1 /11

1.

Madera + negro

No es el blanco y negro, pero casi. La elegancia del efecto ajedrez es igual de válida para esta combinación. El techo de madera natural destaca mucho más gracias al color negro de los muebles de la cocina, diseño del arquitecto Thomas Kröger, fabricados por Michael Zartmann. Los taburetes son de la colección Mnufactum.

2.

Acceso a un baño con mueble de madera desde el dormitorio con una mesita negra_00410817

Un dúo con fuerza Una mesita de noche sofisticada en negro es el contrapunto perfecto a un baño de materiales más nobles, como este en el que la puerta de madera natural parece invitar a entrar en un universo natural y paralelo. Mueble bajolavabo de madera de roble y vidrio negro de Del Pino & Del Valle Arquitectura e Interiorismo, lavamanos de Corian, de Mapini, y revestimiento de piedra de Sierra Elvira.

3.

Madera + microcemento gris

 Sus texturas son tan dispares y a la vez tan complementarias que parece que nacieron para existir juntos. La suavidad y pulcritud del microcemento de la isla vs la rugosidad e imperfecciones de los taburetes sin tratar. Mobiliario de cocina de Sais Carpintería, taburetes de Mercantil, lámparas de techo de Westing, grifería de Grohe y frigorífico del Smeg.

4.

Color grafito + lamas de madera

Aunque a priori parezca que están compitiendo por acaparar las miradas en el dormitorio, lo cierto es que la pintura gris y las lamas de madera de roble forman un dúo increíblemente atractivo. Cabecero en capitoné con tela de Designers Guild, mesita de noche modelo Nordic, de Ethnicraft y lámpara de techo de Arturo Álvarez.

5.

Madera + azul

Quizás sea la composición más alegre de todas por la frescura que desprende. Es ideal para las habitaciones juveniles. El cabecero es de Cottage Little House, el taburete y la manta, de Zara Home, y la mesita de India & Pacific.

6.

Dormitorio con armarios declarados y una pared pintada de azul navy_00451600

Madera decapada + azul navy Intensidad es lo que se consigue pintando una de las paredes del dormitorio de color navy, y más si las puertas del armario son de madera decapada. Los armarios son del estudio de Meritxel Ribé.

7.

Mitad pastel / mitad madera

 Esta mesa de Mercantic es el ejemplo perfecto de que el azul pastel y la madera son un matrimonio de éxito. Dos tonalidades delicadas que encajan entre sí, pero también con el resto de colores del espacio. Los taburetes son de Madame Stoltz y el panel metálico de Maisons du Monde.

8.

Halfpainted

 Pintar un mueble hasta la mitad está de moda. Esta técnica es ideal para comprobar cómo hay colores que se aman entre sí, como el de la madera sin tratar y el blanco. Lo imperfecto se convierte en perfecto. Sofá realizado a medida, de Chéster, taburete de Fronda y alfombra, en Acevedo Ferrol.

9.

Madera + blanco

 Hasta hace bien poco no era habitual encontrarse con encimeras de madera natural, pero todo cambió en cuanto abrazamos con fuerza los estilos decorativos escandinavos. Ahora la combinación de muebles blancos y elementos de madera no puede ser más actual e ingeniosa en la cocina. Mobiliario de Fusteria Catot, encimera de haya alistonada, lámpara de techo de Maisons du Monde, mesa y sillas, en India & Pacific.

10.

Madera + amarillo

 Introducir tonalidades intensas en casa da un poco de miedo, pero en decoración si no arriesgas no ganas. Sólo hay que ver lo bien que coordina este escritorio amarillo del siglo XIX (en la tienda de almonedas La Europea) con una pared revestida de madera reciclada. ¿Quién no querría lucir una pieza así en su salón? 

11.

Madera + verde

 Cualquier pieza restaurada regresa a la vida con mucha más fuerza si pintas alguna de sus partes de color verde. Es el color más relajante ¡y muy pero que muy vistoso! Este tocador es el rey del salón en un duplex reformado por las arquitectas Esther Roselló y Cristina Balet.

En ocasiones encontrar pareja es complicado, y más si eres una pieza de madera sin tratar, con sus imperfecciones y rugosidades. Eso sí, una vez que aprenden a amarte ya no querrán estar al lado de nadie más, porque saben que el binomio decorativo logrado es insuperable. Además, los casamientos aportan cualidades a los ambientes difíciles de conseguir en solitario.

Efectos del dueto

  • Madera y negro: sofisticación elegante y relajada.
  • Madera y gris: lo neutro deja de ser tan neutro y se convierte en atractivo.
  • Madera y azul: intensidad, frescura y delicadeza (en el caso de los tonos pastel).
  • Madera y blanco: ingenio y personalidad.
  • Madera y amarillo: riesgo medido.
  • Madera y verde: armonía y relajación