1 /16

1.

Alma scandi

Este salón respira una apacible atmósfera nórdica que los detalles en rosa Millennial refuerzan aún más. Butaca, de Muuto.

2.

Rosa, rosae

 Esta mesa no solo está vestida a la última, ¡sino que es una oda a la primavera! Mantel es de Filocolore y los boles grises y rosas, de India & Pacific.

3.

Trío de ases

Con o sin flores, los jarrones son un recurso decorativo por sí solos. Estos, blancos y rosa, crean una composición tan atractiva como original. 

4.

Señorial y puesto al día

Basta con pintar las cornisas y rosetones del color de moda y salpicar el resto del dormitorio con detalles de color Millennial pink para poner a la última una estancia de carácter clásico. 

5.

Paredes, de moda

¿Quieres renovar la pintura del salón? El rosa Millennial es una opción ganadora: es luminoso, aporta color sin ser estridente y es fácilmente combinable. Pintura de Jotun, en Leroy Merlin.

6.

¿Te apetece un café?

Los pequeños detalles también cuentan a la hora poner tu casa a la última.

7.

Muy combinable

En una composición de cojines de tonos neutros, como estos, apostar por un par de color rosa dará un sutil toque de color que dinamizará la composición.

8.

Dulces sueños

Al rosa Millennial le sienta muy bien la madera, que refuerza su faceta más cálida. En la ropa de cama y la colcha, de Coco-Mat, matiza la fuerza visual de la pared del cabecero.

9.

Actualizar un clásico

Un cojín y una lámpara de pie rosa Millennial bastan para dar un look más actual a una butaca de estilo, como esta con el respaldo en capitoné.

10.

Un jarrón DIY

 Si tienes una lata ya tienes un futuro jarrón a la última. Basta con pintarlo con el color de moda con chalk paint. El arreglo floral es de Mireia Abras

11.

Ropa de cama, a la última

Apostar por los colores de moda para la ropa de cama es siempre un acierto: renuevas rápidamente tu dormitorio cada temporada por muy poco dinero.

12.

Equilibrio de colores

El blanco y el verde agua le van a las mil maravillas al rosa Millennial, como demuestra este salón. Cojines y jarrones, de Kenay Home.

13.

Una lámpara retro

Píntala en el color de moda, en este caso rosa Millennial, ¡y a triunfar! Proceden de En Bones Idees.

14.

El poder los cojines

Si no quieres llenar de color la cama, resérvalo para los cojines. Sobre una base neutra, como aquí, destacarán y darán una nota actual al dormitorio.

15.

La casa de rosa

¿Y por qué no pintar la fachada de este color? Es luminoso, posee carácter y dará un toque muy personal a tu casa.

16.

Rosa y oro

Son una combinación ganadora, sobre todo en este caso, ya que los detalles en ojo envejecido refuerzan el carácter vintage de esta cómoda. Es un diseño de Roche Bobois.

Por si aún no te habías dado cuenta: el rosa está de moda. Sí sí, ¡el rosa es tendencia! Pero ojo, no un rosa cualquiera. Sino uno con nombre, apellido ¡y sobrenombre! Estamos hablando del millennial pink, también apodado Tumblr pink. ¿Y eso? Pues porque esta red social (Tumblr) fue la primera en rendirse a sus encantos. La primera, pero no la única. Ya que el efecto dominó fue inmediato: moda, belleza, cosmética y arte cayeron bajo sus influjos tiñéndolo todo de rosa. Y la decoración, ¡también!

Pero este pink power no solo se traduce en textiles y complementos, sino en grandes piezas de mobiliario, como el sofá, y hasta pequeños electrodomésticos, como la línea vintage de Smeg. ¿Que el rosa no es tu color? Te contamos 10 buenas razones por las que a tu casa le sentará de maravilla un poco (o mucho) de millennial pink. ¡Tú también caerás!

1. Es un color... ¿o varios en uno?

Se ha discutido mucho sobre de qué color realmente hablamos cuando hablamos del millennial pink. En un primer momento era una versión muy light del rosa chicle al que le habían quitado todas las notas de azul. Después llegó el rosa cuarzo proclamado por Pantone color del año 2016. Y a este color poco a poco se le fue ampliando la cromática incorporando matices de beige con un punto de blush e incluso tonos híbridos del melocotón-salmón.

