchas de boli o rotuladores

 Quítalas con alcohol de 90º. Las de café se irán frotando un algodón empapado en agua oxigenada y agua. Las manchas de muebles, roces de zapatos o dedos se quitan fácilmente con una goma de borrar lápiz. Los papeles pintados con acabados aterciopelados o imitación textil son especialmente delicados, ya que si frotamos más de la cuenta podemos borrar el acabado decorativo.

 

8.

Paredes de madera siempre limpias

El mejor método para limpiar paredes de este tipo es utilizando lanilla de acero y una mezcla de alcohol rebajado con agua. Recuerda frotar suavemente y siempre en la dirección de las vetas de madera. Acabarás con el polvo y la suciedad de forma rápida y cómoda.

9.

Limpiar paredes con vinilos

 Utiliza un paño o bayeta humedecida con agua y un poco de detergente y frota de arriba abajo para evitar la formación de marcas de gotas que escurran. En el caso de que el vinilo sea de un color vivo o tenga dibujos, diluye el detergente un poco.

10.

Limpiar paredes con pintura plástica o al agua

Lo primero que debes hacer es quitar el polvo con una aspiradora o plumero. A continuación, con una esponja empapada en agua tibia y jabón líquido, limpia la pared en franjas verticales de 1 metro de ancho aprox. Una vez hayamos acabado con el jabón, enjuaga con agua pura y pasa al siguiente paño. ¡Ojo! No uses un paño que pueda desteñir o desprender pelusas que ensucien la pared.

11.

Paredes de piedra bien limpias

El vinagre y el limón son dos ingredientes fáciles de conseguir y, a la vez, excelentes para la limpieza del hogar. En este caso, habrá que mezclar con agua en partes iguales y aplicar con una esponja sobre el muro. Para retirar, usa un paño que no deje pelusas.

12.

Limpiar paredes de cristal naturalmente

Primero, como en todos los casos, quita el polvo. Después, pasa por el cristal una esponja humedecida con una mezcla de agua, vinagre (o si prefieres, detergente neutro) y alcohol. Con eso dejarás todo desinfectado. Finalmente, pasa un trapo seco de microfibras antipelusas de arriba abajo.

13.

Limpiar paredes revestidas con Silestone

Humedece un paño en agua caliente con jabón. Pasa el paño por toda la superficie haciendo hincapié en donde encuentres manchas o sientas que la superficie está áspera o pegajosa. Repite dos veces. Una vez que hayas terminado de enjabonar, pasa un paño húmedo con agua y seca con un trapo de cocina. Si quieres que brille, pasa limpiacristales. 

Como has podido ver, cada tipo de superficie tiene sus propios truquillos de limpieza. Pero si deseas uno universal, válido para todo tipo de paredes (excepto los papeles pintados no lavables), límpialas con agua y bicarbonato, agua y vinagre, o agua y aceite de lavanda. Estas tres mezclas son respetuosas con todo tipo de revestimientos, naturales y nada corrosivas.

Si no estás absolutamente seguro de usar agua o una solución limpiadora en la pared, primero haz una prueba en una zona pequeña y discreta. Si queda bien y no daña la pared, entonces sigue adelante y empieza a limpiar el resto también con el producto.

Paredes blancas en 3 pasos

1. Quita el polvo al igual que si se tratara de una pared de color.

2. Para la limpieza de las paredes blancas la mejor solución es acercarnos al supermercado más cercano y comprar lo que se conoce como borradores mágicos. Son esponjas especiales que son capaces de eliminar la suciedad de cualquier superficie. Sumerge esta esponja en agua y escúrrela bien, después aplícala sobre la mancha y verás cómo las manchas desaparecen de forma inmediata. Después puedes realizar un lavado de toda la pared con agua y jabón para acabar con todos los restos de suciedad que hayan podido quedar.
3. Si estamos ante una pared blanca de pintura plástica, la mejor forma de limpiarla es utilizando agua tibia, una esponja suave (que no sea de ningún color, puesto que puede manchar la pared) y jabón líquido. Frota de forma circular, límpiala de abajo arriba y ve secando todo lo que mojes de manera inmediata para evitar que queden manchas.

¿Y si tienen color?

Si nuestras paredes están pintadas de algún tono que no sea blanco, pon en el suelo papeles de periódico, para que no se manche con el agua o el producto que utilices y tapa con sábanas viejas todos los muebles.

1. Quita el polvo de la pared: para ello debes pasar de arriba abajo por la pared un cepillo de filamentos suaves, un plumero, una escoba o la aspiradora para eliminar el polvo y las posibles telarañas que haya.

2. Adiós manchas. Si las manchas que tenemos en la pared son de aceite, lo más recomendable es limpiarlas con agua caliente, detergente lavavajillas y un chorro de amoniaco y enjuagarlo con agua tibia. Hazlo siempre con mucho cuidado y mueve la esponja con movimientos circulares. Utiliza siempre una esponja suave y ten a mano un paño limpio para secarlo rápidamente.
Si nuestra pared no tiene manchas graves y lo único que necesita es un lavado, podemos limpiarlo con agua tibia y jabón líquido. Después solo tendremos que aclararla con agua limpia y secarla con un paño. Recuerda hacerlo por franjas y de abajo arriba, así evitarás chorretones que puedan dejar manchas en tu pared.
Por el contrario, si nuestra pared tiene manchas importantes y la mezcla de agua y jabón líquido no ha sido suficiente para eliminar la suciedad; disuelve una taza de bicarbonato de sodio (unos 100 gramos) en cuatro litros de agua y aplícalo sobre la mancha con movimientos circulares. Después, únicamente tendrás que aclararlo con agua tibia

Para mantener tus paredes limpias durante la mayor cantidad de tiempo posible, y así alargar la visita del pintor, lo más eficaz es quitarles el polvo y eliminar las manchas más visibles al menos una vez al mes. Con estos consejos para la limpieza de las paredes te asegurarás de que tu casa siempre esté como nueva. ¡Casa limpia, casa saludable!