En resumen, se trataría de un rosa apagado, un tanto empolvado que abarcaría todos los tonos del rosa pastel. ¿Visualizas el provocativo rosa Barbie? ¡Pues el millennial pink se encontraría en el extremo radicalmente opuesto!

2. Está (y seguirá estando) de moda

Ni más ni menos. Así que si eres de los que estás siempre a la última, no puedes resistirte a este color. Aunque sea con unos cojines, un jarrón o unas simples tazas. Es un must que no puede faltar en casa, porque al millennial pink le queda cuerda para rato.

3. No es solo para chicas

¿Sabías que es el color andrógino del año? ¡Ni la moda for him se libra! El millennial pink ha logrado sepultar la idea de que el rosa es cosa solo de princesitas y niñas pijas. Y esto, traducido en casa, significa que este color puede vestir todas las estancias, sin excepción. Y sin complejos.

4. Es suave sin ser empalagoso

Si eres de los que te sientes cómodo con una decoración minimalista y de base neutra y te mueves entre blancos, grises pálidos y tonos empolvados sin grandes estridencias, este color es perfecto para ti.

Su naturaleza aspastelada lo hace ideal para aportar un sutil toque de color en casa sin temor a caer en lo cursi. Sí, es rosa, pero no es para nada empalagoso. De hecho si te parece empalagoso, es que no es auténtico millennial pink.

5. Es luminoso sin ser soso

¡Hay vida más allá del blanco! No es que el blanco sea aburrido, pero tampoco es el color más alegre de la paleta cromática, no nos engañemos. El millennial pink es una buena alternativa para dar claridad a una estancia sin tener que rendirse al socorrido blanco. ¿Por qué no pintar las paredes del salón de este color? ¿Te atreves?

6. Es muy fácil de combinar

Cuesta dar con un color con el que el millennial pink no encaje. Se mueve como pez en el agua con los colores pastel y los tonos más suaves de la paleta cromática, pero a la vez equilibra la intensidad de colores con mucha personalidad, como el azul petróleo o incluso el rojo. Sí, sí, rojo y rosa, que parecían destinados a no entenderse, son el nuevo tándem de moda. La intensidad de uno queda matizado por la calma y bajas revoluciones del rosa. Si buscas un look de lo más fashion y atrevido en casa, pon en práctico este combo. Eso sí, mejor empezar por pequeños detalles, como una composición de cojines.

7. Es (doblemente) fresco

Cromáticamente es un color que transmite frescor. Y simbólicamente es fresco porque está tan rabiosamente de actualidad, que apostar por una vajilla, un jarrón o unas sábanas millennial pink dará un carácter renovado y a la última a tu mesa o a tu cama.

8. Es amablemente relajante

Es un color desaturado y, como tal, invita a la calma y al relax. Razón de más por la que el mundo de la decoración le ha abierto sus brazos de par en par. ¿Acaso hay algo que nos apetezca más al llegar a casa que relajarnos y darle un portazo al estrés? Es un color gentil que ya sea en pequeñas dosis o a toda pared, creará una atmósfera sosegada y amable, pero con personalidad.

9. Es nostálgico sin ser ñoño

Millennial pink le debe al nombre a la generación millennial, aquella nacida a finales de los 80's y los 90's. Y si había un color de moda durante esos años ese era el rosa. Lo lució una pre-adolescente Britney Spears en los pompones de sus coletas en Baby, one more time y mucho antes la actriz Molly Ringwald lo había convertido en su color fetiche en la icónica película La chica de rosa. Ahora, con el revival de los 90's, ¿por qué nos sorprende que el rosa vuelva a estar de moda? Lo retro mola.

10. Es eco-chic

Al millennial pink le siente de maravilla todo lo natural: suelos y muebles de madera, paredes blancas, alfombras de fibras, textiles de lino u algodón, complementos de cerámica en acabado mate, detalles de cobre, plantas frondosas de hojas verdes... El mix de todos estos elementos es una decoración urbana, sencilla y sin artificios, muy en sintonía con el estilo nórdico. Por algo al millennial pink se le conoce también como scandi pink, o rosa nórdico, vaya.

¿Con ganas de ponerte morado de rosa? Visita nuestra galería y descubre las posibilidades de este color de moda. Y si quieres completar la paleta cromática no te pierdas los otros colores que también son tendencia esta primavera, además del verde Greenery, por supuesto, y del millennial pink.